El futuro ya no es como antes / ser joven en América Latina (200 / Noviembre - Diciembre 2005)
Revista
Nueva Sociedad NUSO 200 Noviembre - Diciembre 2005

El futuro ya no es como antes ser joven en América Latina

Antes, ser joven suponía la incorporación a la producción y la sociedad. Durante los 60 y 70, fue una categoría cultural que iba del fervor militante a la adopción de identidades dictaminadas por la industria cultural global. Hoy, ser joven está más relacionado con una actitud ambivalente frente al fervor mediático del consumo, la participación en las causas ambientales, la política y el devenir social; y en la búsqueda -a partir de la encrucijada entre globalización y realidades locales- de un lenguaje que los exprese y les confiera un lugar en el mundo. ¿Qué significa hoy ser joven en América Latina? es la pregunta que orienta el Tema Central de esta edición.

Aportes

«Enlatados» o modelos propios. Una hipótesis sobre el estancamiento latinoamericano

El estancamiento latinoamericano se explica por múltiples razones. Algunos requisitos básicos -mayores tasas deinversión, mejor educación y más tecnología- no se cumplen debido a graves problemas institucionales que impiden desarrollar la confianza y la credibilidad entre los ciudadanos. A modo de hipótesis, el artículo sostiene que los sucesivos fracasos en materia de desarrollo están relacionados con la poca atención que los distintos modelos han prestado a las culturas políticas y organizacionales locales, lo que hace que la población no los asuma como propios ni pueda convertirse en portadora del procesode cambio. Importados como «enlatados», esos modelos generan resistencias que permiten preservar la identidad pero perpetúan la pobreza. Entonces, ¿por qué noaprovechar los nichos y las fugas de la cultura para apalancar desde allí el desarrollo?

Populismo de otrora y de ahora

El gobierno de Hugo Chávez en Venezuela combina rasgos tanto del populismo histórico como de un populismo de generación reciente que algunos sociólogos denominan «neopopulismo». La novedad está en que, a diferencia de los viejos populismos, Chávez ha probado ser muy afecto al militarismo. Al igual que otros movimientos de este corte, el gobierno chavista mantiene una relación ambigua con las instituciones democráticas y un acentuado inmediatismo que mina la institucionalidad y la democracia misma. Allí pueden ubicarse las razones que explicarían el deslizamiento de los populismos delegativos hacia formas autoritarias propensas a reproducir esquemas totalitarios de gobierno.

Coyuntura

China, un nuevo actor en el escenario latinoamericano

El aumento del intercambio económico y político entreChina y América Latina ha generado diversas reacciones. Algunos han tendido a percibir a China como una amenazapara los proyectos exportadores de sus países; otros, comola tabla de salvación para las economías exportadoras dematerias primas y alimentos. Con una renovada presenciaen el escenario internacional, China tiene intereses globales vinculados a su proyecto de desarrollo económicoy su consolidación como Estado nacional. En este sentido, América Latina puede aportarle materias primas, nuevos mercados para sus productos y alianzas diplomáticas que apoyen sus intereses.

Izquierda y política en tiempos recientes

La crisis por las denuncias de corrupción en Brasil permanece abierta. En la raíz del problema está la forma en que el PT conquistó el poder por medio de la figura mítica de su líder, con una visión autosuficiente y desvalorizando el sistema partidario. En su pragmatismo, Lula y su partido apelaron a esta estrategia de movilización de aliados parlamentarios y creyeron que bastaba con el mero voluntarismo para llevar adelante su gestión. Los escándalos revelaron cuán frágil ha sido la evolución del gobierno petista hacia la aceptación plena de la política democrática.

Tema central

contingencia y afiliación con el exceso

Las maras se extienden más allá de su espacio y propósito de origen. Hoy, estas agrupaciones no solo controlan parte del corredor migratorio entre América Central y Estados Unidos, sino que han logrado construir un orden paralegal capaz de atraer a miles de jóvenes carentes de referencias simbólicas.Las maras dan pruebas de que la violencia exacerbada que hoy padece el continente es enbuena medida resultado de la economía neoliberal impuesta en los 80 y 90. Un problema que no se resuelve citando estadísticas de la crisis, ni apelando a la revancha de lo divino travestido en lo jurídico.

De las ciudadelas fortaleza a la limpieza del espacio público

¿Cómo afecta la privatización del espacio urbano a la constitución de sentidos de ciudadanía entre los jóvenes guayaquileños? La respuesta parcial es una ecuación polarizadora promovida por la renovación urbana: por un lado,los jóvenes de ciudadelas fortaleza, y, por otro, aquellos que ocupan los escalones más bajos del mercado laboral creado por la propia transformación espacial. Esta situación anuncia el futuro de la ciudad más poblada de Ecuador: paisajes genéricos, fronteras espaciales de clase y raza, y márgenes saturados por quienes no calzan en la fotografía de postal que maquilla el conjunto de la renovación urbana.

Desafíos en la construcción e implementación de las políticas de juventud en América Latina

Son los jóvenes quienesenfrentan con flexibilidad eldesafío de las innovacionestecnológicas y lastransformaciones productivas,quienes se han constituido encreadores culturales, quienesmigran masivamente hacia lasciudades en busca de mejorescondiciones de vida y son llevadosa la marginalidad por un sistemacada vez más excluyente. Sureconocimiento como actoresestratégicos torna relevanteenfrentar la exclusión a través deuna articulación de las políticaspúblicas con un enfoque detransversalidad y equidad.Esto debe llevar al desarrollode políticas de juventudincluyentes, como parte de laimplementación del paradigmade ciudadanía juvenil.

Entrevista a Nestor García Canclini

Trazar un mapa de la condición juvenil latinoamericana plantea un importante desafío a las ciencias sociales de nuestra época. La coexistencia de diferencias internas hace dela juventud una situación de intercambios más que un espacio de referencias y visiones generacionales claramente discernibles, como lo fuera en décadas anteriores. Pese a la difuminación que caracteriza el universo juvenil, hay signos persistentes que ayudan a precisar la relación entre los jóvenes y el futuro de la región. Marcados por la desinstitucionalización, el consumo y la informalidad, los jóvenes siguen subrayandolos modos en que la sociedad se renueva o reestiliza frente a lo político, lo social y lo popular.

Juventud, desarrollo y democracia en América Latina

Para los gobiernos progresistas y de izquierda, la ausencia histórica de políticas públicas de juventud vigorosas y pertinentes en la región no hace más que reforzar la ilusión vana de respuestas neoestatistas de imposible implantación efectiva. La construcción de alternativas exige repensar y reformular políticas educativas y de salud, con el objeto de procurar acercarlas a la cultura juvenil y apostar decididamente a la formación ciudadana, para brindar alternativas «terminales» más concretas en relación con el mundo del trabajo. Si esto no se logra, nuestras sociedades avanzarán muy poco hacia las nuevas tendencias culturales, más allá de las fuertes presiones corporativas de sectores conservadores que se niegan a reconocer esta realidad.

¿Qué hay de nuevo, viejo? Una mirada sobre sobre los cambios en la participación juvenil

Muchos adultos, sobre todo ex-militantes, critican a las nuevas generaciones por su supuesta falta de compromiso. Aquí se sostiene que, antes de formular cuestionamientos sentenciosos, conviene poner las cosas en contexto:los profundos cambios políticos, económicos y culturales de las últimas décadas transformaron los modos de participación juvenil. Lo que antes era visto como un espacio de sacrificio, utopías y disciplina se percibe hoy como un lugar de diálogo cara a cara, una posibilidadde obtener resultados concretos donde entran también el juego y la diversión.

Trayectorias, transiciones y condiciones juveniles en Chile

La instalación de laescolarización comomecanismo legítimo deposicionamiento social en losjóvenes estudiantes delsistema público no solo estácambiando las estrategias dereproducción en estos grupossociales. También genera unanueva configuración deespacios y procesos culturalesque tienen que ver con laforma que se le quiere dar a lavida en el futuro. Esto ocurrea medida que se redefinen lasedades que se asigna a cadauno de los hitos que marcanlos pasos a la adultezy la valoración de lasestructuras e institucionesfamiliares tradicionales.

«Tú, joven, finge que crees en mis ofrecimientos, y yo, Estado, fingiré que algo te ofrezco

Aunque la idea de juventud cambia y con ella las claves para su comprensión, algunos elementos permanecen inalterables. El más sobresaliente es la indiferencia funcional del Estado respecto de los problemas que atañen a los jóvenes: deserción escolar, consumo dedrogas, desempleo, escasez de vivienda, violencia intrafamiliar, sexualidad, sida,aborto. Este caleidoscopio de apuntes es un acercamiento a la juventud actual de México y América Latina. Contra todo pronóstico, los jóvenes igualan la carencia de oportunidades con la paradójica y decidida afirmación de su carácter como futuro inevitable de la nación.