Tribuna global
NUSO Nº 286 / Marzo - Abril 2020

Cómo la extrema derecha se apoderó de 4chan

El sitio 4chan no es solo un foro: es un submundo, una fábrica de memes, un manual de explicaciones sencillas y conspirativas sobre la situación actual del mundo. Difusor de racismo y odio, bajo la forma de la «ironía», es un festejo constante de lo «políticamente incorrecto», un lugar donde se puede conseguir la red pill que permite ver la realidad que las elites ocultan.

Cómo la extrema derecha se apoderó de 4chan

¿Qué es 4chan?

4chan es un imageboard (tablón de imágenes) de internet, un tipo de foro donde los usuarios pueden postear una foto con un comentario y con eso se crea un thread o hilo. Los posts están ordenados por canales y por línea de tiempo. Los más exitosos (los que generan más comentarios e interacciones) permanecen más tiempo en la frontpage (portada) y los que no generan interacciones, se borran. Luego de un tiempo, los más comentados se archivan. 4chan se divide en canales y los hay de todo tipo: /b/ está dedicado al random (una mezcla de cosas aleatoria y, a la vez, bizarra), aunque hoy en día está cooptado por la pornografía. También hay otros canales más tranquilos como /tv/, dedicado a series y películas, o /vg/, dedicado a videojuegos. Pero el más reconocido e infame es /pol/, el canal dedicado a la «incorrección política».

Durante algún tiempo, /pol/ fue la casa de anonymous, desde donde se coordinaban ataques ddos (distributed denial of service, ataque de denegación de servicio) y acciones de troleo masivo a montones de sitios, como por ejemplo cuando volvieron nazi el bot tuitero de Microsoft1 o cuando lograron la elección de Adolf Hitler como la persona más inteligente de la historia2.

El sitio tuvo su momento de gloria en 2016, durante la campaña presidencial en Estados Unidos. En esa elección, y producto casi de un hecho azaroso, el sitio eligió apoyar a Donald Trump por el simple hecho de trolear. El incidente que marcó el inicio del apoyo del foro a la campaña presidencial del entonces candidato se relaciona con la lógica del sitio. Cada post tiene un número identificador, y en particular los números redondos o los que tienen la misma cifra tienen un valor especial. Justo en el post número 77777777, en extremo especial por su vinculación con la buena suerte, alguien escribió «Trump will win» (Trump va a ganar).

El video anónimo «The Year Where 4chan Won» [El año en que ganó 4chan] muestra muchas de las acciones coordinadas durante la campaña desde el board para trolear muy fuertemente a los medios de comunicación con un fin específico: recuperar un meme. Durante años Pepe, la rana triste creada por Matt Furrie, era el símbolo y el orgullo de 4chan. Pero con el tiempo se había vuelto mainstream y había caído en manos de los normies, es decir, de la gente común, ajena al foro y a sus prácticas antisociales. El foro entonces decidió recuperarlo y puso a Pepe en las situaciones más extremas y «políticamente incorrectas» posibles, como por ejemplo violando a mujeres, quemando a negros con una capucha del Ku Klux Klan y demás. Si se lograba espantar a los normies, Pepe volvería a ser exclusivo de 4chan.

El propio Trump lo usó en su campaña, lo que retroalimentó a la fanbase de 4chan e hizo estallar las alarmas del periodismo más progresista. El New York Times le dedicó una doble página especial en la que alertaba sobre lo peligroso que era el foro y sobre cómo se había convertido en un símbolo del racismo y de los supremacistas blancos3. Accedí a esta publicación en la casa de mis suegros, gracias a que el diario argentino Clarín por ese entonces publicaba una selección de los «mejores» artículos del periódico neoyorquino. Recuerdo ese momento y mi sensación de incredulidad al pensar: «¿Cómo llegó Pepe a un diario en Buenos Aires?».

Odio y frustración

Usar 4chan resulta al principio bastante confuso porque la interfaz es poco amigable. Pero hay un truco sencillo para que sea más fácil de leer: primero hay que entrar en el sitio, luego elegir el canal y seleccionar el botón «catalog». (También se puede escribir directamente en el navegador 4chan.org/pol/catalog). De esta manera, todos los comentarios quedan organizados por thread y es mucho más simple leerlos. Además, el sitio es bastante liviano y no exige demasiados recursos, por lo que cualquier conexión a internet es suficiente para navegarlo.

Lo primero que uno encuentra cuando entra en el canal /pol/ de 4chan es gente enojada. Al principio, recuerda a los viejos foros de internet, donde todo era troleo, escándalo y ruido. Pero después de pasar un tiempo uno se da cuenta de que se trata de otra cosa. Hay una especie de odio o frustración con el mundo que se manifiesta de varias formas. Esto pareciera estar relacionado con la base de usuarios del foro. Si bien la cuestión merecería un estudio sociológico, la gran mayoría de los usuarios del sitio se identifica como neet (not in education, employment or training, que no estudia ni trabaja ni recibe capacitación). Se trata de varones desempleados o con empleos de mala calidad, que viven en casa de sus padres, con poca educación y casi ningún contacto con las mujeres. Es bastante improbable que todos los foristas sean efectivamente neet, pero la etiqueta cumple una función: que todos los usuarios se asuman como «perdedores», marginales, dejados de lado por la sociedad. Esto se traduce en un sentimiento común: frustración, que luego deviene en bronca, odio y resentimiento. Frustración con el modelo de vida «occidental». En línea con el estilo de pensamiento 4chanero, la mayoría de los usuarios serían «betas», es decir, fracasados (lo contrario de «alfas»).

El usuario promedio de /pol/ cree que Occidente presenta un estado de ruina cuasi total, producto de la pérdida de los «valores clásicos» occidentales, un concepto ya de por sí bastante difícil de delinear. Las manifestaciones más claras de odio son el racismo, el supremacismo blanco y la homofobia. Muchos de los memes que circulan por el canal hacen referencia a la «inferioridad» racial de los negros, los latinos y los árabes, que se manifiesta en «niveles bajos de iq», por citar un ejemplo. Todos los usuarios defienden algún tipo de etnocentrismo y gran parte de la discusión del foro es para definir quiénes son «blancos» y quiénes no, quiénes son «Occidente» y quiénes sus enemigos raciales, culturales, políticos.

Otro denominador común es la creencia, por un lado, de que Europa está siendo invadida por la inmigración árabe y de que, por otro lado, eeuu está en un proceso de decadencia por culpa de las parejas multiétnicas, el matrimonio entre personas del mismo sexo y la educación sexual integral. La idea del «gran reemplazo»4 es que la población de toda Europa, eeuu y la Commonwealth (lo que suele llamarse «Occidente») está siendo reemplazada por inmigrantes de origen árabe, como parte de una conspiración encabezada por los organismos o instituciones internacionales (la Organización de las Naciones Unidas [onu], el Fondo Monetario Internacional [fmi] o la Unión Europea), y algunos le agregan el sionismo, para debilitar la herencia étnico-cultural de esos países y así volverlos maleables a someterse a un «nuevo orden mundial».

Otro elemento importante para entender el lenguaje de 4chan son los insultos utilizados, que nos permiten ver qué tipo de cosas consideran despectivas los usuarios y nos muestran cómo funcionan ciertos mecanismos del foro. «Nigger» es un insulto obvio. Aunque la connotación despectiva de esta palabra para la comunidad afroestadounidense es tan fuerte que está vedado su uso en público en ese país, en 4chan se utiliza cada dos renglones. También se usa «cucs», que refiere a «cuckhold», que es un tipo de parafilia en la cual el hombre goza de ver a su mujer teniendo sexo con otro hombre, y se usa como sinónimo de ser poco hombre o no tener poder de decisión. También se usa «fag», que es la abreviatura de «faggot» y es el equivalente de «nigger» pero aplicado a los varones gays. «Kike» se usa para acusar a alguien de judío y, obviamente, tiene una connotación despectiva.

El problema de la ironía

En una versión anterior de este artículo5, recibí algunas críticas de usuarios del foro que sostenían que yo no había entendido el tono «irónico» de los posts del sitio por ser un «newfag» (un novato que no entiende los códigos). Mientras que sobre lo segundo mucho no puedo decir, sobre lo primero hay algo importante que mencionar. En este sentido, el problema a la hora de analizar el fenómeno 4chan es que si efectivamente el foro impulsó la candidatura de Trump como parte de un gesto irónico, cualquier atribución de lógica y racionalidad carece de sentido. Y puede ser que este gesto haya sido una pura ironía, tal cual lo resume el lema «For the lulz» (por las carcajadas) adoptado por los usuarios del sitio durante las elecciones presidenciales de 2016.

Pero después de la llegada de Trump al poder, la «narrativa irónica» mutó en otra cosa. Esto se puede ver en la marcha de Charlottesville del 11 de agosto de 2017, cuando cientos de jóvenes marcharon de noche, con antorchas encendidas, al grito de «No seremos reemplazados». O en el caso de Brenton Tarrant, quien mató a 50 personas en el ataque a dos mezquitas de Nueva Zelanda y dejó un manifiesto en 8chan (sitio similar a 4chan pero un poco más marginal y violento), transmitió la masacre por Facebook y afirmó que «los memes hicieron más por el movimiento etnonacionalista que todos los manifiestos».

Estos casos de violencia terrorista, así como la aparición de partidos políticos de derecha extrema estilo vox en España o Alternativa para Alemania (afd), que sostienen exactamente el mismo discurso del «reemplazo», echan por tierra la idea de que todo el contenido que circula en /pol/ sea meramente irónico. De hecho, estas formaciones no solo compraron la narrativa 4chanera del «gran reemplazo», sino también la de la guerra contra la «izquierda cultural».

A esto se suma la narrativa del odio. Se trata de una visión reaccionaria del mundo, en la cual la derecha se ve a sí misma en inferioridad de condiciones frente a la «izquierdización de las elites», y que sumada a la teoría conspirativa del «gran reemplazo» da por resultado el combo ideológico de la extrema derecha actual: anticomunismo, antiestablishment y racismo. Para esta visión del mundo, el fmi es socialista, la ue es socialista, la onu es un reducto comunista y Washington, al estar infiltrado por Israel, también está bajo la órbita del sionismo internacional que, en este caso, es indistinguible del comunismo/socialismo.

Es una narrativa que cumple una simple función: ordenar los hechos del mundo de tal forma que sean consistentes entre sí y «cuenten una historia». La historia que cuenta la narrativa del odio es, precisamente, la de las elites internacionales que conspiran contra «Occidente» para introducir poblaciones foráneas, volverlas más «domesticables» y cambiar la forma de gobierno. La única manera de enfrentarse a este esquema de cosas es sostener una política totalmente opuesta a esos valores: nacionalismo, identidad étnica unificada, expulsión de los inmigrantes, aniquilación de la izquierda. En definitiva, es una visión que polariza contra la globalización, su ideología y la forma que le dio al mundo. Para los creyentes de la narrativa del odio, es necesario reaccionar con fuerza contra el estado actual de cosas. Si bien en /pol/ hay solo una minoría de usuarios que eligen pasar a la acción, cuando lo hacen, todo el foro festeja.

Red pills

La idea de que el neoliberalismo tiene un fuerte componente de izquierda cultural es deudora del filósofo neorreaccionario Mencius Moldbug (su nombre real es Curtis Yarvin), quien elaboró su hipótesis de «La Catedral». Con este nombre denomina al complejo intelectual estadounidense, cuya figura fundamental sería Noam Chomsky, conformado por la academia, el periodismo y Hollywood. Según Moldbug, la ideología liberal de izquierda copó estos ámbitos, consolidó su hegemonía y se replica a sí misma como un credo laico, mediante un fuerte control sobre qué se puede decir, leer y hacer. El principal espacio que se encargó de cooptar fueron las universidades, que son la fuente de conocimiento de las cuales se nutre la opinión pública. Así se garantiza que los medios suscriban el mismo credo, dado que las universidades gozan de un increíble nivel de autoridad dentro de las sociedades laicas, y luego el star system suscribe a esta ideología para no parecer burda o sin educación. Según la visión de Moldbug, «La Catedral» define el actual paradigma global de pensamiento pese a que lo niegue sistemáticamente, pues no puede asumirse como parte del núcleo del poder, sino siempre en contra de este por su raíz «izquierdista». Moldbug presenta esta idea en el primer capítulo de su libro A Gentle Introduction To Unqualified Reservations [Una suave introducción a Unqualified Reservations]6 y lo hace con un nombre que también calaría profundo en la cultura de los foros de 4chan: red pills. Las red pills, «pastillas rojas», son un dispositivo ideológico cuyo origen podemos rastrear hasta la película Matrix (1999): allí Morfeo ofrece a Neo, el protagonista, una pastilla que «lo haría ver la realidad». La pastilla roja es difícil de tragar, pero una vez que la tomamos nos muestra la realidad tal como es.

4chan, y por contagio internet, se convirtieron en terreno fértil para las explicaciones de Moldbug. La ventaja de 4chan y otros foros del estilo es que la propagación de cualquier contenido no está regulada y los moderadores están casi ausentes, por lo cual se puede hablar de cualquier cosa sin esperar una reacción negativa de los otros usuarios o incluso de la propia empresa. Por eso, estas discusiones no se pueden dar en plataformas como Facebook o Twitter. Ambas empresas actúan, para ponerlo en términos de Moldbug, con la lógica de «La Catedral», algo que se puede ver en las actualizaciones de los términos y condiciones de cada una de ellas, que suelen censurar contenidos que inciten a crímenes de odio y demás acciones similares.

Las red pills son claves para entender 4chan y la idea de que el comunismo/sionismo –sí, el comunismo– está a cargo del mundo. En el contexto de 4chan, las red pills son argumentos para revelar una verdad que estaba oculta. Algo así como la salida de la caverna platónica. Es muy común encontrar toneladas de posteos que dicen: «Hey guys, red pill me on x» (Muchachos, dénme una red pill sobre x).

La mayoría de las respuestas a estos tópicos son una forma de introducir argumentos extremos sobre algún tema como, por ejemplo, la negación del Holocausto. Las red pills son fundamentales para el canal porque sirven, en general, para romper algún tabú de la «corrección política». En general, todas las red pills son argumentos xenófobos o antisemitas que intentan justificarse con datos «científicos»: la inferioridad cognitiva de los negros; o bien, cómo los judíos manejan los medios de comunicación y la economía; o cómo la ideología de género está destruyendo los «valores occidentales».

Estos tópicos no son para nada menores y forman parte de las creencias fundamentales de los usuarios de /pol/. Por ejemplo, hay un documental que cada tanto postean que explica la supuesta conexión de la familia Rothschild con la Revolución Rusa y cómo el comunismo es, desde su origen, una ideología para controlar a los ciudadanos, robarles el dinero y la libertad. Las red pills son parte fundamental de la narrativa del odio porque son claves en explicar cómo el mundo llegó a tener la forma actual, y esto valida a su vez las teorías conspirativas que la sostienen. Así, se crea una narrativa sólida que tiene la función principal de darle sentido al mundo y mostrar una salida. La salida, está claro, es por derecha.

Con estos conceptos, 4chan va creando un sentido común, que se extiende a lo largo y ancho de internet, según el cual ser comunista es sinónimo de ser feminista, estar a favor del aborto o de la igualdad de género. En definitiva, es una reacción conservadora frente a un mundo complejo y cambiante. Lo simpático es que se trata de una reacción conservadora encabezada por gente joven. Claro que es una forma que los usuarios tienen para lidiar con un mundo que vive una transición hacia la posmodernidad, de la mano de un turbocapitalismo que angustia a los ciudadanos como mecanismo de control. Ahora bien, esto no se quedó en el foro, sino que mutó en una narrativa con un alto poder de contagio gracias al arma letal de 4chan: los memes.

Todo el poder a los memes

Un meme no es solo una imagen graciosa de internet hecha en Paint. La primera vez que me crucé con la definición de «meme» fue en un texto del filósofo analítico Daniel Dennett quien, a su vez, cita al biólogo Richard Dawkins7. Según la interpretación de Dennett, los memes pueden ser ideas, objetos o eventos con alta capacidad de autorreplicarse y soportar la presión selectiva del entorno cultural. Esto quiere decir que cada meme «lucha» contra los otros memes para captar la atención de los agentes y luego replicarse. La rueda, por ejemplo, es un invento y a la vez un propio transmisor de la idea de rueda. Cada rueda es un objeto con cierta utilidad a la vez que un vector de su propio meme. Y los memes compiten entre sí, en la cultura, para replicarse y garantizar su existencia a lo largo del tiempo. Pueden ser un video, una frase, una foto. Esta idea de meme, si bien fue bastante denostada para explicar todos los fenómenos culturales por deshacerse de la idea de agencia, funciona muy bien para explicar el funcionamiento de la cultura digital. Los memes de internet y las narrativas digitales pueden ser analizados desde este punto de vista y es posible obtener así algún criterio para valorarlos.

La ventaja que tienen los usuarios de 4chan o alguien machista, xenófobo y antisemita es que no tienen ningún tabú o consideración moral a la hora de «hacer un chiste». Por ejemplo, el video de internet que usa «I Need a Hero» [Necesito un héroe], la canción de Bonnie Tyler, y le cambia la letra por un «I Need a Pinochet» [necesito un Pinochet]8. Esto es horrible, pero a veces puede ser muy, muy, muy gracioso. Y eso no es nada, después tenemos chistes súper crueles sobre negros, judíos y demás. Todos con un poder de contagio enorme, porque trabajan sobre aquello que «no puede ser dicho» o que será censurado en otras plataformas o en medios masivos.

4chan es como una fábrica de memes de internet, desde los clásicos Pedobear (un oso que acosaba a menores) hasta los más nuevos como «the chad vs the virgin» (una serie que compara cómo se comportan los «alfas» y los «betas»)9 o el de «ok boomer» (para señalar el bache generacional entre millennials y boomers y su uso del lenguaje de internet). El poder replicante que tienen los memes para esparcir una idea es incalculable y por eso son los vectores de la nueva narrativa de la derecha, porque logran condensar mucha información en muy poco espacio. De esta forma, aquel que sintió interés por el meme puede reconstruir después el camino hacia él y de esa forma llegar a conocer toda su doctrina. El meme funciona como un índice.

El éxito de la narrativa del odio es en parte producto de esta capacidad de propagación, ya que da una explicación fácil del mundo que no cuestiona las bases de la injusticia sino que trabaja sobre el sentido común. Incluso los atentados de terroristas blancos que suscriben a esta ideología funcionan como un meme, y de ahí el hecho de que los ataques sigan sucediendo.

«Alt-right» se dice de muchas maneras

4chan no tiene un pensamiento monolítico, ni unificado, muchos menos un programa sistemático. Hay desde socialistas, liberales, sionistas, nazis, neo-paganos, ecofascistas y aceleracionistas hasta luditas y demás. Pero el factor unificador, al menos entre los de derecha, es una narrativa común sobre el mundo: la sociedad actual está en decadencia, producto del marxismo cultural que promueve la «mezcla» de etnias, lo cual produce un «genocidio blanco». Casi cualquier usuario redpilleado de /pol/ cree en la narrativa del odio o en alguna de sus variantes. Pero, y esta es una hipótesis personal, 4chan funciona como un catalizador o un lugar donde converge gente enojada con el orden mundial pero que encontró una salida por derecha. El mundo actual es un lugar muy frustrante: todo parece ir lentamente hacia una debacle, las condiciones laborales son las peores en décadas, los partidos políticos parecen cada vez más disociados de sus votantes, la democracia falla en solucionar problemas cuasi crónicos, etc. La narrativa del odio provee una respuesta sencilla, fácil de entender y de replicar, que explica el mundo.

Durante la campaña presidencial de 2016, los medios norteamericanos se cansaron de usar la expresión «Alt-Right», una abreviatura de «Alternative Right» [derecha alternativa] para hablar de grupos de derecha extrema, cuando no directamente nazis. Los presentaron como un movimiento de racistas, supremacistas blancos, pro-Trump y congregados en Reddit, 4chan y sitios afines.

La Alt-Right no existe como bloque homogéneo. La figura de Trump incluso es un foco de discusión y división dentro del foro. Muchos creían que iba a ser el presidente antiestablishment que revirtiera el estado de cosas y detuviera el «genocidio blanco». Todo esto se fue al tacho cuando Trump mostró ser uno de los presidentes más pro-Israel de la historia de eeuu. Muchos se decepcionaron. Otros creen que la culpa del estado actual de cosas no es de los dirigentes sino del capitalismo, y por eso es necesario destruirlo. Otros son anticivilización y creen que hay que volver a un esquema de sociedad tribal. Otros creen que el problema es la democracia, y así hay algunas variantes que conjugan su oposición al neoliberalismo progresista. Otros consideran que un Israel gobernado por la extrema derecha es un aliado contra el islam y en la defensa de Occidente.

Una pata latinoamericana: Argentina

Es común ver participar a argentinos en /pol/, ya que la bandera y los tópicos de los que hablan los delatan. Por ejemplo, es muy gracioso ver cómo en los threads fascistas los extranjeros incluyen a Juan D. Perón como un símbolo importante de esa corriente e instantáneamente los usuarios argentinos intentan explicar que no, que Perón, «aunque sí era fascista», «destruyó Argentina» (todo eso en inglés, ya que no hay otro idioma permitido en 4chan). Cosas simpáticas del contorsionismo ideológico. Pero más allá de eso, en Argentina existen algunos foros parecidos a 4chan, sobre todo Voxed.net, que está organizado de forma similar, aunque la interfaz es diferente. En Voxed es común ver posteos sobre políticas y discusiones acerca del kirchnerismo y de figuras de la derecha local en sus diversas versiones (más liberales o más nazis), como Juan José Gómez Centurión, José Luis Espert, Alejandro Biondini y demás. Aunque la política no parece ser intrínseca al foro, sí todo el idioma de internet, y los memes 4chaneros, obviamente, son replicados como si se tratase de una sucursal local.

No obstante, es difícil que solo alcance con eso para que se instale la narrativa del odio en un país como Argentina. Las diferencias culturales son significativas: en Argentina, «La Catedral» no es hegemónica, y políticas que en Europa son comunes hace varios años (aborto, género, etc.) recién empiezan a aparecer en la agenda pública con un alcance nacional. Pero quizás por esto, precisamente, el aborto, el feminismo y la identidad de género son los temas que más dominan la conversación en Voxed, en general de formas completamente despectivas y machistas. Y si bien en Argentina no existe casi inmigración musulmana, la teoría del reemplazo puede adaptarse a la estructura local si se sustituye «árabe» por «pobre». Creer que la pobreza es promocionada por los políticos para mantener a la población adormecida a cambio de votos es una idea que circula en el sentido común argentino hace varios años y puede ser adaptada para acomodarse a esa narrativa. De todas formas, hoy los temas que polarizan el foro son el feminismo, la legalización del aborto y todas las ramificaciones de ese debate.

Conclusiones

4chan logró propagar una narrativa acerca de cómo funciona el mundo y por qué se encamina al desastre y ella permite ordenar ese mundo, los hechos, las cosas. Sin ella, es mucho más difícil navegar por las turbulentas aguas de la realidad, de ahí su importancia y relevancia. /pol/ es un manual de explicaciones sencillas sobre la situación actual del mundo, que genera a menudo un profundo sentido de angustia, falta o desesperación.

4chan encontró una respuesta a ese sentimiento y lo vehiculiza mediante piezas gráficas y argumentos con alto poder de réplica. Además, al sostener que la izquierda ganó la batalla cultural, la derecha tiene un atractivo extra: ahora es antiestablishment; algo que, en líneas generales, era un rol clásico de la izquierda. Mediante este dispositivo, 4chan creó un marco conceptual en el que la derecha funciona como alternativa al orden mundial. En este mismo sentido, la existencia de un candidato como Bernie Sanders en la interna demócrata por la Presidencia de eeuu es muy relevante, pues polariza casi en espejo con la narrativa del odio. Sanders y sus seguidores también sostienen que el establishment llevó al mundo a la decadencia y por eso es necesario cambiar las cosas por completo, más allá de que esto después se pueda hacer o no. Esto marca una diferencia sustancial con los candidatos similares a Hillary Clinton, que sostenían que todo estaba bien y que no hacían falta grandes cambios. Sanders es una respuesta a la polarización post-Trump.

Pareciera que el futuro de la política está en cuestionar el statu quo.

Este artículo es copia fiel del publicado en la revista Nueva Sociedad 286, Marzo - Abril 2020, ISSN: 0251-3552


Newsletter

Suscribase al newsletter