Partidos políticos / Problemas presentes (74 / Septiembre - Octubre 1984)
Revista
Nueva Sociedad NUSO 74 Septiembre - Octubre 1984

Partidos políticos Problemas presentes

En los países latinaoemericanos se están produciendo cambios que conducen a una redemocratización de su vida política, que lleva a que los partidos políticos vuelvan a adquir legitimidad y un espacio junto a los movimientos sociales y los sindicatos. Dentro de este contexto, se les planta el desafío de reformular sus tesis políticas y sus bases programáticas para revalorizarse frente a la opinión pública y reconquistar su confianza.

Análisis de coyuntura

Bolivia: ¿Que hacer en democracia?

En los 23 meses de régimen constitucional, las acciones orientadas a superar la crisis heredada parecen diluidas sin dejar más vestigios que otro conjunto de problemas, dentro de un panorama sombrío y al mismo tiempo esperanzador. Sombrío, porque no se observan indicadores favorables para salir de la situación y los ensayos que ejercita el Gobierno se muestran ineficaces para superar los problemas. Esperanzador, porque el statu quo imperante no puede mantenerse y el sistema entero, al perder \"flexibilidad\" para adaptarse a las nuevas circunstancias, exigirá de sus organizaciones sociales definiciones claras sobre el qué hacer para institucionalizar el proceso democrático y profundizar las transformaciones iniciadas en 1952 y consolidar las adoptadas entre 1969 y 1971.

Chile: 11 años del Estado sin derecho

Después de 11 años de régimen militar, el cuadro que presenta el país no puede ser más catastrófico. Se impuso un modelo económico que ha provocado la ruina de la economía nacional. No se ha perseguido la responsabilidad de los culpables, por el contrario, se les ha \"premiado\" nombrándolos en cargos de la más alta responsabilidad desde los cuales continúan administrando su fracaso y la quiebra del país. El Jefe del Estado - lo que es más grave - no sólo no reconoce su responsabilidad en la desastrosa situación del país, sino que acusa a sus opositores de estar coludidos con fuerzas externas que buscan su destrucción. La ausencia total de apertura democrática, pese a los intentos de hacer creer que se marcha por un camino que conduce a ella, seguirá condenando la actuación de un hombre que, en su obcecación lleva al país a un frente de peligrosa irreversibilidad, como ha ocurrido con todos los que en la historia se han comprometido con modelos políticos mesiánicos basados, exclusivamente, en su poder omnímodo y fuera de todo control. La ausencia de estado de derecho y de democracia, ha llevado a nuestro país a la situación más peligrosa de su historia.

México: En busca del consenso perdido

La conciencia de la frágil legitimidad del sistema político mexicano ha sido una sombra omnipresente en los casi dos años de gobierno del presidente mexicano Miguel de la Madrid. Para conjurarla recurrió primero a la práctica inaugurada por el entonces candidato del Partido Revolucionario Institucional, Luis Echeverría: la autocrítica. Ante el desprestigio del poder público, una y otra vez los sucesivos equipos gubernamentales, el del propio Echeverría (1970-1976) y el de su sucesor José López Portillo (1976-1982), han buscado desde entonces justificar su presencia en el poder reconociendo los errores y las prácticas viciadas de quienes los antecedieron. La autocrítica se ha utilizado - con creciente audacia - como sinónimo de renovación. Pero también la autocrítica tiende a convertirse en un lugar común del discurso político mexicano.

Libros y autores

Sindicalismo chileno: Hechos y documentos (1973-1983)

Carlos Bongcam Círculo de Estudios Latinoamericanos (CELA), Estocolmo, Suecia, 1984, 630 pp. Esta obra forma parte de la investigación del CELA sobre el movimiento sindical chileno durante el gobierno militar, del cual saldría una serie de libros que compondrá la Colección Sindicalismo Chileno. El tomo "Hechos y Documentos" es el primer volumen de esa serie. El propósito de este libro, según el autor, es "entregar un análisis descriptivo de los primeros diez años de dictadura militar en Chile, al alcance de los trabajadores - así como también de los estudiosos de las ciencias sociales y políticas - y los principales documentos elaborados por los organismos sindicales durante el decenio 1973-1983".

Política-Economía-Cultura

Desarrollo, deuda y desarme. Los Grandes Retos para la Paz

La Internacional Socialista no es desconocida en Latinoamérica, pero esta es la primera vez que celebramos una reunión del Buró de esta índole. Considero esto como una señal política y, al mismo tiempo, como una perspectiva de la cual surgirá un nuevo impulso. Como vecinos de un pequeño planeta, nosotros los socialistas democráticos estamos empeñados en trabajar lo mejor posible en lo que ofrecerá esperanza e incentivos para toda la humanidad. Nosotros, las fuerzas políticas del progreso democrático y de la innovación social, nosotros que luchamos contra la amenaza de nuestra existencia y contra la resignación, estamos tratando en nuestras deliberaciones de estos días que surja un signo de solidaridad. Deseamos que nuestro trabajo sea de mayor utilidad en la tarea de darle una mayor sustentación a las ideas del socialismo libre y justicia social en muchas partes del mundo.

Experimentar es vivir... ...el Socialismo en Hungría

En ciertos círculos se "ha puesto de moda" reflexionar y entregar información sobre la experiencia húngara de la construcción del socialismo. Principalmente es en la prensa occidental donde aparecen artículos que enfatizan la particularidad de nuestros rasgos. Sus lectores, por cierto, se ven invadidos por una rara sensación cuando advierten que en cada uno de estos artículos se expresan opiniones personales, bien del entrevistado, o bien del periodista. Falta, por el contrario, la "opinión oficial", por así decirlo: falta el reconocimiento de nuestra "diferencialidad" por parte de las instituciones y organismos responsables del gobierno húngaro. Es más: nuestros dirigentes en más de una oportunidad han declarado que no existe un "modelo húngaro". Cuando - a pesar de todo - cumplo con la amable petición de la revista "Nueva Sociedad" y me dispongo a destacar algunos fenómenos y experiencias particulares del proceso húngaro, estoy consciente de los peligros que encierra la naturaleza subjetiva de mis opiniones. En especial, debido al hecho de que hace más de dos décadas vivo una "doble vida": como investigador de América Latina he informado a mis compatriotas, a través de numerosos libros, acerca de cuestiones relacionadas con la historia moderna de este continente; al mismo tiempo, me he preocupado de dar a conocer la realidad de mi patria a los latinoamericanos. Esto influye, naturalmente, en la forma de disquisición del tema enunciado. (Nota del autor)

La formación del "hombre necesario" y los medios

Los medios se han convertido, para muchos analistas, en el aparato socializador hegemónico, por lo cual es una necesidad el estudio de su aporte a la estructuración del sujeto social, es decir, a la conformación del "hombre necesario" para el mantenimiento y reproducción de los sistemas de dominación. Es por tanto importante retomar las investigaciones acerca de los efectos de los medios, pero ya no al estilo sólo puntual de los ideologizados antecedentes del funcionalismo norteamericano, sino de una manera global y completa, o sea en su incidencia en la formación del modelo de hombre, base para posteriores estudios más focalizados. Tal estudio - que de manera imprescindible tiene que ser interdisciplinario - tiene en los marcos teóricos del marxismo y el psicoanálisis (comprendidos de manera abierta) un inicial punto de partida.

La mujer en la ciencia

La notoria ausencia de la mujer en la ciencia exige esfuerzos colectivos y organizados para superar una situación injusta y represiva. La mujer se ve limitada en su actuar científico en tres etapas: en la etapa vocacional los patrones culturales de la educación tradicional la condicionan al mundo supuestamente femenino de la pasividad, sumisión y procreación. También la Iglesia juega aquí su papel en la tendenciosa orientación vocacional de la mujer. En la etapa formativa coincide la época óptima de procreación con la etapa más importante de entrenamiento científico, produciendo la amarga alternativa de posponer la maternidad o asumir tareas múltiples en el hogar, la educación de los hijos y la formación profesional. En la etapa de la producción científica se observa, por ende, la reducida participación de la mujer en todos los niveles. En el presente trabajo se propone un plan mínimo de investigación, análisis y acción para lograr un cambio hacia una integración plena de la mujer a la ciencia.

Las dos caras de la censura

Existen dos formas de censura informativa: la autoritaria y la neoliberal. Sin minimizar el carácter brutal y alienante de la censura autocrática, hay que reconocer que ésta es más efímera y más fácil de neutralizar y erradicar. La censura neoliberal en cambio, estrangula el análisis y la reflexión de una manera más sofisticada, a través de una cultura de masas cuyo fin es provocar un estado emocional colectivo, el cual a su vez produce un impresionante poder de intimidación, efecto de la masificación y cosificación del receptor. Su discurso es plantear el dilema estatización o privatización, ignorando la real convivencia de las dos, olvidándose de la censura ideológica de los propios monopolios informativos, que la ejercen sin control público alguno. Qué retroalimentación y control puede existir entre los monopolios informativos y una supuesta opinión pública, cuando ésta no puede organizarse ante los medios y carece de vida propia y de capacidad autónoma para pronunciarse. La libertad de prensa, convertida en libertad de empresa, se ha apropiado privadamente de la información, que es un bien común de la humanidad. Los ataques contra cualquier intento de una legislación sobre la comunicación social, sólo sirven para evitar la participación y el acceso de todos los sectores sociales y la realización de su derecho originario a la comunicación social, es decir, a ser sujetos activos de la información.

Pequeñas causas grandes defectos. Algunas Dificultades para Editar la Verdad

El editor de libros tiene que ser un guerrillero pacífico en la jungla de la industria cultural latinoamericana, luchando con su creatividad empresarial, con la calidad de sus libros, con sus inquietudes culturales y políticas, su ingeniosa iniciativa, contra los problemas banales diarios: la censura estúpida y represiva, las seguras inseguridades de la economía con sus altas y bajas de las monedas nacionales, las deficiencias en el correo y los altísimos costos del papel y del transporte, los tiburones internacionales que se comen a las medianas y pequeñas editoriales como también lo hacen, aunque de otra manera, los piratas que no respetan los sellos editoriales; la olímpica informalidad de los clientes, en sus pagos morosos, quienes a la vez sufren de las mismas presiones económicas, político-culturales, administrativas y técnicas. El "finale triste ma non troppo": hacer y difundir libros en América Latina es algo más que una mera intención comercial, es un vicio del cual vive en parte la vitalidad de nuestras culturas.

Trabil nani - muchos problemas. ¿Qué pasa con los Miskitos?

Periódicamente, el gobierno nicaragüense es acusado internacionalmente de desarrollar una política violatoria de los derechos humanos de los habitantes de la Costa Atlántica - en especial de la población indígena miskita -, tipipeándola incluso como política de genocidio. El CIDCA (Centro de Investigación y Documentación sobre la Costa Atlántica), centro autónomo con sede en Managua, vinculado al Consejo Nacional de Enseñanza Superior (CNES), llevó a cabo durante dos meses (noviembre 83 a enero 84) una investigación que permitiera evaluar la validez de estas acusaciones en el momento actual. La investigación incluyó entrevistas con 170 miskitos, sumus y creoles de 30 comunidades de todo el Departamento de Zelaya. Dirigentes religiosos moravos, católicos y anglicanos; militares y funcionarios gubernamentales responsables de todos los ministerios (salud, educación, abastecimiento...) fueron ampliamente consultados por el CIDCA Basándose en los resultados de esta extensa y valiosa investigación - titulada Trabil Nani: ("Muchos problemas" en lengua miskita) Historia y Situación Actual en la Costa Atlántica de Nicaragua y concluida en abril de 1984 - el CIDCA elaboró para la revista Envío (No. 36 /1984) del Instituto Histórico Centroamericano un informe que reproduce Nueva Sociedad con algunas omisiones debido a su extensión.

Tema central

Binomio perfecto: Gobierno y partido. El Sistema de Partidos en México

En este trabajo se intenta resumir y explicar el sistema mexicano, con énfasis en sus partidos y, en particular, en el Partido Revolucionario Institucional - caso probablemente único en el mundo capitalista -. La estructura de poder que representa el PRI - gobierno - pese a su desgaste - sólo podría compararse con el caso de la Unión Soviética, en la inteligencia de que México es un país capitalista, subdesarrollado y dependiente. Contra lo que varios autores creen, aquí se ha tratado de demostrar que en México ha habido una notable continuidad en el régimen político posrevolucionario, pese a que los estilos de gobierno han sido muy distintos. Primero (de 1920 a aproximadamente 1934), se logró la supeditación de los militares inconformes y de los caciques locales al poder central, al mismo tiempo que no se descuidó la derrota de las fuerzas reaccionarias y de los trabajadores. Luego, desde el gobierno de Cárdenas, el énfasis ha sido puesto en la subordinación de los trabajadores a las políticas estatales con el objeto de favorecer la acumulación de capital en la estabilidad política. A pesar de la antigüedad de este sistema de partidos, de autoritarismo, de democracia restringida y de la crisis económica actual - la más profunda en décadas -, no hay indicios para suponer un colapso del régimen, aunque sí se percibe su deterioro. Tal fuerza podría deberse a la institucionalización - y expropiación estatal de la mayor parte de la sociedad civil y, obviamente, de la revolución pasada.

Capacitación política y formación de cuadros

Tres son las grandes tareas que deben cumplir los partidos políticos: organización, capacitación política y acción política. Los partidos políticos latinoamericanos de las cuatro vertientes ideológicas: tradicionalista, nacionalista-revolucionario y socialdemócrata, marxista-leninista y demócrata cristiano, con sus respectivos fundamentos ideológicos, desarrollan acciones de capacitación política y de formación de cuadros. La crisis de la sociedad latinoamericana también aflige a los partidos y la formación política parece ser un camino para la superación de su acción y el robustecimiento de la lucha por sistemas democráticos de gobierno. La organización, metodología, instrumentos y modalidades que utilizan los diversos partidos políticos en sus programas de capacitación política son coincidentes y las diferencias que se observan son más bien complementarias. La creación de sistemas nacionales de capacitación política y formación de cuadros parece ser una salida para la apremiante necesidad de modernizar los partidos y la actividad política en la región. Frente a la política de desprestigio del accionar político partidista que desarrollan las dictaduras militares y los sectores conservadores, es necesario que los partidos racionalicen su organización y den una mayor capacitación política a sus militantes.

De la ideología a la política. El APRA y la Socialdemocracia en Acción Democrática

El análisis de las bases político-ideológicas de los dos partidos más arraigados en sus respectivas realidades, APRA del Perú y Acción Democrática de Venezuela, pone especial énfasis en el caso adeco, buscando sobre todo las relaciones de AD con las grandes corrientes del pensamiento político de su tiempo. Mientras el desarrollo del APRA está descrito desde el marxismo al aprismo y desde la resistencia a la oposición y de allí al poder, AD por su parte está percibida en su proceso histórico desarrollándose desde la ideología a la política y desde la resistencia al poder. Así niega el hecho de que AD surgiera inicialmente del marxismo para luego derivar hacia la socialdemocracia, que su nacimiento se hubiera inspirado en el APRA y, mucho menos, que derive directamente de la socialdemocracia. Y sin embargo, se detectan rasgos leninistas en AD en lo que se refiere al modelo organizativo del partido, una huella más indeleble aprista en lo relacionado con su índole sociológica, su raigambre cultural, la priorización de lo nacional y lo sustantivo latinoamericano, y por último una huella de la socialdemocracia moderna alusiva a ciertas reformas sociales sobre la base de la preservación del sistema político institucional democrático. Esa lucha por la democracia y el problema de la cogestión como parte de un modelo alternativo frente al capitalismo, deben ser considerados como problemas principales para el encuentro de AD con la socialdemocracia.

La estabilidad del equilibrio inestable. El Partido Revolucionario Dominicano como Partido Popular o Gobernante

En 1978, República Dominicana inició un proceso de construcción de la democracia después de una larga tradición autoritaria. Presidido por el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), dicho proceso constituye la más duradera experiencia democrática del país. Empero, las características del partido de gobierno se inscriben hoy dentro de un panorama de bloqueo de la democracia. A diferencia de las formas de representación política socialdemócratas y populistas, en el PRD no ha existido una representación de las clases populares como fuerzas organizadas, por lo que no puede hablarse de una incorporación de la clase obrera como \"clase-apoyo\" en función de una subordinación a directrices partidarias y estatales que le abra un espacio de participación en la toma de decisiones. Relacionado con una sociedad civil sumamente atomizada, en la que una tradición autoritaria prescribió la organización de las clases populares, el PRD representa al \"pueblo\" de manera genérica y amorfa. Así, las élites políticas del partido, una vez en el Poder del Estado, se autonomizan crecientemente de sus \"representados\". Dentro de una crisis de representatividad, la ausencia de mediaciones organizativas con las clases subalternas que permitan a éstas ejercer presiones sistemáticas, permite que los \"intereses creados\" se constituyan como dominantes en la toma de decisiones. La \"lucha de tendencias\" se verifica como una lucha no programática, \"desideologizada\", por controlar cuotas de poder. Resultante: una pirámide de poder basada en el clientelismo - y no en la representación de clases - que, junto a una política económica autoritaria, reduce de más en más la democracia a las elecciones cuatrienales.

La realidad escíndida. El Partido del Interior y del Exilio

Debido al trauma histórico de un golpe de Estado, muchos partidos han vivido o viven dos realidades: la del partido interno y la del segmento en el exilio. Pasada la primera etapa donde los dos segmentos luchan por su sobrevivencia adaptándose a la nueva realidad cruel tanto en el país como en el exilio, surgen contradicciones y signos de esta \"realidad escindida\". Si bien el trabajo toma como punto de referencia la experiencia chilena, se pueden generalizar sus observaciones. La contradicción entre la dirección formal (muchas veces en el exilio) y la dirección real radicada en el país pone especial énfasis en un cuidadoso y delicado manejo de los problemas de comunicación entre los dos segmentos como también en el manejo de los recursos. Una vez recompuesto el partido del interior hay que trabajar el desfase entre el exilio y el país homogeneizando la comunicación y creando el máximo de mecanismos de participación hacia los militantes del exilio. Ellos experimentan, ante la creciente pérdida de sus referentes sociales y culturales naturales, la superposición de la tendencia a ir adquiriendo aquéllos que son propios de la nueva situación. El cansancio político, la apatía, el desencanto y la frustración, pero también exigencias de supervivencia material, espiritual e intelectual, que llevan a una mayor incorporación a la nueva realidad, tienden asimismo a erosionar las bases orgánicas del partido exiliado. Por otro lado, pueden ser sumamente ricas y fructíferas las nuevas experiencias políticas, culturales e ideológicas del segmento exiliado para el enriquecimiento del partido interior, siempre y cuando sean asumidas correctamente según las características propias del país de origen. El retorno al país significa otro desafío para la capacidad integradora del partido frente a la realidad escindida, donde debe reconocerse que no importa el escenario desde donde se combatió a la dictadura.

Lo patológico y lo democrático del clientelismo

En el lenguaje cotidiano, la expresión \"clientelismo\" alude al intercambio de pequeños factores materiales por adhesión al dirigente político, y evoca toda una gama de prácticas mezquinas, como la manipulación electoral, la distribución intuitu personae de los cargos oficiales y los servicios del Estado, la corrupción y la ausencia de criterios impersonales para adelantar la gestión pública. Esta significación, deliberadamente acentuada por las ideologías anticlientelistas, contrasta con el status cuasi paradigmático que el concepto \"clientelismo \" ha alcanzado dentro de las ciencias sociales.

¿Movimiento o partido? El Peronismo

En la primera parte el autor realiza una descripción del tipo de partido político, elitesco y desmovilizante, que organizan los sistemas políticos, sociales y económicos de América Latina dominados por las oligarquías o las burguesías, según el grado de desarrollo de las fuerzas de producción de cada país, y afirma que, como alternativa ante estos sistemas cerrados, aparecen los \"movimientos\" como cauce para la expresión de las masas populares, los cuales asumen una necesaria actitud de heterodoxia formal y de antipartido elitista. A continuación señala los lineamientos generales de estos movimientos. En la segunda parte sitúa al peronismo dentro de los \"movimientos\" y describe sus especificidades organizativas e históricas poniendo de manifiesto la utilización alternativa de la forma de \"movimiento\" y de \"partido\" (aunque ésta lo sea con características muy peculiares) que aquél realiza según sea el objetivo a alcanzar. De ello concluye que la alternativa movimiento o partido tiene para el peronismo mucho de aparente pero, de todos modos, la forma de partido que en su caso puede ser pensada no tendrá nada en común con las organizaciones del sistema descritas en la primera parte. Finalmente, plantea que la resolución de dicha alternativa, en caso de ser necesaria, no podrá ser meramente especulativa pues dependerá de los objetivos y del contexto en que deban moverse las masas populares argentinas en su lucha por la reivindicación social y la liberación nacional.

Partidos políticos, partidos taxi y partidos fantasma (I parte)

Propios y extraños tienen de Bolivia la imagen de un país excesivamente politizado, conflictivo e inestable. No son pocos los que atribuyen la desunión de los bolivianos, el atraso de la nación y otros males a la intensa y prolongada actividad partidista y sectaria, oficialista u opositora, que demanda tiempo, esfuerzos y recursos materiales en desmedro de otras actividades productivas y de servicios. Es por ello que se toma como punto de partida aquella imagen y sugiere tres preguntas centrales: ¿Cuántos alianzas, frentes y sectores se han organizado entre el mes de abril de 1958 y el mes de abril de 1983? ¿ Qué divisiones y subdivisiones se han producido en los partidos políticos? ¿Qué pactos y alianzas se han dado entre las agrupaciones políticas? La existencia documentada de 323 partidos políticos en el período investigado demuestra el problema del divisionismo, sectarismo y personalismos de los partidos para mencionar sólo algunas de las causas aparentes - que dicho sea de paso - no son un monopolio boliviano. Esta documentación es al mismo tiempo un material para el estudio de la historia boliviana reciente. El trabajo es la versión condensada de una serie de artículos que publicó el diario boliviano "Presencia". NUEVA SOCIEDAD ofrece ese estudio por razones de espacio en dos entregas. La segunda y última parte la publicaremos en nuestro número 75.

Partidos políticos y sindicatos: ¿Competencia o solidaridad?

Este trabajo presenta algunos problemas y desafíos que el proceso de democratización plantea al sindicalismo, a los partidos políticos con arraigo en la clase trabajadora y a las formas de relación entre ambos. Las reflexiones se basan en la traumática experiencia de ambos actores, dado el modo de entronización del autoritarismo en la sociedad chilena y la lucha que han librado por la recuperación de la democracia. Es esta experiencia la que ha puesto al descubierto las debilidades estructurales históricas del movimiento sindical chileno y su fortaleza en cuanto actor político nacional, así como los problemas que derivan del carácter de organizaciones de masas que tuvieron los partidos políticos y que tendrán que reasumir, renovando su forma de hacer política en el proceso de transformación del autoritarismo. El trabajo postula que tanto la forma de intermediación de la acción política del movimiento sindical asumida por los partidos políticos y su concentración en la esfera estatal, durante el anterior régimen democrático, como la actual intermediación del movimiento social, en especial del sindicalismo, para la subsistencia del quehacer partidario durante el régimen militar, tendrán que transformarse para construir y dar estabilidad a un nuevo orden democrático. El reconocimiento de la naturaleza, los roles y espacios propios de los sindicatos y partidos, son factores constitutivos y constituyentes de una democracia revalorizada y dinámica.