Tema central

La realidad escíndida. El Partido del Interior y del Exilio

Debido al trauma histórico de un golpe de Estado, muchos partidos han vivido o viven dos realidades: la del partido interno y la del segmento en el exilio. Pasada la primera etapa donde los dos segmentos luchan por su sobrevivencia adaptándose a la nueva realidad cruel tanto en el país como en el exilio, surgen contradicciones y signos de esta \"realidad escindida\". Si bien el trabajo toma como punto de referencia la experiencia chilena, se pueden generalizar sus observaciones. La contradicción entre la dirección formal (muchas veces en el exilio) y la dirección real radicada en el país pone especial énfasis en un cuidadoso y delicado manejo de los problemas de comunicación entre los dos segmentos como también en el manejo de los recursos. Una vez recompuesto el partido del interior hay que trabajar el desfase entre el exilio y el país homogeneizando la comunicación y creando el máximo de mecanismos de participación hacia los militantes del exilio. Ellos experimentan, ante la creciente pérdida de sus referentes sociales y culturales naturales, la superposición de la tendencia a ir adquiriendo aquéllos que son propios de la nueva situación. El cansancio político, la apatía, el desencanto y la frustración, pero también exigencias de supervivencia material, espiritual e intelectual, que llevan a una mayor incorporación a la nueva realidad, tienden asimismo a erosionar las bases orgánicas del partido exiliado. Por otro lado, pueden ser sumamente ricas y fructíferas las nuevas experiencias políticas, culturales e ideológicas del segmento exiliado para el enriquecimiento del partido interior, siempre y cuando sean asumidas correctamente según las características propias del país de origen. El retorno al país significa otro desafío para la capacidad integradora del partido frente a la realidad escindida, donde debe reconocerse que no importa el escenario desde donde se combatió a la dictadura.

La realidad escíndida. El Partido del Interior y del Exilio