Socialismo ¿Liquidación por cierre o por reformas? (108 / Julio - Agosto 1990)
Revista
Nueva Sociedad NUSO 108 Julio - Agosto 1990

Socialismo ¿Liquidación por cierre o por reformas?

Quizás sea apresurado pretender evaluar la «verdadera» dimensión de los cambios ocurridos en el campo socialista. Pero sin duda, es menos riesgoso afirmar que ellos habrán de repercutir en los presupuestos teóricos, estrategias y procedimientos de la izquierda latinoamericana. ¿Se encuentra ella preparada para recibir y procesar estos cambios?

Análisis

La pobreza latinoamericana revisitada

La pobreza es hoy un fenómeno que está en América Latina aparentemente para quedarse. No es, pues, una presencia novedosa aunque sí lo es en su extensión y magnitud actual. Desde los 60, una generación de cientistas sociales y activistas políticos estamos conviviendo con la pobreza, rodeándola, romantizándola, repudiándola y preguntándonos sobre su génesis, las condiciones de reproducción social y la potencialidad de los pobres como grupo para producir una salida capaz de suprimirla como problema social al erradicar las estructuras que aparentemente la generan. Sin embargo, desde los 60 a la fecha, hemos ido verificando muchos de nuestros errores, tanto en el plano político y teórico como metodológico. En el contexto de estas revisiones, el libro de César Rodríguez Rabanal, Cicatrices de la pobreza, resulta un texto ejemplar por lo que su lectura nos invita a repensar. Resultando de una experiencia de atención psicoanalítica con objetivos terapéuticos, deriva de la misma un provocativo ensayo que toca muchos de los temas que fueron para nosotros tabú.

Retorno al futuro. Las Ciencias Sociales vistas de nuevo

En el ámbito de las ideas, las crisis de maduración tienen un rasgo esencial: la desorientación. Trasladada esta noción a las ciencias sociales en América Latina, la crisis pareciera tener un «núcleo duro» en el centro de su importante desarrollo y maduración actuales: la incertidumbre. Las líneas que siguen recogen de manera muy sumaria una visión personal retrospectiva pensando en el futuro de esta región a la luz de una de sus formas más destacadas de identidad: el estado del conocimiento sobre la realidad. Esta puede ser otra manera de contribuir a la comprensión de la naturaleza de la crisis que atraviesa América Latina.

Coyuntura

Argentina. Doble vía: del melodrama al drama

La crisis argentina volverá a estallar con fuerza en el segundo semestre de 1990. Si bien es cierto que todos los indicadores económicos tienden a confirmar el mismo pronóstico, fue curiosamente esta profecía, lanzada por la esposa del presidente Carlos Menem en medio del arrebato pasional contra su marido, la que surtió el efecto del incendio de una pradera. De este modo, resulta imposible analizar la situación de la Argentina sin detenerse en el significado que la opinión pública le dio a las palabras de Zulema Yoma de Menem cuando a fines de mayo afirmó que «en agosto todo se vendrá abajo». El divorcio de Menem, entonces, es superior al drama personal de sus protagonistas. Para los argentinos, ha sido la primera dama quien lanzó la voz de alerta y mereció crédito al pronosticar la crisis del modelo económico en ejecución, a pesar de que los mismos juicios ya habían sido emitidos por economistas locales y extranjeros de distintas escuelas.

Grenada, ¿hacia la estabilidad política?

Entre los países del Caribe angloparlante, Grenada se ha caracterizado por tener una escena política atípica Junto con Guyana fue uno de los países, de aquellos pertenecientes a la Comunidad Caribeña (CARICOM), en tener gobierno autoritario, en el caso de Grenada con Eric Gairy y el Partido Laborista Unido de Grenada (GULP) y en Guyana con Forbes Burnham y el Congreso Nacional del Pueblo (PNC). Además, es el único caso en el cual se produjo una toma del poder que no fue a través de las urnas, como lo fue el caso del golpe del Movimiento la Nueva Joya (NJM) contra Eric Gairy, que instaló a Maurice Bishop en el poder. Luego de cuatro años de un gobierno de orientación socialista, con vínculos estrechos con Cuba, Grenada fue invadida por tropas norteamericanas con la participación y anuencia de otros países de la región. Hecho inédito entre los otros países del Caribe de habla inglesa. De esta manera, a partir de su independización en 1974, fue el único Estado en el cual no se consolidó el sistema democrático de acuerdo con el modelo de Westminster, que tuvo como pilares fundamentales la alternancia en el poder y la realización de elecciones periódicas.

Dossier

Cronología. El vertiginoso calendario de Europa del Este

El vertiginoso calendario de Europa del Este 1989-ENERO 15. RDA. En una manifestación convocada por el grupo opositor Renovación Democrática en un nuevo aniversario de la muerte de Rosa Luxemburgo, la policía detiene en Leipzig a 190 personas. Checoslovaquia. Miles de personas salen a las calles de Praga para conmemorar los 20 años de la autoinmolación de Jan Palach. La policía reprime violentamente, con un saldo de numerosos heridos. 18. Polonia. El jefe del Partido Obrero Unificado (POUP, comunista) general Wojdech Jaruzelski, impone en el Comité Central una resolución que demanda mayor pluralismo. 19. Checoslovaquia. Nuevas protestas y enfrentamientos se registran en Praga. 21. Polonia. La dirección del proscripto sindicato Solidaridad acepta una propuesta de diálogo del gobierno. 22. Rumania. Seis altos funcionarios publican una carta abierta de protesta contra Ceausescu.

Cuba: situación actual y proceso de cambio

Uno de los temas que más inquieta es la situación actual en Cuba y el impacto que produjo el proceso de cambios y reformas que se han venido dando en Europa Socialista, sobre la realidad cubana. Obviamente lo sucedido en Europa del Este es un problema complicado sobre lo cual hay diferentes puntos de vista y maneras de enfocarlo o interpretarlo, por tal motivo trataré de presentar un panorama acompañado de una reflexión personal acerca de la situación en Cuba.

Desfases del Este con el Oeste

Hace seis meses el primer gran interrogante habría sido: ¿es posible el sistema pluripartidista en el Este? La pregunta ha sido respondida por la historia y podemos ya pasar al segundo: ¿qué partidos llenarán el espacio político abierto por la democratización? Creo que esta cuestión es extremadamente importante y no sólo porque la respuesta decidirá el carácter de la democracia caso por caso. Sino porque no sólo debemos crear un sistema democrático sobre las ruinas del totalitarismo, sino también reintegrar o reunificar por primera vez Europa como entidad política o suprapolítica.

El fondo del abismo al desnudo

Cuando después de años de inactividad política, de estar totalmente aislada pero de todas maneras molestada de forma permanente por la policía, finalmente conseguí, en 1977, dejar Hungría junto a algunos amigos, me pareció despertar de una pesadilla. Al mismo tiempo que mi corazón estaba cargado de pena y desesperación. Me pareció una despedida definitiva. Los gobernantes estaban firmemente instalados en el poder y todo parecía indicar que así seguirían, por el resto de mi vida.

El futuro de la izquierda

El líder soviético Mijail Gorbachov invitó recientemente a Willy Brandt, presidente de la Internacional Socialista, a unírsele en la búsqueda de formas para rejuvenecer al socialismo. Los pocos que siguen siendo miembros de los partidos comunistas de Europa Oriental buscan ansiosamente en los socialistas demócratas de Europa, en un esfuerzo desesperado, la forma de remozar su imagen y su doctrina. Qué improbable una resurrección. Y qué ironía de la historia.

El peligro de las palabras

También las palabras tienen su historia. Hubo épocas, por ejemplo, en las cuales la palabra socialismo fue, para generaciones enteras de humillados y oprimidos, el sinónimo magnético de un mundo más justo, y por los ideales que se expresaban mediante esa palabra, los hombres ofrendaron largos años de su vida e incluso la vida misma. Yo no sé cómo son las cosas en vuestro país, pero en mi patria, esta misma palabra - es decir, la palabra socialismo - hace ya mucho que se ha convertido en una cachiporra de uso corriente, con la cual cualquier burócrata enriquecido y descreído da en las espaldas de sus conciudadanos que piensan libremente, llamándolos «enemigos del socialismo» y «fuerzas antisocialistas». Realmente, en mi país hace ya mucho que esta palabra es una forma impía de conjuro, el cual de muy buena gana se evita para no hacerse sospechoso. No hace mucho asistí a una manifestación totalmente espontánea, que no respondía a ningún grupo disidente, en la que se protestaba contra la venta total de una de las partes más hermosas de Praga a ciertos millonarios australianos. Y en el momento en que un orador, agresivamente contrario al proyecto, quiso reforzar su apelación al gobierno, diciendo que para la salvación de su patria él luchaba en nombre del socialismo, toda la concurrencia lo tomó a risa. Y no porque fuera adversa a una ordenación social justa sino simplemente porque oía mencionar una palabra que durante años había sido invocada en todas las circunstancias posibles y no posibles, por un régimen que sólo está en condiciones de manipular y humillar a los hombres.

El sentido de la Perestroika. Formulación tras cinco años de reformas

La historia de la perestroika cuenta ya casi cinco años. El proceso de transformaciones revolucionarias de la sociedad, iniciado al calor de las decisiones de abril de 1985, va cobrando dimensiones cada vez más amplias y contenidos nuevos y más profundos. Desde que la perestroika ha entrado en contacto con «capas densas» de nuestra realidad económica y social, hemos comenzado a ver muchas cosas de una manera distinta.

Moscú aún lo tiene todo por inventar

Querría comenzar llamándoles la atención sobre la coincidencia extraña de algunos aniversarios de acontecimientos relacionados con 1989, al que estamos de acuerdo en considerar un año histórico. Ese año hemos celebrado el bicentenario de la Revolución Francesa. También el centenario de la Internacional Socialista, y finalmente el año en que hemos sentido los notables efectos de la perestroika de Mijail Gorbachov. Hago estas consideraciones sólo para recalcar que el tema del coloquio es necesariamente algo restrictivo, ya que la riqueza de la realidad, al menos de la que vivimos en la URSS, es mucho mayor y el número de variantes que se presentan es mucho más rica que la que ofrece una simple opción entre socialdemocracia o no.

Ocho tesis sobre la crisis del

1.- No se puede morir antes de nacer. El comunismo no está muerto por la sencilla razón de que aún no ha nacido El socialismo tampoco. Eso que la derecha llama «Estados Comunistas», y la doctrina oficial del Este «Socialismo realmente existente», constituyen un conjunto de sociedades postcapitalistas que han abolido la propiedad privada de los principales medios de producción, pero que están aún muy lejos del socialismo, es decir, de una sociedad donde los productores asociados son los dueños del proceso de producción, una sociedad fundada sobre la más amplia democracia y sobre la autogestión económica y política, una sociedad liberada de toda explotación y opresión de clase, de etnia o de sexo...

¿Se puede seguir siendo socialista?

La descomposición de los regímenes comunistas marca el fin no sólo de un modelo político sino, más ampliamente, de una representación revolucionaria de la historia y la sociedad, sobre la cual se construyó gran parte de la izquierda, aun fuera del socialismo real. ¿La caída de esta concepción del mundo marca el fin de los grandes enfrentamientos ideológicos y políticos y, en ese sentido, el fin de la historia, o acaso vemos ya manifestarse nuevos debates ideológicos y nuevos combates sociales que exigen la reconstrucción tanto de la izquierda como de la derecha?

Sufría tanto por ser rumano

He vivido estos acontecimientos como algo inaudito, imprevisible. Asistimos a la resurrección trágica de un pueblo, que yo creía desde hace mucho tiempo liquidado, y que va probablemente a recuperar su salud a partir de una catástrofe sangrienta. Debo una confesión: en el momento en que ha comenzado la insurrección , me disponía a escribir un artículo contra los rumanos, que se titularía «La nada valaca» por referencia al principado del Danubio que formó con la Moldavia el antiguo reino de Rumania. Y con referencia, sobre todo, a la historia de una nación desventurada y fallida, de un pueblo suicida. Los acontecimientos me han hecho cambiar de opinión y renuncié a este proyecto. De ello estoy contento.

Libros

Mujeres e historia: ¡Viva la diferencia!

Labor of Love, Labor of Sorrow. Black Women, Work and the Family, from Slavery to the Present. Jacqueline Jones, Basic Books, Nueva York, 1985. The Women of Mexico City, 1790-1857. Sylvia Marina Arrom, Stanford University Press, Stanford, 1985. Gender and the Politics of History. Joan Wallach Scott, Columbia University Press, Nueva York, 1988. Within the Plantation Household. Black and White Women of the Old South. Elizabeth Fox-Genovese, The University of North Carolina Press, Chapel Hill, 1988. Nuestra memoria, nuestro futuro. Mujeres e historia. María del Carmen Feijóo (comp.), Isis Internacional, Santiago de Chile, 1988. El campo histórico ya ha sido creado. Hoy pocos discuten su legitimidad. Las mujeres como grupo social se han constituido en un elemento indispensable en el proceso de comprensión de nuestro pasado. Es más, el concepto de gender, como herramienta de análisis del «conocimiento» social y cultural sobre las diferencias sexuales, no sólo ha alcanzado metas hasta ahora impensables, sino que ha posibilitado el surgimiento de nuevas cuestiones sobre la participación de las mujeres en el desarrollo histórico de las sociedades.

Posiciones

Transformación productiva con equidad. La propuesta económica de la CEPAL

La Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe (CEPAL) celebró en Caracas, entre el 3 y 11 de mayo pasados su 23ª conferencia ministerial. Allí el organismo internacional presentó a los gobiernos latinoamericanos y caribeños dos propuestas dirigidas a la recuperación de la región; ellas son: Transformación productiva con equidad y América Latina y el Caribe: opciones para reducir el peso de la deuda. Con estos documentos la CEPAL vuelve a intervenir, luego de largos años de ausencia, en el pensamiento económico del continente y a colaborar en el diseño de las políticas de la región. La «Introducción y Síntesis» de Transformación productiva... se reproduce a continuación, acompañada de un comentario elaborado por Gert Rosenthal, secretario ejecutivo de la CEPAL.

Tema central

¿Existirá América Latina en el nuevo mundo de 1990?

Acaso recién ahora haya comenzado el fin de la Segunda Guerra, con el intercambio de fortuna entre vencedores y vencidos militares. Paralelamente, el mundo asiste a la remisión de las sociedades militarizadas. Los profundos y aparentemente irreversibles cambios político ideológicos del Este europeo contribuyen a precisar un horizonte mundial dentro del cual - a mediano y largo plazo - América Latina estaría irremisiblemente excluida. Tal aciago panorama puede resultar alentador: de manera semejante a lo sucedido en el bloque socialista, está siendo la sociedad civil latinoamericana la protagonista del proceso de democratización continental. Esta inédita circunstancia indica que quizá pueda consolidarse un paulatino curso de integración asentado - por lo mismo, de manera más firme - a partir de la esfera civil de las sociedades de nuestro continente.

La crisis socialista: un reto democrático

Frente al ocaso político e ideológico del socialismo real - que la derecha occidental festeja como si fuera la agonía irreversible de la izquierda - se impone para el pensamiento progresista en general, y para los tributarios del marxismo en particular, el redescubrimiento concreto de la dimensión profundamente democrática del socialismo como uno de sus componentes originarios esenciales. Una concepción de la vida democrática que avance - en su práctica - por sobre las pautas y derechos institucionales para teñir el universo de la vida cotidiana: las relaciones familiares, laborales, educativas y sociales. Sólo con una profunda y abarcadora cultura democrática podrá mantenerse viva y repensar el ideal socialista para que vuelva a ser alternativa.

La Revolución de Europa Oriental de 1989

La velocidad y el curso de los acontecimientos en la Europa del Este, los cuales han sorprendido a todos, incluyendo a sus protagonistas, claman por una dolorosa reevaluación. Debemos, por supuesto, reevaluar varias teorías ampliamente sostenidas e ideologías profundamente sentidas en torno al socialismo, pero también sobre la democracia y/o socialdemocracia y el papel de los movimientos sociales en ambas. Más aun, las causas económicas y las consecuencias de estos procesos socio-políticos ameritan una atención mayor de la que generalmente reciben en medio de la eufórica recepción que hasta ahora se ha brindado a la revolución de 1989. Su análisis ofrece por lo menos una docena de importantes lecciones, cuyas palabras clave aparecen a continuación en negrita, en la esperanza que ellas también nos estimulen, a todos, para actuar y enfrentar el futuro.

Lecciones de la crisis económica polaca

En los años ochenta, fue en Polonia donde los problemas políticos y económicos de los Estados este europeos se manifestaron con mayor crudeza. La inviabilidad económica de una gestión estatal centralizada se adelantó - anunciándose en las alarmantes estadísticas y los graves enfrentamientos políticos entre el Estado y el sindicato Solidaridad - a varios de los procesos que hoy comprenden al resto de los países del área. En el caso polaco, paradójicamente, los aires de sana liberalización política e ideológica se ven amenazados por el costo social a efectuar como derivación del mal funcionamiento de una economía fuertemente centralizada y sumamente endeudada. Aquella necesidad política y esta obligación de ajuste constituyen los costados del camino por donde circula el desafío del gobierno de Solidaridad.

Perestroika, eclosión de razas. Lenin, Gorbachov y la política soviética de las nacionalidades

Las expectativas abiertas por los cambios introducidos en la URSS con la perestroika, con sus consecuencias sobre las relaciones internacionales y el sistema global, se han visto perturbadas por una serie de acontecimientos vinculados con la eclosión de movimientos sucesionistas, de antagonismos interétnicos y de sentimientos nacionalistas en la Unión Soviética. Los sucesos de Azerbeigán, con el enfrentamiento entre armenios y azeríes y la intervención de tropas soviéticas, y la decisión del Parlamento Lituano de declarar unilateralmente la independencia de esta República, son sólo algunos de los hitos de un proceso que conduce a muchos analistas occidentales a pronosticar un creciente despliegue de movimientos secesionistas en las Repúblicas y Regiones Autónomas de la URSS y una próxima desmembración de la Unión Soviética que, a su vez, contribuirán a obstaculizar y, eventualmente detener, el proceso de reestructuración económica y de transformación política en marcha. Sin embargo, se impone un análisis objetivo de las verdaderas raíces de la eclosión étnica y nacionalista y de sus alcances en el contexto de la transformación del Estado y de la sociedad soviética, más allá de las percepciones epidérmicas y coyunturales.Para ello es necesario ver en una perspectiva objetiva la evolución histórica del problema de las nacionalidades en la URSS, su situación actual y sus verdaderas dimensiones culturales, políticas y económicas en el marco de las transformaciones sufridas por la sociedad soviética en las últimas décadas y analizar a cabalidad cómo se insertan en el proceso de transformación promovido por Gorbachov.

Perspectivas para el movimiento socialista en América Latina

Las discusiones más recientes en la esfera de las ciencias sociales han conducido a cuestionar la validez de enunciados de carácter general, englobante y sistemático y a poner en duda la plausibilidad de leyes de evolución histórica de índole obligatoria. Las siguientes aseveraciones, que están colmadas de generalizaciones y que, además, pretenden tener un cierto valor prognóstico, deben ser entendidas como meras hipótesis provisorias, destinadas a ser reemplazadas por conocimientos y argumentos de mejor calidad y fundamentación. El futuro del socialismo en América Latina no parece promisorio. Este juicio sumario debe ser, sin embargo, diferenciado de acuerdo con los varios significados emparentados entre sí que cubren el mismo concepto. El panorama no es el mismo si consideramos las perspectivas inherentes a un régimen de socialismo de Estado (como en el caso de Cuba) o a los movimientos de masas inspirados por vagos principios socialistas radicales; otro también es el previsible futuro del socialismo en cuanto teoría marxista y discusión filosófica en tierras del Nuevo Mundo.

Problemas y dificultades de la perestroika económica en la URSS

La economía es la esfera más importante de la perestroika; sin embargo, a diferencia de sus resultados en política exterior o interior, ella no ha mostrado una performance claramente positiva. Las causas principales radican en el sistema centralizado de una economía monopolista, dirigida de manera unívoca mediante métodos administrativos. El desabastecimiento y la inflación constituyen los dos aspectos más preocupantes de la economía soviética del \'89. La reforma económica necesita del avance homogéneo en tres áreas: el diseño y decisión política por parte de los gobernantes, la traducción de estas ideas en leyes y la realización de esas leyes en la práctica económica. Las dificultades en la armonización de estos niveles constituyen serias amenazas para el logro de los objetivos de la perestroika económica.

Rumania: de la frustración a la esperanza

Bajo la tiranía de Nicolae y Elena Ceasuescu, Rumania fue el más infeliz de los países del ya disuelto «campo socialista». Ese régimen no sólo reproducía los peores aspectos del modelo general del colectivismo burocrático o neoestalinismo, sino además hacía resurgir males específicamente rumanos, derivados de las tradiciones del pasado feudal o semifeudal. Por otra parte, el resultado de las elecciones, celebradas en un ambiente de estimable libertad el día 20 de mayo, parece indicar que en Rumania existen ahora una conciencia y unos recursos quizás mejores que en otras naciones de Europa del Este para superar la funesta herencia del ceausesquismo y avanzar hacia un desarrollo con libertad y justicia. La tiranía llegó a combinar elementos de opresión «viejos» y «nuevos». En su sorpresiva y veloz caída influyeron no sólo las protestas y rebeliones espontáneas sino también una conspiración liberadora bien organizada y en última instancia aprovechada por el gobierno reformista soviético de M. Gorbachov.