Tema central

Rumania: de la frustración a la esperanza

Bajo la tiranía de Nicolae y Elena Ceasuescu, Rumania fue el más infeliz de los países del ya disuelto «campo socialista». Ese régimen no sólo reproducía los peores aspectos del modelo general del colectivismo burocrático o neoestalinismo, sino además hacía resurgir males específicamente rumanos, derivados de las tradiciones del pasado feudal o semifeudal. Por otra parte, el resultado de las elecciones, celebradas en un ambiente de estimable libertad el día 20 de mayo, parece indicar que en Rumania existen ahora una conciencia y unos recursos quizás mejores que en otras naciones de Europa del Este para superar la funesta herencia del ceausesquismo y avanzar hacia un desarrollo con libertad y justicia. La tiranía llegó a combinar elementos de opresión «viejos» y «nuevos». En su sorpresiva y veloz caída influyeron no sólo las protestas y rebeliones espontáneas sino también una conspiración liberadora bien organizada y en última instancia aprovechada por el gobierno reformista soviético de M. Gorbachov.

Rumania: de la frustración a la esperanza