Dossier

¿Se puede seguir siendo socialista?

La descomposición de los regímenes comunistas marca el fin no sólo de un modelo político sino, más ampliamente, de una representación revolucionaria de la historia y la sociedad, sobre la cual se construyó gran parte de la izquierda, aun fuera del socialismo real. ¿La caída de esta concepción del mundo marca el fin de los grandes enfrentamientos ideológicos y políticos y, en ese sentido, el fin de la historia, o acaso vemos ya manifestarse nuevos debates ideológicos y nuevos combates sociales que exigen la reconstrucción tanto de la izquierda como de la derecha?

¿Se puede seguir siendo socialista?