Artículo

Las Razones Económicas de la Diáspora Uruguaya

I. Una Reestructuración Global en Marcha La suspensión de toda la ayuda militar norteamericana al Uruguay por las gravísimas y continuadas violaciones de los derechos humanos de que es culpable su gobierno ha terminado por convencer a la comunidad internacional de una dolorosa verdad: en ese pequeño país sudamericano - antaño celebrado por sus costumbres liberales y democráticas - los procedimientos legales y los mecanismos jurídicos han sido sustituidos por la arbitrariedad como doctrina y la tortura como método judicial. Esa drástica modificación de las pautas de convivencia entre los hombres es parte de una reestructuración global de la sociedad y, a la vez, está al servicio de ella. La dictadura procura dar permanencia a una nueva forma de gobierno, a una nueva concepción de los derechos del hombre, a una nueva distribución de la riqueza - y de la pobreza - del país entre sus habitantes. Institucionalizar formas de gobierno ajenas a la soberanía popular; hacer de la \"seguridad interna\" pretexto doctrinario para que el poder limite a su antojo las libertades ciudadanas; aumentar los ingresos de una minoría privilegiada, deprimiendo los de las personas que viven de su salario: al servicio de estos objetivos el régimen ha puesto toda su brutalidad represiva.

Las Razones Económicas de la Diáspora Uruguaya