Tema central

Del gradualismo al Shock. ¿Es Válido el Plan Alfonsín para América Latina?

El nuevo modelo económico argentino comprende un plan de shock lanzado por el gobierno el 14 de junio, un conjunto anexo de políticas complementarias cuyas principales características y sus inminentes obstáculos son analizados en las dos primeras secciones de este estudio. En su conjunto, el modelo tiene la originalidad de combinar instrumentos y objetivos derivados de concepciones económicas disimiles, pero parece conservar la tradición de hacer recaer los mayores costos sociales en la clase trabajadora. La viabilidad política del modelo queda supeditada a la posibilidad de poder salvar formidables obstáculos derivados de los desafíos económicos que implican la simultaneidad de congelar y vigilar precios y salarios; de reducir el gasto público y aumentar la presión tributaria; de soportar la recesión económica pagando la deuda externa y aumentar las exportaciones e inversiones. Cuando el nuevo modelo afronte sus primeras pruebas de resistencia comenzarán a resquebrajarse los transitorios apoyos políticos y le tocará al gobierno capear un fuerte temporal. Por último, se realiza un somero análisis de coherencia técnica de cada uno de los submodelos (el monetario-financiero, el del sector externo, el del sector público y el de producción), donde se subraya la necesidad de que los ajustes monetarios y financieros se combinen con ajustes en el aparato productivo, tal como opinaba ya en 1929 John Maynard Keynes con respecto al problema del pago por parte de Alemania de las reparaciones de guerra.

Del gradualismo al Shock. ¿Es Válido el Plan Alfonsín para América Latina?