Coyuntura

Bolivia. La dramática transición

La tarde tranquila del 6 de agosto de 1985 en La Paz, Víctor Paz Estenssoro cruzó la Plaza Murillo de un palacio, el Legislativo, al otro, el Quemado, en medio de una discreta multitud que entonaba los viejos estribillos movimientistas que por cuarta vez en treinta y tres años resonaban en el mismo lugar: "¡...EI Paz Estenssoro ya está en el poder!". La ceremonia de posesión presidencial que ungió a Paz estuvo muy lejos de la euforia y la espontaneidad del 15 de abril de 1952 e incluso del 6 de agosto de 1960. Eran otros tiempos, sin duda, pero sobre todo eran otras las expectativas en torno al mismo hombre y su aparato político. Aun a pesar de ello muy pocos, casi nadie, suponían lo que realmente Paz Estenssoro le iba a proponer al país apenas 23 días después de esa tarde soleada en que salió al balcón principal del palacio a hacer la V de la victoria con el pelo totalmente blanco y las ilusiones olvidadas. Allí lo aplaudieron hombres y mujeres que apenas remedaban al pueblo estremecido y estremecedor que había hecho y ganado la revolución de 1952.

Bolivia. La dramática transición