Socialismos afro-asiáticos (86 / Noviembre - Diciembre 1986)
Revista
Nueva Sociedad NUSO 86 Noviembre - Diciembre 1986

Socialismos afro-asiáticos

El presente volumen está dedicado a «los socialismos afro-asiáticos», movido por el afán de presentar materiales de estudio, análisis, orientación y conocimientos de otras experiencias a fin de enriquecer el debate y la comprensión de nuestra propia realidad latinoamericana. Los trabajos aquí presentados intentan desentrañar en qué consisten las estrategias de desarrollo que impulsaron los líderes y movimientos de liberación africanos y asiáticos una vez producida la descolonización política de estos continentes.

Análisis

Colombia: las guerrillas y el proceso de paz (1982-1986)

Una sinopsis de los grupos guerrilleros coprotagonistas del hasta ahora fracasado proceso de pacificación vivido últimamente en Colombia, es lo que se presenta al lector en este trabajo. El autor, basándose en recientes estudios sobre el actual fenómeno de la violencia sostiene que ella está ligada a la etapa anterior (1948-1963). La intensidad de ésta se vincula con la enconada lucha por el poder que durante ese período existió entre sectores liberales y conservadores, y su persistencia está relacionada con el desarrollo económico y el cambio social. Después de describir los propósitos, métodos y acciones de los diferentes grupos alzados en armas, el autor analiza el itinerario del inconcluso proceso de paz iniciado por el ex-presidente Belisario Betancourt.

El Estado, la política, las clases sociales y el capital

Mostrar cómo la teorización marxiana contemporánea acerca del Estado llega a derivar las formas del Estado a partir de las funciones del capital es el objeto del presente trabajo. En este camino, las estaciones iniciales fueron los trabajos de Nicos Poulantzas y Ralph Miliband. El fin era lograr una interpretación del Estado que explicara por qué en el modo de producción capitalista la dominación toma una forma pública. Aunque a menudo descuiden la necesaria mediación de las clases sociales, las contribuciones y tendencias a las que se alude seguidamente han abierto grandes horizontes teóricos en relación al Estado. Y esto es especialmente relevante cuando partes crecientes del trabajo social se organizan según criterios no mercantiles, bajo formas estatales.

Lo interno de la deuda externa. Los casos de Perú y Bolivia

Los problemas del endeudamiento externo en Perú y Bolivia tienen un denominador común, la improductividad del uso de los créditos. En Bolivia dicha improductividad está centrada en el uso que del Estado hicieron los sectores de la burguesía durante el gobierno del Gral. Banzer. El resultado del endeudamiento fueron niveles de fuga de capitales en proporciones mayores a la mitad de los desembolsos. Fue un asalto al Estado. En el caso de Perú, la improductividad de la deuda está vinculada al alto porcentaje de gasto militar y a la improductividad de las decisiones de inversión. Hay evidencia de una alta incidencia de la racionalidad militar en el proceso de toma de decisiones. No se observa niveles altos de fuga de capitales. El autor propone una relación entre endeudamiento, sustitución de cultivos de exportación y aparición de gobiernos vinculados al narcotráfico en Bolivia. Para Perú, plantea que la relación es menos cercana, si bien hay créditos que tienen como beneficiario principal al sector exportador de drogas. En ambos casos, las perspectivas en el corto y mediano plazo son de cierre de, los mercados de capitales y de restricciones de divisas, fruto de la baja de las exportaciones y también fruto de la improductividad en divisas de las inversiones realizadas en la década de los años 70. Perú y Bolivia son dos países de América Latina en moratoria y sin perspectivas en el corto plazo de tener capacidad de pagos.

Los sindicatos en el Caribe anglófono

Este artículo constituye una breve reseña de los capítulos más importantes en la historia del movimiento sindical de aquellos países del Caribe que fueron, antiguamente, colonias británicas. Este grupo incluye a Jamaica, Trinidad y Tobago, Guyana (antes Guyana Británica), Barbados, Granada, Santa Lucia, Dominica, St. Vincent, St. Kitts - Nevis, Antigua, Baharnas, Belice (antes Honduras Británica) y Monserrat. Todos estos países son políticamente independientes con la sola excepción de Montserrat. El propósito principal de este ensayo es trazar, a grandes rasgos, la historia de los sindicatos en la región; identificar y explicar el carácter esencial de los sindicatos y discutir algunos de los problemas fundamentales a los que se ven enfrentados. Debido al número de países y organizaciones sindicales involucradas en el análisis, éste está orientado por la necesidad de aclarar algunas tendencias generales que se dan en la región. Para hacerlo más operacional se usan ejemplos específicos e ilustraciones que permiten desarrollar una comprensión más clara de una tendencia dada o de un tema particular. Tal enfoque no pretende enmascarar las diferencias que existen en la región. En cualquier caso, la experiencia común de es tos países como parte del Imperio Británico - el colonialismo, la esclavitud y el sistema de plantaciones - ha jugado un papel crucial en la conformación de sus instituciones sociales, políticas y económicas, y ello facilita y justifica este enfoque. Una de las instituciones cuyo origen y carácter es afectado directamente por esta experiencia, es el sindicato.

Nicaragua: las organizaciones de masas. Problemática actual y perspectivas

La participación popular a través de las organizaciones de masas (OM) constituyó uno de los aspectos más notorios del régimen político que comenzó a establecerse después del triunfo sandinista en julio de 1979. Un amplio espectro de actividades de desarrollo social, relevamiento de información básica, reconstrucción física de las ciudades, mantenimiento del orden público, defensa, educación, abastecimiento, etc., fue asumido de manera entusiasta por gran cantidad de gente, sandinistas y no sandinistas. Las OM canalizaron esa participación, potenciaron su capacidad de acción, establecieron formas diversos de articulación con las políticas estatales e introdujeron progresivamente criterios y formas elementales de organización. La guerra de agresión financiada por el gobierno de Estados Unidos, la priorización de la defensa nacional, la profundización de la crisis económica, y el impacto de todo esto en la vida cotidiana de la gente, han incidido fuertemente en estas organizaciones y en el nivel, alcances y modalidades de la participación popular. La necesidad de aumentar la centralización de las decisiones y de alcanzar mayor eficiencia en la asignación de recursos muy escasos han llevado al gobierno revolucionario a poner mayor énfasis en los elementos de control, y han modificado los espacios en que se desenvolvían originalmente las actividades de las OM y el nivel de inserción de la gente en ellas. Estos nuevos aspectos son analizados en este artículo, tratando por separado cada una de las principales organizaciones.

Revolución en la educación. El sistema escolar brasileño

En este ensayo se denuncia el fracaso del sistema escolar brasileño y se propicia la creación de uno distinto que sea capaz de atraer a los niños a las escuelas para allí educarlos y alimentarlos, en lugar de conducirlos por caminos que obliguen a reprimirlos. El autor, como Vicegobernador de Río de Janeiro, está llevando a la práctica una verdadera revolución educacional, mediante un Programa Especial de Educación que ha asumido el compromiso de hacer de la educación popular su meta prioritaria, destacándose entre sus iniciativas el desarrollo de los Centros Integrados de Educación Pública (CIEPs). El Programa ha logrado la movilización de la conciencia nacional y la preparación de equipos capaces de llevar a la práctica las soluciones experimentalmente comprobadas para la creación de la escuela pública adaptada a las necesidades y condiciones del alumnado popular.

Coyuntura

Bolivia. La dramática transición

La tarde tranquila del 6 de agosto de 1985 en La Paz, Víctor Paz Estenssoro cruzó la Plaza Murillo de un palacio, el Legislativo, al otro, el Quemado, en medio de una discreta multitud que entonaba los viejos estribillos movimientistas que por cuarta vez en treinta y tres años resonaban en el mismo lugar: "¡...EI Paz Estenssoro ya está en el poder!". La ceremonia de posesión presidencial que ungió a Paz estuvo muy lejos de la euforia y la espontaneidad del 15 de abril de 1952 e incluso del 6 de agosto de 1960. Eran otros tiempos, sin duda, pero sobre todo eran otras las expectativas en torno al mismo hombre y su aparato político. Aun a pesar de ello muy pocos, casi nadie, suponían lo que realmente Paz Estenssoro le iba a proponer al país apenas 23 días después de esa tarde soleada en que salió al balcón principal del palacio a hacer la V de la victoria con el pelo totalmente blanco y las ilusiones olvidadas. Allí lo aplaudieron hombres y mujeres que apenas remedaban al pueblo estremecido y estremecedor que había hecho y ganado la revolución de 1952.

Ecuador: ¿Hacia el derrumbe de la derecha?

El último período de modernización de la sociedad ecuatoriana se inició a mediados de la década de los años sesenta, precedido por una crisis que hizo visible la inexistencia de una forma nacional. En efecto, se había agotado una vía de acumulación a base de la agroexportación, fundamentalmente de banana, afloraron tendencias disgregadoras en el conjunto de la sociedad y se resquebrajaron las estructuras de dominación - a nivel agrario, principalmente la hacienda - y de mediación, básicamente las matrices partidarias conservadora y liberal. Desde 1982 hasta la actualidad es cada vez más evidente el cierre del estilo de modernización, contextualizado por la presencia de la crisis económica y la pugna por estabilizar mecanismos institucionales democráticos. La actual crisis crea las condiciones para modificar el sistema de articulaciones entre el Estado y la sociedad.

República Dominicana. Entre la libertad y el miedo

Cuando el 16 de mayo de 1978, Balaguer fue derrotado en unas elecciones difíciles, y resultó ganador Antonio Guzmán, candidato presidencial del Partido Revolucionario Dominicano, Santo Domingo vivió tremendos momentos de tensión, pues los grupos militares balagueristas asaltaron la Junta Central Electoral y amenazaron con burlar la voluntad popular expresada en las urnas, ya extendiendo el mandato de su jefe, o provocando un golpe militar. Para impedir tales pretensiones fue necesario, no sólo la movilización del pueblo dominicano, sino, además, la intervención personal de Jimmy Carter y Carlos Andrés Pérez, presidentes de Estados Unidos y Venezuela, respectivamente, quienes presionaron severamente hasta lograr un cambio pacífico de mando en aquel país.

Libros

Reconstrucción de Mariátegui

Mario Castro Arenas Okura Editores SA, Lima, 1985, 200 pp. El autor refleja en este interesante libro el intento de rescate de Mariátegui por parte del aprismo peruano, en el sentido de una confluencia de los pensadores fundamentales de la política de ese país: Haya de la Torre y el propio Mariátegui, intentando, creo que infructuosamente, cerrar una brecha de ideología y praxis bastante profunda. Es un libro atrevido, polémico, escrito con una prosa apasionante, que nos brinda un Mariátegui joven y vital, ocultado por la "mariatelogía" de diverso signo, y pone de relieve las contradicciones y la fuerza de la "edad de piedra" como calificaba esa etapa de su vida el propio fundador de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP) y del Partido Socialista peruano.

Posiciones

No hay democracia sin antiimperialismo

La Internacional Socialista celebró su Congreso, el XVII, por primera vez en su historia en América Latina, en Lima, Perú (20-23 de junio de 1986), teniendo como anfitrión al Partido Aprista Peruano y a su líder, el Presidente de la República, Alan García Pérez. El presidente Alan García, ante una concurrencia aproximada de 600 delegados, inauguró el Congreso con un medular discurso. Su intervención impresionó por su claridad y su firme posición ante problemas fundamentales, dejando en claro el nacionalismo democrático de su gobierno. Planteó que durante su mandato no dará marcha atrás en sus planteamientos respecto a la deuda externa y que no se rendirá ante el Fondo Monetario Internacional. Aseguró también que mantendrá invariable su defensa de la soberanía continental amenazada por el intervencionismo imperialista en Centroamérica y que apoyará sin reservas ni subterfugios la causa revolucionaria del pueblo nicaragüense.

Tema central

Angola y Mozambique ruptura y liberación

El largo proceso de guerra post-independencia que viven las naciones africanas de habla portuguesa emergentes de la descolonización, especialmente Angola y Mozambique, es descriptivamente analizado en este trabajo. Para el autor, la difícil estructuración de las relaciones Estado-sociedad y ejército-sociedad, y la ausencia de alternativas viables para alcanzar el consenso nacional y la estabilidad social, provocó que muchos de estos países sucumbieran al autoritarismo militar. El atraso de estas naciones obligó a una lucha más ardua, a la formación de partidos y militantes más educados políticamente y provocó, a la vez, una profundización ideológica en las opciones de modelos políticos. La percepción del socialismo como vía más segura para la obtención de la independencia, dominó, según el autor, el pensamiento de los cuadros que dirigieron los movimientos de liberación.

China y Vietnam: dos revoluciones campesinas. ¿Qué ha sido de ellas?

Tanto China como Vietnam ejemplifican la transición del modo de producción asiático hacia sociedades no-capitalistas, representantes del socialismo asiático. Al intentar construir este tipo de sociedad, ambas naciones han alcanzado, en condiciones histórico-sociales diferentes, resultados completamente diferentes. En China, el sistema de reformas practicado desde 1979 ha permitido superar muchas fallas y crisis propias del período maoísta precedente, y ya es posible percibir el primer perfil de un sistema que está más allá del capitalismo y es específicamente chino. En cambio Vietnam, por falta de una capacidad reformadora propia, ha revelado hasta ahora más bien las carencias sociales y económicas de un orden altamente centralizado. Ambas sociedades presentan un rasgo común: en su origen hubo revoluciones campesinas que revistieron la forma de guerras (o guerras civiles) prolongadas.

Corea del Norte. Culto a la personalidad

La manera como la población norcoreana glorifica a su líder, Kim Il Sung, es única en un país socialista. Aunque se hayan dado muchas explicaciones acerca del origen de ese culto, ninguna teoría logra aclarar por completo el fenómeno. Este artículo muestra cómo los comunistas de Corea del Norte han intentado asegurar la estabilidad interna de la República Popular Democrática de Corea mediante la difusión de una lealtad absoluta a su líder. Sin embargo, y a pesar de que el culto a su personalidad haya servido como elemento unificador durante el período formativo de la sociedad norcoreana actual, representa un grave obstáculo para su modernización. Por otra parte, Kim Jong Il el hijo mayor de Kim Il Sung, fue designado en 1980 como su único sucesor y esto podría empeorar aún más las relaciones con Corea del Sur, a no ser que la transferencia de poder a Kim Jong Il fuera seguida de una reducción considerable del culto a su persona. Esto último no es del todo improbable ya que el ascenso de Kim Jong Il supone también un cambio generacional en el Partido del Trabajo de Corea.

¿Hay teología de la liberación en Africa y Asia?

Las diferentes etapas o momentos de la historia reciente de la teología en Africa y Asia son estudiados sintéticamente en este ensayo. El autor analiza el proceso desarrollado en Africa desde el tiempo de la "teología misionera", luego el "nacionalismo" en la teología producto del origen de las nuevas nacionalidades y Estados, y finalmente la Teología de la Liberación que surge por encontrarse este continente en una posición sociopolítica y económica dependiente y periférica del capitalismo central (europeo-norteamericano). La situación en Asia es muy diferente, afirma el autor, quien esquemáticamente también distingue tres momentos: antes de la emancipación colonial con una teología del nacionalismo; luego la renovación teológica que se produce con la emancipación donde se reflexiona sobre la posición del cristianismo en la revolución social y, por último, la Teología de la Liberación que surge principalmente en Filipinas e India

¿Socialismos particulares o nacionalismo burgués? A treinta años de Bandung

Un balance de las perspectivas y lecciones que han dejado los hechos a 30 años de la histórica Conferencia de Bandung, presenta este ensayo de Samir Amin, quien se pregunta: ¿cuáles eran los verdaderos objetivos del proyecto de Bandung? ¿agotó sus posibilidades luego de alcanzar sus objetivos?, o bien ¿no los alcanzó porque era objetivamente imposible?... El autor, a partir de los principios del neutralismo y no alineamiento que orientaron la política de los líderes africanos y asiáticos, examina los procesos tendientes a la liberación económica, social y cultural, una vez producida la descolonización política de Africa y Asia. La llamada "ideología del desarrollo" y lo que podría llamarse "tercera vía del desarrollo "socialismos particulares" o "vías para un socialismo de carácter universal" son analizados críticamente. Para el autor no existe un modelo de socialismo "acabado", el socialismo - dice - sigue siendo un proyecto a construir. A su juicio, el "proyecto de Bandung" es un proyecto nacionalista burgués que se ha revelado como imposible y que no volverá a ser ensayado, por cuanto la burguesía del Tercer Mundo ha aceptado definitivamente inscribir su desarrollo en una relación de dependencia que le ha impuesto la expansión del capitalismo transnacional.

Tanzania: ¿El fin de un sueño socialista?

En Africa, el proceso de desarrollo que caracterizó la década de los sesenta se dio conjuntamente con la descolonización. La primera prioridad definida en el programa de gobierno de algunos países de ese continente fue la búsqueda de una estrategia de desarrollo que se apartara del capitalismo. Tanzania, por ejemplo, escogió la vía del socialismo africano, conocida actualmente como "Socialismo-Ujamaa". Los académicos la han caracterizado de distintas maneras: para algunos constituye una "tercera vía" que no es ni capitalismo ni marxismo; otros la han definido como "vía no capitalista de desarrollo"; e incluso hay algunos que ven en ella una variante de la teoría de la modernización. El autor analiza en este trabajo lo que es, en realidad, esta vía, a nivel teórico y de la práctica actual.