Proceso a las izquierdas (61 / Julio - Agosto 1982)
Nº 61 — Julio - Agosto 1982

Proceso a las izquierdas

En este número reflexionamos sobre la izquierda latinoamericana. Exploramos su historia, su construcción y evolución e incluímos análisis coyunturales por país. Es posible identificar un denominador común: la izquierda está en crisis.

Artículos

Entrevista con guillermo ungo. "la comunidad democrática centroamericana es una amenaza para la región" entrevista-con-guillermo-ungo

La presente entrevista con Guillermo Manuel Ungo, presidente y líder del Frente Democrático Revolucionario (FDR) de El Salvador, se llevó a cabo en las oficinas de Nueva Sociedad, con ocasión de una reciente visita que hiciera a Caracas, accediendo a una invitación especial que le formulará el partido Acción Democrática de Venezuela, para asistir al acto de proclamación de su candidato presidencial, Dr. Jaime Lusinchi. Guillermo Ungo aceptó cordialmente conversar con nosotros y como siempre lo hizo sin protocolo, con esa natural sencillez que caracteriza a los hombres que han dedicado su vida a luchar, sin claudicaciones, por nobles ideales. Respondió a nuestras preguntas en forma directa y categórica, sin eufemismos ni frases elípticas. Nos habló con preocupación del dramático acontecer centroamericano y enfatizó la perentoria necesidad, en esta fase post-Malvinas, de definir con perfiles más propios nuestra identidad latinoamericana. Advirtió sobre los peligros que entraña la Comunidad Democrática Centroamericana al pretender combinar acciones políticas y militares a fin de regionalizar el conflicto salvadoreño. Finalmente, destacó los esfuerzos del FDR por impulsar la constitución de un gobierno pluralista, de amplia base popular y de participación plena, como la única posibilidad de construir una sociedad y un sistema político realmente democrático en El Salvador.

Notas sobre la Crisis de la Izquierda en Brasil

La represión político-militar y la violencia policial que se abatieron sobre las izquierdas en el Brasil a partir del golpe de 1964, y del Acta Institucional número 5 hacia fines del 68, no truncaron una revolución, pues ella no estaba en curso, no obstante abortaron proyectos de transformación histórica bajo la conducción o con la alianza de organizaciones de izquierda. Ese corte, las modificaciones del capitalismo en Brasil, el régimen dictatorial y el surgimiento de nuevas formas de contestación social y política constituyen el núcleo donde se desarrolla la crisis de las izquierdas en Brasil y que de manera esquemática podría resumirse por el choque entre organizaciones que conservaban modelos y proyectos de acción provenientes de décadas pasadas (inspirados en la II Internacional), grupos o tendencias que conservaban la concepción de la lucha insurreccional a partir del campo (inspirados en el maoísmo y el guevarismo), tendencias que continúan afirmando que el capitalismo se encuentra en la fase final de su disolución (de inspiración trotskista), tendencias que pasaron a apostar a la conquista de la hegemonía proletaria en el interior de la sociedad política (de inspiración gramsciana y eurocomunista) y tendencias que consideran el surgimiento y desarrollo de los movimientos sociales como la nueva posibilidad de transformación histórica bajo el signo de la democracia social, de la autogestión y del antieconomicismo.

Sionismo: El ocaso de una quimera

El sionismo tiene un interés evidente en que a los judíos radicados fuera de Israel continúen sometiéndolos a persecuciones. Ven en ello la garantía de que toda auténtica asimilación es imposible... No le niego a nadie el derecho de querer vivir con la conciencia de pertenecer a una minoría... Pero, por otra parte, no me prestaré a una empresa encaminada a impedir por la fuerza la asimilación de tal o cual minoría. Porque ello implicaría utilizar los mismos métodos que utilizan los antisemitas. Bruno Kreisky (Le Nouvel Observateur, 23-4-79) Apenas un observador intenta abordar con ánimo racional la cuestión judía, la atmósfera de probidad crítica se enrarece. Los antijudíos (prefiero este término al equívoco "antisemita", que emplearé sólo cuando cite textos ajenos) descalifican todo argumento que no se ciña a sus prejuicios y a un cúmulo de mitos infamantes, adjudicándolo a una tenebrosa conjura. Los filojudíos proceden de la misma manera: quienes incurren en la temeridad de no sacralizar el papel que este grupo humano desempeñó en el pasado, de impugnar los actos que algunos de sus miembros ejecutan en el presente, y de postular opciones que podrían debilitar su cohesión para desembocar en una fusión espontánea con otros pueblos, son estigmatizados mediante una diatriba visceral que los equipara a los ideólogos de las abominaciones nazis. Sí, para colmo, tales temerarios son de ascendencia judía, pero no permiten que esta circunstancia fortuita gobierne su conducta racional, recae sobre ellos el mote de traidores o un diagnóstico fulminante: son víctimas del fenómeno patológico denominado autoodio. "En el fondo de la cuestión escribió S. Levenberg -, subyace una revuelta contra los padres y demás familiares".

Documentos

Cooperación económica Norte-Sur

El documento que aquí presentamos es una reproducción parcial del discurso del expresidente de Venezuela, Carlos Andrés Pérez, pronunciado en Argelia el 22 de mayo de 1982, en la reunión sobre "Los Problemas del Desarrollo y Relaciones Internacionales". En su intervención Carlos Andrés Pérez se refirió primeramente a las dramáticas dificultades que hoy confrontamos y que sitúan la relaciones Norte-Sur en términos de que no hay posibilidades a mediano plazo de acercamientos fructíferos, debido a la ausencia en los países industrializados de una voluntad política que encause afirmativamente el hasta ahora diálogo de sordos. Seguidamente, afirma que el angustioso tema de nuestro tiempo no es el enfrentamiento Este-Oeste, porque en el fondo de todo el conflicto, la controversia Norte-Sur es la determinante de la paz mundial. "Así ha quedado demostrado - dice - con impresionante contundencia, en el enfrentamiento Británico-Argentino en las Malvinas", donde se ha producido "la reacción violenta y colonialista de la Gran Bretaña y la Comunidad Económica Europea, así como la de Estados Unidos al volver la espalda a una nación de la comunidad hemisférica". Esta situación - dice - que "no vacilamos en calificarla como conflicto Norte-Sur", es una agresión para toda la América Latina y el Tercer Mundo, sobre todo en lo que se refiere a las Sanciones económicas de la CEE, porque viola la Carta de los Deberes y Derechos Económicos de los Estados". Posteriormente, el ex-presidente Pérez, se refiere a los intentos por fortalecer el diálogo Sur-Sur "como la única y posible vía para forzar las negociaciones globales", aludiendo primeramente a la Conferencia del Grupo de los 77 realizada en Caracas en mayo de 1981, y su Plan de Acción allí aprobado, lo que constituyó un nuevo y serio comienzo en la cooperación Sur-Sur.

Libros y autores

"Del marxismo eurocéntrico al marxismo latinoamericano"

Carlos Franco Centro de Estudios para el Desarrollo y la Participación (CEDEP) Lima, Perú, 1981. 112 págs. Este nuevo título de CEDEP constituye una obra que podemos calificar como de contenido, fundamentalmente, metodológico. Carlos Franco se plantea una pregunta central en relación a la temática del desarrollo, la nación y el socialismo en América Latina y la perspectiva y la utilidad de la concepción de Marx para su análisis (p. 13). Las respuestas a esta pregunta las desarrolla a partir del reconocimiento de dos esquemas interpretativos que adjudica a un "primer" y "segundo" Marx (recurso ya común que supone la creencia que un autor debe tener un mismo criterio coherente y sistemático desde que nace hasta que muere, y por el cual se "explica" cualquier "contradicción"). Estos esquemas serían el "paradigma eurocéntrico" y el de "descentración de la historia". El primero seria el "etapista" consistente en plantearse la "etapa socialista" una vez cumplida la "etapa capitalista", mientras que el segundo concibe un desarrollo histórico multilineal. Señala Franco, con razón, que este primer enfoque "no define un marco conceptual adecuado" que permita analizar la temática objeto de la reflexión central (p. 41 ); y, que a su vez, este enfoque "inhabilitó a generaciones de marxistas para interferir eficazmente en el proceso de constitución y desarrollo de la dependencia en América Latina (p. 64). Y sigue "inhabilitando", diríamos nosotros, porque todavía se habla en Latinoamérica de lo "antifeudal".