Análisis

Haití: de la ruptura a la transición

En América Latina, la década de los 70, se caracterizó en varios países, sobre todo en América del Sur, por la instalación en el poder de dictaduras de corte fascista. En respuesta a la profunda crisis del sistema, esos regímenes representaron la negación de los elementos más sustanciales de la institucionalidad democrática y de los símbolos de la misma. Sin embargo, el fracaso en su proyecto económico así como en su objetivo de someter a las fuerzas democráticas y populares llevaron a esos regímenes dictatoriales a abrir desde arriba determinados espacios políticos, para llegar mediante una transición paulatina a una "democracia restringida". Las dictaduras unipersonales como la de los Stroessner en Paraguay, de Pinochet en Chile y de Duvalier en Haití mostraban su incapacidad para adaptarse a este proceso. Por ello, el tema de la democracia de su contenido, de sus formas y viabilidad en la etapa actual toma un nuevo repunte. El derrocamiento de la dictadura de los Duvalier, al principio del año, viene a constituir una nueva experiencia para América Latina. En este artículo nos proponemos hacer algunas reflexiones sobre una situación - que pese a que se encuentra todavía en un proceso muy dinámico - puede enriquecer las reflexiones sobre los procesos de cambio en nuestro continente.

La rebeldía primitiva de los hambrientos

Una rebeldía inédita permea las sociedades que el capitalismo retrasado latinoamericano ha modelado durante las últimas décadas. Es la expresión de un conflicto social de nuevo tipo, donde los protagonistas ya no son sólo los trabajadores fabriles sino los marginados, y su escenario ya no es sólo la industria sino la calle y la población. Ese conflicto social que los analistas han comparado con la \"rebeldía primitiva\" son los brotes espontáneos de cólera de quienes sufren una pobreza de nuevo tipo, una pobreza que las sociedades latinoamericanas que supieron de la industrialización sustitutiva, del llamado \"Estado benefactor\" y de la reforma agraria, no alcanzaron a conocer. Una pobreza donde quienes la sufren, viven la utopía cotidiana de comer al menos una vez al día. El cinturón de pobreza que cubre la periferia de las grandes urbes de la región se erige hoy como una de las precondiciones que requiere el capitalismo en esta parte del mundo para expandirse y modernizarse. Es un \"capitalismo suicida\" como lo han llamado los profetas de catástrofes sociales, sorprendidos por esta explosión de rebeldía irreverente que provoca en los pobres urbanos su exclusión social de la economía y la cultura.

Las ciencias económicas y las alternativas de desarrollo

Partiendo de la aparente situación de "callejón sin salida" que resulta de la crisis de endeudamiento en América Latina, el autor plantea la necesidad de desarrollar una alternativa que sea a la vez radical y realista, lo cual requiere de esfuerzos teóricos extraordinarios que cuestionen los paradigmas neoclásicos y estructuralistas predominantes. Después de una breve descripción de las principales propuestas de estrategias de desarrollo, el autor propone cuatro áreas prioritarias para la ciencia económica: la racionalidad capital, las formas "no capitalistas" motivación y creatividad, y el Estado en la transformación.

Uruguay científico

Las ciencias sociales en Uruguay se encuentran en una etapa de "reajuste" en vista del nuevo contexto político-social. El autor describe los trabajos de investigación llevados a cabo en los diversos centros privados, líderes en la investigación social en las instancias más duras de la represión. Afirma que en el futuro estos centros deberán encarar su reubicación en un ámbito sociopolítico abierto en lo referente a las relaciones con una Universidad ahora autónoma y a las vinculaciones con el Estado en su conjunto.

Coyuntura

Argentina: la transición alfonsinista

En diciembre de 1985, una encuesta de opinión con alto grado de confiabilidad demostró que el presidente Raúl Alfonsín contaba con la adhesión del 60 por ciento de los argentinos, que apoyaban incluso las rigideces del "Plan Austral" impuesto por su gobierno, el conjunto de duras medidas económicas antiinflacionarias que disminuyó en términos reales la capacidad adquisitiva de los salarios. Sólo algunas semanas más tarde, el 24 de enero de 1986, una huelga general convocada por la Confederación General del Trabajo (CGT), paralizaba el país en repudio a la política económica oficial.

Brasil: la oligarquía otra vez

En la estela provocada por la elección y toma de posesión del expresidente Janio Quadros de la alcaldía de la ciudad de Sao Paulo, hemos asistido, en el tránsito hacia el año nuevo, a una completa reacomodación de las fuerzas de derecha y la rearticulación de la vieja Unión Democrática Nacional (UDN), el partido de las oligarquías. La UDN, el Partido Social Democrático(PSD) y el Partido Trabalhista Brasileño (PTB) fueron, en un contexto de 14 partidos, las principales fuerzas políticas antes del golpe de 1964. Hasta el final de la década del 50, la UDN a la derecha y el PSD en el centroderecha mantuvieron la hegemonía en el poder. A partir del 60, el PTB disputaba esa hegemonía con evidencias de que antes del término de la década sería la principal fuerza política del país y un gran partido de centroizquierda, reformista.

Honduras: ¿elecciones sin ganador?

Las recién pasadas elecciones presidenciales de Honduras, celebradas el 24 de noviembre de 1985, arrojaron un curioso resultado que muchos analistas califican de una "situación sin ganador", dado el balance de fuerzas derivado del evento y aludiendo a las expectativas frustradas de los principales contendientes que esperaban una mayoría aplastante a su favor. Contrariamente se produjeron precarias ventajas que obligan por primera vez en el país a un complicado sistema de alianzas en un régimen político hasta ahora simplemente bipartidista.

México: crisis y modernización del capitalismo

La dramática caída de los precios del petróleo entre enero y febrero de 1986 coloca a México frente a una repentina agudización de la crisis (anunciada, pero no escuchada...) tan drástica como la que sufrió en la segunda mitad de 1982, que culminó en la nacionalización de la banca por el gobierno del presidente José López Portillo. Este golpe cae sobre la economía mexicana cuando el servicio de una deuda externa de 100 mil millones de dólares ahoga las posibilidades de crecimiento y en medio de un proyecto de reestructuración industrial y económica del país a mediano y largo plazo lanzado por el gobierno de Miguel de la Madrid para intentar una salida capitalista moderna de la crisis

Entrevistas

Diálogo con Frei Betto: "En búsqueda de una alternativa popular"

Frei Betto, religioso dominico, nacido en el estado de Minas Gerais (Brasil) se ha constituido en una de las figuras que mayores comentarios ha suscitado debido a la reciente publicación de su libro "Fidel y la Religión". El libro, según Frei Betto, es un trabajo de cuatro años que ha venido realizando en Cuba, tanto junto al Partido Comunista como junto a la Iglesia en relación al análisis y comprensión del fenómeno de la Iglesia y religión en América Latina. Sorprendido con el impacto que su libro ha venido causando, Frei Betto repite el pensamiento de un obispo chileno que ha considerado que su libro va a hacer bien a los cristianos sectariamente anticomunistas y a los comunistas sectariamente anticristianos. O, como ha dicho el arzobispo de La Habana, es un libro que quita el miedo de los cristianos y el perjuicio de los comunistas. Frei Betto es el responsable de la Pastoral Obrera de Sao Bernardo do Campo y trabaja en educación popular, además de asesorar las Comunidades Eclesiales de Base del Brasil y de Nicaragua. Actualmente desarrolla un proyecto sobre la cuestión de la Iglesia y el Estado en Cuba. Nueva Sociedad ofrece a sus lectores la entrevista exclusiva que sostuvo con Frei Betto, el periodista brasileño Paulo Cannabrava Filho, donde el religioso reflexiona sobre el rol de la Iglesia católica latinoamericana y su compromiso en la búsqueda de una alternativa popular al modelo de dominación capitalista.

Libros

Fidel y la religión. Conversaciones con Frei Betto

Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado, La Habana, Cuba, 1985, 379 pp. "Aún no lo ha logrado, pero si alguien puede hacer de mí un creyente es Frei Betto", escribió Fidel Castro, en una breve dedicatoria al fraile dominico brasileño. Si Fidel se va a convertir en un creyente o no, puede ser todavía una especulación sobre los exotismos o sorpresas que nos depara el proceso revolucionario cubano, tan peculiar por la naturaleza insólita de sus gentes, como por su tropical espíritu de improvisación. Entretanto, lo que sí es definitivamente cierto, es que el líder cubano está en un franco proceso de acercamiento a la Iglesia católica, busca diálogo con el Vaticano y quiere recibir al Papa en La Habana. El libro "Fidel y la Religión. Conversaciones con Frei Betto", es justamente un esfuerzo que forma parte de esa estrategia. Se trata de 23 horas de conversación del padre Betto (42 años, nacido en Belo Horizonte) con el presidente cubano, lo que se convirtió en un libro-entrevista de 379 páginas.

Posiciones

Diez años del SELA: Declaración de Caracas

Al cumplirse los 10 años de existencia del SELA, se reunió en Caracas la XI Reunión Ordinaria del Consejo Latinoamericano de este organismo. De el emanó lo que se ha denominado "La Declaración de Caracas": documento que reitera la voluntad de los países miembros de hacer frente a la crisis actual en forma conjunta y solidaria y la necesidad de incrementar la cooperación e integración regional, como base fundamental para mejorar la calidad de vida de nuestros pueblos y como medio para alcanzar el establecimiento de un nuevo orden económico internacional.

Jamaica y EEUU: Intervención o cooperación

Por considerarla de gran interés para nuestros lectores, reproducimos a continuación la conferencia dictada por el exprimer ministro de Jamaica Michael Manley en la Universidad de Howard, Jamaica. Manley quien además de presidente del Partido Nacional de Pueblo (PNP), es vicepresidente de la Internacional Socialista, en su intervención hace profundas reflexiones sobre las políticas de justicia social del gobierno del PNP, la reacción política norteamericana y su campaña de desestabilización, el fracaso de la política monetarista de Seaga, y las nuevas perspectivas de cooperación dentro de la estratégica área del Caribe.

Tema central

Cristianismo de izquierda e Iglesia popular. Continuidad y ruptura del 60 al 80

El cristianismo de izquierda es una realidad latinoamericana desde hace 20 años. Entre ayer y hoy existen profundas similitudes pero no menos de diferencias. En los 60, corrientes de cristianos hicieron suya la lucha política el socialismo y con ello, también, el marxismo, las identidades cristianas originarias, los sentimientos de pertenencia a una fe común quedaron atrás, en virtud de la nueva quimera revolucionaria del nuevo cielo que bajaba a la nueva tierra. Grupos de gran influencia nacional, aunque minoritarios y básicamente intelectuales. Europeizantes, modernos, aparentemente seculares y con una notable vocación dirigente, esta generación enriqueció sustancialmente las filas de la izquierda latinoamericana. En los 80, todo es diverso, el cristianismo popular busca sus identidades más primarias en la fe y en la lucha del mundo popular del cual es, en verdad, integrante. No aspira tanto a la modernidad como a la justicia participativa de las mayorías pobres. No se nutre tanto de las corrientes europeas, como de la propia cultura popular por ancestral e incluso primitiva que ella sea. Se relaciona con el marxismo pero no espera de él toda la verdad. Lucha contra el capitalismo y por el socialismo al que entiende como un proyecto popular y no como una receta prefabricada por el "marxismo-leninismo". Serio desafío al Vaticano por su radicalidad profética y teológica, la "Iglesia que nace del pueblo" como la llaman los brasileños no sólo se siente presente en la Iglesia católica sino afirma ser su intérprete más fiel, más evangélico.

Cristianismo y lucha de clases

En este ensayo crítico se examinan los antecedentes de la denominada "Teología de la Liberación" insertada como parte de un proceso renovacionista que ha fermentado durante largo tiempo en el interior de la Iglesia, con expresiones diversas, sin trascender al mundo de los creyentes, salvo la notoriedad alcanzada por el sabio jesuita Teilhard de Chardin con su teoría de la evolución ortogenética y cristológica, recusada por la Iglesia, declarándose interdictas todas sus obras. Se analizan las condiciones que han permitido que la "Teología de la Liberación" fuera debatida extramuros de la Iglesia y, al mismo tiempo, fuera desarrollándose ecuménicamente, no obstante el cauteloso rechazo por parte de la jerarquía vaticana. La "Teología de la Liberación" por los antecedentes históricos de orden eclesiástico y la situación económica política, y social que caracteriza a Latinoamérica, donde existe al presente casi más de un tercio del total de los creyentes con que cuenta la Iglesia católica, es considerada por el autor de este ensayo como la expresión de la lucha de clases en términos teológicos y asimismo sociales que se da dentro y fuera con pretensiones ecuménicas contra la Iglesia tradicional, enarbolándose la bandera del evangelio como la opción de los pobres con el establecimiento de Iglesia como propia procurándose, al mismo tiempo, el reemplazo del régimen capitalista por una sociedad más justa.

El poder de las tinieblas. La secta Moon

En este análisis se intenta razona por qué la Iglesia de Moon es auténtica federación de facciones religiosas, teosóficas, nazis, orientalistas, paranoicas, antisemitas y de cualquier clase, que invitadas por el monje coreano aportan su propia fuerza sin perder sus propósitos originales. Esta federación ha encontrado en Moon una figura apropiada para continuar adelante, inmerso cada grupo en sus propias obsesiones, y todos detrás de un manipulador audaz como pocos.

Estados Unidos: "La nación conforme a Dios"

Se analiza aquí la influencia en la "Weltanschauung" norteamericano del calvinismo angloamericano, que ha impregnado su credo liberal, y que hoy es una religión civil. Se enfatiza la concepción de su destino y misión como nación en el mundo su individualismo y la superación de su "angst" por el patriotismo en el nombre de Dios. Se describe su movimiento y notable estabilidad,, que son parte importante de la explicación de la reacción conservadora actual y de su futuro.

Iglesia y dictadura. La experiencia argentina

Las fuerzas armadas argentinas, que se adueñaron del poder político el 24 de marzo de 1976, establecieron un verdadero Estado terrorista, para imponer su proyecto político y socioeconómico. El instrumento clave de ese sistema represivo consistió en la detención, desaparición, tortura y asesinato clandestino de millares de ciudadanos, mientras las autoridades negaban su responsabilidad. En ese marco el episcopado católico prestó un claro apoyo al régimen. Aunque en algunos documentos - emitidos por la presión de las víctimas -, indicó la ilicitud de los hechos que se cometían, no señaló a los responsables, ni rompió con el Estado criminal. Finalmente optó por callar. Lo dicho no significa que la totalidad de los miembros de la Iglesia estuvieran en dicha posición. Hubo excepciones en el mismo episcopado. Esta actitud contrasta con la adoptada por los organismos similares en Chile, Brasil y Paraguay. La posición referida se explica por los condicionamientos históricos de dependencia del Estado - que en la Argentina subsisten - y por la prevalencia de la ideología del nacional - catolicismo entre los obispos. Arribada la democracia el tema se encuentra en pleno debate.

La democracia cristiana en América Latina

Los primeros grupos socialcristianos surgen a comienzos del siglo en los países más evolucionados de América Latina bajo la influencia de la encíclica Rerum Novarum y de las primeras manifestaciones de la lucha de clases en el subcontinente, casi siempre en el seno o al lado de los viejos partidos conservadores. Esta tendencia, marginal y minoritaria como expresión política del catolicismo, se refuerza en los años treinta y durante la guerra y la posguerra estimulada por la corriente católica renovadora inspirada en las ideas humanistas y democratizantes de Maritain y por el compromiso de muchos cristianos en la lucha antifascista. Surgen así en muchos países partidos demócratacristianos, con principal audiencia en las clases medias. Por diferentes razones estos partidos recogen e incorporan a su acervo ideológico las teorías desarrollistas que se originan alrededor de la CEPAL y se ligan así a la tecnocracia modernizante. En la mayoría de los países latinoamericanos, esta tendencia no logra reflejarse en partidos fuertes y convertirse en opción real de poder, salvo en Chile y Venezuela. Su carácter a la vez reformista y conservador, los convierte en preferidos agentes de la política de la Alianza para el Progreso, en los años sesenta. El agotamiento del modelo desarrollista reformista y los cambios experimentados en la Iglesia luego del Concilio Vaticano II y de la Conferencia Episcopal de Medellín, favorecen la formación de otra tendencia mucho más radical y comprometida inspirada en la llamada "Teología de la Liberación". Esta corriente influye, pero no es determinante en el conjunto de la democracia cristiana latinoamericana la que en general se alinea en una posición política centrista y arbitral frente a la lucha de clases. En general, la fuerza de la democracia cristiana deriva más de su rol en el centro político, y de su influencia informal en la tecnocracia el movimiento sindical y la juventud, que de su potencialidad orgánica. Encuentra por otra parte un importante competidor en los partidos de orientación socialdemócrata con los que se disputa la hegemonía del centro político, a la vez que se desarrollan en su seno tendencias antagónicas de derecha y de izquierda que conspiran contra su operatividad.

Los rastafari: entre mesianismo y revolución

El movimiento rastafari, ampliamente promocionado por los medios masivos de comunicación a través de la música "reggae" y de la figura del cantante jamaiquino Bob Marley, es un movimiento religioso y social de una trascendencia mayor que la revelada por estas imágenes populares. Surgido en la década del treinta del presente siglo en Jamaica como un movimiento de definidos rasgos mesiánicos, constituye uno de los movimientos etnopolíticos más relevantes del Caribe contemporáneo y como tal expresa en una doctrina de características propias las reivindicaciones de los sectores marginales y jóvenes de las sociedades caribeñas. En este sentido, el artículo analiza los orígenes y los principales planteamientos ideológicos del movimiento rastafari, las distintas fases de su evolución y su incidencia sobre el desarrollo de un nacionalismo de base étnica en el Caribe anglófono, en el marco de su incidencia sobre el desarrollo del nacionalismo radical vinculado al Poder Negro.

Magia, religión y poder. Los cultos afroamericanos

Las creencias y practicas mágico-religiosas constituyen un medio privilegiado para expresar realidades o conflictos que ocurren mas allá de sus límites. En este trabajo intentamos demostrar como el poder (o el contrapoder) político se vale de los cultos para expresarse, legitimarse y proyectar oposiciones que de otra forma estallarían con grave riesgo para los detentadores del poder e, incluso, para la sociedad en general. En el caso de los cultos afroamericanos esta legitimación del poder esta referida al carácter de "recurso de contramodernidad" (Balandier) que estos cultos poseen. Se trata de legitimar la resistencia a la aculturación impuesta de exaltar hasta el paroxismo los valores propios en contra de las normas y costumbres occidentales; y aun cuando estos grupos y culturas dominadas tengan que adoptar las formas externas (medios) que impone la cultura dominante, la racionalidad implícita (fines) siguen siendo la de la cultura dominada. Los antropólogos y etnopsiquiatras hablan en estas situaciones de "aculturación antagonista" (Devereux) y los politólogos y juristas de "formalismo normativo" (Rey). En todo caso, esta situación permite explicar un conjunto de realidades latinoamericanas que van desde el arte barroco hasta el populismo, pasando por el sincretismo religioso, en el cual los santos católicos beben ron y bailan al compás de tambores de origen africano. Uno de los rasgos mas típicos de estos cultos afroamericanos son los ritos de posesión, analizados en múltiples perspectivas por los diferentes especialistas de las ciencias del hombre. Además del valor terapéutico o catártico que poseen, también presentan una dimensión cognitiva que se refiere a la capacidad de tornar concretos y naturales a los seres abstractos y sobrenaturales, e indiscutiblemente, también esta presente en ellos una finalidad política que se expresa en la posibilidad de proyectar y resolverlos conflictos y luchas del mundo social cotidiano en un mundo imaginario que es vivido como real. Otra de las características resaltantes de estos cultos que analizamos es su organización sobre la base de un esquema de secta o sociedad secreta - situación menos evidente en el caso del culto de María Lionza - asignándole gran importancia al hermetismo, lo cual las lleva a fomentar su carácter de microsociedad y a generar formas de distancia social.

Sexo, religión y creencias

El desarrollo impetuoso de la sexología está causando efectos revolucionarios que deben ser conocidos. No sólo contribuye a un vivir sano y equilibrado, sino que juega importante papel en la conformación de una nueva sociedad. Por ello, lo que se inició como una revolución sexual, desborda hoy el marco científico y está influyendo en otros campos. Las religiones, en tanto que expresiones de la sexualidad, son dinámicas y saben ir con el desarrollo de los pueblos, al igual que las creencias populares. El gran auge de la ciencia no las desconcierta y mucho menos hace peligrar su existencia sino que las incita al desafío. Ante la inminente creación de una nueva sociedad, es evidente que algunos teólogos hacen esfuerzos por abordar el siglo XXI con un rostro renovado. Lo mismo que está haciendo el marxismo. Por ello, un entendimiento entre los que profesan "el amor al prójimo" y los que pregonan "una sociedad sin clases" abre una nueva perspectiva.