Lo real del socialismo real (80 / Noviembre - Diciembre 1985)
Revista
Nueva Sociedad NUSO 80 Noviembre - Diciembre 1985

Lo real del socialismo real

Definir al «socialismo real» es polémico. A través de largos años de debate, desde Nueva Sociedad afirmamos que lo «realmente real del socialismo» está en su dimensión democrática, en su contenido social y participativo, en su función liberadora para las masas populares. En este sentido, propiciamos la reflexión sobre las prácticas y experiencias del «socialismo de Europa del Este» que permiten desarrollar las condiciones para una sociedad socialista con estas características.

Análisis de coyuntura

Aruba: ¿Próximo Miniestado Independiente?

La isla de Aruba, una de las seis que forman parte de las Antillas Neerlandesas, puede ser el próximo miniestado independiente del Caribe. El futuro constitucional de las Antillas Neerlandesas ha sido el principal tema de discusión entre Aruba, las Antillas y los Países Bajos desde los años 70. Entre 1980 y 1983 se realizó una serie de negociaciones y conferencias sobre el tema y se decidió que la isla de Aruba sería independiente en 1996, después de un período de transición de 10 años durante el cual iría abandonando gradualmente la federación antillana. Sin embargo, el proceso constitucional posterior se ha visto obstaculizado por la crisis económica que afecta a Aruba y a Curazao. Recientemente, los principales pilares de la economía de ambas islas - la refinería de petróleo, el turismo y la banca naviera - han sufrido caídas serias, si no definitivas.

Costa Rica: Una Democracia Sitiada por el Lobo Feroz

Cuando los ciudadanos, mayores de 18 años, se apresuren el 2 de febrero de 1986 a elegir presidente de la República de Costa Rica, atrás quedarán casi dos años de campaña política y las expectativas de sus seguidores por lograr un porcentaje adecuado, luego de un proceso electoral que le cuesta al fisco la suma de casi 500 millones de colones [[*]] para contribuir a difundir las bondades de los diferentes candidatos, entre una población total de 2.416.809 habitantes.

Deuda Externa: Cómo nos ven los EEUU

La forma actual de pago de la deuda externa es incompatible con los intereses nacionales de los países de América Latina. Es necesario diseñar una nueva estrategia regional. Para ser eficaz frente a EEUU y a los demás países desarrollados, esa estrategia debe entender bien cómo nos ven los países desarrollados y cómo debemos inducirlos a una negociación en otras condiciones.

Libros y autores

El sistema soviético hoy

Fundación Pablo Iglesias Editorial Pablo Iglesias Madrid, 1984, 220pp. Componen la obra 15 ponencias presentadas al simposio sobre "El Sistema Soviético Hoy", verificado en Madrid por la Fundación Pablo Iglesias en diciembre de 1983. Abarcó "Economía", siendo sus ponentes A. Nove, Ch. Bettelheim y M. Feshback; "Ideología, Política y Cultura", con trabajos de M.L. Salvadori, E. Morín, M. Vozlenski, M. Agurski y A.D. Siniavski; "Expansionismo y Política Exterior", a cargo de F. Claudín, F. Halliday, A. Smolar, M. Azcárate, C. Claudín y H. Moreno; y "Perspectivas", con un nuevo ensayo de K.S. Karol. El objetivo del simposio era estimular en la izquierda española el interés por el funcionamiento del sistema soviético, por estar vinculado a los problemas de la paz y la guerra, de la libertad y el socialismo, y al porvenir de la democracia española ligada "en gran medida a la evolución que tenga lugar al este del Elba". El introductor del libro dice que en España se carece en general de un conocimiento objetivo sobre el tema y existen al respecto mitos y prejuicios, actitudes ideológicas primarias, con signos de derecha o de izquierda. Se explica que el tópico de las nacionalidades dentro de la URSS no pudo ser abordado por causa contingente y que el referente a las estructuras políticas del sistema fue analizado de manera notoriamente insuficiente. A juicio del introductor F.C. Claudín, se hace destacable la ponencia cultural de A. Siniavski. Advierte también que "casi ninguno de los participantes compartía la tesis expuesta en la ponencia de Bettelheim sobre el carácter capitalista del sistema soviético", y que "la opinión predominante era considerarlo como una nueva formación social, no capitalista, pero tampoco socialista, un nuevo sistema de dominación con características específicas".

Política-Economía-Cultura

Las deudas grandes son tanto una carga como un poder.

El autor, hasta hace poco presidente de Tanzania, es uno de los portavoces más calificados del Tercer Mundo y un lúcido representante del socialismo africano. Expone aquí su rico pensamiento sobre la imperiosa necesidad de construir una mayor cooperación sobre la base Sur-Sur, demuestra la inmoralidad de la transferencia de las riquezas del pobre al rico, inherentes a los actuales sistemas de comercio y finanzas, y propone medidas de urgencia: transferencia de recursos a los países pobres por medio de concesiones o préstamos a muy largo plazo y bajos intereses, no sustentados en ambiciones políticas ni ideológicas; moratoria de largo plazo en los pagos de la deuda o renegociación a largo plazo sobre la base del mutuo respeto genuino y el establecimiento de tasas de interés más realistas, y la inmediata "reforma fundamental negociada del actual orden económico internacional". Advierte que las naciones y pueblos del Tercer Mundo no pueden abandonar la lucha por su supervivencia y su libertad: "No somos tan impotentes. Todas las deudas son una carga. ¡Pero las deudas grandes son tanto una carga como un poder!" y demuestra que "si al Tercer Mundo se le impone una confrontación, entonces el Tercer Mundo podría decidir que no puede seguir retrocediendo".

Neo-estructuralismo e inserción externa

América Latina enfrenta una etapa crítica de su desarrollo. Sus perspectivas son de un prolongado período de estrangulamiento externo. Este surgió a la superficie a inicios del decenio, enmarcado por dos características sobresalientes. Una fue el intenso acostumbramiento de las economías latinoamericanas a una gran abundancia de recursos externos, frente a la cual las estructuras de producción y consumo se fueron acomodando. La otra característica es la acentuación durante los años setenta del "financierismo " en desmedro del desarrollo productivo. Desde la emergencia de la crisis, los países de la región han estado efectuando ajustes en los cuales han predominado los rasgos recesivos, regresivos y una notoria pérdida de autonomía nacional. No se trata sólo, ni siempre, de un enfoque consiente equivocado. En muchas ocasiones, más allá de la efectiva restricción externa, responde a la ausencia de un enfoque integral y coherente apropiado a las nuevas condiciones estructurales internas y externas, vigentes en la actualidad y, previsiblemente, en los años venideros. En este artículo se persiguen propósitos modestos. En primer lugar se examina, brevemente, dónde estamos en términos del conocimiento. Por una parte, se considera el lastre impuesto por el enfoque monetarista durante los años setenta. Por otra, se recoge la herencia constructiva disponible por parte del estructuralismo y de las teorías del desarrollo que recogen elementos neoclásicos y poskeynesianos. El examen se efectúa bajo el prisma de la búsqueda explícita de la trilogía del desarrollo económico, equidad y autonomía nacional. En seguida se esbozan algunos elementos que, a juicio del autor, deberían poseer un enfoque alternativo de inserción externa, cuya principal característica sería la búsqueda de una Interdependencia selectiva. Se examinan primero algunos atributos que debe poseer la acción del Estado, luego se analizan rasgos de algunas políticas de comercio exterior.

¿Nuevos Horizontes para el Perú?

En medio de un cuadro desolador, en el Perú triunfa por mayoría abrumadora un joven dirigente del APRA: Alan García, quien en su campaña demuestra interpretar los intereses e identidades de las masas pobres de la ciudad y el campo, de las etnias más postergadas y discriminadas y de todos los sectores políticos progresistas del país. Desde el inicio de su mandato pone en marcha medidas espectaculares, comunicándose directamente con las masas: acabar con la desarticulación que existe entre los diversos sectores de la producción y de la sociedad, acciones tendientes a una mejor distribución de la riqueza, moralización de la administración pública, abierto combate contra el narcotráfico, control militar en el desempeño de la lucha antisubversiva, y la audaz decisión de afrontar el problema de la deuda externa pagando sólo el equivalente del 10 por ciento del valor de las exportaciones para servirla, y rechazar la intervención del FMI en la definición de la política del Perú. En lo internacional, Alan García relanzó la política tercermundista y de la integración latinoamericana. Por otra parte, su apoyo a Contadora y a Nicaragua permite sostener que el nuevo gobierno busca convertir al Perú en sujeto autónomo en las relaciones con EEUU. El autor analiza los antecedentes y factores que condujeron al triunfo de Alan García, las primeras medidas decretadas y las crecientes expectativas que ha generado esta novedosa experiencia política.

Percepciones Erradas y Oportunidades Perdidas. La Política de EEUU Frente a Cuba

Los intereses y objetivos norteamericanos en América Central en verdad antagonizan con aquéllos de Cuba. Uno podría reducir la ecuación a sus términos más simples diciendo que la situación que hoy tenemos en América Central se caracteriza por el derrumbe del viejo orden. La dinastía Somoza ha sido expulsada de Nicaragua. El puño de hierro de la alianza oligárquico-militar en El Salvador pierde terreno. Los días de dictadura militar podrían estar contados en Guatemala. Por supuesto que en cada país, los Estados Unidos desearían ver que el vacío de poder fuera llenado por fuerzas moderadas y democráticas afines con los intereses norteamericanos (aunque el apoyo norteamericano a los contras nicaragüenses indica que aquellas fuerzas bien podrían no ser, a fin de cuentas, ni moderadas ni democráticas, sino sólo afines con los intereses norteamericanos). Por otra parte, a Cuba le gustaría ver el vacío llenado por elementos radicales amigos de La Habana.

Posiciones

Alan García: Por un cambio histórico y moral

Sorprendentes e importantes medidas anunció Alan García en su primer mensaje como presidente constitucional del Perú, el 28 de julio, durante la transmisión del mando. Al tratar el tema de la deuda externa, ratificó que "no aceptaremos imposiciones de política económica" y que "pondremos en marcha un duro programa económico de gobierno que ordene la economía hacia la transformación revolucionaria...", afirmando luego que "todo puede negociarse, menos la soberanía económica y el destino político de un pueblo". Fue un discurso de marcado acento programático, en el que destacó las agudas carencias que padece el Perú. Puso énfasis en la descentralización del Estado para hacer de él un Estado para todos los peruanos, restituyéndole su carácter nacional, popular y esencialmente antioligárquico y antimperialista. Anunció medidas eficaces para combatir el narcotráfico y la corrupción administrativa y para restablecer el principio de autoridad. En lo internacional, reivindicó la esencia integracionista del aprismo y ratificó "la voluntad política dentro del pluralismo ideológico de solidaridad y apoyo incondicional para los pueblos que en el mundo sufren de amenaza de uno u otro imperialismo". Asimismo, propuso la constitución de un frente de países latinoamericanos que apoye al Grupo Contadora. Por último, invocó la necesidad de un acuerdo regional para la reducción de los gastos de armas y para el congelamiento de sus adquisiciones.

Chile. Acuerdo Nacional para la Transición a la Plena Democracia

Como "un hecho histórico, tal vez uno de los de mayor dignificación durante estos doce años" fue calificado el reciente "acuerdo nacional para la transición a una democracia plena", suscrito el 25 de agosto pasado por once partidos políticos, de los más variados orígenes e ideologías, que atendieron al llamado del Cardenal Juan Francisco Fresno, quien había tomado la iniciativa de invitar a los representantes de la oposición para instarlos a llegar a un acuerdo mínimo. Firmaron el documento los siguientes partidos: Partido Demócrata Cristiano, Partido Socialista (Briones), Partido Socialista (Mandujano), Izquierda Cristiana, Partido Radical, Partido Social Demócrata, Unión Socialista Popular, Partido Nacional, Derecha Republicana y la Unión Nacional. Posteriormente firmaron y adhirieron públicamente el MAPU (Movimiento de Ación Popular Unitario), el Comando Nacional de Trabajadores y la Unión Democrática de Trabajadora, las Federaciones de Estudiantes de las Universidades de Chile y Católica de Santiago, varios Colegios Profesionales, los organismos empresariales y un sinnúmero de organizaciones culturales, gremiales y poblacionales. Sólo quedaron fuera de este amplio acuerdo, al menos por ahora, por la izquierda el MDP (Movimiento Democrático Popular, integrado por el Partido Comunista, el MIR y el Partido Socialista (Almeyda); y por la derecha oficialista, la UDI y Avanzada Nacional. Sin embargo, el PC en una carta dirigida al Cardenal Fresno expresa que aunque no suscribió el documento por "considerar que adolece de notorias deficiencias, está dispuesto a impulsar las medidas inmediatas contenidas en el acuerdo". Por su parte, el Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), la principal organización armada que lucha en Chile contra la tiranía, en un comunicado público expresó que: "No obstante nuestras diferencias y escepticismo acerca de los resultados de esta gestión, declaramos que estaríamos dispuestos a adherir al acuerdo, esto significa un paso hacia el término del régimen de Pinochet y conduce al reencuentro con una democracia que resuelva rápidamente las necesidades más urgentes de nuestros compatriotas". De otro lado, el PS (Almeyda) declaró que "valora positivamente la iniciativa asumida por el Cardenal y el compromiso contraído por un conjunto de fuerzas políticas de impulsar con decisión el tránsito a la democracia".

Tema central

Dictadura sobre las Necesidades. La Escuela de Budapest

En este trabajo se analiza la crítica a los sistemas sociales de Europa oriental formulada por la "Escuela de Budapest", a la que pertenecen autores como Agnes Heller, György Márkus, Mihály Vajda, Ferenc Fehér, María Márkus y András Hegedüs. Los autores parten de la discusión de la filosofía de la historia determinista y la teoría de la alienación de Carlos Marx. Sobre la base del enfoque filosófico de la "Escuela de Budapest" se hace comprensible y plausible su crítica de lo que ellos llaman las "sociedades de tipo soviético". En este contexto cobran especial importancia su teoría totalitaria modificada y el concepto de la "dictadura sobre las necesidades". Finalmente, se presentan algunas ideas de los autores en torno a los elementos de una sociedad no alienada. Cierto que, con la selección del término "dictadura sobre las necesidades" como caracterización global de las sociedades soviéticas, la concepción del proyecto de la "Escuela de Budapest" no hace justicia plenamente a la realidad del sistema soviético, pero el concepto es útil para estimular otros proyectos de investigación orientándolos hacia los elementos centrales del fenómeno señalado.

¿Es Capitalista la URSS?

En nuestro tiempo de crisis, sin duda alguna que se requiere de una autocrítica en torno a lo que se considera la izquierda a escala mundial, es decir, el movimiento sindical y los movimientos socialistas en el Occidente (los partidos comunistas y socialistas y diversos movimientos sociales) y los radicales movimientos de liberación nacional en el Tercer Mundo. Una evaluación de un siglo y medio de luchas por el socialismo, exige esta autocrítica. Durante el último siglo, el movimiento obrero, quien en ese entonces estaba limitado a la Europa capitalista, produjo una concepción del futuro socialista y de sus formas organizativas que parecía adecuada. La Primera Guerra Mundial anunció las estrategias reformistas producidas por este movimiento, al igual que lo hizo el fracaso de las revoluciones en la Europa central, luego de que la guerra refutara la alternativa revolucionaria. Desde entonces, en el Occidente ha existido una creciente polarización entre un reformismo que ha descartado de manera cada vez más abierta la perspectiva del proyecto socialista y los partidos de la Tercera Internacional, los cuales han sido reducidos a la impotencia. No obstante, el triunfo de la revolución rusa pareció inaugurar una nueva perspectiva, vale decir, la de la transición al socialismo comenzando por los "eslabones débiles" del sistema, lo cual quiere decir por la periferia atrasada. El leninismo, con sus tesis sobre el imperialismo, elaboró una teoría sobre esta perspectiva y, dentro de la tradición marxista produjo nuevas estrategias y formas organizativas. Estas últimas parecieron sumamente efectivas, ya que la segunda gran revolución, la china, las aplicó. Las grandes limitaciones del "socialismo existente" en la Unión Soviética, que salieron a la luz después de la muerte de Stalin, no resultaron tan embarazosas ya que el maoismo enjuició el "revisionismo soviético" y propuso fortalecer la línea leninista en la construcción del socialismo. Además, el surgimiento al mismo tiempo de las luchas de liberación nacional en Asia, Africa y aun en América Latina confirmaron la concepción leninista de la transición a nivel mundial. Esto último sería seguido por la radicalización de estas luchas para romper nuevos eslabones del sistema capitalista. Vietnam y Cuba evidenciarían esta posibilidad.

FFAA, Estado y Sociedad en la URSS

El análisis de la relación entre fuerzas armadas, Estado y sociedad en la Unión Soviética considera los principales cambios introducidos por el proceso de modernización y nuclearización de sus armas, así como los efectos de este proceso sobre las relaciones con el Partido Comunista y el gobierno soviético. La proyección de la tendencia a una creciente corporativización de sus institutos armados se explica a través de la ya secular crisis de la economía soviética, así como por los efectos que tendrá sobre ellos mismos el nuevo esfuerzo tendiente a alcanzar una nueva "paridad aproximada" con los Estados Unidos.

Interés Nacional y Socialismo. La Política Exterior de Rumania

Los dirigentes rumanos establecen una unidad dialéctica entre su política interior y la exterior, girando ambas en torno al interés nacional como núcleo central. Para el autor dicho interés nacional, que al menos programáticamente es la construcción del socialismo, tiene dos componentes significativos y determinantes: el desarrollo económico y la unidad nacional. Tanto el uno como el otro están ligados a la estabilidad del régimen actual. Mientras que en el interior se utiliza la ideología marxista para justificar la primacía del interés nacional sobre el interés individual, en las relaciones con el exterior dicha ideología se utiliza para oponerse a la existencia de un centro rector que marque las líneas a seguir, puesto que el interés nacional se antepone al interés general del socialismo. Sin embargo, esta autonomía de actuación política tiene sus límites por cuanto Rumania forma parte de la comunidad de países socialistas y además es miembro del Tratado de Varsovia.

La Dinámica del Inmovilismo. El Sistema Soviético entre Crisis y Reforma

Las primeras especulaciones, esperanzas y expectativas en torno a la caída "definitiva" del régimen soviético surgieron ya cuando la joven potencia revolucionaria aún estaba indecisa en cuanto a cómo constituirse y qué papel desempeñar en la esperada revolución alemana e internacional. Desde antes de la realización del concepto del "socialismo en un solo país' prácticamente cada etapa de transformación socioeconómica o período de estancamiento aparente en la historia soviética fue definido como crisis que, partiendo de sectores sociales o del exterior (la dialéctica de guerra y revolución) afectaría finalmente a todo el sistema y terminaría por convertirse en crisis sistémica que acabaría con el sistema soviético.

Tormentosa historia de una fidelidad. El comunismo latinoamericano y la URSS

Se suele decir que la relación entre los partidos comunistas latinoamericanos y Moscú es un simple lazo de dependencia y, en cierto modo, unilateral. Pero una relación que tiene más de sesenta años no puede permanecer inamovible al paso de los años, sobre todo en una historia tan vertiginosamente cambiante como la del siglo XX. Es por eso que, en las relaciones del Kremlin con los PCs latinoamericanos, es posible señalar tres grandes períodos, con sus características particulares: el de la existencia de la Internacional Comunista (1919-1943), el de las posguerra y la guerra fría y el que se prolonga desde la revolución cubana hasta hoy.