Elecciones / sistemas y partidos políticos (34 / Enero - Febrero 1978)
Revista
Nueva Sociedad NUSO 34 Enero - Febrero 1978

Elecciones sistemas y partidos políticos

Con excepción de las dictaduras militares, en muchos países de la región el pueblo está llamado a expresarse en las urnas. En esta edición los autores autores de Nueva Sociedad presentan su perspectiva sobre el panorama político en América Latina e intentan relacionar los procesos electorales con el desarrollo socioeconómico y cultural en su conjunto.

Artículos

Actual realidad política en República Dominicana

Durante los 31 años que duró la tiranía de Rafael L. Trujillo Molina, uno de sus más cercanos y leales colaboradores lo fue el Dr. Joaquín Balaguer, abogado, intelectual brillante, escritor, poeta, orador y político. Balaguer supo ganarse la confianza de Trujillo quien lo utilizó en puestos claves al extremo de llevarlo a la Presidencia de la República, cuando su hermano Héctor B. Trujillo la renunció al finalizar la década del 60. A la muerte del tirano, ajusticiado el 30 de mayo de 1961, Balaguer tomo de verdad las riendas del poder. De inmediato disolvió el Partido Dominicano, único que funcionaba en el país, bajó el costo de la vida, libertó a los presos políticos, abrió las puertas a los exiliados y le dio el fuero y la autonomía a la Universidad de Santo Domingo, primera academia de estudios superiores de América. A poco hizo extrañar a la familia Trujillo y a sus personeros más connotados. Dando así inicio a la democratización del país.

Bolivia: La apertura democrática y las tareas de los partidos políticos

La situación de Bolivia en 1978 se presenta en el horizonte de un conflicto político de grandes proyecciones analíticas que necesariamente se enmarcan en la situación general de América Latina y específicamente en el ámbito tenso de los sistemas de poder autoritario que dominan el cono sur del continente. Un rasgo peculiar, sin embargo, es necesario anotar como introito al tema boliviano que sólo lo podemos homologar dialécticamente a hechos históricos similares de nuestros países. Este rasgo se expresa en el hecho altamente revelador de que es Bolivia, junto con México y con Cuba, el país cuya transformación social ha sido violenta y cuyos resultados se han expresado genuinamente en cambios profundos en la estructura política y social del país, así como en la economía y en la cultura. Podrían agregarse, en forma lata y generalizada a este mismo contexto, los sucesos políticos de reforma acaecidos en el Perú a partir de 1968 bajo la dirección certera del fallecido conductor político, el General Juan Velasco Alvarado, pero esa comparación no corresponde a los hechos político-sociales que caracterizan e identifican la peculiaridad del fenómeno boliviano posterior a la Revolución de 1952.

Colombia: Elecciones y crisis política

Este año más de 13 millones de colombianos de ambos sexos podrán concurrir a las urnas en todo el país. El 26 de febrero, para elegir Representantes y Senadores a las Cámaras, y en junio para designar al hombre que regirá los destinos de la nación durante cuatro años. Con toda seguridad, solamente cumplirán con el derecho al voto, que actualmente se le reconoce a los mayores de 18 años, un 40 por ciento, o en el mejor de los casos, un 45 por ciento del total de la población con capacidad para votar.

Elecciones en Costa Rica: ¿Opción por un nuevo modelo de desarrollo?

Después de la Guerra Civil de 1948 que tuvo como resultado el triunfo de la social-democracia costarricense, el país se recuperó lentamente como resultado de la estabilización de la vida política y del buen clima económico creado por la reconstrucción europea y luego por la guerra de Corea y los precios elevados del café en los mercados internacionales. Cesaron pronto las conspiraciones oligárquicas y la producción nacional para el consumo interno pasó por una época de bonanza relativa, cuando funcionarios públicos y del llamado Punto Cuarto (antecesor de la A.I.D.), impulsaron algunas reformas de orden técnico y organizativo en el agro. Para este período no se produjeron aumentos de la inversión extranjera ni de la deuda interna que valga la pena mencionar y la administración del Presidente Ulate - que sucedió al corto período de ejercicio de la Junta de Gobierno (1948-1949) - no encontró estorbos para desarrollar sus actividades. Mientras tanto, el grupo de jóvenes políticos, empresarios e intelectuales socialdemócratas que ya tenía a José Figueres como caudillo indiscutible, preparaba su retorno al poder, esta vez por la vía electoral.

El Ecuador y el proceso de constitucionalización

Después de tres dictaduras consecutivas - la del doctor José María Velasco Ibarra, la del General Guillermo Rodríguez Lara y la del actual triunvirato militar integrado por los tres jefes de rama - el Ecuador ha emprendido el camino de la constitucionalización, a través de un plan por etapas que está en actual ejecución. El mecanismo central de este plan es el referéndum que se realizó el 15 de enero de 1978, en el cual el pueblo - o, para ser más exacto, el cuerpo electoral constituido por los mayores de 18 años que sepan leer y escribir escogió uno de dos proyectos de Constitución, elaborados por sendas comisiones civiles nombradas por la dictadura: el nuevo proyecto de Constitución o la Constitución de 1945 reformada. Acerca de los dos proyectos se desarrolló un intenso debate nacional. La mayoría de los partidos y grupos políticos, las centrales sindicales y las organizaciones estudiantiles se inclinaron por el nuevo proyecto de Constitución, sea porque lo consideraron mejor, sea porque lo consideraron menos malo. Lo cierto es que el nuevo proyecto reunió el mayor consenso nacional.

Formación democrática en América Latina

EI manifiesto retroceso experimentado por el sistema democrático como forma de gobierno en América Latina, induce naturalmente a revisar no sólo los hechos políticos sino también la estructura y el contenido de las instituciones en las cuales dicho sistema se funda. Posiblemente los analistas políticos - sin exagerar su importancia - han centrado la atención en los hechos políticos coyunturales; especialmente aquellos que más claramente son el reflejo de las contradicciones de clase al interior de determinadas sociedades y que significan avances o retrocesos de una con respecto a otra, adquiriendo por tanto el carácter de hechos políticos trascendentes. El estudio de estos hechos, de los cuales el acontecer latinoamericano ha sido rico en la última década, ha hecho - al parecer - que en cierta medida se haya olvidado valorar debidamente la influencia que esos acontecimientos debieron naturalmente haber ejercido en las instituciones sobre las cuales se apoyaban los sistemas políticos respectivos, en términos de modificarlas de forma tal que resultaren adaptadas a las nuevas condiciones.

Getulio Vargas, Juan Domingo Perón y Batlle Berres-Herrera. Tres rostros del populismo

Los procesos políticos acaecidos en Brasil, Argentina y Uruguay en la inmediata post-guerra y acaudillados por Getulio Vargas, Juan Domingo Perón y Luis Batlle Berres-Luis Alberto de Herrera respectivamente, se designan como populismos. El término es ya de amplio recibo y todo el mundo sabe a qué se está refiriendo cuando se habla de \"populismos\" en estos países. Sustituirlo contribuiría más a confundir que a esclarecer. Tratemos, pues, de estudiarlos atendiendo más a su importancia que al rótulo que los cubra.

Los sectores sociales en la construcción de los sistemas democráticos

I. Las concepciones corrientes acerca de la democracia y los grupos sociales Parece ser cierta la afirmación de que la forma en que se define un sistema social y un régimen político corresponde más a una negación del precedente que a la afirmación de características propias de éste. No obstante, el proceso de desarrollo de ese sistema social y régimen político va elaborando progresivamente su definición positiva. En este sentido, las primeras definiciones del moderno régimen democrático empezaron por reconocer como única realidad al individuo, renegando de todo tipo de organización social, pero a poco andar tuvieron que reconocer que no se constituía una República con \"libres e iguales\", sino diferentes grupos sociales que, con distintos ideales e intereses, aspiraban a participar, intervenir y dirigir la organización social.

Norteamérica: Sistema democrático y relaciones con el tercer mundo

Los Estados Unidos tienen una política particular, distinta a otros Estados, que existe en un espacio y tiempo determinados. Sin embargo, lo que parece prevalecer de esta política, es un conjunto de principios universales de igualdad y de derechos individuales. Esta combinación de los Estados Unidos, autoimagen de la posesión de rasgos particulares y del supuesto que contiene principios universales, manteniendo básicamente la fe en ellos durante el transcurso de su historia, sugiere interesantes preguntas al analista, tres de las cuales serán consideradas en este análisis 1. ¿Hasta qué punto el régimen político americano, definido como lo ha sido en la Constitución de los Estados Unidos y en su historia práctica, confirma la imagen precedente a que hemos hecho referencia? 2. ¿Hasta qué punto los Estados Unidos pueden hoy mantener medianamente su pretensión de ser un ejemplo de democracia moderna? 3. ¿Es la experiencia americana fundamentalmente irrelevante para los países en desarrollo del mundo hoy en día? Si así fuera, ¿por qué es éste el caso, a la luz de los principios universales de igualdad y de derechos individuales sobre los que (presumiblemente) la revolución americana fue realizada y sobre los que se basa el régimen americano?

Situación y perspectivas políticas en Guatemala

Desde la obtención de la independencia en 1821 hasta 1944, las tendencias políticas en Guatemala se canalizaron a través de dos corrientes: la liberal y la conservadora. Los acontecimientos políticos de mayor importancia durante ese período fueron la ruptura de la Federación Centroamericana en 1839 - causada por fuerzas conservadoras - y la revolución liberal de 1871. Esta última inició la modernización del país mediante la separación de la Iglesia del Estado, cambios en los sistemas de tenencia de la tierra, el desarrollo de las comunicaciones y el transporte, el impulso al cultivo del café y al comercio exterior y la democratización del sistema educativo.

Documentos

¡Basta de crímenes en el Uruguay!

Organizado por la Sociedad Venezolana de Amistad con el Pueblo Uruguayo, se realizó en Caracas, Venezuela, el día 29 de noviembre de 1977, un Acto de Solidaridad con ese pueblo, del que fueron oradores los señores: Ing. Oscar Maggiolo, ex-Rector de la Universidad de la República Oriental del Uruguay y Presidente del Comité del Frente Amplio en Venezuela, Sen. Aniceto Rodríguez, Presidente del Comité Coordinador de Fuerzas Democráticas del Cono Sur, Rev. Joe Elridge, Director de WOLA (Washington Office on Latin America) y Dip. José Angel Ciliberto, diputado venezolano.

Centralismo y partido

La sociedad contemporánea está teñida de un principio santificado por teóricos y empiristas: la centralización. Los sistemas económicos, hasta hace muy poco, basaban su eficacia y rendimiento en una rígida centralización planificada. Al mismo tiempo los cerebros de la especialización rendían culto a esa encarnación del pensamiento de las élites renacentistas. Era la exaltación de los tiempos modernos, la época del progreso ininterrumpido y el ascenso del confort. Los grupos sociales dominantes se regocijaban por el avance de la automatización y la vertiginosidad del mundo. Todo fue empapado por esta concepción.

El P.S.R. enjuicia el plan Tupac Amaru

El gobierno del general Morales Bermúdez ha publicado el proyecto del nuevo Plan Tupac Amaru. El Partido Socialista Revolucionario se pronuncia sobre él, en cuanto pretende ser el documento político que guiaría las acciones del gobierno en los próximos 4 años y, por tanto, afectaría directamente la vida del pueblo peruano. Al enjuiciar y analizar el Plan Tupac Amaru, el PSR considera que en medio de contradicciones saltantes y aspectos declarativos aparentemente progresistas, el documento encierra un implícito esquema que desemboca en una sola dirección: la renegociación de la dependencia y la modernización capitalista a favor de un grupo de empresas monopolísticas y en contra de los trabajadores y sus familias. Su puesta en aparente debate habrá de servir de pretexto para agilizar las negociaciones entre los grupos capitalistas. El pueblo, sus intereses y las organizaciones que lo agrupan, estarán fuera del debate real. Nuestro análisis es pues, una denuncia.

El Salvador: La "Ley de defensa y garantía del orden público"

San Salvador, 3 de enero de 1978 El Partido Demócrata Cristiano (PDC), el Movimiento Nacional Revolucionario (MNR) y el Partido Unión Democrática Nacionalista (UDN), se dirigen al pueblo salvadoreño para expresarle su opinión y exponerle su análisis sobre la \"Ley de Defensa y Garantía del Orden Público\", recientemente decretada por la Asamblea Legislativa, cuyo contenido puede sintetizarse como un nuevo paso en la política represiva del régimen.

La independencia de todo El Caribe está en jaque mientras los Estados Unidos mantengan un país caribeño bajo su dominio colonial

Comparecencia del Presidente del Partido Independentista Puertorriqueño, Licenciado Rubén Berríos Martínez, ante el Comité de Descolonización de la Organización de las Naciones Unidas. Miércoles 17 de agosto de 1977 En años anteriores el Partido Independentista Puertorriqueño ha comparecido ante este honorable Comité, tanto por escrito como oralmente y ha expuesto en forma extensa y detallada los pormenores económicos, sociales y jurídicos relacionados con el caso colonial de Puerto Rico. En esta ocasión no repetiremos argumentos ya reiterados ante este Comité.

Libertad, justicia, gobierno de mayoría ahora

Discurso del Primer Ministro, Michael Manley, en la Conferencia Internacional de apoyo a los pueblos de Zimbabwe y Namibia, en Maputo, Mozambique, el 17 de mayo de 1977. Es un gran honor para el gobierno de Jamaica y para mí personalmente el haber sido invitados a hablar en esta Conferencia Internacional en apoyo de los pueblos de Zimbabwe y Namibia. Estoy particularmente honrado de estar en suelo africano y en este gran país, Mozambique, que se ha cubierto de gloria por su participación en la lucha por la liberación africana. Así, la geografía y la historia se combinan para ubicarlo en el frente de la lucha.

Libros

El trabajo del gato

Claudio Trobo: Ediciones CENTAURO, Caracas, 1977 312 págs. Los mejores exponentes de la narrativa latinoamericana contemporánea han dedicado tiempo y paciencia en indagaciones prolijas y han orientado penetrantes reflexiones saturadas de dramatismo hacia ese fenómeno tan típico de nuestro continente, que se proyecta como una constante sombría a lo largo de la historia de nuestros pueblos: las tiranías que asolaron estas tierras llamadas a ser de promisión.