Después del Consenso de Washington (199 / Septiembre - Octubre 2005)
Revista
Nueva Sociedad NUSO 199 Septiembre - Octubre 2005

Después del Consenso de Washington

El Consenso de Washingtonm -término de referencia a la hora de aludir a la agenda económica aplicada en América Latina durante los años 80 y 90- representa el fin de un horizonte común de desarrollo, después de haberse presentado como una esperanza para todos. Nació como la promesa de una imprescindible alternativa al ya agotado modelo de sustitución de importaciones, pero no cumplió su principal objetivo en América Latina: combinar el crecimiento económico con el desarrollo. En esta edición, NuevaSociedad intenta contribuir en la formulación de una nueva política económica que, con variantes y matizaciones de rigor, se contraponga al modelo neoliberal, aun parcialmente determinante.

Aportes

El paradigma de la sociedad de trabajo

Para liberar y modernizar los gigantescos yacimientos de trabajo precapitalistas hay que comenzar planteando la necesidad política de suprimir las relaciones sociales de propiedad y poder arcaicas que sostienen la pobreza y la exclusión. Son relaciones sociales concretas: las rentas precapitalistas del suelo rural y urbano, los monopolios de comercialización y crédito, las relaciones de trabajo basadas en variadas formas de servidumbre y esclavitud, el bloqueo a la capacitación y la educación y la inaccesibilidad a los servicios de salud y seguridad social. Sin embargo, la historia contemporánea está llena de experiencias populistas conservadoras o estadocráticas que han fracasado en sus intentos por cambiar esta realidad saltando por encima de la historia. Aunque la utopía milenarista es políticamente movilizadora, también es productivamente inviable.

Mercosur: ¿el relanzamiento?

Mercosur ha tenido un accidentado desarrollo que corresponde a etapas cronológicas claramente delimitadas. En sus inicios consistió de un proyecto bilateral limitado al sector alimentario y financiero. Luego, al incluir a Uruguay, el acento fue puesto en el intercambio comercial, la incipiente promesa de integración y la apertura unilateral a la globalización de los países que lo conformaban. La devaluación brasileña y el colapso de la economía argentina, que estuvieron cerca de liquidarlo, le han dado nuevos bríos. Antes de sacar conclusiones apresuradas de esta nueva etapa, queda por ver cómo evoluciona y adónde conduce la «ortodoxia progresista» que va apoderándose de la región.

Uso del tiempo y regímenes de bienestar en América Latina

Este trabajo incorpora la medición del uso del tiempo en el abordaje de los regímenes de bienestar en América Latina a partir de las encuestas disponibles. El objetivo es dilucidar variaciones en el papel y división sexual del trabajo no remunerado, en el marco de una producción del bienestar pautada por la interacción entre familias diversas; mercados laborales crecientemente feminizados; políticas públicas reformadas, y consumo privado a la vez relevante y desigual. Incorporar esta pieza al análisis de la producción del bienestar permitirá dar un salto cualitativo, tanto en conocimiento como en recomendaciones capaces de incidir en arquitecturas del bienestar más equitativas y democráticas.

Coyuntura

El caso del petróleo mexicano

México es un caso paradigmático de la apropiación de los recursos naturalesde América Latina que, por distintas vías, adelanta Estados Unidos. Aunquela nacionalización efectuada por Lázaro Cárdenas significó un mejoramientosustancial del bienestar social, ya desde esa época, el lema «México paralos mexicanos» ha sido un punto neurálgico de la relación bilateral y unapolítica que los organismos internacionales encabezados por Estados Unidoshan intentado revertir. Aún sin la reforma constitucional, ahora el BancoMundial y el gobierno de Vicente Fox aceleran la transferencia de la rentapetrolera a los privados nacionales y extranjeros por medio demodificaciones a la Ley Orgánica de Pemex, algo a todas luces fuera de laConstitución

Nicaragua: un experimento democrático

La ruptura del balance entre los poderes del Estado, le ha dado a un más espacio al caos que se adueña del sistema político institucional nicaragüense. Los dos partidos más fuertes del país se han repartido el Poder Judicial y el Poder Electoral para defender intereses privados que atentan contra el bien común. La Iglesia Católica nicaragüense y los Estados Unidos contribuyen al desorden. Mientras tanto, Nicaragua, convertida ahora en el segundo país más pobre de América Latina, se hunde en la miseria. Este artículo ofrece una reseña de la historia inmediata de la crisis nicaragüense y una interpretación de sus causas.

Libros

Tema central

Agenda económica propia

Más allá de las intenciones y las interpretaciones, el denominado Consenso de Washington simboliza el cambio estructural y el tipo de políticas públicas que se implementaron en la región a partir de los años ochenta. Durante la «década perdida», América Latina vivía una grave crisis de endeudamiento y para obtener recursos frescos se vieron obligados a impulsar reformas que transformarían radicalmente el modelo de desarrollo, que existió en la región por más de cuatro décadas. Ahora para superar la ortodoxia del Consenso de Washington urge replantear la política social y las estrategias de desarrollo incluyendo a la integración regional como una de sus palancas fundamentales.

Crecimiento con equidad. Reflexiones para la incorporación del concepto de equidad en las decisiones de políticas públicas

El gobierno de Alejandro Toledo ha hecho evidente que existía un divorcio entre la «economía del Perú» y la «economía de los peruanos». Esta medida permitiría corregir la común asimetría de poder al interior de los más pobres. Este divorcio sintetiza lo que el economista Jürgen Schuldt llama la «bonanza macroeconómica y malestar microeconómico». En claro contrapunto con este fenómeno, el reconocimiento de la equidad como un factor que permitiría corregir la común asimetría de poder de los pobres, es la piedra angular para la construcción de un Consenso Alternativo al llamado Consenso de Washington.

Difíciles opciones frente a los impasses latinoamericanos

Los Estados latinoamericanos son entidades a medio camino entre los intereses del capitalismo trasnacional privado y las exigencias socioeconómicas de sus poblaciones. El reto que se les plantea pasa por establecer políticas más limitadas a sus necesidades propias sin desatender la lógica global. La vinculación de los Estados nacionales con el juego global debe acometerse, en primer lugar, a través de la concreción de alianzas regionales definidas tanto por necesidades comunes como por la complementación de ventajas relativas y, en segundo lugar, consolidados en un bloque de alcance transnacional, librándose a la negociación en la escena mundial.

Hacia una transformación del Estado en América Latina

Para establecer los criterios de una transformación del Estado en América Latina se debe considerar el entorno global poniendo énfasis en la ambivalencia del proceso de globalización, el fracaso de las políticas económicas inspiradas en el denominado Consenso de Washington y el menor margen de maniobra que tienen actualmente las políticas económicas nacionales. Una nueva estrategia de desarrollo debe apuntar hacia la búsqueda de un crecimiento sostenido con empleo, la promoción de la inversión con responsabilidad social y la búsqueda de competitividad en el ámbito de la integración, pero sin olvidar la solidaridad ni dejar de mirar al mundo.

Hacia un nuevo consenso de política económica en América Latina, temas de agenda

En América Latina es posible que todos ganen con la nueva política económica. Una política fiscal alternativa debe permitir incrementar las demandas interna y externa, mejorar la competitividad y rentabilidad del sector productivo transable y aumentar la tasa de inversión privada, es decir, permitir mayor crecimiento y eficiencia en la recaudación con fines de equidad y redistribución de ingreso. No hay carencia de recursos sino una cantidad de recursos no utilizados o mal utilizados. Al emplearlos aumentará el nivel de producción. Con ello todos ganan, excepto los desplazados al alcanzar esa mayor eficiencia, en particular los monopolios y oligopolios que impiden las soluciones competitivas.

Políticas regulatorias y nuevo consenso económico y social en América Latina

La pobreza económica de América Latina tiene entre sus determinantes la pobreza de las políticas adoptadas por sus dirigentes. Por eso, la intervención en los mercados mediante la política económica debe basarse en diagnósticos fundamentados, cuya vigencia exige permanente revisión. La regulación de sectores específicos de América Latina muestra progresos importantes pero también las limitaciones impuestas a la regulación por la información asimétrica a favor de las empresas reguladas y en perjuicio de las entidades reguladoras. Otra restricción, es la intervención de políticos con intereses ligados a minorías, Intereses que pueden ser legítimos, pero deben evaluarse frente a los intereses de las mayorías de la población.

Volatilidad externa, crecimiento y política económica internas

Basado en una investigación de más largo aliento sobre el tema y con información especializada recientemente publicada1, ensayamos un escenario de desaceleración de la economía mundial en un contexto de extrema debilidad fiscal y externa de la economía norteamericana. Sobre tal escenario externo, se analiza el resultado del crecimiento en la distribución del ingreso en algunos países de América Latina, después de una década de desregulación, privatización y aplicación de políticas de ajuste estructural enmarcadas en el Consenso de Washington (CW). Finalmente, se esbozan algunas ideas para abordar la discusión sobre estrategias de crecimiento y lineamientos de política económica.