Integración e industrialización (19-20 / Julio - Octubre 1975)
Revista
Nueva Sociedad NUSO 19-20 Julio - Octubre 1975

Integración e industrialización

En este número de Nueva Sociedad diversos artículos analizan la evolución de los procesos de integración en América Latina y sus perspectivas a futuro. Se enfatiza especialmente el caso del Grupo Andino y se incluye una reflxión sobre la trayectoria y las potencialidades de la integración centroamericana.

Artículos

ALALC: ¿Ilusión o posibilidad?

En diciembre de 1974 finalizó en Montevideo, sin resultado, la última de las tres grandes ruedas de negociaciones del año 1974, en las cuales se debía, según las estipulaciones del Protocolo de Caracas (1969), tomar una resolución acerca del futuro del programa de liberalización de la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio (ALALC), que había quedado paralizado, e iniciar las negociaciones acerca del tipo de cooperación económica a practicar al cabo del período de transición hacia la zona de libre comercio, de 1974, a más tardar, hasta el 31 de diciembre.

Consideraciones acerca de la situación del proceso de integración subregional andino

Variadas circunstancias nos definen un conjunto de responsabilidades en el ámbito latinoamericano y del Caribe. Somos un país de confluencia de varios procesos; estamos geográficamente situados en el vértice estratégico del continente. Somos un país andino por geografía y larga historia; somos, igualmente, un país caribeño y vemos con particular interés el esfuerzo integracionista que ellos se proponen. Constituimos, conjuntamente con Colombia, el nexo de Centro.

El dilema del Grupo Andino: Exportación o sustitución de importaciones

Una de las principales decisiones que tendrá que adoptar el Grupo Andino con ocasión de la aprobación del Arancel Externo Común el 31 de diciembre de 1975, es la definición del grado de apertura hacia el exterior de las economías de sus Países Miembros. Esta constituye una cuestión de trascendental importancia puesto que por una parte, una apertura mayor a la necesaria puede llevar a la economía subregional a una competencia asfixiante con el exterior, a una disminución violenta de la producción y el empleo, y a una acentuación de la dependencia, y, por otra, una apertura significativamente menor a la requerida puede significar una peligrosa autarquía, ineficiencia en la producción y mantenimiento de la actual estructura productiva.

El Perú y la integración andina

A seis años del momento en que se suscribió el Acuerdo de Cartagena, el Grupo Andino es una realidad y, también, una esperanza que no se concreta por riesgos y vacilaciones de efectos disolventes. ¿Qué significa esta afirmación a la luz de la estrategia y el comportamiento de cada uno de los seis países miembros del Pacto Andino? Obviamente, la concurrencia de posiciones y actitudes que, si bien son concordantes en lo que se refiere a la conveniencia de consolidar la sub-región andina como un espacio económico integrado, son, en cambio, contradictorias respecto del modelo, de las políticas y de las opciones ideo-políticas que deben constituir a la sub-región como un todo integrado, tanto en sí, como en su inserción en el sistema internacional.

El proceso subregional de integración

Los procesos de integración y la particularidad del Acuerdo Subregional Andino Los procesos de integración no son un fenómeno nuevo. Tenemos ejemplos de tales procesos desarrollados por los imperios anteriores a la Edad Media, y posteriores a ésta, incluidos aquellos creados por los países europeos durante la época Colonial, que en algunos casos, como el portugués, fueron mantenidos hasta la década de 1970. Inglaterra, por su parte, modernizó este sistema de relaciones internacionales económico-político a través del Common-Wealth. Sin embargo, durante la Post-Guerra, se han desarrollado sistemas de integración de nuevo tipo y, a la vez, muy diversos, como el COMECON entre los países socialistas, el Mercado Común Europeo y diferentes formas integracionistas, fundamentalmente comerciales, en el Continente Africano (MAGREB, Comunidad del Africa Oriental, Unión Aduanera y Económica del Africa Central) y Asiático (Asociación de Naciones del Asia Sudoriental). En América Latina la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio (ALALC) y el Mercado Común Centro-Americano (MCCA), son las primeras experiencias integracionistas que nacen a comienzos de la década de 1960 y, al final de ésta, en 1969, el Acuerdo de Integración Sub-Regional Andino...

Grupo Andino: Una visión crítica y perspectiva

Al suscribirse el Acuerdo de Cartagena, el 26 de Mayo de 1969, el proceso de integración económica en Latinoamérica asume un carácter diametralmente distinto al que prevalecía hasta ese momento. Habían transcurrido varios años desde que once países intentaban materializar un esquema de integración en el seno de la ALALC; en todo ese período los resultados logrados y las crecientes contradicciones inherentes a un estilo comercialista, basado en restringidas preferencias arancelarias, demostraban la imposibilidad de que ese esquema contribuyera en algo al proceso de desarrollo económico.

Integración andina y política tecnológica

Las vacilaciones y limitaciones del intento de integración económica de América Latina a través de la formación del Area de Libre Comercio ALALC, llevó a los gobiernos de Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Chile a discutir un camino diferente y más acelerado de integración de sus economías, que eliminara algunos de los defectos mostrados por ésta en sus primeros años de funcionamiento.

La integración centroamericana: Antecedentes, trayectoria y perspectivas

La integración centroamericana y su esfumación en medio de las salvas de la guerra entre Honduras y El Salvador, fueron fenómenos que causaron esperanzas y sorpresas, respectivamente. Cuando se veía la extraordinaria propaganda de que se rodeaban los avances de la integración, a los que se pretendió mostrar como ejemplo de lo que podía un modelo de despegue de naciones subdesarrolladas en medio de un esfuerzo conjunto y concertado, era difícil imaginar que podía suceder algo distinto de éxitos aún mayores. De allí nacía la sensación de esperanza. La sensación de asombro nació de dos fuentes, a saber: La imposibilidad de lograr la normalización después de la llamada "guerra del fútbol"; y de las posiciones irreductibles que han mostrado tanto Honduras como El Salvador para resolver el diferendo existente entre ambas.

La integración física en el contexto del Pacto Andino

Los países que suscribieron el Pacto Andino en 1968 fueron Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador y Perú, incorporándose Venezuela en 1973. El objetivo central que dio nacimiento al Pacto fue el de promover la integración de las economías de los países andinos sobre bases más amplias que las de la liberación aduanera y arancelaria del comercio recíproco, fundamento de la ALALC. Se ha pretendido con esto llegar a constituir un mercado más amplio y diversificado que permita el intercambio comercial, industrial y tecnológico, liberando las trabas de todo tipo que hoy en día dificultan la integración. Si bien es cierto que estas naciones tienen un mismo origen colonial, son, en la realidad, expresión de modalidades de vidas diferentes, desenvolviéndose en ámbitos geográficos muy variados.

Los efectos sociales de la industrialización

La característica más pronunciada de los procesos de crecimiento económico en el tercer mundo ha sido su composición desigual. Esta se expresa en una serie de contradicciones perceptibles con una simple observación; el crecimiento se limita a ciertas áreas geográficas y a ciertas capas de población, los incrementos en el ingreso y en el consumo van a la par con un incremento de una pobreza masiva, el crecimiento en sectores industriales modernos se acompaña de un crecimiento notable del desempleo. En especial se ha confirmado que, en el proceso de crecimiento, la distribución del ingreso tiende a una concentración marcada. Los incrementos en la producción se originan de manera desproporcionada en pequeños sectores primarios e industriales, que absorben una alta proporción de la inversión y tienen altas tasas de crecimiento de la productividad.

Oportunidades de participación del Ecuador en el proceso de programación sectorial de desarrollo industrial en el Grupo Andino

La programación industrial en el Grupo Andino La programación industrial se concibió como un instrumento cuyas funciones y filosofía se alejan de los esquemas tradicionales de la integración que se habían confiado exclusivamente al mecanismo de la desgravación arancelaria, con base en la tesis que asigna recursos al mecanismo de precios y a la remoción de las barreras del intercambio, quedando el proceso de inversión a merced de las fuerzas del mercado con la consiguiente concentración del mayor volumen en los países ricos en detrimento de los países de economías más débiles.

Universidad e integración en América Latina

Es curioso y penoso, a la vez, constatar la desconexión imperante en el subcontinente lationamericano entre los sistemas educacionales, en general, y universitarios, en particular. Los planes de estudios son distintos y, muchas veces, opuestos, hasta el extremo de que algunos hechos son descritos en una forma por los textos de un país, y en otra por los del país vecino. Al no existir correspondencia ni reciprocidad, se hace difícil continuar con el aprendizaje más allá de las fronteras y se reduce injustamente el ámbito de los ejercicios profesionales.

Documentos

Ante el Encuentro Universitario Latinoamericano en Bogotá

Soy y represento a uno de los tantos miles del exilio, integrante de esa diáspora gigante que ha salido de Chile al instaurarse el fascismo. Somos casi ya cien mil los que caminamos por las diversas rutas del mundo, acogiéndonos a la generosa hospitalidad de los pueblos hermanos, mitigando el dolor de estar distantes de la Patria atormentada, pero recibiendo, a la vez, el estímulo y el acicate permanente de tantos amigos, de tantas fuerzas generosas que nos brindan su cariño, su afecto y su hospitalidad en los cuatro puntos cardinales del mundo. En estos días, en Bogotá, ciudad señera de América Latina, por donde trajinaron tantos libertadores del continente, los chilenos nos hemos sentido respirando el aire fresco de la libertad y estimulados cuando hemos visto transcurrir el lenguaje ideológico y político al congregarse aquí la inteligencia y el saber latinoamericanos, desprovistos de prejuicios y sin factores limitantes. Nos hemos sentido estimulados, digo, cuando tras el silencio fascista de nuestra Patria aquí ha rebrotado el diálogo polémico, el sentido autocrítico, las ideas creadoras y el lenguaje que sirve para el progreso de los pueblos. Por eso, a nombre del exilio chileno latinoamericano, yo expreso y sumo también mi gratitud de hombre de Chile, de luchador social, interpretando a los miles y miles de compatriotas que andamos rumbiando por el mundo, pero ciertos que volveremos a la Patria liberada.

Ante el Plenario de CEPAL en Puerto España, Trinidad

La formación de empresas multinacionales latinoamericanas de producción de tecnología, de fertilizantes, de servicios de transportes, son proyectos que, a pedido de algunos gobiernos, el PNUD está ya preparando. El desarrollo de programas conjuntos de investigación en agricultura y en ciencias sociales, el análisis de la crisis educacional en función de los requerimientos del desarrollo, el entrenamiento de negociadores con empresas transnacionales, son, entre otros, eslabones de un sistema regional que, sin abandonar la cooperación intraregional, tiende a aprovechar la ciencia y la tecnología existentes en América Latina, que, en muchos campos, es de muy alta calidad, aclimatada a los problemas de la región y fácilmente transplantable.

Ante la Asamblea Legislativa de Costa Rica

Las conversaciones que he podido sostener durante los últimos días aquí y en Venezuela - por cierto en ese último país también, debido a la amable intermediación del Presidente Oduber me han confirmado, una vez más, el profundo cambio por el que atraviesa la economía mundial y el alto grado de entrelazamiento e interdependencia que caracteriza las relaciones entre los continentes. Tanto en los países desarrollados como en los sub-desarrollados, así como en los Estados productores de petróleo se están produciendo profundos cambios en sus estructuras económicas. En la Comunidad Europea este cambio estructural viene acompañado de desempleo e inflación. Sin embargo, los países más afectados son aquellos que no disponen o sólo disponen de una base industrial muy pequeña, pero que sí tienen una amplia población enfrascada en la lucha por su existencia.

Empresas transnacionales y transferencia de tecnología

La elaboración de un código de conducta para las empresas transnacionales debe constituir uno de los objetivos fundamentales de los países en desarrollo. Los países latinoamericanos deben utilizar su posición conjunta como base de la formulación - al nivel del grupo de los países en desarrollo - de una posición común en materia de principios sustantivos para la elaboración de dicho código.

La Reconciliación en Chile

Queridos cristianos: Días atrás participamos en el rito más hermoso y significativo de la Liturgia cristiana: en la oscuridad de la noche nos pusimos en marcha siguiendo la luz de Cristo resucitado. La Iglesia es esto: un pueblo peregrino que, en su marcha hacia la plenitud del Reino de Dios, no reconoce otra luz que el Evangelio de Jesucristo. Sabemos que a nosotros, los Obispos unidos al Santo Padre, el Señor nos ha confiado la tarea de guiar a su Pueblo a lo largo de este camino. Conscientes de esta responsabilidad irrenunciable e intransferible, queremos compartir con Uds. Las esperanzas y preocupaciones que han surgido entre nosotros al reflexionar a la luz del Evangelio sobre los desafíos de la hora presente.

Libros

El Plan Inca. Objetivo: Revolución Peruana

Augusto Zimmermann Z. Empresa Editora del Diario Oficial "El Peruano". Lima, 1974. Pocas publicaciones habían antes despertado en el Perú tanta expectativa, para luego encontrar una acogida tan controvertida, como este libro de Augusto Zimmermann, secretario de prensa de la Presidencia de la República. Alabanzas y críticas se vertieron, en igual medida, sobre el tema central del libro: la declaración de los objetivos políticos de los miembros de la Fuerza Armada, quienes en 1968 planearon el derrocamiento del Presidente Fernando Belaúnde Terry, así como sobre el autor, quien había sido hasta 1968 editorialista y jefe de redacción del diario nacional-conservador "El Comercio", y que todavía a mediados de 1968 dedicó su publicación sobre "La Historia Secreta del Petróleo" a don Luis Miró Quesada, propietario de "El Comercio".