La tentación del Estado / Demandas y experiencias (104 / Noviembre - Diciembre 1989)
Revista
Nueva Sociedad NUSO 104 Noviembre - Diciembre 1989

La tentación del Estado Demandas y experiencias

Las dificultades económicas, políticas y sociales de nuestros países debilitan la gobernabilidad interna del sistema y dificultan nuestra inserción internacional. La tentación del Estado -deficiente, defectuoso y limitado- sigue siendo poderosa. El Tema Central explora algunos aspectos de la crisis y la reforma del Estado latinoamericano, cuya superación ha pasado a ser prioritaria en toda la región.

Análisis

El PRI mexicano busca a la derecha para superar el cisma electoral

El resonante eco electoral obtenido por la propuesta política del disidente priista Cuauhtémoc Cárdenas, en las presidenciales de 1988, cuyos resultados desataron una tempestad que aún no se apacigua en México, puso en entredicho la legitimidad del predominio del PRI (Partido Revolucionario Institucional) en el país. Las elecciones parciales realizadas en 1989 no han hecho más que avivar el conflicto, en cuya esencia está el intento de desconocer una masiva votación opositora. Esta desaprobación política, latente por décadas, tradicionalmente sólo ha podido expresarse con posibilidades de éxito desde el centro-izquierda y a través de candidaturas cismáticas con relación al PRI. En ese caso, llegó a tales dimensiones el desafío planteado al partido oficial, que éste ha enfrentado a los antiguos compañeros con particular encono, favoreciendo a sus históricos rivales de la derecha. Detrás de ese proceder coyuntural se estaría propiciando una alianza a largo plazo de la tecnoburocracia con sectores neoconservadores, para retener el usufructo del poder.

Legados, retos y perspectivas del sandinismo 1979-1989

Diez años de historia, de lucha, de crisis y de conflictos dejan siempre un legado, una experiencia, que los pueblos del mundo incorporan a su patrimonio. Indudablemente habrá múltiples interpretaciones, diversas y contradictorias. Este trabajo registra aquellos aspectos que consideramos la historia va a recoger como un patrimonio internacional del sandinismo. Sintetizamos en «cinco legados» estas reflexiones, que pretenden iniciar con carácter internacional, si ésta no está sustentada en una nueva identidad y dignidad propia, que conforman su patrimonio nacional. En la segunda parte señalamos «cinco retos» que el sandinismo tendrá que enfrentar en la próxima década, siempre en torno al eje popular que es su característica.

Servicio Militar Obligatorio y relaciones cívico-militares en América Latina

La discusión sobre las relaciones cívico-militares en América Latina ha tendido a centrarse en aspectos de carácter global, que rara vez logran producir los cambios deseados tanto por los civiles como por los militares. Es tiempo de preocuparse de aspectos específicos que efectivamente contribuyan a un mejoramiento de las relaciones cívico-militares. Este puede ser el caso del Servicio Militar Obligatorio (SMO), que es un parámetro concreto del nivel y el carácter de las relaciones entre civiles y militares. La mistificación en torno a la especificidad de las FFAA, para excluir a la opinión pública de pronunciarse al respecto, es reflejo de la compartimentalización que existe en sociedades con una evolución asimétrica, la que sólo puede modificarse a través del reconocimiento mutuo de derechos y obligaciones.

Coyuntura

Costa Rica: elecciones, acusaciones, opciones

La sociedad costarricense está con la vista puesta en las elecciones generales, que se celebrarán el primer domingo de febrero de 1990. Se escogerá presidente, vicepresidentes, diputados y munícipes para los siguientes cuatro años. Aun cuando el Tribunal Supremo de Elecciones intentó reducir el período de la campaña política a los tres meses anteriores a la fecha de las elecciones, en realidad aquella comenzó a mediados de 1989, desde el momento en que fueron nombrados los candidatos presidenciales de los dos grandes partidos que dominan la escena política nacional: el Partido Liberación Nacional (PLN) y el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC).

Cuba: ¿quién perdió el juicio?

Los juicios realizados, entre julio y agosto de 1989, en La Habana, a oficiales de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y del Ministerio del Interior, constituyen la más grave crisis sufrida por la Revolución Cubana en sus tres décadas de vida. El diario oficial Granma afirmó, el 2 de septiembre pasado, que «no ha habido crisis» y que la revolución «ha permanecido inconmovible», pero admitió, asimismo, que «en lo ocurrido está presente una suma de fallas que envuelve, de una forma o de otra, a todas las instituciones de la revolución».

Ecuador: 500 días sin buenos testigos

Tras casi 500 días en funciones, en que los aciertos han superado notoriamente a los errores, el gobierno socialdemócrata de Ecuador, presidido por Rodrigo Borja, ha demostrado una vez más que en América Latina la eficiencia administrativa no siempre - o casi nunca - se refleja en buenos resultados a la hora de medir la opinión pública. De acuerdo a todas las encuestas, que coinciden, tan sólo uno de cada siete ecuatorianos (14,9%) evalúa positivamente la gestión del gobierno. Más aún, tres de cada cuatro ciudadanos consideran que la situación del país ha empeorado en estos casi 500 días. Sin embargo, las cifras y los hechos parecen demostrar exactamente lo contrario.

R. Dominicana: huelgas cada vez más frecuentes

Desde 1984, se han sucedido en la República Dominicana numerosas huelgas generales, que han paralizado total o parcialmente las actividades productivas (industria, agricultura, minería, etc.), así como las labores comerciales, bancarias, los servicios colectivos a la población, actividades recreativas y otras. Aunque las huelgas generales son una experiencia que comenzó formalmente en el país en los años 60, tras la caída de la dictadura trujillista y antes de la Revolución de Abril de 1965, es durante los 80, y particularmente a raíz de la rebelión popular de abril de 1984, cuando se generalizan y comienzan a constituir una tradición en las acciones de protesta social.

Libros

EEUU y la militarización del Caribe

En los últimos años, y en especial luego de la intervención militar de EEUU en Grenada, en octubre de 1983, ha proliferado entre los especialistas del Caribe una especial preocupación por el tema de la militarización de la región. Esta legítima preocupación ha comenzado a dar lugar a una creciente literatura sobre el tema y a un debate animado, cuyos hitos más importantes pueden hallarse en las revistas especializadas y en los diversos simposios y coloquios que sobre el tema de la militarización y la seguridad regional se han desarrollado recientemente. Baste citar al respecto, y a manera de ilustración, el número de julio-diciembre de 1986 de la Revista de Ciencias Sociales de la Universidad de Puerto Rico, o la reunión de marzo de 1987 sobre «Paz, desarrollo y seguridad en la Cuenca del Caribe: perspectivas para el año 2000» realizada en Jamaica. Particularmente prolíficos han sido, en este sentido, algunos investigadores puertorriqueños, que han buceado en fuentes primarias originales y en una amplia información disponible sobre el Caribe anglófono, tradicionalmente excluido de análisis similares realizados en el ámbito hispanoparlante. En este marco, destaca la aparición reciente de tres libros: La presencia militar de Estados Unidos en Puerto Rico, 1898-1918; de María Eugenia Estades Font (Huracán, Río Piedras, 1988); Política militar y dominación. Puerto Rico en el contexto latinoamericano, de Jorge Rodríguez Beruff (Huracán, Río Piedras, 1988) y La estrategia de Estados Unidos y la militarización del Caribe, de Humberto García Muñiz (Instituto de Estudios del Caribe, Río Piedras, 1988).

Posiciones

Internacional Socialista. Seguridad para el medio ambiente; supervivencia a largo plazo

Para la Internacional Socialista, el medio ambiente forma parte de un todo. No se puede separarlo de la gente, de la sociedad y de la economía, y a la gente no se la puede separar de la naturaleza. La humanidad percibe cada vez más la degradación ambiental como el peligro más grave para su seguridad. El equilibrio ecológico mundial puede verse perturbado por cambios climáticos debidos a la acción del hombre, y por la destrucción de la capa de ozono. La base material de recursos está amenazada por la sobreexplotación. El reforzamiento militar y la acumulación de armamentos, el peligro de guerra nuclear, son una grave amenaza para el medio ambiente. El desafío de la hora - que constituye una nueva misión para el movimiento obrero y los socialistas - es impulsar una política ambiental radical, que garantice la seguridad de las personas y los Estados. La disparidad económica entre países industrializados y países en desarrollo constituye también un problema ambiental. Pero la contaminación no conoce fronteras: es transnacional. Frente a este peligro, los socialistas levantan los valores de la solidaridad y la democracia. Todos los seres humanos tienen el mismo valor. Es necesario configurar una nueva era de crecimiento económico diferente, que dé prioridad a la calidad del desarrollo y cree la oportunidad para que la gente influya en el entorno de su vida cotidiana y en sus lugares de trabajo, en el gobierno, la economía y la cultura. Todos los pueblos, de todos los países, deben contar con la salvaguardia de la Tierra y disfrutar de la justicia social.

Tema central

De la autogestión vecinal a la producción autocentrada. La experiencia de 300.000 en Lima

Más de un tercio de la población de Lima, que tiene 7.000.000 de habitantes, desarrolla estrategias de sobrevivencia en el denominado - y urgado - sector informal urbano. En Villa El Salvador (VES), distrito situado en el sur de la ciudad, 300.000 personas se han organizado desde sus manzanas, grupos residenciales, sectores y en toda la comuna, siguiendo los principios de la autogestión vecinal. Desde 1986, el gobierno local decide enfrentar los problemas del desempleo, la carencia de centros de trabajo y la ausencia de ingresos que afrontan una parte importante de su gente. Pone en marcha el Parque Industrial de Villa El Salvador. Crea una estrategia de «nódulos productivos» de la pequeña producción y prioriza la satisfacción de las necesidades básicas. Al mismo tiempo, plantea la organización de «circuitos económicos de la pequeña producción» que enlazan los recursos nacionales desde los primeros insumos hacia la producción de consumo final, y entrega la iniciativa empresarial a los microproductores, las empresas de trabajadores y la capacidad de gestión de la propia comunidad urbana. De esta manera se inicia d salto de la autogestión vecinal al centramiento productivo.

Estado, crisis y privatización; Una perspectiva mexicana

La discusión sobre privatización de las empresas públicas tiene que inscribirse en la reflexión más general sobre el Estado y su papel en la economía, en función de requerimientos de desarrollo y/o transformación económica bien establecidos. Lo que hay que precisar, entonces, son los objetivos y la manera de llegar a ellos, para que en efecto se trate de objetivos nacionales, fruto y vehículo de un o unos acuerdos más o menos generales. En México no habrá privatización que por sí sola resuelva los desafíos provenientes de los deseos de modernización, o que pueda enfrentar los retos de la apertura y la competitividad externa. Tampoco puede aspirarse a que esta privatización logre un gobierno más sujeto a control y menos proclive al patrimonialismo o al abuso de la discrecionalidad.

Falsas expectativas ante la descentralización. Localistas y neoliberales en contradicción

La descentralización como medio para impulsar el desarrollo local está ganando adeptos como una nueva «moda», sin que sean debidamente sopesados sus elementos componentes, teóricos y prácticos. Una reforma de carácter político-administrativo no puede, por sí sola, modificar el tipo de sociedad en que se implanta. No hay fundamento que respalde el supuesto de que se van a tomar más en cuenta los intereses populares a medida de que se institucionalicen formas de poder «local». En sociedades crecientemente integradas, económica y territorialmente, bajo una fuerte influencia externa, no es concebible impulsar políticas de distinta orientación a las que son impulsadas nacionalmente dentro de cada país. Las reformas «descentralizadoras» en boga en América Latina, responden principalmente a las necesidades planteadas por la reestructuración capitalista, y apuntan a solucionar problemas de ésta, antes que a los postulados de los ideólogos progresistas en la materia.

La crisis del Estado y la lucha por la democracia en América Latina

La última crisis del Estado en América Latina ha ocurrido con el auge del neoliberalismo, más o menos desde 1980. En medio de ella, la lucha por la democracia sigue siendo, en última instancia, una lucha por el socialismo democrático, y la lucha neofascista o la de democracia limitada, sigue siendo una lucha por el imperialismo y por la reproducción ampliada y conquistadora del capitalismo. La lucha por la democracia social, nacional, de la mayoría contra la democracia neoliberal, transnacional y de minorías o élites políticas, parece haberse convertido en una lucha de primera importancia, con objetivos esenciales de tipo democrático, que se proponen en forma permanente y consustancial al nuevo proyecto histórico.

La múltiple transformación del Estado latinoamericano

El pensamiento democrático latinoamericano se encuentra en una encrucijada. Es evidente que el discurso ideológico que lo nutrió tradicionalmente, que concedía al Estado un rol central como agente de cambio, no se compadece ya con la realidad, entre otras cosas, porque ese Estado está hoy feudalizado por las corporaciones. La ecuación que igualaba transformaciones progresistas con Estado, válida hasta fines de los 50, está ya vaciada de contenidos, y es incapaz de resistir la ofensiva neoconservadora, que deifica al mercado como único regulador de la economía. Hacen falta fórmulas innovadoras, originales, imaginativas, capaces de renovar esquemas ya perimidos y de enfrentar la ofensiva de la Nueva Derecha. La vía para ello tiene como presupuesto teórico una distinta proyección de las relaciones entre Estado y sociedad.

Limitada por la guerra; pendiente a futuro. Participación y organización popular en Nicaragua

Este artículo analiza críticamente el desarrollo de la participación popular, a través de sus organizaciones de masas, en la primera década de la revolución sandinista, tratando de establecer sus distintas etapas hasta el presente, y de señalar sus principales limitaciones y logros. Una visión retrospectiva de la evolución de la participación popular durante la primera década, nos ofrece cuatro etapas con características propias, aunque haya existido una continuidad basada en los principios fundadores de las organizaciones populares (OP) y en su vinculación con el FSLN. Si bien las OP se habían manifestado de forma embrionaria en las décadas anteriores, especialmente los sindicatos, fue al calor del auge insurreccional, iniciado a fines de 1977, que se constituyeron las principales OP. Es decir, que la trayectoria histórica de las OP ha sido breve y su impulso mayor ha provenido del FSLN. Posteriormente, la guerra y otras circunstancias, impusieron otro rumbo.

Privatización de lo público en Brasil: microescenas

En base a la descripción de situaciones cotidianas vividas en Sao Paulo, el autor va desarrollando una percepción de la incapacidad de delimitar lo público y lo privado en nuestros países y, derivado de lo anterior, la dificultad enorme de construir instituciones y elaborar reglas a través de las cuales llegar a una verdadera democracia Un cierto estilo patrimonialista y prebendalista de hacer política penetra todas las instancias sociales, a cuyo ejemplo los intereses privilegiados «asaltan» el espacio público del Estado, privatizándolo y pulverizándolo. El artículo de O\'Donnell es comentado luego por Roberto DaMatta, quien se extiende al problema de los espacios y el poder en Brasil.

Privatizar para que el Estado controle mejor

Cualquiera sea el ideal de Estado que cada uno sustente, se hace necesario reducir la actividad del que tenemos, procurar la eliminación del déficit que produce inflación a cambio de nada y liberar de este modo recursos que hoy se esterilizan, Para eso debemos empezar por las empresas, Y esto porque la actividad del Estado, que es insustituible en el campo de la administración central, es sustituible en el terreno de la producción, No es posible ni deseable la transferencia plena y rápida de todas las empresas del Estado al sector privado, pero el principio general es que el Estado no debe mantener empresas antieconómicas o incapaces de autofinanciar su crecimiento, Cuando el Estado, en virtud de un presunto bien superior, acepta causarse un daño económico a sí mismo, limita también su capacidad política, El Estado empresario no puede trabajar a pérdida, pero no sólo por privatizar sobrevendrá el desarrollo económico del país.

Sistema político nacional y relaciones internacionales

Tradicionalmente, las relaciones internacionales han sido consideradas en América Latina como un hecho fundamentalmente estatal. Otros actores, con capacidad y vocación para apropiarse o determinar las relaciones internacionales - como las empresas transnacionales, en algunos casos, y ciertos organismos internacionales, en otros - no son debidamente considerados al hacer los análisis habituales. Por otra parte, la tendencia creciente a concentrar los procesos de decisión internacional a escala planetaria, disminuye aún más el papel de los Estados latinoamericanos en el conjunto mundial, en relación a los enormes poderes reales que son determinantes para el curso a seguir. Las dificultades económicas, políticas y sociales de nuestros países, debilitan la gobernabilidad interna del sistema e impiden - por lo mismo - un mejoramiento del rango de nuestra participación en el sistema internacional.