Posiciones

Internacional Socialista. Seguridad para el medio ambiente; supervivencia a largo plazo

Para la Internacional Socialista, el medio ambiente forma parte de un todo. No se puede separarlo de la gente, de la sociedad y de la economía, y a la gente no se la puede separar de la naturaleza. La humanidad percibe cada vez más la degradación ambiental como el peligro más grave para su seguridad. El equilibrio ecológico mundial puede verse perturbado por cambios climáticos debidos a la acción del hombre, y por la destrucción de la capa de ozono. La base material de recursos está amenazada por la sobreexplotación. El reforzamiento militar y la acumulación de armamentos, el peligro de guerra nuclear, son una grave amenaza para el medio ambiente. El desafío de la hora - que constituye una nueva misión para el movimiento obrero y los socialistas - es impulsar una política ambiental radical, que garantice la seguridad de las personas y los Estados. La disparidad económica entre países industrializados y países en desarrollo constituye también un problema ambiental. Pero la contaminación no conoce fronteras: es transnacional. Frente a este peligro, los socialistas levantan los valores de la solidaridad y la democracia. Todos los seres humanos tienen el mismo valor. Es necesario configurar una nueva era de crecimiento económico diferente, que dé prioridad a la calidad del desarrollo y cree la oportunidad para que la gente influya en el entorno de su vida cotidiana y en sus lugares de trabajo, en el gobierno, la economía y la cultura. Todos los pueblos, de todos los países, deben contar con la salvaguardia de la Tierra y disfrutar de la justicia social.

Internacional Socialista. Seguridad para el medio ambiente; supervivencia a largo plazo