Tema central

Una cartografía de la blogósfera cubana. Entre «oficialistas» y «mercenarios»

Pese al clima –por momentos agobiante– de polarización, en Cuba ha emergido una variedad de blogs y de blogueros que buscan sobreponerse a las dificultades políticas y materiales. Más allá de los adjetivos con que cada «bando» busca descalificar a los otros, en los últimos años la extensión de la blogósfera cubana ha sido capaz, no obstante, de construir algunos puentes y espacios que buscan salir de los «monólogos» tanto oficialistas como opositores. Todo ello en un contexto en el que tanto para el gobierno cubano como para el de Estados Unidos la web forma parte de una batalla política de mayores dimensiones.

Una cartografía de la blogósfera cubana. Entre «oficialistas» y «mercenarios»

Entre el 15 y el 27 de abril de este año, hice un viaje de investigación a Cuba. Estando en la isla, pude conocer a un grupo creciente y dinámico de jóvenes blogueros de todas las tendencias ideológicas. No le pedí permiso al gobierno cubano para llevar a cabo esas entrevistas, ya que se trataba de personas privadas y además, dado el carácter «delicado» del tema, dudo que me lo hubieran dado. Como resultado, aunque pude realizar más de 20 entrevistas bastante francas y reveladoras a estos blogueros1, al salir del país fui interrogado por dos agentes de la Seguridad del Estado en el Aeropuerto Internacional José Martí, quienes me informaron: «Esta será tu última vez» en Cuba.

En La Habana, nadie se negó a conversar. Sin embargo, aunque los blogueros estaban dispuestos a hablar y a compartir sus criterios abiertamente conmigo, no lo hacen muy a menudo entre ellos. Esto quizá sucede por desconfianza o por miedo a ser tildados de «oficialistas progubernamentales» y «ciberrevolucionarios» por algunos, o de supuestos «mercenarios contrarrevolucionarios» y «ciberdisidentes» por otros. Aunque es posible apelar a estos adjetivos como formas de describir a un bloguero (si fuera posible llegar a una definición clara de cada uno de los términos), no es menos cierto que en la práctica esos epítetos se suelen usar simplemente para descalificar y aun acallar a uno u otro según la verdad ideológica desde la que se opina.

Todo ello ocurre en un contexto internacional polarizado en el que los incipientes «internautas» cubanos se encuentran doblemente bloqueados: tanto por el torpe y anacrónico embargo estadounidense como por el bloqueo interno de control del Estado cubano sobre internet. Hay una cultura política (tanto en Cuba como en la Pequeña Habana de Miami) de desconfianza, ataques personales, descalificación del que piensa distinto y falta de información fiable. Además, en el reciente documental difundido por la televisión Las razones de Cuba –y en particular en el episodio llamado «Ciberguerra»2–, el gobierno cubano ha tratado de promover la descalificación y el aislamiento de diferentes blogueros, minando este campo emergente de las nuevas tecnologías de información y comunicación con la misma propaganda polarizante que suele usar en los medios tradicionales: «en una plaza sitiada la disidencia es traición»3.

«Lenta, restringida y cara»: internet, redes sociales y tecnología móvil en la Cuba de hoy

En un reportaje sobre el estado de internet en la isla caribeña publicado en enero de 2011, el investigador y profesor de sistemas de información estadounidense Larry Press describe la internet actual en Cuba como «lenta, restringida y cara»4. Lamenta que Cuba haya pasado de ser un líder regional de la informática en los primeros años 90 a estar entre los países menos conectados y más aislados de América Latina. Este cambio tan drástico de un perfil dinámico al estancamiento se debe, a juicio de Press, a tres causas fundamentales: el embargo estadounidense, la crisis crónica de la economía cubana y el «dilema del dictador». Aunque debemos puntualizar que «desde el inicio del embargo (…) dos temas quedaron siempre abiertos y sujetos a negociaciones bilaterales: las telecomunicaciones y el correo postal»5, es cierto que durante la década de 1990 Estados Unidos obstaculizó el cambio de la conexión satelital en Cuba por un cable marítimo de fibra de óptica. Esta política pudo haber castigado técnica y económicamente al gobierno, pero redundó también en un aislamiento mayor para el pueblo cubano6. Empero, el problema es que aun si el gobierno hubiera tenido la opción de conectarse más fácilmente al mundo de la red 2.0, no queda claro si hubiera priorizado el acceso abierto a internet para todos los cubanos. Ahora se espera que la conexión de banda ancha mejore cuando entre plenamente en funcionamiento el cable de fibra óptica extendido desde Venezuela7.

Con todo, no hay una definición universal de la expresión «usuarios de internet». De hecho, ser un usuario de internet en Cuba casi nunca quiere decir disponer de acceso abierto a la red de redes desde el hogar o desde un teléfono móvil «inteligente», sino contar con una conexión tenue –«lenta, restringida y cara»– desde alguna institución estatal o a través del mercado negro. Por ejemplo, mientras que casi todas las entidades estatales cuentan con computadoras, solo poco más de la mitad están conectadas a una intranet (una red interna) y menos de un tercio están conectadas a la red de redes, también con una velocidad lentísima8. No obstante, un campo en el que ha habido un crecimiento extraordinario en los años más recientes es el de la telefonía celular, que se suele usar no solo para llamadas telefónicas sino también para mandar y recibir mensajes SMS, y cada vez más para enviar mensajes a una cuenta de Twitter. El número de usuarios llegó a 621.200 en 2009 y superó el millón en 20109.

La blogósfera cubana y sus matices

La información estadística citada indica que Cuba se ha estancado en la generación previa de internet: sigue viviendo en la era 1.0 y no cuenta con el uso masivo de las redes sociales o la tecnología móvil. No obstante, esto no significa en modo alguno que no se utilicen las aplicaciones más populares de los medios sociales como Facebook, Twitter, Wordpress y Blogger. Es solo que el uso de estas aplicaciones todavía se encuentra en una fase incipiente, y solo una elite (los más privilegiados o los más listos) ha logrado entrar en este «nuevo mundo feliz». Dadas las bajas cifras de penetración y conectividad dentro de Cuba y, en consecuencia, la dificultad que existe para montar y actualizar un blog desde adentro, cuando se trata de la blogósfera cubana debemos hacer una primera división: por un lado están los blogs sobre Cuba que son hechos desde el extranjero (por cubanos o no) y, por otro, los blogs hechos desde Cuba (aunque es probable que todavía la mayoría de ellos estén alojados en servidores del extranjero, incluidos muchos blogs «oficialistas» y sitios oficiales del mismo gobierno).

  • 1. Procuré incluir entre mis entrevistados a la mayor variedad de voces, edades, razas, géneros y posicionamientos políticos. Hablé tanto con Yoani Sánchez y su esposo Reinaldo Escobar (de Voces Cubanas) como con Elaine Díaz y Yudivián Cruz Almeida (de Bloggers Cuba); tanto con dos estudiantes de la Universidad de Matanzas, Roberto González Peralo y Harold Cárdenas Lema, que fundaron y administran el sitio revolucionario La Joven Cuba, como con Erasmo Calzadilla y Alfredo Fernández, un par de jóvenes blogueros del sitio Havana Times. Lo mismo con las feministas negras Sandra Álvarez y Yasmín Portales, ambas asociadas al grupo Bloggers Cuba, que con el periodista Iván García y la abogada Laritza Diversent, negros también, que están incluidos en el portal virtual Voces Cubanas. Tanto con el ex-bioquímico, escritor y fotógrafo Orlando Luis Pardo Lazo y la investigadora y opositora Miriam Celaya (de Voces Cubanas), como con los programadores Alejandro Ruiz y Roger Trabas, que forman parte del colectivo digital Bloggers Cuba.
  • 2. «La ciberguerra es una guerra que no es de bombas ni balas, sino de comunicaciones, algoritmos y bytes. En 2009 fue oficializada la doctrina de guerra irregular, como se la llama oficialmente en el Pentágono desde 2003», afirma el documental transmitido el 21 de marzo de este año por la Televisión Cubana.
  • 3. Tampoco se debe olvidar que el gobierno estadounidense ha concebido internet y la expansión de las comunicaciones con la isla como herramientas claves de su propia política contra el gobierno cubano. Así lo explicó un funcionario del gobierno de Barack Obama al afirmar que las comunicaciones con Cuba son «nuestra mejor herramienta para apoyar la democracia en la isla». En Nick Miroff: «Getting Cell Phones into Cuban Hands» en Global Post, 17/5/2010, www.globalpost.com/dispatch/cuba/100514/cell-phone.
  • 4. Larry Press: «The State of the Internet in Cuba», enero de 2011, http://laredcubana.blogspot.com/.
  • 5. Jose Remón y Emilio Morales: «Las telecomunicaciones en la sociedad cubana actual», ponencia presentada ante la Asociación para el Estudio de la Economía Cubana, Miami, 6 de agosto de 2011.
  • 6. L. Press: «Cuban Internet: Past, Present, and Future», ponencia presentada ante la Asociación para el Estudio de la Economía Cubana, Miami, 5 de agosto de 2011, audio disponible en http://som.csudh.edu/fac/lpress/recording/cuba/cuba.html.
  • 7. Si se compara la tasa de usuarios de internet por cada 100 habitantes, Cuba supera solo a otros seis países (Belice, Bolivia, El Salvador, Haití, Nicaragua y Surinam) con una cifra de 15,9 en 2010, mientras que el promedio regional es de más de 30. Oficina Nacional de Estadísticas (one): «Tecnología de la información y las comunicaciones en cifras. Cuba 2010», junio de 2011; L. Press: «The State of the Internet in Cuba», cit.
  • 8. one: ob. cit. Las encuestas más recientes relevadas por la one en 2009 indican que solo 2,9% de los encuestados tenían acceso directo a internet durante el año previo, mientras que casi el doble (5,8%) reportó haber usado correo electrónico (L. Press: «The State of the Internet in Cuba», cit.). Otra encuesta de la one del año 2007 encontró que «solo 5,2% de las personas consultadas (…) había usado una computadora [típicamente sin conexión a internet] en su hogar, mientras 88,8% lo hacía en centros de trabajo o estudio». Dalia Acosta: «Blogs por cuenta propia» en Inter Press Service (ips), septiembre de 2008, http://ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=89937.
  • 9. one: ob. cit.