Tema central

Una cartografía de la blogósfera cubana. Entre «oficialistas» y «mercenarios»

Pese al clima –por momentos agobiante– de polarización, en Cuba ha emergido una variedad de blogs y de blogueros que buscan sobreponerse a las dificultades políticas y materiales. Más allá de los adjetivos con que cada «bando» busca descalificar a los otros, en los últimos años la extensión de la blogósfera cubana ha sido capaz, no obstante, de construir algunos puentes y espacios que buscan salir de los «monólogos» tanto oficialistas como opositores. Todo ello en un contexto en el que tanto para el gobierno cubano como para el de Estados Unidos la web forma parte de una batalla política de mayores dimensiones.

Una cartografía de la blogósfera cubana. Entre «oficialistas» y «mercenarios»

Entre el 15 y el 27 de abril de este año, hice un viaje de investigación a Cuba. Estando en la isla, pude conocer a un grupo creciente y dinámico de jóvenes blogueros de todas las tendencias ideológicas. No le pedí permiso al gobierno cubano para llevar a cabo esas entrevistas, ya que se trataba de personas privadas y además, dado el carácter «delicado» del tema, dudo que me lo hubieran dado. Como resultado, aunque pude realizar más de 20 entrevistas bastante francas y reveladoras a estos blogueros1, al salir del país fui interrogado por dos agentes de la Seguridad del Estado en el Aeropuerto Internacional José Martí, quienes me informaron: «Esta será tu última vez» en Cuba.

En La Habana, nadie se negó a conversar. Sin embargo, aunque los blogueros estaban dispuestos a hablar y a compartir sus criterios abiertamente conmigo, no lo hacen muy a menudo entre ellos. Esto quizá sucede por desconfianza o por miedo a ser tildados de «oficialistas progubernamentales» y «ciberrevolucionarios» por algunos, o de supuestos «mercenarios contrarrevolucionarios» y «ciberdisidentes» por otros. Aunque es posible apelar a estos adjetivos como formas de describir a un bloguero (si fuera posible llegar a una definición clara de cada uno de los términos), no es menos cierto que en la práctica esos epítetos se suelen usar simplemente para descalificar y aun acallar a uno u otro según la verdad ideológica desde la que se opina.

Todo ello ocurre en un contexto internacional polarizado en el que los incipientes «internautas» cubanos se encuentran doblemente bloqueados: tanto por el torpe y anacrónico embargo estadounidense como por el bloqueo interno de control del Estado cubano sobre internet. Hay una cultura política (tanto en Cuba como en la Pequeña Habana de Miami) de desconfianza, ataques personales, descalificación del que piensa distinto y falta de información fiable. Además, en el reciente documental difundido por la televisión Las razones de Cuba –y en particular en el episodio llamado «Ciberguerra»2–, el gobierno cubano ha tratado de promover la descalificación y el aislamiento de diferentes blogueros, minando este campo emergente de las nuevas tecnologías de información y comunicación con la misma propaganda polarizante que suele usar en los medios tradicionales: «en una plaza sitiada la disidencia es traición»3.

«Lenta, restringida y cara»: internet, redes sociales y tecnología móvil en la Cuba de hoy

En un reportaje sobre el estado de internet en la isla caribeña publicado en enero de 2011, el investigador y profesor de sistemas de información estadounidense Larry Press describe la internet actual en Cuba como «lenta, restringida y cara»4. Lamenta que Cuba haya pasado de ser un líder regional de la informática en los primeros años 90 a estar entre los países menos conectados y más aislados de América Latina. Este cambio tan drástico de un perfil dinámico al estancamiento se debe, a juicio de Press, a tres causas fundamentales: el embargo estadounidense, la crisis crónica de la economía cubana y el «dilema del dictador». Aunque debemos puntualizar que «desde el inicio del embargo (…) dos temas quedaron siempre abiertos y sujetos a negociaciones bilaterales: las telecomunicaciones y el correo postal»5, es cierto que durante la década de 1990 Estados Unidos obstaculizó el cambio de la conexión satelital en Cuba por un cable marítimo de fibra de óptica. Esta política pudo haber castigado técnica y económicamente al gobierno, pero redundó también en un aislamiento mayor para el pueblo cubano6. Empero, el problema es que aun si el gobierno hubiera tenido la opción de conectarse más fácilmente al mundo de la red 2.0, no queda claro si hubiera priorizado el acceso abierto a internet para todos los cubanos. Ahora se espera que la conexión de banda ancha mejore cuando entre plenamente en funcionamiento el cable de fibra óptica extendido desde Venezuela7.

Con todo, no hay una definición universal de la expresión «usuarios de internet». De hecho, ser un usuario de internet en Cuba casi nunca quiere decir disponer de acceso abierto a la red de redes desde el hogar o desde un teléfono móvil «inteligente», sino contar con una conexión tenue –«lenta, restringida y cara»– desde alguna institución estatal o a través del mercado negro. Por ejemplo, mientras que casi todas las entidades estatales cuentan con computadoras, solo poco más de la mitad están conectadas a una intranet (una red interna) y menos de un tercio están conectadas a la red de redes, también con una velocidad lentísima8. No obstante, un campo en el que ha habido un crecimiento extraordinario en los años más recientes es el de la telefonía celular, que se suele usar no solo para llamadas telefónicas sino también para mandar y recibir mensajes SMS, y cada vez más para enviar mensajes a una cuenta de Twitter. El número de usuarios llegó a 621.200 en 2009 y superó el millón en 20109.

La blogósfera cubana y sus matices

La información estadística citada indica que Cuba se ha estancado en la generación previa de internet: sigue viviendo en la era 1.0 y no cuenta con el uso masivo de las redes sociales o la tecnología móvil. No obstante, esto no significa en modo alguno que no se utilicen las aplicaciones más populares de los medios sociales como Facebook, Twitter, Wordpress y Blogger. Es solo que el uso de estas aplicaciones todavía se encuentra en una fase incipiente, y solo una elite (los más privilegiados o los más listos) ha logrado entrar en este «nuevo mundo feliz». Dadas las bajas cifras de penetración y conectividad dentro de Cuba y, en consecuencia, la dificultad que existe para montar y actualizar un blog desde adentro, cuando se trata de la blogósfera cubana debemos hacer una primera división: por un lado están los blogs sobre Cuba que son hechos desde el extranjero (por cubanos o no) y, por otro, los blogs hechos desde Cuba (aunque es probable que todavía la mayoría de ellos estén alojados en servidores del extranjero, incluidos muchos blogs «oficialistas» y sitios oficiales del mismo gobierno).

Los blogs cubanos hechos desde afuera de la isla fueron los primeros en existir y los que se crearon en mayor cantidad, con una variedad mayor de temas y posicionamientos políticos. Como es de esperar, un gran número de estos blogs están escritos por cubanos exiliados y critican con mayor o menor tenacidad e inteligencia al régimen cubano. Entre los más conocidos y críticos está Penúltimos Días, fundado desde Barcelona por el cubano Ernesto Hernández Busto el 1 de agosto de 2006 como reacción al anuncio de la grave enfermedad de Fidel Castro. Atacado constantemente por los medios oficiales y por los blogueros progubernamentales, Hernández ha sido calificado de enemigo oficial y acusado de ser financiado por la Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA, por sus siglas en inglés). No obstante, para muchos cubanos, tanto dentro de la isla como fuera, Penúltimos Días se ha convertido en una fuente imprescindible de argumentación crítica e información constante, se esté o no de acuerdo con su posición política10.

Aunque es imposible saber a ciencia cierta el número preciso de blogs cubanos, el sitio Blogs sobre Cuba contiene una lista de enlaces a 1.170 blogs11. El autor especifica: «No discriminamos a nadie. Aquí cabemos todos». Yo he consultado con frecuencia solo 24 de esa lista, que nos da una idea del enorme número y la diversidad de la blogósfera cubana dentro y fuera de la isla. Por ejemplo, Cubaencuentro.com se enlaza a 93 blogs. El Cuban Study Group reúne 29 blogs escritos desde Cuba y cinco sobre Cuba escritos desde fuera. Finalmente, en mi propio blog, El Yuma, tengo enlaces a 159 blogs divididos entre categorías como «Blogs cubanos en inglés», «Blogs desde Cuba», «Blogs desde afuera», «Foto Blogs», «Blogs de Noticias», etc12.

Cuatro tribus: Voces Cubanas, Havana Times, Bloggers Cuba y La Joven Cuba

Llegamos así a las cuatro tribus o colectivos de blogueros más prominentes que se distinguen por su lucha común por establecer su legitimidad, mantener su independencia, preservar su conexión a internet y comunicarse con un público tanto nacional como internacional, en un contexto polarizado donde el acceso a la red es escaso. Estos cuatro grupos son Voces Cubanas, Havana Times, Bloggers Cuba y La Joven Cuba, y aunque cada proyecto tiene su propio origen, grado de independencia, visión crítica, modo de conectarse a la red de redes y posicionamiento político, todos llaman la atención por su esfuerzo en establecer una plataforma de información, diálogo y debate independiente de –pero no necesariamente opuesto a– los medios masivos oficiales.

Voces Cubanas

Voces Cubanas es un espacio abierto a todos los cubanos residentes en la isla que quieren tener un blog en internet. Este sitio no recibe ningún tipo de financiamiento ni pertenece ni está relacionado con ninguna organización política (…). Cada blogger será responsable de lo que se coloque en su bitácora, así como de los enlaces que determine. Solo se rechazarán aquellas propuestas con un contenido evidentemente pornográfico, racista o que exhorte a la violencia.

Lo que ahora se conoce como Voces Cubanas comenzó en diciembre de 2004 como una revista digital que se llamaba Consenso desde Cuba. Tenía un formato de periodismo tradicional (no era un blog ni un portal de blogs) y fue alojado en el portal Desdecuba.com. Consenso fue dirigida conjuntamente por Reinaldo Escobar, Yoani Sánchez, Miriam Celaya, Dimas Castellanos, Marta Cortizas y Eugenio Leal, entre otros, quienes componían el consejo editorial. Desde su inicio, Consenso se consideró como un portal web para el desarrollo del «periodismo ciudadano» y dio visibilidad a las opiniones que no aparecían en los medios oficiales de Cuba ni en cualquier otra publicación «condicionada por requisitos políticos». En nuestra primera entrevista de julio de 2008, Sánchez subrayó la importancia del ejercicio del periodismo ciudadano en el contexto monolítico cubano:

En el caso cubano, ese tema de periodismo ciudadano es muy importante puesto que en Cuba tenemos una situación de monopolio informativo por parte del gobierno, que tiene el control de todos los medios de difusión: la televisión, la radio, la prensa escrita. Y entonces el periodista ciudadano se convierte en una persona que reporta y que habla de todo aquello que la prensa oficial no quiere mencionar.

En su primera editorial de diciembre de 2004, la revista declaró su propósito de mantener un tono moderado que se distinguiera de la intransigencia tanto de la derecha como de la izquierda. Con un tono serio y pluralista, rechazaron el uso de insultos y los ataques personales comunes a la cultura política cubana. Su lema era «ponernos de acuerdo, desde la diferencia», e invitó a los cubanos de todas las tendencias políticas (y de todos los lugares) a renunciar a la violencia verbal y a comenzar a debatir civilizadamente.

Ya en el año 2007, después de un poco más de dos años de existencia, Consenso se convirtió en Contodos, con un perfil más de blog que de revista. De hecho, tenía un espacio de «portafolios» en su página, donde apareció en abril de 2007 el blog Generación Y de Yoani Sánchez, quien hasta aquel entonces había participado en los proyectos Consenso y Contodos no como escritora sino como webmaster. La chispa que llevó a Sánchez a convertirse en bloguera fue su participación frustrante en la polémica intelectual de enero y febrero de 2007 vinculada al «quinquenio gris»13. Además de ser el detonante del nacimiento de Generación Y, esta polémica significó todo un terremoto en la vida intelectual de Cuba, ya que se trató de un debate sin precedentes entre docenas de intelectuales cubanos sobre los límites del diálogo y la política cultural del gobierno, que se llevó a cabo casi exclusivamente a través del intercambio de correos electrónicos.

Desde entonces, Sánchez y su esposo Reinaldo Escobar, junto con un grupo creciente de blogueros independientes, han ido más allá del mundo limitado del correo electrónico aprovechando las redes sociales de la web 2.0 – especialmente los blogs y Twitter– para despertar el periodismo ciudadano y el debate crítico en Cuba. Durante 2007, Sánchez se fue convirtiendo en la protagonista principal de este colectivo, dados su conocimiento de informática y su liderazgo como pionera de los blogs y como animadora de la blogósfera local a través de una serie de proyectos colectivos: el taller de redes sociales Academia Blogger, el concurso «Una isla virtual», los sitios de traducción colectiva y voluntaria Hemos Oído/Translating Cuba, la plataforma blogger Voces Cubanas, la revista Voces y la serie de videos Razones ciudadanas.

No obstante, es probable que durante 2007 el gobierno no entendiera el poder, el alcance y la eficacia de este nuevo uso de los medios de comunicación social, sobre todo en manos de una madre joven y desconocida. De hecho, durante esta fase inicial prestaron más atención a Escobar, que tenía un historial como disidente y periodista independiente. «El machismo tiene solo un lado positivo», ha escrito Sánchez, «enfrentados a la disyuntiva de a quién llevarse detenido, han venido por mi esposo, Reinaldo, todas las veces. Mis ovarios son culpables, pero subestimados».

La Academia Blogger tenía como propósito fomentar el uso de blogs en Cuba, y en su primera reunión del 17 de diciembre de 2008 Sánchez introdujo las técnicas de varias plataformas de edición de blogs, Escobar explicó cómo aplicar las normas tradicionales del periodismo a un blog y Eugenio Leal compartió las normas éticas que deberían aplicarse a esta nueva forma de comunicación electrónica14. Desde entonces, la academia ha ido reuniéndose dos veces por semana en la casa de Sánchez y Escobar en La Habana (y a veces en otras provincias), y evolucionando para incorporar y promover entre sus integrantes el uso de Twitter a través de teléfonos móviles. En aquella primera reunión, también decidieron convocar al concurso «Una isla virtual», con el objetivo de «fomentar la blogósfera cubana y motivar a quienes utilizan internet para expresar ideas, informaciones y testimonios»15. Finalmente, durante 2009 aparecieron la nueva plataforma blogger Voces Cubanas –donde se pueden encontrar enlaces a todos estos blogs alternativos– y los sitios gemelos Hemos Oído y Translating Cuba –donde estos mismos blogs son traducidos gratuitamente y son accesibles tanto en inglés como en otros idiomas–.

Así, puede observarse un crecimiento continuo, empezando con Generación Y de Yoani Sánchez (abril de 2007), Desde Aquí de Reinaldo Escobar (diciembre de 2007) y Sin EVAsión, de Miriam Celaya (que fue escrito bajo el seudónimo «Eva» entre enero y julio de 2008)16. Hoy por hoy, la diversidad es mayor y los blogs tienen estilos y temas distintos. Por ejemplo, los blogs de Escobar y Celaya son más periodísticos, mientras que el de Sánchez es más anecdótico, con crónicas de vida cotidiana más cortas.

A lo largo de este proceso de desarrollo y maduración de Voces Cubanas se puede notar una evolución desde un proyecto personal de «exorcismo», catarsis y desahogo individual hasta un movimiento coordinado de solidaridad ciudadana. Al mismo tiempo, se presencia un esfuerzo, cada vez más atrevido, por convertir los espacios virtuales de diálogo y discusión, hasta el momento restringidos a los correos electrónicos, los blogs y los tweets, en espacios reales; un movimiento gradual desde el ciberespacio hacia el espacio público, en el que la plaza sitiada de la opinión unánime pueda convertirse en una plaza pública que refleje las voces plurales de una sociedad civil multicolor. Como consecuencia, un gobierno acostumbrado a la obediencia ciudadana, al ejercicio del monopolio sobre los medios de comunicación y los espacios públicos, y muy preocupado por su imagen internacional ha lanzado una ola de insultos, repudio y difamación sobre los integrantes de Voces Cubanas, calificándolos como «mercenarios al servicio del imperio».

Havana Times

Tratamos de promover una combinación de lo convencional y el nuevo estilo de periodismo, así como comentarios que reflejen apoyo crítico a la Revolución, lo que no necesariamente es sinónimo de estar de acuerdo con sus líderes y sus políticas. (…) Presentamos aspectos diferentes de la situación cubana, alejándonos tanto del monólogo oficial como del discurso imperial malintencionado.

Fundado en octubre de 2008, Havana Times es un experimento mediático independiente del estadounidense expatriado Circles Robinson, quien vivió varios años en Nicaragua. Robinson fue a Cuba a trabajar como traductor-corrector primero en los servicios de la agencia Prensa Latina y posteriormente, a mediados de 2004, para la agencia estatal Equipo de Servicios de Traducción e Interpretación (ESTI), traduciendo y revisando artículos de diferentes medios cubanos oficiales online, incluyendo Granma y Juventud Rebelde. Pero a pesar de su entusiasmo inicial, a lo largo de sus ocho años en Cuba, Robinson iba aumentando su frustración al enfrentarse con la baja calidad de los trabajos que debía traducir.

Como reacción, en 2005 Robinson empezó a escribir su propio blog Circles on line, buscando un medio que reflejara las muchas voces de los cubanos que estaban a su alrededor y que no se oían en la prensa oficial. Como miembro de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), tenía la esperanza de que se pudiera aumentar la credibilidad del periodismo cubano, especialmente después del VIII Congreso de la UPEC, celebrado en julio de 2008, donde hubo una «franca discusión de las bien conocidas deficiencias que tenía la prensa cubana para presentar la vida diaria del país». Aunque estas discusiones no resultaron en cambios sustanciales dentro de la prensa oficial, para Robinson los llamados del propio Partido Comunista y de su nuevo líder Raúl Castro a poner fin a la doble moral y reflejar la realidad tal cual es en la prensa nacional fueron un momento de inspiración.

Así, en octubre de 2008, mientras vacacionaba en Matagalpa, Nicaragua, lanzó a la red el sitio Havana Times con la ayuda de un webmaster cubano residente en España y un contenido de artículos de noticias y «diarios» personales (tipo blog) de escritores cubanos. Desde el principio, el proyecto intentaba ser una alternativa al periodismo oficial sin escorarse hacia una crítica feroz ni a una alabanza sin fisuras. En una de nuestras conversaciones, le pregunté a Robinson específicamente qué significa para él la palabra «independiente» y me respondió: «Independiente tanto del gobierno cubano como del gobierno norteamericano y de los grupos de exiliados cubanos de Miami y de todos los programas que financian directa o indirectamente. Independiente de cualquier partido político, organización o movimiento».

No obstante, cuando Havana Times salió al ciberespacio, se encontró con un buen número de retos. Además de los desafíos técnicos de costear un dominio, diseñar el sitio y comunicarse con los integrantes, Robinson debía reclutar a los escritores «en un país donde trabajar para un medio digital independiente es considerado un tabú por el gobierno y la mayoría de los ciudadanos». Así que todas las personas interesadas en participar tenían que estar «dispuestas a correr el riesgo de posibles persecuciones en sus vidas personales y profesionales», explica en la entrevista. Al mismo tiempo, para mantener su independencia, Robinson tenía que asegurarse un financiamiento autónomo del gobierno cubano, algo visto con mucha sospecha en Cuba. En el caso de Havana Times, Robinson resolvió este dilema con sus ahorros personales y la ayuda familiar, con los que financia el portal y paga a los integrantes del proyecto. El periodista admite que una ventaja durante el primer año fue el hecho de que el sitio existiera solo en inglés. «Tengo que admitir que al hacer eso –razona– estaba consciente de que habría menos alarma por la existencia de un sitio independiente que no era fácilmente asequible al público cubano.»

Robinson insiste en que nunca pidió permiso a nadie para hacer Havana Times y en que nadie, del partido ni del gobierno, lo ha censurado directamente. Pero eso no significa que no haya tenido que navegar una serie de obstáculos tanto burocráticos como ideológicos. Aunque Havana Times fue muy bien recibido por los lectores y Robinson continuó trabajando en el ESTI y editando el portal en su tiempo libre, pudo mantener esta dinámica delicada solo durante nueve meses. En la primavera de 2009 tuvo un conflicto en su trabajo relacionado con un caso de corrupción que involucró a su jefe inmediato17. Aunque el conflicto no tenía vinculación con Havana Times, cuando Robinson se negó a guardar silencio sobre esta falta de ética, su jefe trató de aprovechar la falta de un «permiso» del blog para acallarlo.

Al final me negué a retractarme y el ESTI se negó a renovar mi contrato de trabajo de un año. (…) Como mi residencia en Cuba era cuestión de trabajo, tuve que salir del país en el término de un mes. Regresé con mi familia a Nicaragua en junio de 2009. Y encontré que era perfectamente posible seguir editando el sitio digital estando fuera de Cuba.

Desde entonces, Robinson ha regresado a Cuba en tres ocasiones para reunirse con los escritores, permaneciendo durante varias semanas en cada visita. Estas visitas no han sido obstaculizadas por las autoridades cubanas. Tampoco han intentado bloquear el sitio para los internautas cubanos como hicieron durante tres años (de marzo de 2008 a marzo de 2011) con el dominio desdecuba.com de Voces Cubanas. Robinson entiende esta política de la siguiente manera: «Havana Times permanece visible al segmento relativamente pequeño de la población cubana con acceso a internet porque los censores no lo han clasificado como parte del mundo de los blogueros disidentes a los que sí bloquean».

El equipo total de Havana Times varía entre 20 y 25 personas, mayoritariamente jóvenes cubanos que apoyan el socialismo pero que son bastante críticos con el gobierno actual y buscan alejarse del llamado «monólogo oficial». El sitio se actualiza todo los días laborables y por lo general los fines de semana. Recibe un promedio de 2.000 visitas y 5.000 vistas de páginas por día (cerca de la mitad de los lectores son de EEUU y Canadá y 10% son cubanos). Otros, especialmente los lectores en Cuba, reciben los trabajos por correo electrónico dado que no pueden acceder a la red con frecuencia. La gran mayoría de los participantes son cubanos que viven en la isla y colaboran escribiendo «diarios» (que son como blogs personales) o tomando fotos. También hay algunos colaboradores regulares cubanos que viven en el extranjero, y además el sitio cuenta con la ayuda gratuita, en la traducción, de tres ciudadanos estadounidenses.Aparecen allí desde voces liberales clásicas, que abogan más por los derechos individuales, hasta una izquierda que critica la Revolución por no ser realmente socialista. Por ejemplo, el ex-diplomático cubano Pedro Campos suele publicar sus ensayos críticos tanto en Havana Times como en los sitios izquierdistas Observatorio Crítico y Kaos en la Red, con títulos como: «Necesitamos otro modelo», «Hay que avanzar hacia la democracia participativa directa», «La obsoleta fabricación de ‘enemigos’» y «El ‘socialismo del Estado’ es un oxímoron». También Havana Times ha mostrado valentía al publicar entrevistas largas con Yoani Sánchez.

Yo tenía deseos de escribir por varias razones –dice Erasmo Calzadilla, uno de los blogueros de Havana Times–. Pero tenía mucho miedo porque estaba dando clases en la Universidad. Cuando aquello, impartía clases en la Universidad de Filosofía. Entonces me imaginé que podía tener problemas, conflictos con escribir, porque sé que estaba caliente la atmósfera; cualquier cosa que tú escribas puede ser peligrosa. O escribes lo que te da la gana y vas a tener problemas o escribes lo que te piden. Yo tenía mucha preocupación, más que [Circles] era un americano, ¿no? Pero cuando lo conocí enseguida sentí empatía, sentí amistad, sentí confianza. Sentí que tenía un trabajo oficial en Cuba, su visión del mundo era de izquierda y eso me dio mucha confianza de que no iba a estar digamos en un sitio provocador, en la misma guerrita de siempre para buscar dinero. Sentí que estaba fuera de este conflicto armado dentro del periodismo; que no iba ser utilizado ni de un lado ni de otro.

Robinson agrega: «Hay miedo; el miedo de decir abiertamente lo que uno piensa y así cruzar una línea invisible pero con consecuencias bastante reales». De hecho, durante el primer año de la existencia de Havana Times, Calzadilla recibió cuestionamientos y presiones en su centro de trabajo –y al final perdió incluso su empleo–, pero siguió colaborando con el blog.

Bloggers Cuba

Bloggers Cuba [es] un espacio para pensar la realidad nacional desde la experiencia y la opinión personal de cada uno de sus miembros. (…) Bloggers Cuba se replantea los objetivos de su propuesta inicial, marcada fundamentalmente por la dicotomía entre la experiencia de vida en la Isla y su escaso reflejo en los medios de prensa nacionales y extranjeros. Bloggers Cuba se propone (…) contribuir a la ampliación de estos espacios a través de la voz del ciudadano de a pie. (…) Creemos que [la] verdadse construye a partir de múltiples experiencias.

«Bloggers Cuba: Un espacio para pensar y vivir la Isla», declaración editorial, 8/7/2011

El grupo Bloggers Cuba nació entre junio y septiembre de 2008 y el portal original existió hasta diciembre de 2009 (o sea, un poco más de un año). Después de un año y medio offline, la comunidad Bloggers Cuba reapareció el 8 de julio de 2011 bajo el mismo dominio original, www.bloggerscuba.com, y con la declaración de principios citada arriba. Creo que el aspecto más interesante de su declaración es el énfasis en rechazar no solo los «medios de prensa nacionales» por no reflejar la realidad cubana, sino también los extranjeros. Asimismo, declaran que creen en el pluralismo, la diversidad y la inclusión, por un lado, y en «el derecho a la autodeterminación y soberanía del país, en la justicia social y la igualdad», por otro.

Tanto en este portal como en el original se pueden encontrar enlaces a todos los blogueros del grupo, que suman hasta unos 15 miembros. La más conocida es Elaine Díaz, con su blog La Polémica Digital. También participan las activistas de raza y de género Sandra Álvarez y Yasmín Portales, ambas negras y feministas.

Originalmente, Bloggers Cuba fue idea de Roger Trabas –un fanático de la música metal y de la computación– y el francés residente en Cuba David Chapet, a través del cual se costeó el host (que está en España). El 2 de junio de 2008, Trabas dejó el primer post en el blog colectivo del grupo con el mensaje: «Con la intención de unir a todos los bloggers cubanos que residan en la isla, se ha creado este blog».

Ya para el otoño de 2008 estaban listos para su primera reunión física, que denominaron el primer encuentro de «Bloggers por Cuenta Propia» y que tuvo lugar en el Palacio de Computación y Electrónica en Centro Habana el 27 de septiembre. Once personas asistieron a aquella primera cita que tenía como propósito algo sencillo: fomentar el uso y el desarrollo de weblogs desde Cuba «como forma de expresión libre». La desintegración de Bloggers Cuba como grupo alrededor de un portal colectivo se debió en parte a la retirada del francés y a la falta de dinero para seguir pagando el servidor.

Aunque Bloggers Cuba tiene muchos puntos en común con Havana Times, la mayoría de sus integrantes tiene trabajo en el aparato estatal, un conocimiento técnico elevado y acceso institucional a internet (unos más que otros), lo cual puede ser un incentivo para moderar su lenguaje crítico. De hecho, en ocasiones han sido agudamente críticos con algunos aspectos del sistema socialista cubano o con uno u otro funcionario o periodista oficial, pero siempre se quedan claramente «dentro de la Revolución», justificando sus argumentos con referencias a las palabras de los líderes del gobierno o con principios socialistas. Convive una creencia en los ideales del socialismo junto con una especie de negociación con el poder para salvaguardar su acceso a internet y su habilidad de expresarse con una relativa libertad. Son críticos –especialmente en cuanto a los temas de edad, género, raza, medio ambiente, diversidad sexual y en pro de una mayor libertad de moverse y asociarse dentro y fuera de Cuba– pero, en lo esencial, son partidarios de la Revolución.

Así, dos blogueras de la comunidad Bloggers Cuba, Sandra Álvarez del blog Negra Cubana Tenía Que Ser y Elaine Díaz de La Polémica Digital, fueron celebradas como «ciberrevolucionarias» por los medios oficiales en el episodio «Ciberguerra» del mencionado documental Las razones de Cuba. Al mismo tiempo, el programa descalificó como «ciberdisidentes» y hasta «ciberterroristas» a otros blogueros como Claudia Caudelo, Orlando Luis Pardo Lazo, Miriam Celaya y Yoani Sánchez, acusándolos de trabajar al servicio del gobierno de EEUU. Díaz me confesó en nuestra entrevista que no le gustó para nada ser presentada y hasta definida en el documental como la «anti Yoani». «Soy mucho más que esto», dijo.

La Joven Cuba

La Joven Cuba no es un blog oficialista, defendemos las cosas buenas de la Revolución y criticamos las que creemos que son negativas y van en contra y afectan al país que soñamos y queremos construir. (…) El blog se creó por nuestra propia iniciativa y deseos. No le pedimos permiso a nadie. Lo que publicamos y hacemos no lo consultamos con nadie. (…) La Joven Cuba goza de Plena Libertad para hacer lo que hace. Así es y seguirá siendo. El día que sea diferente dejaremos de ser La Joven Cuba.

Visité a los fundadores de La Joven Cuba en Matanzas. En lo esencial, es un proyecto que defiende la Revolución, el socialismo y la soberanía nacional y que ha atacado con frecuencia y fervor a Yoani Sánchez y a otros blogueros disidentes. Su lista de enlaces incluye preferentemente blogs de periodistas oficiales. Los creadores son tres estudiantes de posgrado y profesores de la Universidad de Matanzas (Harold Cárdenas Lema, Roberto Peralo y otro que no pude conocer) e incorporan a estudiantes de grado de la universidad. Una de las zonas más ricas de este grupo son los comentarios, que en ocasiones se convierten en verdaderos debates. La Joven Cuba muestra cierto grado de independencia en algunos temas y, fundamentalmente, está abierto al debate. También hay que considerar su modo de acceso, institucional en este caso, y el de Bloggers Cuba, en contraste con los dos primeros (Voces de Cuba y Havana Times), que acceden desde los hoteles, subalquilando horas a extranjeros u otras prácticas propias del mercado negro.

Los blogueros de La Joven Cuba son los más cercanos a la postura oficial, aunque no los tildaría de oficialistas. Están patrocinados por instituciones oficiales y eso obviamente establece límites. Pero, al mismo tiempo, creo que hacen un esfuerzo legítimo para hacer oír sus propias voces y dialogar con otros que no están de acuerdo con ellos. Durante los meses recientes (marzo a agosto de 2011) han sostenido una conversación digital muy respetuosa, rica y sin precedentes con Regina Coyula, la autora del blog La Mala Letra (de Voces Cubanas).

Más allá de las etiquetas

Califico como «oficialistas» a un grupo de blogs que se caracterizan por su posicionamiento político progubernamental y por su acceso institucional a internet, pero mi definición de «oficialista» va más allá de esto. Hay blogs prosistema escritos por personas con acceso institucional que no calificaría como «oficialistas». Ser «oficialista» para mí implica, además, que el blog forme parte de un coordinado y disciplinado escuadrón mediático patrocinado desde el poder, lanzado con el propósito explícito de defender la Revolución y atacar y difamar a los que la critican. En una réplica al post de Elaine Díaz «Blogger y punto», donde ella se manifiesta contra la descalificación de un bloguero mediante el uso de adjetivos huecos como «revolucionario» y «alternativo», «oficialista» y «mercenario», «castrista» y «libre», Ernesto Hernández Busto, el impulsor de Penúltimos Días, nos ofrece una definición útil en este caso:

Existen los bloggers «oficialistas», eso es un hecho. En un video filtrado hace unos meses (…) un militar cubano confiesa que forman parte de una estrategia ideada por la Seguridad del Estado para contrarrestar a la blogósfera independiente. ¿Cómo hacer para diferenciar a esa gente de otros cubanos que bloguean porque sencillamente quieren hablar sin cortapisas sobre su realidad? (…) [Los blogueros oficialistas] Son las personas a las que se les facilita acceso a internet y otras prebendas para que reproduzcan contenidos de la prensa gubernamental, o fabriquen un discurso más «atractivo» sin desviarse del canon, o simplemente contrarresten la influencia de otros bloggers tildados de «mercenarios» solo porque disienten de la política gubernamental.

Así pues, tanto los blogueros revolucionarios de La Joven Cuba como los más críticos y dinámicos de Bloggers Cuba insisten en que sus proyectos son «espontáneos» y «auténticos», impulsados por gente libre desde la base, no «mandados a hacer» desde el poder. En este sentido, la página de Bloggers Cuba enfatiza la diferencia entre lo «oficial» y «oficialista» por un lado y lo que se podría llamar lo «revolucionario espontáneo y libre» por otro. Creen tanto en «el derecho a la autodeterminación y soberanía del país, en la justicia social y la igualdad» como en «la diversidad de voces, en la construcción de la Cuba futura a partir de la inclusión y la participación desde un consenso plural», y así, no quieren ser descalificados como meros blogueros oficialistas por estos posicionamientos.

Pero es necesario preguntarse qué pasaría si estos blogueros usaran esa libertad para escribir cosas prohibidas. No hay que denegar en absoluto su «libertad» y «espontaneidad», pero hay que reconocer que se expresan en un contexto donde semejantes esfuerzos auténticos y libres están penalizados y descalificados al tildárselos de «mercenarios» y hasta de «ciberterroristas» si no apoyan al régimen y si no están claramente «dentro de la Revolución». Reinaldo Escobar pone su dedo en esta llaga cuando me dice en la entrevista: «Otra diferencia entre ambas blogósferas [la alternativa y la institucional] es el enfoque. Quienes están en la alternativa usan su libertad para hacer cosas prohibidas. Son pocas la personas que usan la libertad para hacer cosas autorizadas».

Entonces, para hacer una cartografía preliminar de esta incipiente blogósfera cubana hay que indagar: ¿quién da y quién puede quitar el acceso a internet?; ¿cómo se accede a la red?; ¿a través del trabajo, de una institución estatal, de un amigo, del mercado negro, de un hotel, de una sede diplomática? Y si se paga por este acceso, hay que preguntar: ¿de dónde sale el dinero?; ¿el precio es solo económico o es ideológico también?; ¿opera la censura, un filtro político o la autocensura a la hora de escribir? Es decir, si se tiene acceso a internet, hay que hacer la pregunta: ¿quién puede quitar este acceso y bajo qué condiciones? Las respuestas a estas preguntas, sea cual fuere la posición política o ideológica, indican algo importante sobre el nivel de independencia de un bloguero y de un proyecto bloguero colectivo.

Dada la baja conectividad y el limitado acceso a internet en Cuba, nadie puede ser completamente independiente. Todas las maneras de acceder a internet requieren una negociación con algún poder, con alguna institución. En los casos de Sánchez, Escobar y otros del grupo de Voces Cubanas, se podría decir que «ya han perdido todo» en cuanto a trabajos estatales, posiciones oficiales y acceso institucional a internet. Por ende, también han perdido algo del miedo y de la doble moral que son tan comunes en Cuba a la hora de expresar un criterio propio. Si no cuentan con una institución para acceder a internet, ninguna institución les puede quitar su acceso ni condicionar lo que escriben. Como cantó Janis Joplin sobre Bobby McGee: «Freedom’s just another word for nothin’ left to loose»18.

Pero ahora viene otra pregunta válida sobre la independencia real de los blogueros que se autodenominan «alternativos» e «independientes» de organizaciones, partidos o Estados extranjeros, algo que sus críticos en la blogósfera oficialista (y dentro de los medios oficiales) dicen que no existe y que usan para descalificarlos con el epíteto «mercenarios». Si hay blogueros que disfrutan de acceso a internet a través de embajadas de países que a su vez tienen sus propias políticas, de allí podrían filtrarse también el control y la censura. Como indica Elaine Díaz: «Me encantaría pasar por la Oficina de Intereses [de EEUU] a pedir tiempo de máquina para (…) apoy[ar] el Socialismo en Cuba. (…) Si mi conexión depende de la venia gubernamental, que ES CIERTO, la de ellos depende de la venia de otro gobierno. (…) Su libertad está taaaaan limitada como la de los blogueros a quienes acusan de oficialistas».

El argumento de Díaz es que los blogueros que se declaran «independientes» también son controlados o censurados o que se autocensuran para preservar un acceso que a fin de cuentas es igual de institucional y gubernamental. No van a poder criticar la política de EEUU o a hacer reclamaciones sobre el socialismo en Cuba desde la Oficina de Intereses porque así perderían su acceso. Además, Díaz rechaza la insinuación de que si un bloguero no se declara disidente (o sea, un contrarrevolucionario) tiene que ser, por regla simplista, oficialista: «Me toca la blogósfera que nace tutelada, a la que le dictan por teléfono los posts, la acrítica, la a-neuronal, la imbécil blogósfera que está de acuerdo con el sistema por algunas horas gratis de internet y un salario que oscila entre lo ridículo y lo inadmisible». Se podría resumir este argumento con la siguiente frase: «No ser opositores no nos hace oficialistas». Es irónico, pero esta declaración tiene exactamente el mismo espíritu que tenía el razonamiento de Reinaldo Escobar cuando lo acusaron de ser un contrarrevolucionario al fundar la revista Consenso en diciembre de 2004: «Ser independientes no nos hace opositores».

No obstante, la mayoría de los blogueros independientes que suelen usar las conexiones de las embajadas sí han criticado las políticas estadounidenses repetidas veces, lo cual demuestra que existen diversos grados de independencia y desmiente que sean meros mercenarios al servicio del imperio. Así argumenta Miriam Celaya:

[A] mí nunca las embajadas desde las que me conecto me han cuestionado lo que publico, allí no me han impuesto doctrinas ni me han condicionado la conexión a que publique o no algún contenido. De hecho, yo he recibido la propuesta de conectarme desde la Oficina de Intereses (a pesar de que he publicado textos y he firmado documentos que se oponen al embargo y me he declarado verticalmente opuesta a las injerencias y a la anexión, incluso en conversaciones directas con funcionarios del gobierno estadounidense he criticado la existencia de un programa para la transición, propuesto durante la administración Bush). He declinado conectarme desde allí, en parte porque es un sitio demasiado concurrido para mi gusto, además de que las memorias flash son sometidas a un escrutinio que nunca he sufrido en las embajadas desde las que me conecto. Eso, sin contar todos los controles que hay que pasar para acceder a la SINA. No me agrada ir allí, la verdad, salvo que sea necesario (como cuando se trató de solicitar la visa a USA). Las embajadas de Holanda, Suecia y Chequia solo ponen como condiciones no utilizar la internet para lo relacionado con pornografía y otros sitios por el estilo; nada más. Otro elemento que tiende a confundir: en esas embajadas no se niega el acceso a blogueros oficialistas. Son ellos los que no acuden a solicitarlo, eso me consta.

Bibliografía

Calzadilla, Erasmo: «Insufficient Arguments against Yoani» en Havana Times, 18/12/2009, www.havanatimes.org/?p=17219.Díaz Rodríguez, Elaine: «Blogs y periodismo en Cuba: entre el ‘deber ser’ y la realidad» en Revista Latina de Comunicación Social No 64, 2009, www.revistalatinacs.org/09/art/873_Habana/74_97_Elaine_Diaz.html. Dilla Alfonso, Haroldo: «Cuba: algo más que un simple chancleteo» en Siete Días, 8/11/2009, www.7dias.com.do/app/article.aspx?id=63092.Grogg, Patricia: «Periodistas se asoman a la blogósfera» en Inter Press Service, 23/7/2008, <www.diariodigital.com.do articulo,31034,html="">.Sánchez, Yoani: «Generación Y: el making of» en Penúltimos Días, 19/1/2010, www.penultimosdias.com/2010/01/19/generacion-y-el-making-of/.Ubieta Gómez, Enrique: «Yoani Sánchez: la hija de PRISA» en Granma Internacional, 28/11/2009, www.granma.cu/espanol/2009/noviembre/sabado28/Yoani-Sanchez.html. (Artículo original publicado en La República.es, 1/1/2009, www.larepublica.es/spip.php?article13897 y en el blog Cronos, 3/1/2009, http://tiemporeal.wordpress.com/2009/01/03/yoani-Sanchez-la-hija-de-prisa/.

  • 1. Procuré incluir entre mis entrevistados a la mayor variedad de voces, edades, razas, géneros y posicionamientos políticos. Hablé tanto con Yoani Sánchez y su esposo Reinaldo Escobar (de Voces Cubanas) como con Elaine Díaz y Yudivián Cruz Almeida (de Bloggers Cuba); tanto con dos estudiantes de la Universidad de Matanzas, Roberto González Peralo y Harold Cárdenas Lema, que fundaron y administran el sitio revolucionario La Joven Cuba, como con Erasmo Calzadilla y Alfredo Fernández, un par de jóvenes blogueros del sitio Havana Times. Lo mismo con las feministas negras Sandra Álvarez y Yasmín Portales, ambas asociadas al grupo Bloggers Cuba, que con el periodista Iván García y la abogada Laritza Diversent, negros también, que están incluidos en el portal virtual Voces Cubanas. Tanto con el ex-bioquímico, escritor y fotógrafo Orlando Luis Pardo Lazo y la investigadora y opositora Miriam Celaya (de Voces Cubanas), como con los programadores Alejandro Ruiz y Roger Trabas, que forman parte del colectivo digital Bloggers Cuba.
  • 2. «La ciberguerra es una guerra que no es de bombas ni balas, sino de comunicaciones, algoritmos y bytes. En 2009 fue oficializada la doctrina de guerra irregular, como se la llama oficialmente en el Pentágono desde 2003», afirma el documental transmitido el 21 de marzo de este año por la Televisión Cubana.
  • 3. Tampoco se debe olvidar que el gobierno estadounidense ha concebido internet y la expansión de las comunicaciones con la isla como herramientas claves de su propia política contra el gobierno cubano. Así lo explicó un funcionario del gobierno de Barack Obama al afirmar que las comunicaciones con Cuba son «nuestra mejor herramienta para apoyar la democracia en la isla». En Nick Miroff: «Getting Cell Phones into Cuban Hands» en Global Post, 17/5/2010, www.globalpost.com/dispatch/cuba/100514/cell-phone.
  • 4. Larry Press: «The State of the Internet in Cuba», enero de 2011, http://laredcubana.blogspot.com/.
  • 5. Jose Remón y Emilio Morales: «Las telecomunicaciones en la sociedad cubana actual», ponencia presentada ante la Asociación para el Estudio de la Economía Cubana, Miami, 6 de agosto de 2011.
  • 6. L. Press: «Cuban Internet: Past, Present, and Future», ponencia presentada ante la Asociación para el Estudio de la Economía Cubana, Miami, 5 de agosto de 2011, audio disponible en http://som.csudh.edu/fac/lpress/recording/cuba/cuba.html.
  • 7. Si se compara la tasa de usuarios de internet por cada 100 habitantes, Cuba supera solo a otros seis países (Belice, Bolivia, El Salvador, Haití, Nicaragua y Surinam) con una cifra de 15,9 en 2010, mientras que el promedio regional es de más de 30. Oficina Nacional de Estadísticas (one): «Tecnología de la información y las comunicaciones en cifras. Cuba 2010», junio de 2011; L. Press: «The State of the Internet in Cuba», cit.
  • 8. one: ob. cit. Las encuestas más recientes relevadas por la one en 2009 indican que solo 2,9% de los encuestados tenían acceso directo a internet durante el año previo, mientras que casi el doble (5,8%) reportó haber usado correo electrónico (L. Press: «The State of the Internet in Cuba», cit.). Otra encuesta de la one del año 2007 encontró que «solo 5,2% de las personas consultadas (…) había usado una computadora [típicamente sin conexión a internet] en su hogar, mientras 88,8% lo hacía en centros de trabajo o estudio». Dalia Acosta: «Blogs por cuenta propia» en Inter Press Service (ips), septiembre de 2008, http://ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=89937.
  • 9. one: ob. cit.
  • 10. Hay muchísimos otros blogs cubanos hechos desde fuera, unos bastante moderados –como es el caso del blog colectivo The Havana Note– y otros incluso progubernamentales –como son los casos de Acerca de Cuba y Machetera–. Estos blogs se escriben tanto en castellano como en otros idiomas y tocan una gran variedad de temas incluyendo noticias (Café Fuerte, Along the Malecón, Cuba Money Project, Cuaderno de Cuba y Cuban Colada), humor gráfico (Periódico Guamá, Garrincha y El Blog de Varela), política (The Cuban Triangle, Uncomon Sense, Babalú Blog y Capitol Hill Cubans), antropología (Ethno Cuba), economía (The Cuban Economy), internet (The Internet in Cuba), música y literatura (El Tono de la Voz y Enrisco) y cine (Cine-Ojo).
  • 11. Para comparar Cuba con otros países de la región, se puede visitar el sitio peruano Blogalaxia, que tiene un directorio de enlaces a blogs de todos los países de América Latina registrados allí por sus propios autores. Aunque la selección no es sistemática ni representativa, es de notar que Cuba tiene solo 414 blogs en esta lista, mientras que Chile tiene 6.030; Costa Rica, 950; Argentina, 10.905; Ecuador, 2.368; España 23.469; Venezuela, 5.547; Puerto Rico, 796, y República Dominicana, 1.521. Hay solo tres países latinoamericanos que tienen menos blogs que Cuba en esta lista: Panamá con 287, Nicaragua con 219 y Paraguay con 212.
  • 12. Hay que destacar el blog de Yohandry Fontana, seudónimo de algún bloguero oficialista que existe solo para contrarrestar a Yoani Sánchez y a otros ciberdisidentes (de hecho, el nombre «Yohandry» parece tomado del blog de Sánchez, Generación Y, que invita a «Yanisleidi, Yoandri, Yusimi, Yuniesky y otros que arrastran sus ‘i griegas’ a que me lean y me escriban»).
  • 13. Esta polémica se desencadenó luego de la presentación en el programa televisivo Impronta de Luis Pavón Tamayo, presidente del Consejo Nacional de Cultura (cnc) entre 1971 y 1976 y principal ejecutor de una política cultural que a inicios de la década de 1970 estableció una serie de duros parámetros para los sectores de la educación y la cultura.
  • 14. «Itinerario Blogger», 19/12/2008.
  • 15. «Concurso de bitácoras: una isla virtual», 19/12/2008.
  • 16. Ya para el verano de 2011 había un total de 40 blogs adscritos a Voces Cubanas. Los primeros 10 en sumarse al proyecto (en orden cronológico), incluyendo los de Sánchez, Escobar y Celaya, fueron los de Lía Villares, Hechizamiento/Habanemia (abril de 2008), Claudia Caudelo, Octavo Cerco (octubre de 2008), Orlando Luis Pardo Lazo, Lunes de Post-Revolución (octubre de 2008), Iván García, Desde La Habana (enero de 2009), Eugenio Leal, Veritas (febrero de 2009), Dimas Castellanos, El Blog de Dimas (febrero de 2009), y Ciro Díaz, El Auditorio Imbécil (abril de 2009).
  • 17. C. Robinson: «Havana Times, escritura sin prejuicios desde Cuba. Cómo comenzó Havana Times», ponencia presentada en el congreso «Cuban Futures», The Bildner Center for Western Hemisphere Studies, Nueva York, abril de 2011.
  • 18. «La libertad es tan solo otra manera de decir que ya no tienes nada más que perder».