Análisis de coyuntura

Suriman: ¿Revolución o dictadura militar?

Surinam, pese a haber permanecido hasta 1975 como colonia holandesa, presenta la clásica herencia colonial: una composición multiétnica originada en la importación de mano de obra esclava y asalariada que nutre las tensiones políticas entre dos bloques etnopolíticos enfrentados; un sistema político calcado de la metrópoli y una economía afincada en la explotación de la bauxita y altamente dependiente de la ayuda externa. Al producirse la independencia de Surinam, los dos bloque políticos enfrentados - en el poder el National Party Combination (NPK), aglutinado alrededor del grupo africano y en la oposición el Partido Democrático Unido (VDP), hegemonizado por los hindúes mantuvieron dada la paridad de fuerzas basadas en la alianza con otros grupos étnicos, un estancamiento de la vida política del país. A esta situación se asocia, por otra parte, la creciente corrupción administrativa, en el marco de la presencia decisoria de las empresas que controlan la explotación de la bauxita - Alcoa y Billiton - y la fuerte dependencia económica de la vida holandesa.

Suriman: ¿Revolución o dictadura militar?