Nuevas formas de hacer política (64 / Enero - Febrero 1983)
Revista
Nueva Sociedad NUSO 64 Enero - Febrero 1983

Nuevas formas de hacer política

Presentamos una gran variedad de experiencias nuevas de hacer política en diferentes países, aunque estamos conscientes que ellas no son representativas de la totalidad. Los artículos de esta edición, pues, representan un primer intento para determinar cómo evolucionan y se interrelacionan dialécticamente estas nuevas organizaciones y fuerzas sociales de base -que han desarrollado objetivos e ideologías propias al mismo tiempo que han ido asumiendo su autorrepresentación política- con respecto a los partidos, al Estado o al gobierno central.

Análisis de coyuntura

Brasil: ¿Hacia una nueva legitimidad?

Este artículo ofrece algunos elementos del momento actual especialmente en el plano político. La coyuntura es fase de profundos movimientos estructurales. Lo actual está enmarcado en el proceso de reajuste general que se viene esperando en el país desde el primer choque de los precios del petróleo en 1973. El ascenso del general Geisel a la presidencia en 1974, marca el camino indicado por la élite cívico-militar de la necesidad de adecuación interna a la nueva situación internacional. Estos nueve años caracterizan el tránsito de un régimen de dictadura y centralización del poder hacia uno más flexible y abierto. Esta marcha, establecida en un \"cronograma político\", no ha sido unilineal entre los segmentos sociales dominantes. Siempre que fuese necesario tomar decisiones frente a la crisis económica, que es telón de fondo permanente (deuda de U$ 17.000 millones en 1974 pasa de U$ 80.000 en 1982), hubo fricciones, rupturas. Los segmentos sociales no privilegiados ­ asalariados, sectores medios ­ serán afectados por la inflación y el deterioro del poder adquisitivo de los salarios, en un esfuerzo permanente para hacerle pagar el costo de la crisis.

México: De potencia emergente a nación en emergencia

Quinto lugar en reservas petroleras potenciales - sólo después de la URSS, Arabia Saudita, Kuwait e Irán -, México apostó su futuro a la carta petrolera y el endeudamiento externo, logrando así, de 1977 a 1981, los índices de crecimiento económico más altos de su historia e iniciando un amplio proceso de modernización en todos los órdenes. Sin embargo, la reducción de los precios internacionales del crudo y la crisis financiera mundial fueron los factores internos que pusieron nuevamente a los 70 millones de mexicanos frente a todas sus carencias estructurales de nación subdesarrollada, dependiente comercial, financiera y tecnológicamente del poderoso país con el que comparte 3 mil kilómetros de frontera: Estados Unidos.

Paraguay: Treinta años de soledad

El general Alfredo Stroessner, \"Estrella Luminosa del Paraguay\", alcanzó su sexta reelección y veintinueve años ininterrumpidos como dictador. Los observadores recuerdan que es la tiranía más añeja de América Latina. Alguno se lamenta, quizás, de la escasa atención que el mundo dedica a tan ominosa permanencia y un telón de miedo e indiferencia ha vuelto a cernirse sobre un pueblo que merece mejor destino.

Suriman: ¿Revolución o dictadura militar?

Surinam, pese a haber permanecido hasta 1975 como colonia holandesa, presenta la clásica herencia colonial: una composición multiétnica originada en la importación de mano de obra esclava y asalariada que nutre las tensiones políticas entre dos bloques etnopolíticos enfrentados; un sistema político calcado de la metrópoli y una economía afincada en la explotación de la bauxita y altamente dependiente de la ayuda externa. Al producirse la independencia de Surinam, los dos bloque políticos enfrentados - en el poder el National Party Combination (NPK), aglutinado alrededor del grupo africano y en la oposición el Partido Democrático Unido (VDP), hegemonizado por los hindúes mantuvieron dada la paridad de fuerzas basadas en la alianza con otros grupos étnicos, un estancamiento de la vida política del país. A esta situación se asocia, por otra parte, la creciente corrupción administrativa, en el marco de la presencia decisoria de las empresas que controlan la explotación de la bauxita - Alcoa y Billiton - y la fuerte dependencia económica de la vida holandesa.

Controversia

Diálogo Norte-Sur: ¿Un diálogo de sordos?

Para un verdadero diálogo Norte-Sur Sédar-Senghor, Léopold El actual orden económico internacional, que constituye un hecho de los hombres, es injusto y, en tanto tal, portador de serias amenazas para la paz. Retraso es subdesarrollo y subdesarrollo hambre, incultura, Insalubridad Rodríguez, Carlos Rafael Los países socialistas miran con recelo situaciones en las cuales se les quiere imponer la adopción de medidas que el capitalismo desarrollado, por su parte, no está decidido a acometer.

Libros y autores

Gorostiaga, Xabier: Los dilemas de la revolución sandinista a tres años del triunfo

Cuadernos del Pensamiento Propio, CRIES-INIES, Managua, Nicaragua Apdo. Postal c-16 Este ensayo del economista Xavier Gorostiaga pretende presentar los problemas de la revolución nicaragüense "con sus tensiones, paradojas, contradicciones y errores, tal y como se viven dentro de un proceso que busca superar el subdesarrollo y la herencia dictatorial, sobrevivir en la crisis económica internacional y regional e iniciar la creación de la independencia nacional de un país pequeño y pobre, situado en un área estratégica".

Política-Economía-Cultura

Alteremos lo injusto. El compromiso de la comunicación alternativa

El tema comunicación encierra en el mundo actual complejidades profundas. Nunca como ahora en la historia de la humanidad se ha dispuesto de mayores recursos para transmitir ideas, símbolos, mensajes de un ser humano a otro. Para vivir en un diálogo social vitalizador y creativo. Pero, al mismo tiempo, nunca tanto como ahora la sociedad aparece atomizada, fragmentada, remitida a los consumos individuales y mediatizados de la versión sobre la propia historia que uno vive. Una versión que se concibe en ámbitos de alta concentración de poder y de acceso crecientemente exclusivo a toda la información.

EE.UU. y la Cuenca del Caribe. Crónica de un fracaso anunciado

Hace veinte años la crisis de Cuba hizo convergir la mirada de todo el mundo hacia una zona que, hasta entonces, representaba para la mayoría sólo un lugar de descanso para millonarios o uno de los muchos, exóticos, paraísos perdidos. Superada la crisis, la región fue viviendo una gradual descolonización, pasando definitivamente a representar el \"patio trasero\" del sistema de seguridad estratégica de los Estados Unidos. Desde entonces, para Washington la preocupación por la seguridad ha sido constantemente colocada en primer plano y ha conllevado algunas desviaciones básicas en las relaciones con el área.

La CDC: Un club sin amigos

La convulsionada región de América Central está bendecida por un exceso: la abundancia de gente entregada a la labor de pacificarla. Las propuestas de paz, ofertas de mediación entre naciones en conflicto ­ como es el caso de Honduras o Nicaragua ­ o facciones en enfrentamiento, como el gobierno, las guerrillas y el resto de la oposición en El Salvador, son abundantes. Proceden de México, de Panamá, de Honduras, de Nicaragua.

La soledad de América Latina

Antonio Pigafetta, un navegante florentino que acompañó a Magallanes en el primer viaje alrededor del mundo, escribió a su paso por nuestra América meridional una crónica rigurosa que, sin embargo, parece una aventura de la imaginación. Contó que había visto cerdos con el ombligo en el lomo, y unos pájaros sin patas cuyas hembras empollaban en las espaldas del macho, y otros como alcatraces sin lengua cuyos picos parecían una cuchara. Contó que había visto un engendro animal con cabeza y orejas de mula, cuerpo de camello, patas de ciervo y relincho de caballo. Contó que al primer nativo que encontraron en la Patagonia le pusieron enfrente un espejo, y que aquel gigante enardecido perdió el uso de la razón por el pavor de su propia imagen.

Panamá: Un foro para la concertación

La historia y la geografía de Las Antillas han vinculado permanentemente a Sudamérica, a Centroamérica y a las Antillas. Asimismo, nuestra función geográfica como puente interoceánico nos relacionó prácticamente con todos los mercados y pueblos del mundo. La construcción del actual Canal de Panamá aportó, además, una relación especial con los Estados Unidos de América. A la vez, Panamá es uno de los países con régimen económico, social y político más estable, aledaño a una región aquejada por complejos e incluso peligrosos problemas sociales.

¿Quién con Quién? La lucha ideológica dentro de la Iglesia Católica Nicaragüense

En la actualidad, los esfuerzos por desestabilizar a Nicaragua se implementan en muchos campos diferentes: el económico, el político, el militar y en una manera muy importante en el religioso. Es una opinión bastante generalizada que en este momento la lucha ideológica adquiere su dimensión más importante en el campo religioso. Con las medidas dispuestas por el estado de emergencia y el control de entrada y salida de divisas del país, las posibilidades de manipulación en el terreno político y económico han disminuido. No ocurre lo mismo en el aspecto religioso, donde la fe profunda y los sentimientos y creencias de una gran mayoría de la población hacen de las iglesias un instrumento más accesible para aquellos que intentan manipular la religión con el fin de desestabilizar el proceso.

Tema central

Alternativas de organización y poder popular

Mientras los venezolanos se embriagaban de retórica oropelesca en la flamante celebración del cuarto de siglo de la democracia venezolana, y la apertura del bicentenario de Simón Bolívar, la mayoría quizás ignoraba que estaba asistiendo a la quiebra del esquema sociopolítico imperante, hecho posible sólo por el generoso flujo de la renta petrolera, de ahora en adelante menguante. El movimiento ambientalista, fruto en sazón del rechazo global a la sociedad petrolera dependiente que es Venezuela, se inscribe en la perspectiva abierta por la presente transición como un protagonista de primera importancia en el planteamiento de una nueva sociedad, ecológica, autogestionaria, libertaria, igualitaria, austera, cuya lógica rectora depende de las necesidades y posibilidades del ambiente, incluso social.

A pesar de todo... Flujo y Reflujo de los movimientos populares peruanos

¿Cuáles son las características de las clases populares hoy en el Perú? ¿Qué han significado las intensas transformaciones y experiencias que han vivido en los últimos años? ¿Cuál es la dinámica de las luchas populares y su perspectiva como movimiento popular nacional en el contexto actual? La situación de las clases populares, así como sus formas de organización y lucha varían en el tiempo, se combinan y entrecruzan. El análisis no puede limitarse a las grandes categorías abstractas del \"movimiento campesino\" (donde se coloca, generalmente, el resto de los pobres como en un cajón de sastre). Es necesario especificar los distintos tipos de relaciones de clases, los espacios sociales en los que se desenvuelven y las modalidades organizativas y de lucha que comparten, ubicando todo ello en el proceso de cambios sociales y acción política. Es en este sentido que trataremos de dar elementos de respuesta a las preguntas planteadas.

Confiar en sí mismos. Las organizaciones de Base en Chile

El presente trabajo intenta a partir de una caracterización del Poder Popular durante el gobierno de Salvador Allende, realizar una aproximación analítica a las organizaciones urbanas del Chile actual. Sus tesis centrales son las de que el movimiento social ha establecido una nueva relación con el mundo de la política, que abre nuevas y más ricas posibilidades para un proyecto socialista, pero que esa alternativa al mismo tiempo requiere de una recuperación del movimiento obrero que aún no se produce.

La avanzada electoral: un movimiento original

UNA NUEVA FORMA DE PARTICIPACION POLITICA Y DE CRECIMIENTO PARTIDARIO 16 de mayo de 1982. Elecciones generales en la República Dominicana. Candidato ganador, Salvador Jorge Blanco, del Partido Revolucionario Dominicano. Su triunfo es atribuible no solamente al trabajo de su partido, sino también, y en porcentajes importantes, al movimiento llamado Avanzada Electoral. Un hecho innegable. La Avanzada Electoral fue una novedad en la campaña electoral dominicana. Este movimiento constituyó un fenómeno político notable. Notable por el número de ciudadanos que movilizó; notable también por la dinámica de crecimiento que utilizó... ¿Tal vez fue sólo un reflejo del comportamiento populista? Quizás. Y ello sería justificable puesto que se movió paralelamente a un partido con tantos rasgos de populismo. ¿Fue un movimiento sin asidero ideológico concreto? Sin duda. Pero es que, de nuevo, se desarrolló paralelamente a un partido cuya ideología tampoco estaba demasiado definida. Sin embargo, debemos reconocer su originalidad, su eficiencia y su magnitud en el contexto político geográfico. La Avanzada Electoral respondió a una necesidad. Movilizar políticamente y más allá de la simple asistencia a la urna en el día de las elecciones. Inscribirse en la Avanzada representó para muchos ciudadanos una forma de participar en la campaña electoral, sin sentirse "aprisionados" por los esquemas y condicionamientos de un partido. Al mismo tiempo permitió demostrar que sí se estaba de acuerdo con el candidato, aunque se tuvieran serias dudas con respecto al partido. La originalidad de la Avanzada consistió, quizás, en haber logrado la movilización de personas no interesadas, aparentemente, en la política.

La fuerza de los débiles. El modelo de las organizaciones de derechos humanos

La forma tradicional de hacer política ­ el partido ­ se funda en una formulación doctrinaria, a la cual adhieren sus militantes según sus propias convicciones. A partir de allí emprenden la acción. Esta concepción societaria en que los individuos se agrupan por creencias o por una identidad teórica para emprender la historia, encierra una contradicción de partida. Los individuos no se congregan por ideas, lo hacen para emprender tareas de conjunto en una realidad, en un \"aquí\" y en un \"ahora\", determinante en la viabilidad de las metas implícitas en esas tareas. Así, la coincidencia doctrinal no asegura la unidad de acción, en razón de la diferente percepción e interpretación de esa realidad. Pretenderlo es una reminiscencia teocrática, en la cual se incluye hasta el marxismo-leninismo. La nueva concepción política en las organizaciones de base latinoamericanas, arranca a la inversa de la realidad y congrega adherentes en torno a un plan concreto impuesto por las urgencias derivadas del deterioro de la vida en las grandes mayorías del continente. Cierto es que el consenso del grupo requiere los lineamientos gruesos de una ética común, sea solidaria o individualista. Superada esta disyuntiva, las restricciones que impone la doctrina en la política contemporánea son irrelevantes a la acción común, por el peso de esas urgencias. Es la controvertida y ya consolidada alianza cristiano-marxista en América Latina. Este modelo libre de las ataduras normativas clásicas, surgido de la realidad, su interpretación y urgencia, es la \"construcción del momento político\", denominación genérica con que se le identifica.

La liberación de la religión. Los cristianos y las organizaciones populares

Entre los cristianos latinoamericanos ha surgido una corriente histórica lo suficientemente grande en sus dimensiones y ambiciosa en sus objetivos como para hacer pertinente la pregunta por su carácter de movimiento social. Parte de una nueva comprensión de las implicaciones sociales de una fe cristiana liberadora. Sólo el pueblo organizado puede ser sujeto de la construcción de una nueva sociedad. De allí el compromiso radical en la construcción de un movimiento popular complejo y variado, cuyas posibilidades de éxito histórico se juegan en los próximos años. Si a alguno de los millones de cristianos latinoamericanos que participan en las multiformes organizaciones del pueblo, surgidas en las últimas décadas a lo largo y ancho del continente, le preguntásemos si forma parte de los \"nuevos movimientos sociales\", obtendríamos como respuesta, seguramente, una interrogativa cara de sorpresa y una lluvia de preguntas acerca de eso de los movimientos sociales. Sin embargo, no cabe la menor duda de que entre los cristianos latinoamericanos ha surgido una corriente histórica lo suficientemente grande en sus dimensiones y ambiciosa en sus objetivos y proyectos, como para que la pregunta sobre si se trata de un movimiento social sea pertinente. Las reflexiones que aquí ofrecemos no pretenden resolver la cuestión planteada sino resumir las principales reflexiones que a este respecto han surgido en el propio seno de los cristianos comprometidos en esta corriente histórica. Por eso, carecen de toda pretensión de originalidad y son deudoras de anteriores escritos e intercambios.

Los movimientos sociales: revolución de lo cotidiano

Los nuevos movimientos sociales se muestran como una ascendente y decisiva fuerza en el marco social, tanto en los países industrializados como en los en vías de desarrollo. En América Latina aparecen día a día y en número siempre creciente, frentes, organizaciones de base, comités de defensa, etc., que funcionan junto o en forma totalmente independiente de los partidos políticos tradicionales de izquierda. En Europa occidental hay un movimiento de paz, un movimiento ecológico y un movimiento de iniciativa cívica en permanente ascenso que ya no puede ser captado por el firmemente ensamblado espectro de partidos políticos. ¿Existen causas comunes que originan estos nuevos movimientos sociales? El presente artículo considera que dos fenómenos son responsables de este proceso, fenómenos que se presentan en los países industrializados y en los en vías de desarrollo. Estos son: un creciente proceso de alienación que va acompañado de una real pérdida de confianza en las organizaciones políticas tradicionales. En cambio, gana significación la idea de no querer desplazar hacia un lejano futuro el sueño de una sociedad libre y humana, sino de tratar de realizarla en la práctica de la cotidiana lucha por la sobrevivencia.

Vanguardia iluminada y organización de masas. ¿Qué significa hacer política?

A partir de las experiencias políticas del movimiento popular peruano en la década del 70 se presentan las cuestiones en debate hoy en la izquierda de este país. La cuestión de la democracia, el debate sobre los socialismos reales, el cuestionamiento de la concepción de partido antes predominante y varios temas colaterales se ponen en discusión recordando las experiencias políticas de fines de los 70, revalorando los nuevos espacios abiertos por los movimientos populares y llevando a pensar una reconceptualización de la política como tarea necesaria.