Coyuntura

Paraguay, ¿un nuevo comienzo?

Tres desafíos principales enfrenta Nicanor Duarte Frutos: economía largamente estancada, altos niveles de corrupción estructural y una seguridad ciudadana en creciente zozobra. La desastrosa gestión anterior sumió a la gente en una desesperanza generalizada, que el nuevo presidente supo capitalizar orientando su campaña electoral sobre la base de promesas para combatir con eficacia la corrupción empotrada en los aparatos del Estado y dinamizar la economía. La gente creyó en ese mensaje y su elección desató una ola de esperanza. Esto es su mayor activo que sin embargo podría convertirse, de no concretar esas promesas, en nuevo y generalizado estímulo para la frustración y la desesperanza.

Paraguay, ¿un nuevo comienzo?