Coyuntura

Paraguay, se hace democracia al andar

El golpe de Estado que derrocó al general Alfredo Stroessner, en febrero de 1989, marcó el inicio de un proceso de apertura política en el Paraguay. En términos generales, desde entonces se han respetado los derechos humanos y las libertades públicas. Los doce partidos políticos operan sin restricciones y se han reconocido más de cien nuevos sindicatos y dos centrales obreras. Hasta el Partido Comunista, que aún carece de reconocimiento oficial, no tiene impedimentos para editar su periódico y realizar actos públicos.

Paraguay, se hace democracia al andar