Reconversión intelectual y crisis universitaria (107 / Mayo - Junio 1990)
Revista
Nueva Sociedad NUSO 107 Mayo - Junio 1990

Reconversión intelectual y crisis universitaria

La universidad latinoamericana y los intelectuales latinoamericanos atraviesan por condiciones catastróficas. Se están mezclando problemas y fallas estructurales del pasado -nunca enfrentados ni resueltos- con la actual crisis económica y social, y con los retos y exigencias del futuro, que requieren de una educación superior para el desarrollo de nuestras sociedades.

Análisis

Crimen y violencia en Jamaica. Implicaciones sociopolíticas

Jamaica ha pasado a encabezar los niveles de criminalidad en la región caribeña anglófona. Este artículo describe las actuales tendencias de la criminalidad en Jamaica y, al mismo tiempo, trata de establecer los factores causales básicos. Desecha la idea de la pobreza como causa única del crimen violento en Jamaica y argumenta que las expectativas crecientes e insatisfechas, la urbanización, los antagonismos de clase y la conciencia social de las clases marginales se encuentran en el origen de la ola de violencia criminal en esta isla caribeña. Se propone un compromiso creciente de la comunidad en la lucha contra el crimen, como una solución más efectiva a corto plazo, en vez de avanzar en la militarización de la policía.

No, pos gringo. Los indocumentados mexicanos en EEUU, mercado de trabajo y derechos humanos

El éxodo de trabajadores indocumentados mexicanos hacia EEUU ha venido mostrando desde hace algunos años ritmos significativos de crecimiento. Intimamente relacionado con la complementariedad de los mercados de trabajo en ambos países, este fenómeno se ha convertido en un tema polémico dentro de la relación México-EEUU, y seguramente lo será también en la agenda interamericana del futuro. En este artículo se revisa crítica y propositivamente la conceptualización de «indocumentado», así como las causas del proceso de expulsión-recepción de la mano de obra mexicana, la perspectiva estadounidense del problema y las normas migratorias en relación al respeto de los derechos humanos de estos trabajadores*

Seguridad y Ecología. Reformulación de un concepto

El deterioro ecológico puede convertirse en una amenaza contra los objetivos nacionales y regionales, constituyendo una típica «presión», de origen interno o externo. Cobra así una nueva dimensión el concepto de seguridad, que se ocupa tradicionalmente sólo de amenazas que surgen de presiones económicas, políticas, psicosociales o militares. La destrucción de la selva y bosques de la Amazonía se ha convertido en una tensión ambiental internacional, originando la imposición de condicionamientos ambientalistas para préstamos al Brasil en los más altos niveles de la banca mundial. Sin embargo, no se ha extendido una conciencia ecológica entre los latinoamericanos, mientras las grandes potencias industriales siguen «eligiéndonos» como botadero de desperdicios tóxicos, eventualmente nucleares. Los objetivos de la seguridad ecológica deben ser preventivos, pues la coacción a posteriori, dificilmente podrá reparar los daños producidos...

Socialdemocracia irrealizable

Un conjunto de factores bloquean la aplicación de los postulados socialdemócratas en América Latina: la crisis económica general; «desindustrialización», represión y restricciones en la escena política; la falta de eficiencia del aparato estatal y, por último, la falta de una tradición democrática. Así, los gobiernos que se autocalifican de «socialdemócratas» no han podido cumplir sus ofertas electorales en distintos países de la región, donde los ideales del socialismo democrático, sin embargo, han encontrado un eco que no se puede explicar de manera simplista ni lineal. En definitiva, y pese a ello, el autor considera a la socialdemocracia como una «utopía irrealizable» como programa de acción de gobiernos latinoamericanos.

Televisión para el Desarrollo Nuevos significados; fin a los mitos

La comunicación «para el desarrollo» y, dentro de ella, la TV, está estancada u obsoleta, enredada en mitos nunca superados y numerosos fracasos. Este artículo trata el tema desde dos ángulos: la potencial contribución educativo-semántica de una televisión para el desarrollo, concebida desde el punto de vista del receptor, es decir, del televidente; y también la potencial contribución de la TV al desarrollo económico, con referencia especial a los dinamismos introducidos en la televisión por los últimos cambios tecnológicos. Investigaciones en terreno, realizadas entre campesinos de Chile, le sirven al autor como punto central de referencia para diseñar nuevas perspectivas de una televisión próxima a los intereses de sus destinatarios.

Coyuntura

Nicaragua la dialéctica de la transición

¿Por qué ante las elecciones de febrero erraron las encuestas de expertos profesionales norteamericanos como Greenberg-Lake, UNIVISION, ABC-Washington Post, las encuestas académicas nacionales y del propio FSLN? ¿Por qué los técnicos en opinión pública de ONUVEN, OEA y del Centro Carter también se sorprendieron por los resultados? ¿Por qué la gran mayoría, por no decir la totalidad de los observadores internacionales, creyeron en una amplia victoria sandinista? ¿Por qué Washington y el Presidente Bush anunciaron acomodos para enfrentarse al previsible triunfo del sandinismo? Incluso, ¿por qué la propia UNO, que manifestaba días antes del triunfo su confianza en la victoria, estaba sorprendida por los resultados e impreparada para la transición del gobierno?

Paraguay, se hace democracia al andar

El golpe de Estado que derrocó al general Alfredo Stroessner, en febrero de 1989, marcó el inicio de un proceso de apertura política en el Paraguay. En términos generales, desde entonces se han respetado los derechos humanos y las libertades públicas. Los doce partidos políticos operan sin restricciones y se han reconocido más de cien nuevos sindicatos y dos centrales obreras. Hasta el Partido Comunista, que aún carece de reconocimiento oficial, no tiene impedimentos para editar su periódico y realizar actos públicos.

Libros

Familia e Grupos de Convivio

Revista Brasileira de História, Sao Paolo, N° 17, sep. 1988/feb. 1989, 236 pp. Los artículos que componen este volumen de la Revista Brasileira de História suscitan un alto interés. Por una parte, las aportaciones monográficas de diversos especialistas sobre la institución familiar en Brasil se justifican por sí solas. Desde la labor pionera iniciada excepcionalmente por Ciliberto Freyre, Casa Grande e Senzala (Río de Janeiro, 1933), la descripción de estructuras familiares y su vinculación con el entorno social ha sido y es un fascinante problema que también nos muestra cómo se ha transformado la institución familiar en Brasil. Dado que la familia posee un carácter tripolar, en cuanto a que sus funciones son económicas, sociales y simbólicas al mismo tiempo, resulta entonces obvio que los problemas tratados sean de máxima actualidad.

Posiciones

Por la igualdad y por la libertad

Diez años duró la división del Partido Socialista de Chile (PSCh), entre 1979 y 1989. Las dos corrientes, dirigidas por Clodomiro Almeyda y Jorge Arrate, se unificaron al compás de la campaña electoral que culminó con el triunfo del candidato único de la oposición chilena, Patricio Aylwin, en diciembre de 1989. Caracterizado por la originalidad de sus posiciones, pese a sus coincidencias con importantes tendencias del socialismo mundial, el PSCh ha emergido luego de la dictadura de Pinochet como una fuerza renovada, que acentúa su valoración del sistema democrático, su identificación con los intereses populares y su internacionalismo latinoamericanista, conservado su autonomía ideológica y orgánica. El Documento Político-Doctrinario que selló la unidad de los socialistas chilenos es el que se reproduce a continuación, en sus acápites principales.

Tema central

Dime cómo enseñas y te diré quién eres

El profesor camina hacia la Universidad. A las puertas de ésta, como a las de las catedrales del Medioevo, se agolpa una turba de menesterosos que mendigan, no pan, sino educación. Comités de preinscritos o sindicatos de aspirantes rodean las orgullosas edificaciones como racimos de náufragos en torno a los escasos botes salvavidas. Admitirlos a todos sería hundir el bote, dicen los tripulantes, hachas en mano. En Venezuela, por ejemplo, casi una cuarta parte de los niños en edad escolar no pueden entrar al sistema educativo. De los que ingresan al ciclo básico, sólo un 17% lo culmina; sólo un 10% supera el ciclo diversificado y sólo un 5% logra ingresar a los institutos de Educación Superior. En todos estos avatares, pesa poderosamente la condición económica. A la larga, aquellos a quienes falta el pan, se quedan sin educación. Primera enseñanza del día: el saber no ocupa espacio, pero los aspirantes a él sí.

El Tercer Mundo y la reorientación de las ciencias contemporáneas

Una corriente intelectual autónoma se ha ido formando entre nosotros los del Tercer Mundo en los dos últimos decenios dentro de un marco crítico común al statu quo, que desafía políticamente a las instituciones del poder formal. Se ha acumulado tanta información original sobre sectores de nuestras sociedades como para dar base a una reflexión teórica y metodológica propia, que modifica nuestra visión sobre los problemas humanos e influye mucho más allá de la periferia, en Europa y Norteamérica, en los grandes centros intelectuales. Este desarrollo se acopla a los estudios de pensadores del Norte, que han alcanzado un mayor respetuoso conocimiento de nuestras realidades, y que son igualmente críticos de lo establecido, tanto en el Norte como en el Sur. Los trabajos de unos como de otros tienen, en últimas, un carácter político y alcance universal.

¿Excelencia o masificación? La universidad de dos niveles

Hacia fines de siglo, si no toda, una parte significativa de la universidad latinoamericana, deberá alcanzar niveles reales de excelencias. El gran problema a superar es la obtención de recursos, sobre todo en momentos en que el conjunto de países de la región se encuentra sumido en una profunda crisis económica. El problema es aún mayor si se intenta privilegiar - como lo hace el autor - el financiamiento público frente al privado. Si se considera la actividad universitaria como un bien colectivo, es lógico que sea el Estado quien la promueva y defienda. Por otra parte, la demanda creciente, masiva, por acceder a la educación superior en los países de la región, seguirá aumentando, y hay que satisfacerla, pero para alcanzar los niveles de excelencia, habrá que crear otra universidad dentro de la universidad de masas.

La ciencia en México. Del desarrollo al retroceso

Las grandes instituciones de investigación científica en México empezaron a crearse en la década de los 70 y alcanzaron su apogeo en los años del «boom» petrolero, período durante el cual fueron otorgadas más de 30.000 becas para estudios de posgrado en el mismo país y en el extranjero. El desarrollo de la investigación científica, sin embargo, ha sido desigual y disparejo, beneficiando principalmente a los centros ubicados en el Distrito Federal y sus cercanías. Todo el esfuerzo de formación de nuevos cuadros no alcanzó a elevar la productividad científica mexicana, cuando las restricciones financieras que sucedieron al «boom» empezaron a afectar al sector. A la caída drástica de las remuneraciones del personal académico de los presupuestos y los auspicios, se sumó el hostigamiento y persecución por motivos ideológicos y políticos, todo lo cual se ha traducido en estancamiento, confusión, desidia, burocratización e inoperabilidad. La situación amenaza con retrasar en forma difícilmente superable todo el desenvolvimiento mexicano en su conjunto.

La libertad académica bajo control en América Latina

Al control de las actividades universitarias por la violencia y los métodos ilegales (expulsión de académicos, prisión, exilio, vigilancia y censura), ejercido por las dictaduras «de seguridad nacional» en América Latina, siguió una etapa de control institucionalizado, que se prolonga hasta nuestros días. Se trata del control basado en la metodología de las ciencias, que censura a priori determinadas investigaciones, es decir, no por los resultados, sino por los medios a utilizar, en las que se hace sospechoso cualquier intento de referirse a las alternativas sociales y económicas a la sociedad presente. Cualquier enunciado que vaya en la dirección de constituir una sociedad socialista resulta automáticamente no-científico para esta corriente dominante, apoyada - por cierto - por los gobiernos autoritarios, y no sólo por ellos, también por las agencias de los países del Norte que financian numerosísimos proyectos de investigación «autónomos» en América Latina.

Los intelectuales en retirada

El repliegue mundial de los intelectuales, desde las posiciones marxistas a otras más «realistas» y - según el autor - más cómodas y útiles para su carrera profesional, política o personal, está íntimamente relacionado a la declinación del poder del movimiento de la clase obrera y al poder ascendente del capital en las últimas décadas, tanto en la esfera cultural como en la esfera económica. Y los intelectuales son muy sensibles a los cambios de poder. La paradoja fundamental de nuestro tiempo, sin embargo, es que estos giros en el poder no están acompañados en la realidad por una consolidación capitalista efectiva, amenazado como está el sistema por la volatilidad de los mercados financieros, la desintegración interior de las grandes ciudades, la polarización de clases y regiones de la economía mundial, la destrucción del medio ambiente. Todo habla del fracaso del capitalismo en resolver cualquiera de los problemas básicos denunciados por el marxismo. La «aclimatización» intelectual a las nuevas fuentes de poder, y su abandono del marxismo, revela por tanto la profunda separación del «discurso» intelectual de las realidades históricas concretas. Podría ser una de las grandes ironías de la historia que la revitalización de la democracia en los países socialistas sirva de ejemplo para una renovación occidental del socialismo. Entonces, los intelectuales, que hoy se han puesto bajo el alero de las fundaciones académicas y de las grandes editoras que sirven como puente cultural hacia el poder establecido, seguirían una vez más los giros de la fuerza emergente.

Neoliberalismo, crisis y universidades en México

La política neoliberal en relación a las universidades y a la investigación científica se ha tornado en México, como en otros países fundamentalmente clasista y elitista. En este cuadro, las universidades públicas están en desventaja frente a las universidades privadas. El área de ciencias sociales sufre - más que otras - hostigamiento y discriminación, y además, mediante mecanismos de todo tipo, se pretende corromperla y subordinarla a los requerimientos del capital y de la ideología dominante. Los intelectuales se ven obligados con frecuencia a matizar sus críticas, cuando no a callarlas. La crisis crea un clima apropiado para la aplicación de los criterios neoliberales y para inhibir el rechazo que estos mismos provocan en los medios académicos.

Sobre cierta interPretrasción de la intelectualidad latinoamericana

El autor coincide con James Petras en lo que llama «la defección de los intelectuales críticos», que están por ahí «entre el escepticismo y el protocolo», pero disiente con brío de algunas valoraciones y explicaciones de Petras sobre el fenómeno en América Latina. Considera el análisis de aquél parcial en su aspecto descriptivo y excesivo en su dimensión evaluativa. Petras - según Vilas - mete a todo el mundo en el mismo saco, generaliza de manera exagerada, y más que un diseño de una realidad construye una caricatura de algunos de sus aspectos, para criticar esa caricatura, o esos aspectos parciales, como si toda la realidad se redujera a ellas. Algunas de las interpretaciones de Petras sobre el tema se aproximan mucho a un materialismo vulgar. En esto último su discusión observa un claro parentesco con el marxismo académico predominante en EEUU, fuertemente determinista en sus enfoques sobre América Latina.

Universidad, sociedad y Estado en los 90

La crisis actual de la educación superior en América Latina hace imperativo abandonar los viejos modelos benevolentes o interventores y el más reciente modelo de desregulación orientado hacia la formación de un mercado de la educación superior, para entrar en la fase de lo que ha venido llamándose el Estado evaluativo. Esto es, un Estado que parte por reconocer la autonomía y diversidad de las instituciones de enseñanza superior y el carácter de bien público de los servicios que ellas ofrecen, y que por tanto contribuye a su financiamiento, pero que a la vez se hace cargo - por medios diversos - de promover la evaluación y autoevaluación de las acciones y los resultados obtenidos por las universidades y de orientarlas «desde la distancia», velando por los intereses de toda la sociedad. La agenda para los 90 vendría a constituir así un notable cambio de perspectiva respecto a la crisis de nuestros sistemas nacionales de educación superior y del desempeño del sector académico en su conjunto.