Análisis de coyuntura

Panamá: La reinstitucionalización del poder civil

Sobre una población total que supera los 1.9 millones de habitantes, el censo electoral de diciembre de 1982 determinó que eran aptos para votar 947.000 ciudadanos. La Contraloría General de la República ha enmendado, empero, esa cifra, elevándola a 1.1 millón de personas. La diferencia se debería a que no menos de 50.000 ciudadanos del total censado no han obtenido aún su cédula electoral, lo cual impediría su participación en los comicios próximos si no regularizan a tiempo esa anomalía. Esa es apenas una de las variadas situaciones preelectorales que ocupan espacios en la prensa panameña con motivo de las primeras elecciones presidenciales directas que se producirán en el país desde 1968. El Tribunal Electoral convocó al voto general para el 6 de mayo de 1984, lo cual incluye a candidatos a presidente de la República, los vicepresidentes y legisladores. Semanas después de estos comicios, el 3 de junio, deberán celebrarse otras elecciones, para alcaldes y representantes de corregimientos. En un principio, estos comicios debieron haberse celebrado en octubre de 1984; pero se decidió adelantar la fecha tras aprobarse, el 24 de abril pasado, varias reformas a la constitución de 1972. El calendario comicial comenzó el 15 de noviembre con la publicación del registro electoral actualizado y preliminar; entre el 1º de diciembre y el 3 de enero podrán inscribirse las candidaturas de libre postulación, en tanto los partidos políticos habilitados tendrán plazo para presentar candidatos hasta el 29 de febrero de 1984.

Panamá: La reinstitucionalización del poder civil