Los Estados Unidos por dentro (69 / Noviembre - Diciembre 1983)
Revista
Nueva Sociedad NUSO 69 Noviembre - Diciembre 1983

Los Estados Unidos por dentro

América Latina experimenta en forma múltiple lo que conocemos como «The American Way of Life». El gran vecino del norte se hace presente no sólo a través de su política exterior en el desarrollo político y económico de nuestros países, sino también en los demás niveles políticos, económicos, sociales y culturales; de manera tal que no es posible analizar la realidad latinoamericana sin tomar en cuenta a los EEUU. Frente a la escasez de trabajos sobre la situación interna estadounidense el objetivo de la presente edición se trata, pues, de un primer paso de acercamiento a una realidad polifacética como la norteamericana.

Análisis de coyuntura

Granada: Una invasión anunciada

La situación de preguerra se generaliza por toda Centroamérica y el Caribe. La intervención de Granada, la movilización de nuevas unidades de la flota norteamericana hacia la zona, el reforzamiento de efectivos norteamericanos y de la ayuda a mercenarios en la base establecida en Honduras, los planes que se adelantan por parte de Estados Unidos con Honduras, Guatemala, El Salvador y Costa Rica contra Nicaragua, el desprecio de Reagan por la opinión pública norteamericana y por organismos como la OEA y las Naciones Unidas, indican que estamos en pleno desencadenamiento de un conflicto de proporciones impredecibles en esta región del Continente.

Panamá: La reinstitucionalización del poder civil

Sobre una población total que supera los 1.9 millones de habitantes, el censo electoral de diciembre de 1982 determinó que eran aptos para votar 947.000 ciudadanos. La Contraloría General de la República ha enmendado, empero, esa cifra, elevándola a 1.1 millón de personas. La diferencia se debería a que no menos de 50.000 ciudadanos del total censado no han obtenido aún su cédula electoral, lo cual impediría su participación en los comicios próximos si no regularizan a tiempo esa anomalía. Esa es apenas una de las variadas situaciones preelectorales que ocupan espacios en la prensa panameña con motivo de las primeras elecciones presidenciales directas que se producirán en el país desde 1968. El Tribunal Electoral convocó al voto general para el 6 de mayo de 1984, lo cual incluye a candidatos a presidente de la República, los vicepresidentes y legisladores. Semanas después de estos comicios, el 3 de junio, deberán celebrarse otras elecciones, para alcaldes y representantes de corregimientos. En un principio, estos comicios debieron haberse celebrado en octubre de 1984; pero se decidió adelantar la fecha tras aprobarse, el 24 de abril pasado, varias reformas a la constitución de 1972. El calendario comicial comenzó el 15 de noviembre con la publicación del registro electoral actualizado y preliminar; entre el 1º de diciembre y el 3 de enero podrán inscribirse las candidaturas de libre postulación, en tanto los partidos políticos habilitados tendrán plazo para presentar candidatos hasta el 29 de febrero de 1984.

Libros y autores

Relaciones Internacionales de América Latina

Demetrio Boersner Coedición Nueva Sociedad - Editorial Nueva Imagen. México, 1982. 367 págs. El autor advierte que la suya no será una "historia diplomática más" sino un trabajo histórico-sociológico en el cual, sin rechazar la participación del historiador en su historia, lo fundamental es el examen objetivo en profundidad. Y ese objetivo es plenamente logrado. Boersner nos brinda - aun en su brevedad - un relato denso, atrayente y documentado. En sus 367 páginas está contenido lo esencial de las relaciones "políticas" de y en América Latina y es desde ese enfoque como mejor se comprende lo diplomático y jurídico. La exposición se basa en hechos y las "tablas cronológicas" que resumen capítulos cumplen su función pedagógica.

Política-Economía-Cultura

Colombia: La democratización del régimen y sus obstáculos

Para tener una adecuada comprensión de lo que significa la amnistía es necesario ubicarla en el contexto de lo que ha sido el ejercicio del poder político en Colombia a partir de la creación del Frente Nacional. Lo característico en el ejercicio del poder desde 1958 ha sido la utilización permanente del estado de sitio a pesar de que se tenían gobiernos de carácter civil. La utilización del estado de excepción en Colombia, que se ha tornado constante, se ha justificado con el argumento de que las instituciones republicanas estaban amenazadas, pero lo que se esconde detrás de esta argumentación es la necesidad de impedir la protesta popular y la lucha de los trabajadores en defensa de sus condiciones de vida. Esta situación es del todo extraña en un país que se reclama como democrático, ya que la democracia no está determinada por la existencia formal de unas instituciones de tipo republicano, sino por el ejercicio real y efectivo de las libertades políticas.

El indígena debe tener su propia política

Los movimientos indígenas deben tener una expresión de las comunidades indígenas, deben encarnar una política propia, el propio punto de vista de las comunidades y de las etnias. Si bien hay muchas cosas en común entre los movimientos indígenas y los movimientos de apoyo, son dos niveles de lucha muy distintos. Esto significa que los movimientos de apoyo no pueden nunca sustituir ni dirigir a los movimientos indígenas, sin negar su propio papel. Igual pasa con los movimientos afrovenezolanos y los movimientos de apoyo.

España: ¿Naufragio en la democracia? Fracaso de las alternativas revolucionarias

Surgido de una guerra civil, que destrozó y desarticuló completamente a los vencidos, y asentado sobre la base de una dictadura que no dejaba fisuras para la actividad organizada de ningún grupo de oposición, el régimen del general Franco consiguió pronto una estabilidad que supo mantener hasta el final de sus días. Pocos cambios, por no decir ninguno, había experimentado desde implantación en cuanto a sus grandes líneas político-sociales: unidad y uniformidad del país, ahogando cualquier manifestación de diferenciación cultural por parte de catalanes o vascos; sistema de partido único - el llamado \"Movimiento Nacional\" - , que ni siquiera resultaba ya operativo desde los años 60, con prohibición expresa de asociaciones con fines políticos; ausencia de libertades públicas; sindicato vertical y obligatorio; confesionalidad católica e íntima unión Iglesia-Estado; y modelo económico capitalista con escasa planificación o dirigismo estatal. La única novedad en los 40 años empezaba y terminaba en la institucionalización de una \"democracia orgánica\" para la elección de algunos diputados a las Cortes, que no representaban más que a sí mismos en un Legislativo sin la más mínima autonomía.

La política exterior de Cuba y los EE.UU.

Los observadores internacionales más ponderados, entre todos los que estudian la revolución cubana, están de acuerdo en que el régimen es estable, capaz de persistir y no vulnerable a amenazas, sean éstas de orden interno o externo. Un partido relativamente coherente y un gobierno al estilo de una \"compañía holding\", de unos pocos individuos, dominan todos los aspectos de la vida en Cuba. Es evidente también que la estabilidad interna como la capacidad del régimen de proyectar su fuerza internacionalmente están ligadas al apoyo económico que Cuba recibe de la Unión Soviética. Son tres mil millones de dólares al año que resultan vitales para la supervivencia del gobierno de Fidel Castro. Y mientras la Unión Soviética mantenga su ayuda económica en estos niveles hay muy pocas probabilidades que las vulnerabilidades inherentes a la economía pudieran debilitar el gobierno.

Tema central

EE.UU.: ¿Un modelo agotado? Las elecciones y el proyecto nacional.

Uno de los problemas más serios que puede afrontar un sistema político es el del agotamiento del proyecto nacional que le sirve de fundamento sin que exista oportunamente uno alternativo para reemplazarlo. Cuando esta hipótesis ocurre, tanto el Estado y sus aparatos como la sociedad en que aquellos se insertan comienzan a funcionar a la deriva, en un cuadro dominado por la simple administración de la crisis; semejante situación produce, como primer efecto, un completo desajuste entre las tendencias de corto y largo plazo del proceso político. Pensamos que un marco parecido puede servir para entender el comportamiento del sistema político norteamericano desde comienzos de la década de los 70\'s. Igualmente, esta perspectiva ayuda a situar en su justa dimensión el desafío central que planteará en las elecciones presidenciales en noviembre de 1984.

El ascenso incontenible del neoconservatismo en EE.UU

La derecha conservadora representa una parte integral de los procesos de transformación socioeconómica de la sociedad americana. No se trata de un fenómeno de constelaciones políticas y económicas casuales de la historia contemporánea norteamericana. Ha evolucionado a lo largo de 50 años, adaptando su programa político a las condiciones cambiantes de la política doméstica y exterior y realizando desviaciones radicales en casos necesarios. En su proceso de constitución, la derecha ha consolidado su organización ampliando su base social a expensas de los sectores conservadores y liberales tradicionales.

El electorado norteamericano un año antes de las elecciones de 1984

A un año de las elecciones de 1984, el público norteamericano aparece dividido en torno a la presidencia de Reagan y, en grado extraordinario, dividido por la presidencia de Reagan. En tanto que esto imposibilita hacer predicciones confiables acerca del resultado de la elección del 84, sí fuertemente sugiere que la contienda será dura, polarizada, muy orientada a los grandes problemas y probablemente muy estrecha.

El federalismo y la visión Progresista: Nuevas relaciones Vs abdicación

Estoy muy complacido que ustedes hayan elegido la ciudad de Boston para este evento. Aquí, en Quincy Market y Fanueil Hall, el lugar de nacimiento de nuestra libertad más de doscientos años atrás, ustedes están ejerciendo la libertad esencial de nuevamente pensar - para debatir y decidir cómo el sistema federal puede funcionar actualmente y cómo podemos hacer que Norteamérica trabaje de un modo nuevo. Esta tarea de reflexión es el propósito central del Centro de Política Nacional. A través de sus estudios y de conferencias como ésta, el Centro está conformando una alternativa progresista frente a los reaccionarios clichés de hoy día. Los hombres y las mujeres convocados a este esfuerzo saben que no es suficiente proclamar que necesitamos nuevas ideas, lo que es verdad en cada período de la historia y en cada época de la política. La esencia no se reemplaza por una consigna. En lugar de eso, el Centro ha emprendido la pesada y requerida empresa de trazar nuevas direcciones y diferentes soluciones.

La descentralización administrativa en el gobierno de Reagan

Los Estados Unidos de Norteamérica viven severos problemas económicos y sociales que provocan la discusión actual sobre el papel y límites de la actividad económica desarrollada por la administración pública. Desde el arribo del presidente Reagan al timón del Estado en enero de 1981, se impulsa decididamente la descentralización administrativa. Esta se concibe por el grupo dirigente de Norteamérica como una medida encaminada a modificar sustancialmente el papel del Estado en la actividad económica, sobre la base de tesis antikeynesianas y promonetaristas. Así, las funciones de la administración pública son restringidas en el proceso mercantil. Esto implica claramente que con el gobierno de Reagan, el gran capital tiene la posibilidad histórica y política de ampliar su fuerza económica en la sociedad civil y de este modo procurar que la gestión mercantil del Estado sea limitada al tiempo que los propietarios del gran capital recuperen lo que la centralización gubernamental les ha quitado. La descentralización administrativa en cuanto proceso político y administrativo, es desarrollada por el gobierno de Reagan con un marcado carácter antiestatal. El objetivo específico es que el Estado no desempeñe acciones económicas de tal forma que pueda mantener y garantizar los valores de la economía de mercado con el concurso creciente de los capitales privados de la sociedad. Por ello, el Estado debe convertirse en un agente que contribuya con su fuerza política a estimular con menos atribuciones económicas el proceso mercantil. Esta tesis desde luego es discutible, ya que la formación y expansión del capital no está asegurada automáticamente con la participación exclusiva del capital privado. Por lo cual las premisas de la descentralización administrativa formuladas y ejecutadas con el gobierno de Reagan, resultan ser endebles y ahistóricas, ya que los desajustes estructurales de la sociedad civil norteamericana son atribuidas única y exclusivamente al Estado y no al capital.

La nueva pobreza norteamericana

En 1983, la Oficina de Censos de los Estados Unidos publicó sus estimaciones preliminares sobre el grado de pobreza en Norteamérica durante 1982. Había, según dicha Oficina, 34.398.000 ciudadanos viviendo en situación de pobreza ese año, es decir, el 15 % de la población total. Hubo un incremento de 2.576.000 de personas pobres con respecto a 1981, año en que el índice de pobreza para todo el país era de un 14 %. Como resultado, la incidencia de la pobreza ha regresado a los niveles de 1966. Casi todos los progresos alcanzados desde la declaración de Lyndon Johnson de \"guerra incondicional\" contra la pobreza, en 1964, han sido así destruidos. ¿Qué significaron estas cifras? ¿Una simple repetición del modelo norteamericano que nos es familiar en que el número de pobres aumenta durante una recesión y disminuye durante la recuperación que le sigue? ¿O ha tenido lugar un cambio estructural, el surgimiento de otro tipo de pobreza, un fenómeno que podría no desaparecer con el retorno del crecimiento económico?

La ruptura entre cultura y sociedad. Sobre Crítica la de la Cultura de los Neoconservadores

Gracias a los neoconservadores estadounidenses, un gobierno conservador puede apoyarse en algo más que el pragmatismo y una opinión pública favorable, a saber: en perspectivas teóricas. Ellos se han unido informalmente en grupos de intelectuales basados en un credo común. Desde mediados de la década de los sesenta, estos filósofos y científicos sociales se han visto confrontados con evoluciones económicas, políticas e intelectuales incompatibles con su visión, más bien afirmativa, de las sociedades industriales occidentales. En este sentido, el neoconservadurismo es el resultado de la asimilación de frustraciones.

¿Puede el que cree que puede?. Las vías informales de alcanzar el poder en EE.UU

Cada cuatro años el mundo es testigo de un suceso político que lo fascina y obsesiona. El escenario es la ciudad de Washington; la época: el inconmovible mes de enero que, con su hálito frío y húmedo penetra hasta el último hueso de los habitantes de esa capital; el hecho en sí: la toma de posesión de un presidente norteamericano. La ceremonia es brillante y emotiva, pero austera, recordándole al pueblo sus orígenes calvinistas. El que va a ocupar el puesto de comando de la nación líder de Occidente posa su mano izquierda sobre una Biblia sostenida por su esposa, mientras con la mano derecha jura ser el guardián de la observancia de la Constitución. Luego, en la bruma del mediodía invernal, se alza la voz del nuevo conductor de los destinos de ese país que ha escogido llamarse a sí mismo América como indicándole al mundo, igual que Luis XIV de Francia, que él es el Continente.

Sindicalismo norteamericano: Garante del status

Los estudios comparados acerca de los sistemas políticos de las democracias occidentales generalmente enfatizan el carácter excepcional de la experiencia norteamericana con respecto al resto de los países capitalistas, particularmente los europeos. Un rasgo comúnmente citado de este \"excepcionalismo\" dice relación con el papel que el movimiento obrero ha jugado en el desarrollo del sistema. En efecto, mientras en las demás democracias capitalistas el fortalecimiento del movimiento sindical dio normalmente origen a expresiones políticas autónomas - partidos laboristas, socialistas o socialdemócratas - que inicialmente cuestionaron el sistema en su conjunto y luego evolucionaron hacia una representación corporativa de los intereses de clase, En Estados Unidos se da desde muy temprano una separación entre organización política y organización sindical, en que la última tiende a rechazar cualquier posibilidad de constituirse como fuerza política autónoma, y mucho menos a cuestionar los rasgos fundamentales de la organización económica del país.

Solidaridad siempre. El Sindicalismo Norteamericano ante la Reaganomics

Para el sindicalismo norteamericano, el año 1984 será el año de la IV Jornada de Solidaridad. A pesar que el tema de la Solidaridad no es nuevo en los sindicatos norteamericanos, en los últimos años ha adquirido significados especiales. Originalmente, la palabra estaba profundamente incorporada a los trabajadores con conciencia sindical como lo demuestra el estribillo cantado por ellos en su canción favorita: \"Solidaridad Siempre\", cantada con la música del \"Himno de Batalla de la República\", marcha de las tropas que 125 años atrás combatían para liberar a los esclavos negros de Norteamérica. La versión sindical moderna termina con el grito repetido de \"Solidaridad Siempre, el sindicato nos hace fuertes\". Desde que emergió Solidarnocz (Solidaridad) en Polonia, la palabra ha adquirido una nueva dimensión. Se trata de una consigna internacional que ha venido a caracterizar la lucha de los trabajadores en todas partes, no sólo contra la explotación capitalista sino también contra la tiranía comunista.