Tema central

Las internacionales sindicales

El presente artículo describe las relaciones entre el sindicalismo internacional y las organizaciones sindicales latinoamericanas desde principios de siglo hasta la actualidad. Hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial esas relaciones fueron débiles, por diversos factores. El movimiento sindical internacional descansaba en organizaciones internacionales europeas, preocupadas centralmente por la problemática europea. A su vez, en América Latina, el movimiento sindical es todavía embrionario. Sólo se observan relaciones constantes entre sindicatos latinoamericanos y el sindicalismo norteamericano. Entre 1936-1946 se constituye y desarrolla la CTAL, la única experiencia de central unitaria latinoamericana, experiencia que fracasa por efectos de la guerra fría entre Estados Unidos y la URSS a partir de 1947. Desde esa fecha hasta ahora se ha incrementado la presencia de organizaciones y corrientes sindicales internacionales en América Latina: la CIOSL-ORIT, la CMT-CLAT y la FSM-CPUSTAL tienen presencia a través de sus afiliados nacionales y Secretarios Profesionales. La CIOSL ha logrado éxitos, particularmente por la actividad de apertura del sindicalismo socialdemócrata europeo. Pero su filial ORIT, hegemonizada por la AFL-CIO (EEUU) no ha logrado prestigio. La CLAT, socialcristiana, es débil por sus vínculos ideológicos y políticos con los partidos demócratacristianos. La CPUSTAL, de orientación comunista prosoviética, es, salvo en Cuba, Nicaragua y Perú, también débil. El sindicalismo latinoamericano necesita orientarse en la búsqueda de estrategias y tácticas renovadoras y latinoamericanistas. Desde esta perspectiva se replantea su relación con corrientes sindicales internacionales modernas, especialmente las localizadas en el interior de la CIOSL.

Las internacionales sindicales