Análisis

Japón - América Latina. Reestructuración y mercados

La política económica japonesa presenta hoy una importante modificación de su curso, destinada a transferir el papel central de las exportaciones a la demanda interna, a reestructurar su industria, ubicando una fracción apreciable de ella en el exterior, y a definir una nueva política comercial y financiera que atienda las presiones generadas por los enormes desequilibrios que existen en sus relaciones con el resto del mundo. El proyecto externo nipón apunta, en algunos de sus elementos centrales, a fortalecer una estrecha vinculación con Estados Unidos y la Comunidad Europea y a la conformación de una privilegiada "Area del Pacífico" El enorme surplus de capital japonés permitirá canalizar nuevos recursos hacia América Latina, al igual que puede generar una mayor apertura del mercado nipón. No obstante, los criterios que guiarán las decisiones de inversión, financiamiento y comercio con la región responden a una perspectiva compartida con las restantes potencias industrializadas, que si bien será más generosa en términos de asistencia al desarrollo, mantiene los requisitos de "ambiente económico favorable" y cumplimiento de las obligaciones de la deuda externa. América Latina tiene posibilidades de establecer una mayor vinculación económica con Japón y éstas deben ser plenamente desarrolladas; sin embargo, debe tenerse en cuenta que las prioridades japonesas están ahora claramente concentradas en EE.UU., Europa y la región asiática.

Japón - América Latina. Reestructuración y mercados