Desafíos al socialismo (91 / Septiembre - Octubre 1987)
Revista
Nueva Sociedad NUSO 91 Septiembre - Octubre 1987

Desafíos al socialismo

Son múltiples los obtáculos políticos, ideológicos y teóricos que deben superar las fuerzas socialistas para encontrar una solución a la crisis actual. Uno de los principales replanteos se refiere al reemplazo de la revolución por la demcoracia, la cual se ha convertido en una preocupación legitima para los intelectuales de la izquierda.

Análisis

Crisis y regresión: la situación de los pobres en Chile

El estilo de "desarrollo" implementado por el régimen militar, que tiene mucho de "capitalismo autoritario", ha generado el empobrecimiento paulatino de vastos sectores de la sociedad chilena. Para la autora de este artículo, se ha producido en el país un evidente deterioro del nivel de vida de las capas medias, llegándose a la pauperización de los más pobres. Esto ha provocado graves problemas humanos y de convivencia familiar, frustración y pérdida de expectativas. Sostiene que el alivio de estos problemas depende de una decisión política rápida y eficaz, ya que mientras más se prolongue este período de regresión, mas se aleja la posibilidad de recuperación de los trabajadores y sus familias.

De la crisis a la crisis. La política económica mexicana 1982-1988

El autor se propone en este trabajo hacer una evaluación de la política económica de los seis años de gobierno del presidente Miguel de la Madrid, quien al asumir el mando, dada la crisis imperante, puso en marcha un programa de reordenamiento económico que prácticamente daba marcha atrás en las medidas más drásticas implementadas a fines del sexenio anterior: la nacionalización bancaria y el estricto control de cambios. El trabajo analiza primeramente las repercusiones sociopolíticos de la recesión económica y la lucha contra la inflación, durante el período 1982-1983. En seguida, se refiere a los logros de la segunda etapa del reordenamiento económico en el año 1984. Luego, examina los nuevos desequilibrios y el repunte de la crisis recesiva durante los años 1985-1986. Finalmente, el autor, sin aventurar un pronóstico, piensa que en los años finales del sexenio el gobierno aplicará una política que le permita crecer y pagar, pues la amarga experiencia de pagar sin crecer no puede ser repetida en estos años cruciales sin riesgo de la paz social.

Grupo Andino. Una nueva oportunidad

Es propósito del presente ensayo realizar algunas reflexiones en relación con los alcances del Protocolo Modificatorio del Acuerdo de Cartagena y la manera en que esta decisión técnico-política contribuirá a resolver los problemas confrontados por el Grupo Andino. El trabajo analiza los objetivos señalados para el proceso integrador andino; las innovaciones en materia institucional; los conceptos en relación con la estrategia del desarrollo y la armonización de políticas; los criterios comerciales, incluyendo la innovación del comercio administrado y las modificaciones introducidas en los esquemas de salvaguardia; los nuevos elementos en materia del desarrollo industrial; los principios fundamentales de la integración agropecuaria; los aspectos financieros, y las nuevas orientaciones en materia de cooperación, que suponen una importante ampliación del campo de acción de la integración andina.

Japón - América Latina. Reestructuración y mercados

La política económica japonesa presenta hoy una importante modificación de su curso, destinada a transferir el papel central de las exportaciones a la demanda interna, a reestructurar su industria, ubicando una fracción apreciable de ella en el exterior, y a definir una nueva política comercial y financiera que atienda las presiones generadas por los enormes desequilibrios que existen en sus relaciones con el resto del mundo. El proyecto externo nipón apunta, en algunos de sus elementos centrales, a fortalecer una estrecha vinculación con Estados Unidos y la Comunidad Europea y a la conformación de una privilegiada "Area del Pacífico" El enorme surplus de capital japonés permitirá canalizar nuevos recursos hacia América Latina, al igual que puede generar una mayor apertura del mercado nipón. No obstante, los criterios que guiarán las decisiones de inversión, financiamiento y comercio con la región responden a una perspectiva compartida con las restantes potencias industrializadas, que si bien será más generosa en términos de asistencia al desarrollo, mantiene los requisitos de "ambiente económico favorable" y cumplimiento de las obligaciones de la deuda externa. América Latina tiene posibilidades de establecer una mayor vinculación económica con Japón y éstas deben ser plenamente desarrolladas; sin embargo, debe tenerse en cuenta que las prioridades japonesas están ahora claramente concentradas en EE.UU., Europa y la región asiática.

Coyuntura

Antillas Neerlandesas: en búsqueda de un nuevo perfil

La coyuntura actual de las Antillas Neerlandesa y Aruba ilustra, a la vez, la insularidad exacerbada que contribuye a impedir una acción concertada y eficiente entre las nuevas entidades políticas que están conformándose en el Caribe, los efectos dañinos de la crisis del sistema económico internacional sobre economías totalmente abiertas y dependientes y los problemas ocasionados por la persistencia de una política colonial errada. La comprensión de estos tres aspectos - tendencia a la fragmentación de los Estados multiinsulares, crisis económica internacional y errores de la política colonial holandesa - resulta necesaria para aprehender, aunque sea en parte, la compleja situación de las islas caribeñas de habla holandesa hoy en día. Mientras el primer aspecto tiende a favorecer la experimentación con formas de articulación política novedosas, el segundo y el tercero constituyen obstáculos que conspiran para frustrar la búsqueda de una vía alternativa propia. De esta manera, confluyen en la coyuntura actual tendencias ambivalentes que dependen, a su vez, de factores estructurales y coyunturales.

El Caribe: la herencia de Barrow

En la Séptima Reunión Cumbre de la CARICOM en julio de 1986, en Georgetown, el recientemente reelecto primer ministro de Barbados, Errol Barrow, enfatizó la necesidad de convertir al Caribe en una zona de paz, señalando que, en tanto fuera primer ministro de Barbados, el territorio de este país "no iba a ser usado para intimidar a ningún vecino, fuera éste Cuba o Estados Unidos de Norteamérica".

EL SALVADOR: perspectivas del conflicto armado

La lucha armada en El Salvador ha dado muestras de complejidad desde su inicio. A principios de la década de los setenta parecía una utopía que las organizaciones de izquierda llegaran a desarrollar estructuras militares capaces de enfrentarse a las tropas del ejército en una guerra de guerrillas, en calidad tal que fuera relevante o similar a las de América del Sur, como en Uruguay y Argentina. Los oficiales salvadoreños comentaban con cierta ironía sobre algunos secuestros sucedidos en ese entonces, mofándose de la posibilidad que en un país tan pequeño existieran grupos armados, aparte de las fuerzas oficiales. Sin embargo, esos pequeños operativos daban indicios de que algunas organizaciones ya intentaban desarrollar unidades militares, que les permitieran ejecutar pequeñas operaciones de ajusticiamiento y recuperación de armas.

Foro Latinoamericano

Partido Socialista Popular, PSP (Argentina)

1 Como lo dijera Juan B. Justo, "El problema del socialismo no es en este país, ni en otro alguno, poner en práctica un plan concluido y perfecto de organización social, como lo suponen todavía los que quisieran ver siempre al pueblo perdido en las nubes del ensueño..." Desde esta perspectiva, el socialismo no es un "estado" que deba implantarse, un esquema "ideal" preexistente al que ha de sujetarse la realidad, sino un movimiento real que supera el actual estado de cosas. Se trata entonces de liberar los elementos de la nueva sociedad contenidos en la vieja sociedad y coordinarlos hacia adelante.

Libros

Actores sociales y sistemas políticos en América Latina

Alain Touraine Prealc, Santiago, Chile, 1987, 256 pp. El autor en esta obra contribuye a crear un instrumento de análisis, que permite comprender las diferencias entre países y entre períodos históricos de América Latina e identificar los actores de los procesos políticos, sus formas de movilización social, sus mecanismos de decisión y la organización de las clases sociales.

Posiciones

América del Sur: Zona de Paz

América del Sur es un subcontinente con 25 fronteras. Algunas llenas de vida, del ir y venir de los pueblos. Otras aisladas y silenciosas. Varias aún convertidas en zonas problema, en conflicto pendiente. Pero también esta región tiene otras relevancias numéricas. Hace diez años sólo existían aquí dos gobiernos elegidos democráticamente. En el resto dominaban las decisiones militares en el poder político. Hoy los hechos se han revertido: sólo quedan Chile y Paraguay sosteniendo la lógica del autoritarismo militar como forma de organizar la sociedad. En este escenario de espacio y circunstancia la Comisión Sudamericana para la Paz, la Seguridad Regional y la Democracia puso en marcha sus trabajos, en Buenos Aires, los días 22 al 24 de abril, es decir, con las emociones aún cercanas de la insubordinación militar en Campo de Mayo. Este hecho no pudo dejar de marcar los discursos inaugúrales, pero al mismo tiempo no afectó el debate y sus miradas estratégicas.

Internacional Socialista. Desarme-desarrollo-paz

La Internacional Socialista (IS) ha celebrado, entre abril y mayo de 1987, dos importantes reuniones. En efecto, los días 8 y 9 de abril el Consejo de la IS se reunió en Roma, donde se aprobaron dos resoluciones: una sobre el desarme y la otra sobre Centroamérica, El Salvador, Guatemala, Chile y Paraguay. Por otra parte, en Stresa, Italia, del 19 al 20 de mayo, se reunió el Comité de Política Económica de la IS para abordar el tema: "El desafío del desarrollo global". Los documentos emanados de ambos eventos sostienen que la paz y el desarme son esenciales para la sobrevivencia, el desarrollo y la libertad y que la carrera armamentista amenaza la existencia misma de la humanidad y obstaculiza la acción efectiva para el desarrollo económico y social. Respecto al análisis de la economía mundial se insiste en que la cuestión básica es la necesidad de una solución conjunta a la crisis común del Norte y del Sur. En cuanto al problema centroamericano, la IS aboga por la solución negociada del conflicto en la región. En relación a Chile y Paraguay, instan por una salida pacífica y por la pronta recuperación democrática y reiteran la necesidad de adoptar acciones apropiadas para aislar a las dictaduras de Pinochet y Stroessner.

Tema central

Continuidad y ruptura en el discurso político

En el presente artículo son tematizadas las relaciones que se dan entre los movimientos políticos latinoamericanos "existentes y reales" y los posibles nuevos discursos políticos. Tesis central es que en América Latina se vive hoy día un período fundacional determinado por la bancarrota de los antiguos discursos modernizantes en sus expresiones "desarrollista" y "revolucionaria" lo que, a su vez, aparece como el resultado de profundas transformaciones en los procesos de producción y de trabajo originados en los llamados "centros industriales". En el continente latinoamericano, tales transformaciones han afectado tanto el nivel de la economía como el de la sociedad, lo que obliga a repensar la realidad en términos de ruptura, pero también de continuidad con el pasado.

Propuestas para el cambio. Movimientos sociales en la democracia

En el análisis de las relaciones entre democracia y movimientos sociales se pone énfasis en las diferencias respecto al tipo de ámbito al cual se refieren, esto es, lo "social" y lo "público". Se define lo público como espacio del diálogo político y se señalan sus requerimientos. Los movimientos sociales aparecen más ligados a demandas y necesidades específicas de donde se deriva la dificultad de su agregación en proyectos que incorporan a más personas que el grupo directamente implicado. Se postula que en la relación entre democracia y movimientos sociales, los partidos políticos juegan un papel decisivo.

Revolución y pluralismo. Experiencias en la revolución sandinista

La revolución nicaragüense lucha por sostener un modelo democrático y pluralista en tránsito al socialismo. Para el autor, este esfuerzo tiene su principal eje en las tradiciones pluralistas y antidictatoriales del pueblo, expresadas especialmente en sus partidos, que son los partidos de la izquierda. En este trabajo se analizan los elementos que confluyen en favor del pluralismo, señalándose entre otros, las fuentes pluralistas al interior del FSLN, los perfiles de identidad propia en los partidos de izquierda y los reclamos de autonomía de los sectores populares que, integrados o no a la revolución, pugnan por el sostenimiento de un modelo pluripartidario de izquierda.

¿Socialismo en Nicaragua?

En este artículo se enfocan tres aspectos de la revolución popular sandinista: las principales transformaciones en las relaciones de propiedad y producción, la democratización amplia de la economía, el régimen político y el conjunto de la sociedad, y la estructura de las clases sociales. Para el autor, en Nicaragua se ha desarrollado, como efecto de la revolución, una socialización más amplia de todas las dimensiones de la vida política y económica, y la participación popular es posiblemente el elemento central de todas las esferas de la sociedad.

Utopía y proyecto político. La cultura de la posmodernidad

El presente artículo defiende la tesis de que la tal llamada posmodernidad no es más que modernidad in extremis. No contiene ninguna superación de la modernidad de los últimos siglos, sino que es una simple continuación de la reacción irracional frente al racionalismo, que es parte integral de la propia modernidad Esta es la razón por la cual esta posmodernidad se puede inscribir tan nítidamente en la tradición de pensamiento de Nietzsche y de Carl Schmitt. Sin embargo, existe un real problema de superación de elementos nucleares de la modernidad en todas sus formas. El artículo termina, por tanto, con algunas tesis referentes a esta superación. Todas ellas se concentran en la exigencia de un nuevo racionalismo, que supere la metafísica del progreso inherente al racionalismo ilu