Coyuntura

Guatemala: no basta el coraje

Con la elección de Vinicio Cerezo, en febrero de 1986, los entusiasmos democráticos parecieron despertar. La suya fue, sin duda, una victoria popular. Es cierto que también hubo escépticos y descreídos. Pero los ilusionados fueron más. Hoy día, cuatro años después, es bueno preguntarse por el destino de aquellas esperanzas políticas. Según se prueba en Guatemala, ellas sólo prosperan cuando las conductas reales las alimentan cotidianamente.

Guatemala: no basta el coraje