Política-Economía-Cultura

Guatemala: 30 años después del "Alphem"

Las armas eran un rezago de la Segunda Guerra Mundial, todas de tipo liviano y, como lo iban a demostrar los acontecimientos, escasamente útiles para cualquier propósito militar serio. Al gobierno del coronel Jacobo Arbenz Guzmán le había tomado, empero, casi dos años el gestar su adquisición y ultimar los detalles de su transporte hasta Puerto Barrios. Al parecer Checoslovaquia, después de recibir el pago en divisas duras, sugirió como puerto de embarque el de Stettin, Polonia. Según las historias que más tarde hizo conocer el director de la Central Intelligence Agency (CIA), Allan W. Dulles, ya al zarpar de Stettin la nave sueca "Alphem" no fue perdida de vista, no obstante el extraño y diversionista derrotero que siguió hasta arribar a Guatemala en mayo de 1954. Y en cuanto tocó puerto, estalló en el mundo entero la estruendosa barahunda armas del bloque comunista ingresaban a América Central para sumarse a la conspiración subversiva internacional y amenazaban directamente la seguridad del Canal de Panamá.

Guatemala: 30 años después del "Alphem"