Artículo

El nuevo orden económico internacional: un proceso político

LA COYUNTURA INTERNACIONAL La convicción profunda de que es necesario cambiar un sistema de relaciones económicas internacionales, a todas luces injusto, de beneficio solamente para sus creadores, tuvo su culminación en la Sexta Sesión Especial de la Asamblea General de las Naciones Unidas, -Abril/Mayo de 1974- en la cual se adoptaron dos resoluciones de particular trascendencia política: la una expresa el deseo de toda la comunidad internacional de trabajar en conjunto para el establecimiento de un Nuevo Orden Económico Internacional y, la otra, esboza un Plan de Acción, necesario para su implementación. Pero, estas dos resoluciones de la Asamblea General son el resultado de todo un proceso. Significan el final de una etapa de vertiginosos ritmos de crecimiento de las economías desarrolladas, de espectaculares avances en el campo de la ciencia y de la tecnología, de la multiplicación y agigantamiento de las empresas transnacionales y del paulatino agotamiento de un modelo de crecimiento basado en altos índices de inversión, productividad y consumo masivo. El Canciller alemán federal, Helmut Schmidt, al señalar los principales problemas de la economía mundial de hoy expresa que: \"...El primero es la noción general en la mayoría de los países, incluyendo los países comunistas, los países en desarrollo y desarrollados, a consumir más de lo que producimos y a llenar la brecha imprimiendo dinero. Esto conduce a políticas monetarias inflacionarias, así como a políticas fiscales inflacionarias\".

El nuevo orden económico internacional: un proceso político