Política-Economía-Cultura

Después de Nueva Delhi ¿Qué?

La cobra se yergue en su cesto y despliega su capuchón. El encantador de serpientes en cuclillas toca su flauta balanceándose ostentosamente. El reptil mueve su cuerpo sinuoso. Sin embargo, la melodía que interpreta el encantador no tiene importancia. Las cobras son sordas. Ellas no responden a los sonidos sino que a los movimientos. Sus diminutos ojos se guían por la cabeza del flautista y de allí la simulación de un baile al son del instrumento. Este espectáculo, corriente para los turistas que visitan la India, evoca, los equívocos de la relación Norte-Sur. Pareciera que la melodía, es decir, los argumentos del Sur no son siquiera escuchados por el Norte. Sólo los movimientos del Sur, sus acciones, guían las respuestas del Norte. Las medidas de la OPEP, la caída del Shah, la incapacidad de América Latina para pagar sus deudas son el único lenguaje que provoca una reacción.

Después de Nueva Delhi ¿Qué?