Análisis

Bujarin vuelve de la tumba

Al rehabilitar póstumamente a viejos dirigentes bolcheviques hechos fusilar por Stalin en los años 30, el actual líder soviético Mijail Gorbachov no sólo intenta corregir monstruosas perversiones judiciales e históricas, sino que también - aunque no lo diga - rescatar la vigencia de ciertos postulados políticos de los ejecutados. El caso más notable es el de Nicolás Bujarin. Sus advertencias sobre el Super-Estado que verá levantarse en la URSS, que aplastaría toda iniciativa en la base social, sus estudios sobre el mercado en el socialismo, su concepción de la alianza político-social, reaparecen en documentos actuales del PCUS. La recuperación de la figura de Bujarin, y de otros prominentes ajusticiados, sin embargo, ha servido más que nada para que la sociedad soviética inicie un autoexamen a fondo sobre los horrores vividos - y tanto tiempo silenciados - bajo eso que se continúa llamando aún \"dictadura del proletariado\". Este artículo analiza ambos aspectos de la reivindicación de Bujarin, mencionado alguna vez como posible sucesor de Lenin.

Bujarin vuelve de la tumba