Coyuntura

Bolivia frente a un nuevo Estado

Las elecciones de junio de 1997 tienen una caracterización diferente. El debate que había tenido sentido en 1989 y 1993 ha dejado de ser crucial. Finalmente, se ha llegado al termino de una etapa, los desafíos de 1985 se han resuelto, las grandes transformaciones ya han sido realizadas, las propuestas de los candidatos y los partidos tienen que ser necesariamente distintas. Esta elección encuentra a seis fuerzas consolidadas como las verdaderamente significativas. A pesar del desgaste de los partidos, Bolivia no ha sufrido una erosión de su sistema político equivalente al caso dramático de Perú. Los partidos siguen siendo interlocutores válidos ante el ciudadano. Como casi todos están entrampados en su inevitable alineamiento al modelo en vigencia, sus diferencias son en consecuencia de matiz y no de fondo.

Bolivia frente a un nuevo Estado