Análisis

EEUU-Nicaragua - URSS, un triángulo explosivo

Este trabajo considera las formas en que sandinistas y soviéticos se veían en el período anterior al triunfo de la revolución. En seguida analiza las relaciones soviético-nicaragüenses en un aspecto posterior a 1979, cual es el curso de la guerra de los contras y la expansión militar de Nicaragua hecha posible fundamentalmente con la asistencia soviética. Al igual que en el caso de las relaciones económicas nicaragüenses con los países socialistas, mucha de la ayuda militar recibida por Nicaragua ha sido en respuesta a amenazas concretas. Su seguridad en materia de conflictos ha requerido preparativos para la defensa ante eventuales escaladas en la guerra de los contras y una intención directa de Estados Unidos. Para el autor esta ayuda militar soviética tiene el efecto inmediato de garantizar la supervivencia de un experimento revolucionario en peligro y de elevar el costo de la intervención norteamericana.

Historia y praxis. Uso y abuso de la noción de socialismo africano

El autor se propone examinar aquí la noción de socialismo en Africa, no su aplicación práctica Trata de interpretar la historia de las ideas, cómo fueron articuladas por una élite y por lo tanto restringidas al campo de la alta política, es decir, sostiene que si los ideales del socialismo emitidos por los intelectuales, en el con texto del fin de la dominación colonial, tienen alguna relevancia en la evolución de las repúblicas africanas auto-proclamadas socialistas, es una cuestión diferente, por mucho que sea importante. Lo que en realidad el autor pretende es destejer, histórica y conceptualmente, la noción de socialismo africano en los países donde las articulaciones de una tal ideología han tenido una receptividad considerable.

La excepción como regla. 100 años de constitución y 50 años de estado de sitio en Colombia

Paradójica conmemoración en Colombia. El año recién pasado este país sudamericano celebró los cien años de la Constitución promulgada en 1886, pero, a la vez, aunque parezca un sarcasmo, celebraba cincuenta años de estado de sitio, durante el cual esta Constitución ha sido suspendida. El autor analiza las características de la Constitución deteniéndose, sobre todo, en su modalidad autocrática y teocrática, carácter que conserva hasta hoy día Examina el contexto en que fue expedida donde, al igual que otros países de América Latina, las capas dominantes se empeñaron en establecer un orden constitucional inspirado en los modelos ideados por la burguesía europea y norteamericana. Finalmente, se refiere a la institucionalización del estado de sitio permanente, afirmando que va mucho más allá de lo folklórico ya que ha empujado a la militarización de la democracia en Colombia.

Si somos americanos, somos hermanos señores... Canto popular, simbologías culturales e Integración

Este trabajo se refiere al papel de la canción en la cooperación regional, en el encuentro de América Latina consigo misma, como también en su aproximación con Europa. La nueva canción latinoamericana ya tiene más de veinte años de andar sembrando un sentido de vida, dice el autor. La canción se hizo nueva antes que los hombres de la integración y la cooperación política descubrieran lo nuevo de su oficio. La integración y la cooperación entre los países, pasa por la voluntad de los pueblos, por la hermandad sentida. Sostiene que para encontrarnos con los hermanos que más allá de América Latina vibran con las verdades y esperanzas de este continente, hay que avanzar en nuestras propias dimensiones de integración. Y cuando la democracia se recupera o se profundiza, el canto construye redes de crecientes símbolos comunes.

Coyuntura

Brasil incertidumbres y tropiezos

Fin de 1986: han transcurrido diez meses de vigencia del Plan Cruzado, plan de reforma económica, con congelamiento de precios; dos años desde el término de un ciclo de 24 años de autoritarismo y desgobiernos militares; un mes desde la realización de elecciones para gobernadores por Estados y para un Congreso que tendrá poderes constituyentes; menos de una semana de una huelga general que apenas fue parcial y un día de la admisión por parte del gobierno de que los precios ya no están más congelados.

Integración: acuerdos de cooperación argentino-brasileños

En julio de 1986, los presidentes de Argentina y Brasil acordaron firmar 12 protocolos que marcan el inicio de un proceso de integración de características peculiares e inéditas para América Latina, apagando por fin la llama de la hipótesis de conflicto entre ambos países, mantenida por mucho tiempo por sectores militares y algunos civiles de las dos nacionalidades. Las tristes experiencias políticas que tanto Argentina como Brasil han vivido inmediatamente antes de los actuales gobiernos democráticos, repercutieron en la conciencia colectiva de los dos pueblos y de la mayoría de sus dirigentes políticos que parecen haber comprendido que la paz y el progreso están disociados de las dictaduras, internamente represivas y externamente beligerantes.

Perú: elecciones, gobierno, acuerdo nacional

Políticamente hablando, también Perú es un país peculiar (¿cuál no?). En 1985 y 1986, el gobierno aprista despertó y removió mocedades, ímpetus, energías e iniciativas que le dieron a toda la región, y no sólo a los peruanos, hálitos de esperanzas y júbilos de posibilidad renovadora. Alan García llegó con su verbo nuevo, cristalizado sobre todo en la tesis del no pago de más del diez por ciento de las exportaciones por concepto de servicio a la deuda externa.

Surinam: golpe, crisis y guerrilla

El último resabio de la colonización holandesa en la parte continental de América del Sur, uno de los tres componentes del Reino de Holanda hasta 1975, al acceder a la independencia, Surinam sufrió todas las secuelas de su herencia colonial: una economía dependiente de la producción y exportación de bauxita (quinto productor mundial) y de la asistencia metropolitana; una sociedad dividida por profundos antagonismos étnicos originados en la inmigración forzada de esclavos africanos y de trabajadores indios, indonesios y chinos, junto con la persistencia de comunidades indígenas y de un significativo sector de descendientes de esclavos cimarrones, sin contar la ominosa presencia de los plantadores y administradores europeos; un sistema político parlamentario estancado por la polarización entre dos bloques políticos enfrentados: el "National Party Combination" (NPK), aglutinado alrededor del grupo africano y con apoyo de sectores indonesios, y los partidos reunidos en torno al Partido Indio de la Reforma Progresiva (VHP), incluyendo sectores indios, indonesios y cimarrones.

Entrevistas

Los cristianos en la revolución sandinista. Diálogo con el comandante Luis Carrión

La revolución nicaragüense es la primera revolución latinoamericana donde los cristianos participan en forma masiva, no sólo a nivel de base, sino en la propia conducción del proceso revolucionario, tanto en los barrios como en el campo y también, en alguna medida, en la dirección del Frente Sandinista. ¿Qué explicación tiene este fenómeno? ¿Cuál fue la política seguida por el Frente Sandinista para incorporar al pueblo cristiano a la revolución? ¿Por qué no cabe hablar de una alianza estratégica entre cristianos y marxistas ?, son temas Que aborda con profundidad y rigor, en esta entrevista, el Comandante de la Revolución, Luis Carrión, uno de los primeros dirigentes del movimiento cristiano en la universidad que, en 1972, se contacta con la dirección del Frente Sandinista. Es miembro desde 1979 de la dirección nacional del FSLN y desde 1980 se desempeña como viceministro del Interior.

Libros

América Latina y el Caribe: políticas exteriores para sobrevivir

Varios autores. Heraldo Muñoz (comp.) Grupo Editor Latinoamericano, Buenos Aires, 1986, 656 pp. En este segundo Anuario del Programa de Seguimiento de las Políticas Exteriores Latinoamericanas (PROSPEL), el equipo de investigación perteneciente al Centro de Estudios de la Realidad Contemporánea con sede en Chile, y sus colaboradores externos, realizan una evaluación detallada de las políticas exteriores implementadas durante 1985 por cada uno de los países latinoamericanos y del Caribe, examinando luego, de manera global, algunos temas que afectan a la región en su conjunto: la crisis financiera, la deuda externa, el proceso de Contadora y las relaciones de la región con Estados Unidos, Unión Soviética y Europa.

Posiciones

Queremos ser nosotros mismos

Para mí es motivo de profunda satisfacción venir a esta tricentenaria casa de estudios, parte fundamental de la historia de la ciencia y la cultura de la América anglosajona. Y es motivo de satisfacción particular el que este centro de estudios forme parte del cuerpo mismo, del corazón diría, de las primeras colonias que se constituyeron en esta parte del mundo. En esta tierra generosa que acogió a quienes eran perseguidos por razón de sus ideas, religiosas o políticas, en una de las épocas de mayor intolerancia en la historia de la vieja Europa. Tierra generosa que siguió acogiendo durante varios siglos a los hombres que venían en busca de libertad y bienestar, pero sobre todo de esperanza. Tierra generosa a la que vengo hoy con espíritu abierto, con voluntad de diálogo y, como vuestros antecesores, lleno de esperanza en el futuro; en nuestro futuro, el de una América del Norte y del Sur igualmente libres y prósperas.

Tema central

Análisis de una autoderrota programada. Las políticas de ajuste y la naturaleza de la crisis

Para el autor, las manifestaciones más ostensibles de la crisis sin precedentes que se vive actualmente en América Latina se dan en el plano del comercio y de las relaciones financieras externas Sin embargo, la naturaleza de esta crisis, afirma, no sólo pueden identificarse con las tendencias de la deuda y las exportaciones, sino también tiene raíces internas como son las causas que se sitúan en los patrones propios del desarrollo latinoamericano, cuyas experiencias nacionales han mostrado variaciones recurrentes en la intensidad del crecimiento económico global, incapacidad para resolver los problemas básicos de las mayorías e insuficiente integración interna de los sistemas económicos para romper con la dependencia y generar dinámicas autónomas de crecimiento. Sostiene que la relativa similitud de los signos de la crisis en estas economías ha motivado respuestas también similares que se han denominado "políticas de ajuste que por su amplitud y los campos principales en que se expresan parecieran identificadas con los programas de estabilización y las políticas neoliberales.

Balance de sombras. El precio social del ajuste mexicano

La conocida crisis de pagos de 1982 sufrida por México, debido a la caída de los precios del petróleo, al alza de las tasas de interés y la fuga masiva de capitales, aún deja sentir sus efectos. El autor examina el programa de estabilización impulsado por el gobierno, de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, que básicamente consistió en la reducción del déficit público, la devaluación de la moneda, y el cambio en la fijación del salario mínimo con respecto a la inflación. Se ha provocado una fuerte reducción del poder adquisitivo del salario real, un aumento de la tasa de desempleo y un marcado deterioro en el componente social del ingreso (educación, salud, seguridad social). En resumen, el autor, con abundantes datos, comprueba cómo este programa de ajuste ha conducido a una recesión del conjunto de la actividad económica y a un persistente proceso de empobrecimiento de la población.

Caminos propios hacia el cambio. Industrialización y políticas de ajuste

El artículo analiza los efectos de las políticas de ajuste de los países industrializados sobre la economía latinoamericana en general y sobre el sector industrial en particular y las perspectivas que se le presentan a este último en el futuro. Primero se señala la vulnerabilidad de la economía latinoamericana a los cambios que se producen en las situaciones coyunturales de los países industrializados. Se resalta que los programas de reajuste adoptados por los países de la región han sido, en general, ineficientes, por cuanto no han logrado aliviar la crisis que afronta América Latina. Entre 1980 y 1985 se ha producido un fuerte deterioro del ingreso y del producto per cápita, un aumento de la deuda externa y de las tasas de desempleo urbano y una significativa reducción en el ritmo de crecimiento industrial. Luego se analizan los efectos de las políticas de ajuste sobre el sector industrial que ha registrado una fuerte contracción en el período 1980-1983 y una débil recuperación en los años 1984 y 1985. Por último, se hace una recapitulación respecto a las perspectivas poco favorables que se le presentan al sector industrial latinoamericano y se insinúan algunas líneas estratégicas para recuperar el ritmo de desarrollo del sector.

Cómo administrar contradicciones. Ajustes económicos en Venezuela

El autor describe las características del Estado venezolano como el principal mecanismo del funcionamiento y de crecimiento de la economía. El trabajo se refiere a las distintas etapas del proceso venezolano, desde el período 1974-1978, llamado por el autor el de "la estrategia de gran impulso", que se caracterizó por la afluencia extraordinaria de precios petroleros y donde, para acelerar el crecimiento, se recurrió deliberadamente al crédito externo. Posteriormente, analiza la política inorgánica de reajuste (1979-1982) que, contrastando con el período anterior, se distinguió por llevar adelante una política de orientación neoliberal de liberalización de controles En seguida el autor examina la crisis cambiaria de 1983, que conduce a restricciones cambiarias y a un nuevo tipo de cambio oficial. Luego se hace un balance de los logros y deficiencias de los ajustes producidos en el período 1984-1985. Finalmente, el autor afirma que el cuadro actual es muy preocupante, ya que la transformación de la economía venezolana es muy lenta y aumentan las presiones sindicales y empresariales.

Del Plan Austral al shock estructural. Ajuste y desajuste en Argentina

La política de ajuste en Argentina, específicamente en su etapa "post austral": parece refugiarse en un esquema de acumulación cuyo eje estaría constituido por la fracción de propietarios agrícolas y de empresarios industriales, nacionales y extranjeros, vinculados a la economía que gira en torno a las divisas y cuya contraparte política apropiada sería un sistema parlamentarista con un primer ministro y un gabinete "fusible" que permita una política económica flexible y adaptada continuamente a los vaivenes de las relaciones económicas internacionales. Si fracasa, y esto depende del comportamiento de la nueva burguesía, otro modelo de acumulación está a la espera, que se apoyaría en el mercado interno y cuyo correlato político sería un sistema presidencialista organizado a partir de un esquema político movimientista y de partido hegemónico. La primera alternativa de acumulación plantearía una apertura gradual y orientada de la economía y requeriría necesariamente una serie de pasos previos que el gobierno parece dispuesto a dar: amnistía económica, incentivo a las exportaciones, capitalización de la deuda externa, reforma financiera y nuevos acuerdos internacionales. Se analizan someramente las caracteristicas y posibles consecuencias de estas medidas.

Ilusiones que matan. La débil recuperación reaganista y la amenaza de una depresión mundial

La recuperación económica internacional experimentada desde 1983 ha sido ampliamente aclamada como la superación de los problemas económicos de la década anterior, a través de un renovado crecimiento. Este supuesto tiene una base muy incierta. En Estados Unidos, la recuperación ha sido sostenida débilmente por el gasto de consumo y por el endeudamiento; e internacionalmente, la preparación de la recesión fue lenta y desigual, lo que exacerbó los desequilibrios económicos internacionales y amenaza la estabilidad de la economía mundial en la próxima recesión. Existen muchas razones para creer que la próxima recesión podría ser aún más profunda que la recién posada, como ha sucedido con las sucesivas crisis desde 1967; desde entonces, cada crisis ha sido más grave que la anterior. Todo hace augurar dificultades cuando se produzca la próxima recesión: la debilidad del proceso de recuperación en Estados Unidos; los exacerbados desequilibrios entre las principales regiones económicas de Norteamérica, Japón, Europa occidental, Europa oriental y el Tercer Mundo; el hecho de confiar más bien en la especulación financiera nacional e Internacional que en la producción efectiva y en la inversión; y el virtual agotamiento de los instrumentos de política fiscal y monetaria para enfrentar la depresión. La combinación de estos y otros factores, y la propia dinámica que desencadenan en ellos, podría transformar la próxima recesión en severa depresión. El autor sostiene que a pesar de la complacencia y del optimismo que prevalece en los círculos oficiales, podríamos encontrarnos en los umbrales de la década del treinta. Indudablemente, la complacencia y, especialmente, la infundada fe en la economía norteamericana, en su invulnerabilidad y en su capacidad, son factores que contribuyen a agravar la situación en la medida que excluyen análisis serios y políticas efectivas.

La apuesta al crecimiento. Problemas, ajuste y desarrollo en la economía peruana

La crisis económica en Perú coloca los niveles de producción y de ingreso al nivel que tenían hace veinte o treinta años. La capacidad de responder a esa crisis se ha elevado con la urbanización y educación mientras la inversión sigue declinando. La política económica de ajuste durante la última década no ha generado respuestas que contrarresten las tendencias de deterioro a largo plazo. Las lecciones aprendidas son pocas. La política del nuevo gobierno busca compatibilizar la satisfacción de las demandas populares con los intereses del gran capital local por medio de la confrontación con los acreedores. Esta le permite primero, obtener divisas que saldrían del país en condiciones normales y además, crear el clima político que mantenga unido al país detrás suyo.

Lo crucial del Plan Cruzado. Primer balance de la experiencia brasileña

El autor comenta las disposiciones del Plan Cruzado y sus consecuencias, aseverando que éste contó con el apoyo fervoroso de la multitud que lo recibió como un "plan de salvación nacional". Sin embargo, su rechazo vino de los sindicatos quienes percibieron las limitaciones de la política laboral y el peligro de pérdidas en el salario real. A pesar de que se produjo inicialmente - dice - un sorprendente aumento del consumo y del empleo, el plan tuvo que enfrentar los problemas derivados del desnivel entre los precios liberados y los precios controlados, lo que repercutió en la tasa de ganancia de las empresas alterando la distribución del excedente económico entre los distintos sectores de la economía. El autor sostiene finalmente que el Plan Cruzado se encuentra en un "impasse" en la medida que no logra impedir el retorno a una inflación creciente y tampoco logra asegurar la manutención del crecimiento de la economía en los próximos meses y años.

Los empresarios en el poder. La nueva política económica de Bolivia

La crisis económica de Bolivia es una de las más severas de su historia. Para enfrentarla, el gobierno actual aplicó un programa de ajuste, siguiendo lineamientos monetaristas y neoliberales que significaron una fuerte restricción de la demanda y una reducción notable de las actividades del sector público. El programa se propone redimensionar al Estado, reacondicionar el aparato productivo, redefinir el espacio económico y reestructurar el mercado, según sus propias leyes. A comienzos del año 1987, los resultados se traducen en la contención de los factores hiperinflacionarios y en el tránsito a una profunda recesión que se manifiesta en la caída de la producción, el cierre de empresas y el aumento del desempleo. La nueva política económica aumentó la vulnerabilidad de la economía boliviana en momentos en que se desencadena la más grave crisis en el mercado mundial del estaño y otros minerales que el país exporta. El gobierno intenta ejecutar un programa de reactivación basado en el ahorro externo, pero tropieza con problemas que derivan de su propia política económica.