Deuda externa: embargo del futuro / Parte I (67 / Julio - Agosto 1983)
Revista
Nueva Sociedad NUSO 67 Julio - Agosto 1983

Deuda externa: embargo del futuro Parte I

El crecimiento más dinámico en la última década lamentablemente no fue en la producción industrial o agrícloa, ni en las exportaciones, ni mucho menos en el bienestar social de los países del Tercer Mundo. Lo que creció más rápido fue la deuda pública y privada para financiar el subdesarrollo. Con el tiempo los nuevos créditos sirvieron solo para refinanciar los ya vencidos.

Análisis de coyuntura

Caricom: Pluralismo con fronteras

La historia del Caribe angloparlante en el presente siglo ha presentado como dinámica permanente una conciencia de colaboración interregional. Después de un largo período de ensayos de esquemas integracionistas, se firmó el 4 de julio de 1973 el acuerdo del CARICOM. Desde el comienzo se desarrollaron en el seno de esta organización contradicciones entre los socios, principalmente debido a dos factores: el pluralismo económico y el pluralismo ideológico. En lo económico, la prosperidad de Trinidad-Tobago basada en el aumento de producción de petróleo y el incremento de sus precios, ubicó a este pequeño país como una excepción frente a la generalizada pobreza de la región. En lo ideológico, la apertura de relaciones diplomáticas con Cuba en 1972 por Guyana, Jamaica, Trinidad - Tobago y Barbados, condujo a algunos de ellos (Jamaica, Guyana) a desarrollar políticas de carácter socialista.

Costa Rica: La estabilidad del ojo de la tormenta

La idea más difundida acerca del carácter de la organización política costarricense es la de una democracia ejemplar. Por eso, existe preocupación en los medios políticos de Latinoamérica y el mundo por la recurrencia de las noticias acerca de los efectos de la crisis económica mundial y los de las convulsiones políticas y militares de Centroamérica sobre la vida costarricense. Un análisis más cercano desdibujaría esa imagen ficticia de una democracia perfecta e igualitaria que supuestamente no es sino hasta ahora, y de manera sorpresiva, que comienza a sufrir amenazas. Demasiado frecuentemente se olvida que no hace más de treinta y cinco años los costarricenses fueron a una cruenta guerra civil (tres mil muertos en tres meses de guerra) que tuvo características inéditas hasta ese momento en América Latina.

Urugüay: La gota que puede colmar el vaso

El diálogo entre los militares en el poder y los representantes de los partidos políticos autorizados en Uruguay ha estado signado desde su origen por dificultades cuya solución ha parecido siempre hipotética. La propia distancia entre las posiciones de ambas partes y la ya peculiar característica de un gobierno que tiene todos los frentes abiertos y que ha sufrido derrotas aplastantes, sin por eso querer abandonar posiciones, ha constituido un obstáculo permanente. La oposición ha ido ganando paulatino terreno en medio de una crisis económica generalizada y de una represión oficial que ha intentado acallar las múltiples voces de protesta que se han ido levantando. En diez años de gobierno militar, la deuda externa se multiplicó por siete pasando de 771 millones de dólares a la cifra de 5.205 millones; el salario real cayó a la mitad, la desocupación supera el 15 por ciento y el aumento del costo de la vida llegó a más de un veinte por ciento en un solo mes.

Controversia

El Socialismo del vecino. Solidaridad en la crítica o crítica en la solidaridad

El Congreso sobre el Pensamiento Político Latinoamericano, celebrado recientemente en Caracas, Venezuela, sirvió de polémico escenario para encontradas posiciones politico-ideológicas. La controversia de mayor resonancia fue la provocada por las ponencias de dos jóvenes dirigentes nacionales del Movimiento al Socialismo (MAS) de Venezuela, Jean Maninat y Carlos Raúl Hernández, quienes criticaron los procesos revolucionarios de Nicaragua y Cuba, calificándolos de expectativas frustradas. Estas posiciones fueron objeto de crítica por parte de altos dirigentes del MAS, destacándose entre ellos su secretario general, Pompeyo Márquez, quienes manifestaron su solidaridad con estos procesos, especialmente con Nicaragua. La discusión reactualizó en la izquierda latinoamericana el candente debate sobre el carácter autónomo que debe asumir el socialismo en nuestro continente. ¿Hasta qué punto una vía nacional al socialismo implica la asimilación crítica de las experiencias revolucionarias de otros pueblos y en qué medida esto se conjuga con la adhesión al principio de la solidaridad internacional?

Entrevistas

Del trabalhismo histórico Brasileño al socialismo trabalhista "Moreno" Diálogo con el antropólogo Darcy Ribeiro

Con este sugestivo encabezamiento, el sociólogo y periodista argentino Gustavo Adolfo Druetta tituló una reciente entrevista que sostuvo con el antropólogo y político brasileño Darcy Ribeiro. Ribeiro ­ afirma Druetta ­ "ha sido un gran crítico del proceso civilizatorio genocida de las culturas aborígenes y marginador de las culturas negras, mestizas y mulatas". Actualmente es vicegobernador del Estado de Río de Janeiro lo que resulta "un auspicioso ejemplo de la participación de los intelectuales en la política". Como creador de la Universidad de Brasilia y luego ministro de Educación durante el gobierno de Goulart, impulsa proyectos educativos verdaderamente revolucionarios. Durante su exilio después del golpe militar de 1964, Ribeiro escribe sus obras más conocidas: "El proceso civilizatorio" y "Las Américas y la civilización". NUEVA SOCIEDAD se complace en publicar un extracto del interesante reportaje de Gustavo Adolfo Druetta, que viene a ser un complemento del artículo de Ribeiro "La Nación Latinoamericana", publicado en nuestro Nº 62, en el que el autor sostiene que "es tiempo ya de limpiar los ojos del mundo, para enseñarle a que nos vea tal como somos sin escondernos detrás de estereotipos".

Libros y autores

Sociología del socialismo español

José Feliz Tezanos Ed. Tecnos. Madrid, 1983/182 págs. Una de las nada despreciables virtudes del presente texto de Tezanos es la de corresponder rigurosamente al título. Efectivamente no se trata de un estudio ideológico ni programático, sino un serio intento de explicar la rápida implantación del PSOE en el tejido social español. Aborda, pues, uno de los más apasionantes problemas explicativos que tiene planteada la sociología política española. El otro, aún no abordado por un trabajo de similar rigor científico al que ahora nos ocupa, sería explicar por qué se hundió en pocos meses un partido que contaba con un 35% de votos, el gobierno y antiguos y estrechos lazos con el aparato administrativo. Explicar convincentemente el hundimiento de la UCD tiene para el investigador el atractivo del que están dotados todos los fenómenos insólitos, aunque carece de la utilidad práctica para la izquierda que tiene el ascenso del PSOE.

Política-Economía-Cultura

En la originalidad radica su supervivencia. Los partidos políticos en Nicaragua y la nueva ley

La actividad política en Nicaragua, después de casi cuatro años de proceso revolucionario, sigue vigente y enriquecida. A un nuevo torrente participativo con formas y estructuras originales (expresado principalmente en las organizaciones de masas) se le suma la actividad política más tradicional. Componen ambos elementos una vida política "mixta" que es una de las características del proceso nicaragüense. En repetidas ocasiones se ha ratificado en el país, el pluralismo político como una de las bases del modelo propio que se está construyendo (los otros pilares son la economía mixta, el no alineamiento internacional, la participación de los cristianos en el proceso). No es simple intentar abordar la problemática de los partidos políticos en la Nicaragua de hoy. Se vive un momento muy especial en que, a pesar de una "guerra no declarada" que debe soportar el país, los esfuerzos por institucionalizar las conquistas se multiplican. En ese marco, en el terreno político, se está a la puerta de una nueva Ley de Partidos Políticos, que será un instrumento para ordenar jurídicamente la vida de los partidos políticos nicaragüenses.

Quién es Quién. Los partidos políticos argentinos

Argentina vive un virtual empate social donde ninguna clase es hegemónica. Esta característica de la última década plantea una crisis permanente con consecuencias de difícil diagnóstico. Es posible advertir que ni la vieja oligarquía terrateniente, ni la endeble burguesía nacional, ni la clase trabajadora, pueden revertir la situación a su favor, produciéndose un peligroso y anacrónico equilibrio que inmoviliza a la sociedad en su conjunto.

Tema central

Banca versus deudores

Los banqueros del mundo no sólo han hecho posible la tremenda alza en la economía desde la segunda guerra mundial, sino que también han jugado un papel decisivo en dar le forma. Pero en los últimos diez años, la banca internacional se ha vuelto más amplia y más importante de lo que cualquiera imaginó. Los bancos comerciales no estarían ahora jugando un papel tan preponderante en la economía mundial sin las consecuencias devastadoras de las dos explosiones del precio del petróleo. La banca, nacional e internacional, depende de la confianza. Sería terrible si la confianza se evaporase justamente ahora cuando se la necesita urgentemente. En la década de los treinta, hubo una serie de crisis bancarias de largo alcance, las cuales hicieron estallar importantes convulsiones en la economía mundial. Los principales países han aprendido la lección. Ellos han introducido criterios estrictos para la líquidez y solvencia bancaria y han incrementado la protección disponible a los depositantes. Hasta la década de los setenta todo estaba en calma. Ni siquiera el colapso de los bancos privados Franklin National y Herstatt desató una crisis general de confianza, ya que los dos bancos centrales y los dos gobiernos intervinieron rápidamente.

Cosechando tempestades. La deuda Argentina

Referirse a la deuda externa que hoy mantienen los países subdesarrollados, supone reflexionar sobre la crisis del sistema capitalista en el orden mundial, el probable reacomodamiento de las relaciones políticas y económicas internacionales y sobre los inevitables cambios estructurales que han de producirse en aquellos países. Lo anterior presupone que la situación no debe ser examinada con miras de corto plazo. No cabe circunscribir la discusión alrededor de las tratativas cotidianas con el FMI o en torno de tal o cual instrumento de política financiera. Como se señaló en la VI Reunión de la UNCTAD, celebrada en Buenos Aires en abril de este año: \"La economía mundial está hoy a punto de entrar en la crisis más profunda desde la Gran Depresión. Desde 1980, dicha crisis ha adquirido nuevas dimensiones y dado todos los indicios de una depresión de alcances mundiales\". \"... La crisis no es ni coyuntural ni cíclica\". Aceptando estos conceptos básicos, en las líneas que siguen se considerará específicamente el endeudamiento externo de la República Argentina, que si bien reconoce analogías con el de otros Estados nacionales en desarrollo, exhibe particularidades propias. Para facilitar la exposición se destacarán algunas de las características de la situación internacional; se examinará cómo se contrajo el endeudamiento y se comentarán las propuestas que se sugieren para el ajuste de la deuda.

Culpas comunes - Soluciones conjuntas. Respuestas imaginativas pero realistas

El problema de la crisis económica y financiera que venimos sufriendo desde hace tres años amenaza convertirse en una verdadera catástrofe regional. Pienso que ningún país escapa ni escapará a las consecuencias de esta crisis si no actuamos resuelta y coordinadamente. Establezcamos una premisa que creo justa y válida. La responsabilidad de la crisis, en el mejor de los casos, es compartida. Admito la opinión de que hay una mayor responsabilidad de parte del sector bancario internacional, de los organismos multilaterales y de los gobiernos de los países desarrollados.

Deuda externa: Embargo del futuro. Datos, cifras reflexiones. El hombre ¿Una cifra?

Es una seria equivocación hacer hincapié únicamente en los aspectos financieros de la crisis de la deuda en América Latina. En términos humanos, la crisis de la deuda ha impuesto una creciente miseria a los pueblos de la América Latina. Los programas de austeridad en México han reducido drásticamente los programas de atención de la salud, creando desempleo y desnutrición entre un gran segmento de la población. En Brasil, el impresionante proceso de liberalización está amenazado por el malestar doméstico causado por el desempleo y la inflación. En Perú, el gobierno democrático del presidente Fernando Belaúnde Terry se ve acosado por la fragmentación social y política directamente relacionada con los actuales problemas económicos del país. En Chile, el general Augusto Pinochet está encarando disturbios motivados por la política económica, y en la República Dominicana el desempleo ha llegado a un 30 por ciento de la fuerza laboral. La creciente inestabilidad social en América Latina, como resultado de la crisis económica relacionada con la deuda, tendrá efectos negativos en los regímenes democráticos del área. Estados Unidos debe estar listo para proporcionar préstamos de emergencia e instar a los bancos privados a renegociar la deuda por un plazo más extenso.

El costo político de la imprevisión. La deuda Venezolana

A principios del mes de julio de 1983 hizo una breve visita a Venezuela una misión del Fondo Monetario Internacional, con el objeto de proseguir el estudio de la situación económica venezolana. La misión estaba compuesta por expertos técnicos y por negociadores políticos. Se trataba de hacerle frente a uno de los tres grandes problemas que, en el presente, vive la sociedad venezolana en su conjunto. El primero de ellos se refiere a la situación por la cual atraviesa Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA), el gran trust petrolero del Estado que, a través de sus operadoras, es el responsable de generar el 95% de las divisas que obtiene Venezuela, mediante sus exportaciones de petróleo crudo y derivados del más diverso tipo. El segundo gran problema lo constituyó la imperiosa necesidad en que se halla Venezuela de renegociar su cuantiosa deuda externa (de alrededor de 26 mil millones de dólares, de los cuales unos 16.300 millones de dólares ya se encuentran vencidos, habiéndose acordado una segunda moratoria, que concluye en septiembre de 1983). Trataremos aquí este problema desde un ángulo más político que financiero; es decir, no entraremos a discutir pormenores técnicos sino que nos dedicaremos más bien a llamar la atención sobre un aspecto poco destacado en los amplios debates públicos que en torno a este tema han tenido lugar. Más adelante expondremos lo que constituye nuestra hipótesis al respecto.

El FMI ¿Gerente de crisis para el tercer mundo?

México, Brasil y Argentina ¡y pare usted de contar! Mientras los candidatos del colapso se llamaban Ghana, Zaire o Perú, las crisis de endeudamiento del Sur apenas se percibían en los países industrializados. Sólo desde que la dimensión de desarrollo de la deuda internacional se ha convertido en amenaza de derrumbe del sistema monetario y financiero internacional, tocan de rebato también en el Norte. El problema de la deuda ocupa también el primer plano del segundo informe Brandt publicado en 1983. En las décadas del 70 y 80, el Fondo Monetario Internacional ha desempeñado cada vez más el papel de gerente de crisis. Un número creciente de países en vías de desarrollo tuvo que acudir a esta institución para negociar programas de estabilización y solicitar créditos contingentes (\"stand-by\"), condición previa indispensable del restablecimiento de credibilidad en los círculos prestamistas internacionales. Incluso los deudores grandes como México y Brasil tuvieron que solicitar, en medida creciente, la \"ayuda\" o \"stand-by\" del FMI. Sin embargo, ellos tienen un triunfo importante en la mano: su deuda tiene que ser refinanciada de alguna manera por los prestamistas internacionales, lo cual es problema de éstos.

El gran escollo de la reestructuración. La deuda de Costa Rica

La dimensión del problema de la deuda externa de Costa Rica puede apreciarse claramente en las siguientes cifras: Debemos 3.500 millones de dólares a plazos que van de 1 año a 5 años en la deuda comercial tipo bancos privados, y de 10 años a 30 años en lo que corresponde a gobiernos y organismos multilaterales de financiamiento. Dos tercios de la deuda total tienen tasas de interés que se comportan según el mercado, el cual ha fluctuado en los últimos años entre un 15 y un 26 por ciento, aún cuando en meses recientes ha bajado a un 10 y 12 por ciento.

Perspectivas de un desajuste. La deuda de Brasil

En el presente trabajo, se analizan las perspectivas económicas de corto plazo del Brasil en el contexto del programa de ajuste que las autoridades brasileñas han adoptado con el apoyo del FMI. Los problemas inmediatos en balanza de pagos se examinan a continuación; en la sección siguiente, discutimos el contenido y las perspectivas de las metas internas del programa de ajuste para plantear, más adelante, algunas sugerencias tentativas relacionadas con la definición de criterios de comportamiento interno en los programas de ajuste patrocinados por el FMI. Finalmente, presentaremos alternativas en torno a la evolución a corto plazo de la economía brasileña.

¿Qué Hacer?

... Los historiadores nunca determinarán de manera concluyente si las políticas económicas del New Deal superaron la crisis de los años treinta o retardaron su solución. Empero, si Franklin D. Roosevelt ha ganado un puesto entre nuestros grandes presidentes no ha sido por sus teorías económicas, sino porque nos devolvió la confianza en que nuestras instituciones democráticas serían capaces de dominar sus dificultades. La crisis actual plantea un desafío comparable. Ahora, como entonces, la primera reacción es reducir el consumo y las importaciones y expandir las exportaciones. Pero ahora, como entonces, las medidas puramente económicas no darán resultados.