Terrorismo y política (177 / Enero - Febrero 2002)
Revista
Nueva Sociedad NUSO 177 Enero - Febrero 2002

Terrorismo y política

Entre las principales preocupaciones relacionadas con el 11 de septiembre no solo se destacan los peligros de un terrorismo globalizado que dispone de los instrumentos más modernos de destrucción masiva, sino también las amenazas que surgen por la manera de combatirlo. La principal consecuencia política de los atentados ocurridos en Estados Unidos, es un escenario en el que, en nombre de las necesidades de la guerra, se debilita la democracia. ¿Hasta qué punto son posibles las restricciones de derechos y libertades ciudadanas para mejorar la protección contra ataques terroristas sin que sufra la democracia?

Aportes

Perspectivas de una integración política de América del Sur

El artículo analiza las posibilidades y desafíos de una integración política entre los países de América del Sur. Pese a los esquemas emprendidos, con sus limitaciones y éxitos, no existe en la región sino de manera embrionaria una noción unificadora que pueda brindar identidad política. Hay procesos de integración bien diferenciados, y una desigual preparación de los actores internos y externos. A ello se agrega las aspiraciones de liderazgo de algunos países y la proyección estratégica de los esquemas estadounidenses.

Tema central

Colonialidad global y terrorismo antiterrorista

Estados Unidos, como potencia neocolonial en decadencia, se enfrenta a una serie de diversos desafíos. La hegemonía cultural y política europea le brinda una preeminencia discursiva con la cual catalogar según su conveniencia las oposiciones que surgen en el Tercer Mundo. Con la actual guerra de Afganistán se afianza todavía más el estamento industrial-militar y solamente un movimiento cívico como el de los años 60 podría ponerle límites democráticos a su accionar imperial.

El difícil camino hacia la sociedad global

El mundo supuestamente inaugurado por los ataques terroristas de septiembre de 2001 tiene poco de nuevo. Desde los años 90 ha sido suficientemente descrito en sus términos, riesgos y desafíos. En este nuevo contexto global, hay una tensión entre pluralismo y seguridad a la que el pensamiento progresista debería prestar mayor atención de manera de diseñar un horizonte humano de valores que evite que uno de los polos de la tensión crezca a expensas del otro.

¿Hay oportunidades para América Latina y el Caribe en el nuevo escenario mundial?

El artículo describe las oportunidades de la región latinoamericana en su conjunto para enfrentar con posibilidades de perdurable éxito las amenazas del terrorismo internacional. Debería ponerse el acento en el diálogo intercultural, en la conquista pacífica de los derechos ciudadanos y en el consenso ético, entre otras cosas, para lograr una verdadera erradicación del terrorismo.

La economía mundial después del 11 de septiembre

Si bien los efectos económicos de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 son contradictorios, al parecer sus consecuencias en términos de políticas económicas apuntan a un cambio notorio de criterios. Al mismo tiempo, una serie de cuestiones que hasta ahora trababan los avances hacia un ordenamiento más justo del comercio mundial, parecen empezar a despejarse. La reconstrucción de una sensación de seguridad en las naciones desarrolladas tendrá que pasar por la construcción de una estabilidad política, un mayor desarrollo y mayor equidad en las regiones más pobres.

La integración: entre lo urgente y lo importantea

El impacto de los ataques del 11 de septiembre de 2001, particularmente evidente en los ámbitos de la seguridad y la economía globales, permite vislumbrar tendencias contradictorias en el ámbito del comercio y la integración económica en el hemisferio americano. Va resultando tan difícil como necesario impulsar el desarrollo de la red de acuerdos y negociaciones acumulados desde la última década del siglo pasado. Sobre esas dificultades y necesidades se argumenta en estas líneas. Para hacerlo, desde la metáfora del juego, veremos en tres planos las condiciones que rodean los procesos de integración: el contexto, los tableros y finalmente los jugadores y sus apuestas

Las leyes de la guerra

Creo que cuando se habla de guerra (y, por lo mismo, de paz) no hay otro representante de la filosofía política que sea más actual que Kant. Su breve escrito Paz perpetua continúa siendo un clásico en materia de paz y guerra. Hoy día, cuando en medio de otra guerra de esa ya muy guerrera posmodernidad emerge (entre aviones y terroristas; entre las bombas y el miedo; entre montañas afganas y rascacielos derrumbados; y, sobre todo, entre miles y miles de muertos) la posibilidad de una federación mundial de Estados concertados alrededor de la idea de la paz, pensar alrededor de Kant resulta un oficio intelectual muy oportuno. Ese es, entre otros, el objetivo del presente artículo.

Los civilizados y los bárbaros

Los debates públicos posteriores al 11 de septiembre de 2001 muestran cómo los dispositivos clasificatorios coloniales preservan su eficacia operativa. Se ejerce un monopolio discursivo que distribuye valores y argumentos de convalidación y condena. Una de las consecuencias de la experiencia colonial es la interiorización, por parte de los dominados, de la inferioridad donde los pone el discurso dominante.

Los limites de la seguridad

Los atentados de septiembre de 2001 han producido un cambio en las premisas de la seguridad pública, invadiendo terrenos hasta entonces vedados a la vigilancia. Sin embargo, la energía que se emplea en el control de la vida social puede tener como consecuencia un sobrediseño por donde se pierda la energía del mismo sistema, incluyendo la desnaturalización de las actividades humanas

Política de la memoria y Estados terroristas

Estamos frente a una exacerbación de los efectos del poder y de las formas del terror. Esto merece una contextualización crítica, de manera de revelar otra lectura de la política global. En este artículo se consideran algunos efectos claves de la actuación de EEUU en el mundo, en el sentido de sus intervenciones geopolíticas, y también, se analizan una o dos dimensiones históricas de la cuestión palestino-israelí, relacionadas con el papel imperial desempeñado por Gran Bretaña, hoy el "socio menor" de la superpotencia solitaria. En ambos casos el objeto es problematizar asuntos del poder, el terrorismo y la memoria, y contribuir a localizar el antagonismo contra el dominio occidental que está tan justificadamente arraigado en las diversas regiones del Sur global.

¿Quién teme al islam?

Mientras proliferan los llamados expertos en temas islámicos, una serie de equívocos y mitos interesados en relación con esta creencia y sus creyentes se adueña del sentido común. Por ejemplo, interpretar la política en las sociedades islámicas según supuestos mandatos derivados de la religión. Un análisis detenido permite ver cómo en muchas ocasiones se culpa a las verdaderas víctimas.

Terrorismo de Estado y terrorismo internacional

Los acontecimientos ocurridos en Nueva York, Washington, Pennsylvania y Afganistán, han alcanzado niveles impactantes y dramáticos en distintos aspectos de la vida social y política internacional, para no mencionar la tragedia personal de millares de vidas humanas implicadas. La relación causal entre "terrorismo de Estado" y "terrorismo internacional" ha alcanzado una mayor visibilidad y precisa ser analizada para calibrar la verdadera naturaleza de los hechos.

Terrorismo e islam

Los atentados contra las torres gemelas y el Pentágono pusieron en evidencia la necesidad de replantear las relaciones de las potencias industriales, en especial Estados Unidos, con el mundo árabe. El atraso social nutre el atavismo religioso, el cual a su vez alimenta las tendencias radicales y terroristas. Todo indica que el desafío de una eficaz y duradera modernización del mundo islámico estriba en que se desarrolle dentro de modalidades islámicamente aceptables

Terrorismo y seguridad global

El artículo analiza las novedades implícitas en los ataques del 11 de septiembre de 2001, para el sistema histórico de relaciones y conflictos interestatales. Sin embargo, no resulta evidente que vaya a producirse una reformulación básica de las relaciones internacionales, las que seguirán incorporando, como desde mediados de los años 90, nuevos tipos de actores junto con los tradicionales, los Estados.

Tragedia y razón

Los efectos económicos y políticos del ataque terrorista de septiembre de 2001 apresuraron una serie de cambios que ya venían perfilándose en la economía internacional. Básicamente, el abandono de las recetas neoliberales que favorecían a los sectores financieros globales, y la readecuación de paradigmas neokeynesianos, que apuntan a fortalecer los sectores económicos productivos. A la vez, el mundo que parece surgir de una mayor hegemonía norteamericana, lleva a pensar que las tragedias derivadas de las catástrofes son siempre las peores.

Transnacionalización de identificaciones raciales y religiosas en el Caribe

El artículo describe los procesos de identidad racial, política y religiosa de sectores de la población caribeña. Con especial énfasis en grupos de afrocaribeños, y en momentos de conflicto social y político en los años 70 y 90, se analiza el desarrollo de identidades religiosas o raciales como estrategias nacionales de poder político.

Viejas y nuevas razones de la razón gestiva (viejas y nuevas luchas de la emancipación solidaria)

Los atentados del 11 de septiembre de 2001 aceleraron la disputa o los acuerdos entre las potencias que quieren formar parte de la nueva gestión del "sistema-mundo". En este escenario global, con el fin de la sociedad fragmentada como modelo social al servicio de la desarticulación de toda resistencia, una "sociedad de castas" en el seno de la sociedad mundial será la base social del nuevo orden.

Violencia y globalización

El tiempo abierto con el ataque terrorista y sus consecuencias permite entender mejor esta nueva época de globalización sin el poder hegemónico de Estados Unidos. La reinstalación del nacionalismo como valor principal puede opacar otros como democracia, justicia y derechos humanos que se han impuesto a lo largo de los años. En este marco, una primera hipótesis aproximativa sería que cualquier acción imperialista en un mundo globalizado puede constituirse en fuente potencial de conflicto.

Zoom