Autor

Luis Pásara

Publicaciones

Publicaciones de Luis Pásara

Aportes
Nueva Sociedad NUSO 183 Enero - Febrero 2003

Acuerdos de paz y cambio en Guatemala

A fines de 1996 se firmó el último de una serie de acuerdos destinados a poner término a 36 años de conflicto armado en Guatemala. Transcurridos seis años, este artículo se pregunta por los resultados del proceso guatemalteco y los cambios producidos durante la pacificación. Se discute la utilidad del tipo de acuerdos alcanzados, que propusieron un amplio conjunto de iniciativas destinadas a transformar radicalmente la sociedad y el Estado en el curso de cuatro años de ejecución, y se encontraron con obstáculos políticos y sociales estructurales.

Coyuntura
Nueva Sociedad NUSO 130 Marzo - Abril 1994

Perú. Nueva Constitución, vieja historia

El 31 de octubre de 1993, la ciudadanía peruana aprobó - con un margen que apenas superó el 51% de los votos, luego de descontar blancos y nulos - una constitución que es la decimocuarta de la historia nacional. De esta manera, el gobierno de Alberto Fujimori, que recurrió en abril de 1992 a clausurar el Parlamento que había sido elegido con él en 1990, buscó culminar un proceso de reingreso a la institucionalidad. El presente artículo se propone, primero, examinar las principales novedades que el texto aprobado trae, respecto a la constitución de 1979 que marcó el tránsito del gobierno militar(l968-1980) a la reinstalación de la democracia. En segundo lugar, se pondrá atención sobre algunos rasgos de la preparación del nuevo texto - en el llamado Congreso Constituyente Democrático (CCD), elegido a fines de 1992 - y a los aspectos más salientes del trámite de su sometimiento a referéndum, en octubre de 1993. Finalmente, se discutirá el significado de un cambio de constitución en el Perú de hoy, que acaso enfrenta la etapa más difícil de su historia.

Análisis
Nueva Sociedad NUSO 115 Septiembre - Octubre 1991

Ambivalencia en los nuevos actores sociales: La experiencia peruana

Acerca de los llamados nuevos actores sociales se ha extendido en diversos ámbitos públicos un discursa que tiene base en las ciencias sociales y que, no obstante adolecer de deficiencias severas, ha tenido cierto éxito respecto a su propuesta - en rigor, propuestas varias, de diferentes signos - para leer a estos actores. En el centro de esa propuesta hay una endeblez metodológica que abre paso, de manera complaciente a tesis sin prueba y a conclusiones carentes de sustento demostrativo.

Análisis
Nueva Sociedad NUSO 106 Marzo - Abril 1990

El doble sendero de la izquierda legal peruana

La persistencia de alusiones a1 uso de la fuerza y de la violencia en el discurso de la izquierda legal peruana no puede ser visto sólo como un factor retórico. Al menos tiñe de ambigüedad las relaciones de esta izquierda con respecto al régimen democrático, por tres factores: 1) la existencia de una lucha armada en el Perú desde hace nueve años, como alternativa política, y cuya justificación doctrinal es muy similar a la invocada por la izquierda legal; 2) hay un constante paso de militantes de partidos de la izquierda legal a grupos subversivos, y 3) la propuesta de »autodefensa de masas« de la izquierda peruana legal tiene un perfil confuso, y sin duda alude a 1a utilización de recursos de fuerza por fuera del poder del Estado. En esas condiciones, resulta difícil de ponderar el aporte de las izquierdas legales a la democracia o a la gobernabilidad en Perú.

Simplemente América Latina
Nueva Sociedad NUSO 100 Marzo - Abril 1989

Tantos y tan distintos desfiles militares

Y viene ahora el paso de la aguerrida División Blindada del Ejército Peruano que, dotada del armamento más moderno... Difícil resulta precisar a la distancia de unos treinta y cinco años qué elemento de la puesta en escena era el que provocaba la emoción mas conmovedora. Tal vez lo recio del paso de los soldados, o quizá el tono inflamado del locutor que los anunciaba, sin descartar el remezón físico ocasionado por los blindados. Pero no, lo más emocionante eran las bandas militares. Mi padre me había enseñado calladamente a disimular las emociones. Apenas me regalo tardíamente una excepción el ultimo día que estuvimos juntos, cuando se le congestionó la mirada al verme de nuevo, luego de comprobar que había vuelto justo a tiempo, antes de su muerte. Pero, en ese día - y demasiados después - yo había sido un buen alumno de sus clases cotidianas de economía afectiva. Que el aprendió, no sé si con la rígida abuela o con los ingleses del Ferrocarril Central, donde sus compañeros de trabajo dieron por sentado que se jubilaría ineludiblemente al cumplir 35 años de servicios, sin días de enfermedad, y para que su jefatura quedara libre le organizaron una generosa despedida que el, aunque se quedara en la calle con una estrecha pensión, tuvo la dignidad de aceptar, sin mostrar la herida ocasionada.