Autor

José Miguel Insulza

Publicaciones

Publicaciones de José Miguel Insulza

Tema central
Nueva Sociedad NUSO 106 Marzo - Abril 1990

Europa y América Latina ante la reestructuración global

Las transformaciones mundiales en curso no favorecen el corto plazo el desarrollo de las relaciones entre Europa occidental y América Latina. Europa 92 significará una expansión del mercado interno europeo que puede afectar especialmente a las zonas de menor importancia comercial relativa en el resto del mundo. La destinación de recursos a los países del Este de Europa es vista como la primera prioridad política. Algunos países de Sudamérica (Argentina, Brasil, Chile Perú y Venezuela), que sostienen la mayor cuota del comercio con Europa, podrían sustraerse a la secundariedad de la región ante la CE, si se manifiesta allí una voluntad de apoyar nuestros procesos de democratización. A mediano plazo, la Europa integrada está destinada a ser una potencia mundial, con responsabilidades en todas las áreas del mundo, y ello también juega a favor de relaciones más importantes con América Latina.

Coyuntura
Nueva Sociedad NUSO 99 Enero - Febrero 1989

EEUU: ¿Qué esperar de Bush en América Latina?

No es exagerado decir que las relaciones entre EEUU y América Latina atraviesan por su peor etapa desde la Segunda Guerra Mundial. Han existido, sin duda, períodos más convulsos en el hemisferio, como el que siguió a la revolución cubana, que han enfrentado a determinadas naciones con EEUU. Lo que no tiene precedentes, sin embargo, es el malestar generalizado con la marcha de las relaciones que prevalece en casi todos los países del hemisferio, al margen de su posición ideológica o política.

Tema central
Nueva Sociedad NUSO 85 Septiembre - Octubre 1986

¿Qué espera América Latina de Europa occidental?

El papel positivo que Europa está jugando en distintos aspectos de la situación latinoamericana es indudable; lo importante es comprender que, como cualquier Estado o ente internacional, tiene sus propios intereses que promover en este continente, lo cual impone restricciones a lo que puede y quiere hacer. El autor del presente trabajo se ocupa de analizar estos límites e intenta responder en términos más realistas a quienes se preguntan: ¿Qué pueden esperar los latinoamericanos de una Europa que, a pesar de sus divergencias, es un firme aliado occidental, que tiene en la región intereses económicos secundarios, que debe defender sus objetivos estratégicos y que enfrenta limitaciones a su acción política?

Tema central
Nueva Sociedad NUSO 69 Noviembre - Diciembre 1983

Sindicalismo norteamericano: Garante del status

Los estudios comparados acerca de los sistemas políticos de las democracias occidentales generalmente enfatizan el carácter excepcional de la experiencia norteamericana con respecto al resto de los países capitalistas, particularmente los europeos. Un rasgo comúnmente citado de este \"excepcionalismo\" dice relación con el papel que el movimiento obrero ha jugado en el desarrollo del sistema. En efecto, mientras en las demás democracias capitalistas el fortalecimiento del movimiento sindical dio normalmente origen a expresiones políticas autónomas - partidos laboristas, socialistas o socialdemócratas - que inicialmente cuestionaron el sistema en su conjunto y luego evolucionaron hacia una representación corporativa de los intereses de clase, En Estados Unidos se da desde muy temprano una separación entre organización política y organización sindical, en que la última tiende a rechazar cualquier posibilidad de constituirse como fuerza política autónoma, y mucho menos a cuestionar los rasgos fundamentales de la organización económica del país.

Movimientos y Partidos Políticos
Nueva Sociedad NUSO 45 Noviembre - Diciembre 1979

Comunicado conjunto emitido por el Partido Socialista Chileno y el Mapu Obrero y Campesino

Entre los días 20 y 21 de septiembre de 1979, se han reunido delegaciones del Partido Socialista de Chile, encabezada por su Secretario General compañero Clodomiro Almeyda, y del Mapu Obrero y Campesino presidida por el compañero José Miguel Insulza, su encargado exterior, para examinar, en un ambiente de fraternidad, franqueza y unidad, diversos aspectos de sus relaciones bilaterales, la situación política de Chile y los progresos en la lucha antifascista, así como los cambios que se están operando en el continente latinoamericano con una orientación democrática y antimperialista.