Artículo

Suecia y el Tercer Mundo

Hace uno o dos años atrás alguien propuso una escala de ingresos de diez grados para la totalidad de la población mundial. El más bajo de los grados permitiría 2.000 calorías y un vaso de agua pura al día. Para cerca de un quinto de la población mundial, tal ingreso mínimo asegurado significaría un gran aumento en el nivel de vida. A pesar de todos los avances tecnológicos durante las pasadas décadas, UNESCO ha demostrado que, en cifras absolutas, el mundo nunca había tenido tantos adultos analfabetos como los tiene hoy en día. OIT (Organización Internacional del Trabajo) ha demostrado que nunca habíamos tenido tantos desempleados o sub-mpleados como tenemos hoy día. Más aún, la Organización Mundial de la Salud, ha demostrado que nunca antes tanta gente había estado sin agua pura para beber como lo hay hoy en día. La cuestión puede ser simplificada aún más: ¿Está la minoría pudiente del mundo preparada para hacer sacrificios, renunciar a cualquiera de sus privilegios y posiciones de poder?

Suecia y el Tercer Mundo