Aportes

Nación Reggaetón

Nacido en los barrios pobres de Puerto Rico, el reggaetón fue combatido en sus inicios, acusado de corruptor y de promover el perreo, un baile considerado soez. Pero con el tiempo se ha ido expandiendo y sofisticando hasta convertirse en un éxito mundial y en el principal producto de exportación musical de Puerto Rico. El género pone en evidencia la centralidad de las diásporas africanas en la cultura local y sugiere que lo local está compuesto de culturas globalizadas.

Nación Reggaetón

Fue alucinante. Corría el año 2003 y en la tarima del Estadio Hiram Bithorn de San Juan la senadora Velda González –ex-actriz, abuela de once y estimada figura pública elegida en cinco ocasiones– hacía lo impensable. Flanqueada por los astros del reggaetón Héctor y Tito (entonces conocidos como el dúo Los Bambinos), la senadora de sonrisa dulce y sutil maquillaje contoneaba ligeramente las caderas a la vez que giraba la cabeza de lado a lado al son bullanguero de una canción de reggaetón.

Lo sorprendente era que, apenas un año antes, esta misma senadora había presidido vistas públicas en contra del reggaetón. El objetivo era regular las letras y las imágenes de video del reggaetón. También lo era moderar losalegados excesos del baile que suele acompañarlo, conocido como perreo, que se caracteriza por la sensual manera en que los participantes se estriegan unos contra otros al son del ritmo de origen jamaiquino llamado dembow, que ha sido la espina dorsal del género1. Blandiendo su reputación de defensora de los derechos femeninos, González criticaba el reggaetón por explotar «sexualmente a la mujer a través de frases soeces y vídeos de movimientos eróticos en los que las chicas bailan casi desnudas» y por promover el perreo, al que acusaba de ser un «factor detonante de actos criminales»2. Sus esfuerzos como «Jinete del Apocalipsis»3 del reggaetón generaron tal conmoción en los medios de comunicación que la escritora Ana Lydia Vega señaló la ironía de que un simple baile se convirtiera en una obsesión nacional. «Perrear o no perrear», escribió Vega. «He ahí por fin un dilema de envergadura para rellenar el insondable vacío emocional que nos dejan, cuatrienio tras cuatrienio, las victorias electorales y los fracasos plebiscitarios.»4

Inicialmente conocido como «underground», entre otros nombres, el reggaetón es un sancocho de rap en español y reggae en español, que llegó a su punto en los barrios y caseríos de Puerto Rico5. Desde el comienzo, fue producido por y para la juventud urbana de las clases más pobres. Pero ya para mediados de la década del 90 las letras sexualmente explícitas del reggaetón y sus crónicas de la violencia cotidiana llegaron a oídos de una malhumorada clase media, que respondió al nuevo género musical con su propio estilo de hostilidad. «Muchos trataron de detenernos», recuerda en una entrevista Daddy Yankee, la estrella máxima del reggaetón. «Como pionero que soy, creo que puedo hablar sobre eso, sobre cómo el gobierno trató de pararnos, sobre cómo personas de otros estratos sociales (…) miraban por encima del hombro a los jóvenes de los barrios, subestimándonos y viéndonos como marginados.»6

Percibiendo el reggaetón como la antítesis de sus valores, los portavoces de la clase media no tardaron en atacarlo, llamándolo, entre otros apelativos, inmoral, artísticamente deficiente, un atentado al orden social, apolítico, misógino, una versión aguada del hip-hop y el reggae, la sentencia de muerte de la salsa, y una música ajena a Puerto Rico7. En las ejemplares palabras del fenecido poeta Edwin Reyes, el género es una «forma primitiva de expresión musical» que transmite «las formas más elementales de la emoción» a través de un «sonsonete embrutecedor y agresivo»8.

El Estado, que enfrentaba una ola criminal sin precedentes y aparentemente incontrolable, no se quedó atrás. Debido a que el reggaetón se asociaba con los ciudadanos más pobres y negros del país y su supuesta predisposición hacia la violencia y la depravación sexual, fue hostigado oficialmente como un vehículo criminal. En 1995, el Escuadrón de Control del Vicio de la Policía de Puerto Rico, con la ayuda de la Guardia Nacional, tomó la iniciativa sin precedentes de confiscar grabaciones de tiendas de música, alegando que las letras de reggaetón eran obscenas y promovían el uso de drogas y el crimen9. El Departamento de Educación de la isla se unió a estos esfuerzos y prohibió la música underground y la ropa holgada, en un intento de eliminar la plaga de la cultura hip-hop de las escuelas.

Pero a lo largo de 2003, año de campañas electorales, el cuerpo político cambió sutilmente de bando. Durante ese periodo, se volvió muy común ver a políticos en plena campaña bailando patitiesos en su esfuerzo por mostrarle al electorado joven que ellos estaban al día con la moda. Ya para 2007, cuando la cantante pop mexicana Paulina Rubio expresó que su sencillo de reggaetón era un tributo a Puerto Rico ya que «está claro que el reguetón es de ustedes», y nadie protestó, el escritor Juan Antonio Ramos declaró que la guerra contra el reggaetón había acabado. «Hace cinco o siete años atrás tal afirmación habría sido tomada no solo como un lamentable desatino, sino como un monumental insulto a la dignidad del pueblo puertorriqueño», escribió Ramos sobre la afirmación de Rubio. «El éxito del reguetón es tal que se ha quedado sin detractores (...) No sería exagerado decir que hablar mal del reguetón es casi un sacrilegio. Es casi ser un mal puertorriqueño.»10

Aunque Ramos exagera ya que apenas unos meses después el anfitrión televisivo Rubén Sánchez prometía en su programa explorar «cuán responsable es el reggaetón de la ola de violencia que vive el país», sí acertaba al señalar que el género se había convertido de una música temida y marginada en el principal producto de exportación musical de la isla11. Pero, ¿cómo ocurrió tan rápidamente un cambio tan drástico? ¿Cómo fue que el reggaetón llegó a dominar la banda sonora nacional? ¿Y cómo fue que un fenómeno musical que se originó en una posesión colonial pobre de Estados Unidos alcanzó tanta popularidad que hasta sus antiguos enemigos tuvieron que aparentar que les gustaba?

Para hacer corto un cuento largo, la respuesta es simple: el éxito comercial. El detalle es que esta victoria le llegó al reggaetón de la manera más inesperada.

Es una gran ironía que el camino del reggaetón hacia la gloria fuera posible gracias a las buenas intenciones de los detractores del género. A la vez que la popularidad del reggaetón aumentaba, los medios de comunicación, las organizaciones religiosas y los guardabarreras culturales unieron sus esfuerzos para reprimirlo y regularlo, lo cual desató una cadena de eventos de consecuencias imprevistas. Si la intención era aplastar el reggaetón, el resultado fue exactamente lo contrario.

  • 1. Para un recuento detallado de la estética musical del reggaetón, v. Wayne Marshall: «From Música Negra to Reggaetón Latino: The Cultural Politics of Nation, Migration, and Commercialization» en Raquel Z. Rivera, Wayne Marshall y Deborah Pacini Hernández (eds.): Reggaeton, Duke University Press, Durham, 2009, pp. 19-76.
  • 2. Jaime Torres Torres: «‘Condicionada’ la evolución del rap» en El Nuevo Día, 24/9/2003; Israel Rodríguez Sánchez: «A investigar los centros nocturnos» en El Nuevo Día, 22/8/2003; Miried González Rodríguez: «Velda sigue con el ojo en el ‘reggaetón’» en Primera Hora, 22/8/2003.
  • 3. Welmo E. Romero Joseph: «Del hip-hop al reggaetón: ¿un paso es?» en Claridad, 23-29/4/2009.
  • 4. «El jaleo del perreo» en El Nuevo Día, 23/5/2002.
  • 5. Al igual que la salsa, el origen nacional del reggaetón ha sido (y continúa siendo) tema de acalorados debates. Ver W. Marshall: ob. cit.
  • 6. Javier Andrade: «Who’s Your Daddy?: Daddy Yankee Takes Reggaeton to the Next Level with ‘Gasolina’» en Miami New Times, 10/3/2005, traducción de las autoras.
  • 7. V., por ejemplo, Yolanda Rosaly: «¡Alto a la música ‘underground’!» en El Nuevo Día, 7/2/1995; Liliana García Arroyo: «‘Rap underground’: ¿Nueva alternativa o pornografía?» en Claridad, 24/3/1995; Carmen Millán: «A atacar las agencias el ‘perreo’» en El Nuevo Día, 11/6/2002; Jaime Torres Torres: «‘Condicionada’ la evolución del rap», cit., y «De espaldas a la tradición» en El Nuevo Día, 10/10/2004.
  • 8. Edwin Reyes: «Rapeo sobre el rap en Ciales» en Claridad, 28/12/95-3/1/96. Dos semanas después de que el artículo de Reyes fuera publicado, Rafael Bernabe escribió una respuesta desde las páginas del mismo periódico titulada «Rap: soy boricua, pa’ que tú lo sepas», en la cual criticaba a Reyes por basar sus argumentos en prejuicios clasistas y por autodenominarse árbitro de la identidad nacional al intentar elevar a los raperos de la «tusería» a la supuesta verdadera puertorriqueñidad.
  • 9. Ver John Marino: «Police Seize Recordings, Say Content Is Obscene» en San Juan Star, 3/2/1995; R.Z. Rivera: «Policing Morality, Mano Dura Style: The Case of Underground Rap and Reggae in Puerto Rico in the Mid-1990s» en R.Z. Rivera, W. Marshall y D. Pacini Hernández: ob. cit., pp. 111-134.
  • 10. «Puerto Rico: ¿reguetón?» en El Nuevo Día, 1/4/2007.
  • 11. A Calzón Quitao Primetime, 10/8/2007, wapa América.