Artículo

La política de no alineación

Del cinco al nueve de Septiembre de 1973, se reunieron en Argel, capital de Argelia, los representantes de los setenta y cinco miembros plenos de los países No Alineados, en la Cuarta Conferencia de Jefes de Estado o de Gobierno de los No Alineados, en la que participaron además nueve países en calidad de observadores y tres en calidad de huéspedes, así como representantes de doce movimientos de liberación. Participaron también representantes de Naciones Unidas, de la Organización de Unidad Africana, de Solidaridad Afroasiática, de la Liga Arabe y de varias organizaciones sindicales. Ya de las cifras mencionadas, podemos concluir la importancia de una reunión de tal magnitud, cuyos componentes, de votar en forma unitaria en los organismos internacionales, tendrían una mayoría abrumadora. No se trata en este caso de una alianza transitoria, una reunión de consulta sobre un tema específico ni un congreso convencional. El Movimiento de la No Alineación tiene detrás suyo una larga historia que se inicia con el fin de la Segunda Guerra Mundial y que llega hasta nuestros días, proyectándose al futuro.

La política de no alineación