Tema central

La derecha en América Latina y su lucha contra la adversidad

¿Qué significa hoy hablar de «nuevas derechas»? Para avanzar en una respuesta al menos provisoria, este artículo parte de un punto de vista que pone de relieve el carácter histórico del fenómeno y con ello, del concepto. Una de las formas de encarar el estudio de las «nuevas derechas» es diferenciar a las derechas que ejercen la oposición de aquellas que ejercen el gobierno. Mientras que en las primeras observamos transformaciones vinculadas a la democracia y el Estado, en las segundas se perciben mayores continuidades respecto a las «nuevas derechas» de los años 80.

La derecha en América Latina y su lucha contra la adversidad

Introducción

Desde la llegada al poder del venezolano Hugo Chávez en 1998, se han ido expandiendo los gobiernos de izquierda a lo largo y a lo ancho de América Latina. Esto ha propiciado un amplio debate en torno del llamado «giro a la izquierda» y de la existencia de distintos tipos de izquierdas y centroizquierdas en la región1. Por cierto, este debate es sumamente prolífico y nos ayuda a comprender el momento actual de la región. No obstante, en esas discusiones se suele obviar la situación de la derecha, lo cual es problemático al menos por dos motivos. Por un lado, que una mayoría de las naciones latinoamericanas sean gobernadas actualmente por líderes y partidos políticos de izquierda no implica que la derecha sea insignificante en términos electorales. De hecho, en países como Chile, Colombia, Paraguay o México, además de los de América Central, hay partidos políticos de derecha y centroderecha que no solo han alcanzado importantes niveles de representación parlamentaria, sino que también han logrado conquistar el Poder Ejecutivo en la última década.

Por otro lado, aun cuando en la actualidad la izquierda es la fuerza política dominante en la región y la derecha tiene muy poco peso electoral en la mayoría de los países del continente, esto no quiere decir que los actores de esta tendencia hayan dejado de existir o que sean entes inactivos. Desde México hasta Chile, la derecha sigue teniendo una importante capacidad para influir en los gobiernos de turno, por ejemplo, mediante el financiamiento de campañas y el lobby ejercido sobre actores políticos y funcionarios públicos, así como también gracias a la difusión de sus ideas a través de los medios de comunicación de masas y al apoyo a tecnócratas que patrocinan políticas públicas cercanas a su ideario. En efecto, si los gobiernos de izquierda moderada como los de Luiz Inácio «Lula» da Silva en Brasil (2003-2010) y Michelle Bachelet en Chile (2006-2010) no pudieron avanzar más en la generación de políticas redistributivas, esto se debió en gran medida a la presión y el peso tanto de los actores como de las ideas de la derecha.

En otras palabras, el hecho de que la izquierda esté en el poder en gran parte de Latinoamérica no implica que la derecha sea insignificante. Sin embargo, la literatura académica sobre la derecha en la región es sumamente escasa, a tal punto que prácticamente no existen estudios contemporáneos al respecto2. En este marco, el libro que recientemente publicamos con Juan Pablo Luna3 intenta ofrecer una mirada panorámica sobre el estado de la derecha latinoamericana en la actualidad. En este artículo nos interesa resumir las ideas y los hallazgos centrales de ese libro. En primer lugar, elaboramos una argumentación en torno de lo que significa ser de derecha y de izquierda, para así tener una conceptualización lo suficientemente clara para comprender las diferencias entre estas dos posturas políticas. A continuación, nos detenemos en la principal dificultad que hoy encuentra la derecha en América Latina, a saber: la creciente politización de la desigualdad por parte de diversos actores ha puesto en jaque sus ideas y su proyecto de modernización conservadora, que tuvo bastante éxito en las décadas de 1980 y 1990. Finalizamos el artículo planteando las estrategias de acción política de la derecha en la región y la posibilidad de que presenciemos el fin del ciclo de los triunfos electorales de la izquierda.

Derecha versus izquierda: disputa por la igualdad

Al revisar la extensa literatura que versa sobre cómo definir derecha e izquierda, quizás sea la obra del filósofo y politólogo italiano Norberto Bobbio la que ofrece la conceptualización más nítida y sugerente4. Tres son los elementos centrales de la propuesta de este autor. En primer lugar, derecha e izquierda son conceptos antitéticos, vale decir, el uno existe gracias al otro. En términos prácticos, esto implica que la eventual dominancia de uno de estos campos ideológicos no significa que el otro desaparezca y, por lo tanto, el peso relativo de la derecha y la izquierda varía a lo largo del tiempo y de los contextos nacionales. En segundo lugar, la distinción entre derecha e izquierda se sustenta antes que nada en la concepción del ideal de la igualdad. Mientras que la derecha concibe que la mayoría de las desigualdades son naturales y difíciles (o incluso inconvenientes) de erradicar, la izquierda asume que la mayoría de las desigualdades son construidas socialmente y, por ende, las ve como producto de situaciones que deben ser modificadas. Por último, al proponer que el eje derecha/izquierda guarda relación con el conflicto en torno de diferentes actitudes hacia la igualdad, Bobbio plantea de forma explícita que suelen existir otros conflictos que son ortogonales a la distinción entre derecha e izquierda. Así, por ejemplo, el autoritarismo puede ser defendido por dictadores tanto de derecha (por ejemplo, Augusto Pinochet en Chile) como de izquierda (por ejemplo, Fidel Castro en Cuba).En consonancia con la obra de Bobbio y con su interpretación por parte de Cas Mudde5, parece propicio definir a la derecha como una postura política que se distingue por pensar que las desigualdades centrales entre las personas son naturales y, por tanto, están fuera del alcance del Estado, mientras que la izquierda es una postura política que se caracteriza por asumir que las desigualdades centrales entre las personas son artificiales y, por tanto, deben ser contrarrestadas de forma activa por políticas estatales6. Resulta importante subrayar que esta definición no asume que la izquierda es igualitarista y la derecha no lo es. La diferencia central entre ambas posturas ideológicas radica en estándares diferentes de igualdad, lo que en el mundo contemporáneo suele traducirse en la disputa entre igualdad de oportunidades e igualdad de resultados. Aquellos que favorecen la primera opción generalmente son de derecha, en tanto piensan que lo principal es proveer igualdad de condiciones para que todos compitan en un campo parejo, y es inevitable que se produzcan desigualdades debido a que no todas las personas se esmeran y trabajan con el mismo ahínco. Por su parte, aquellos que propician la segunda opción usualmente son de izquierda, en tanto piensan que no basta con tratar de proveer igualdad de condiciones, sino que también es necesario generar un nivel bastante parejo entre las personas para favorecer la cohesión social y facilitar la construcción de bienes públicos.

  • 1. Cristóbal Rovira Kaltwasser: doctor en Ciencia Política por la Universidad Humboldt de Berlín. Trabajó como consultor para el equipo de Desarrollo Humano de la oficina chilena del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (pnud) y como investigador en el Centro Científico para la Investigación Social de Berlín (wzb, por sus siglas en alemán), el Nuffield College de la Universidad de Oxford y el Departamento de Ciencia Política de la Universidad de Sussex. Actualmente es profesor asociado de la Escuela de Ciencia Política de la Universidad Diego Portales en Santiago de Chile y está trabajando en un proyecto de investigación sobre populismo en perspectiva comparada.Palabras claves: derecha, desigualdad, izquierda, modernización conservadora, América Latina.Nota del autor: Este artículo se sustenta en la investigación que ha sido posible gracias al aporte del programa fondecyt, proyecto 1140101, de la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica de Chile.. La bibliografía al respecto es sumamente extensa, por lo que basta indicar aquí tres títulos que hacen una buena sinopsis de la materia: Francisco Panizza: Contemporary Latin America: Development and Democracy Beyond the Washington Consensus, Zed Books, Londres, 2009; Kurt Weyland, Raúl L. Madrid y Wendy Hunter (eds.): Leftist Governments in Latin America: Successes and Shortcomings, Cambridge University Press, Cambridge, 2010; Steven Levitsky y Kenneth M. Roberts (eds.): The Resurgence of the Latin American Left, Johns Hopkins University Press, Baltimore, 2011.
  • 2. Dentro de la literatura académica sobre la derecha en América Latina desde una perspectiva comparada y que, por tanto, va más allá de los estudios enfocados en un solo país, cabe destacar los siguientes libros que tienen un enfoque histórico o analizan la década de 1990: D. A. Chalmers, Maria do Campo Campello de Souza y Atilio Borón (eds.): The Right and Democracy in Latin America, Praeger, Nueva York, 1992; Edward Gibson: Class and Conservative Parties: Argentina in Comparative Perspective, Johns Hopkins University Press, Baltimore, 1996; Kevin J. Middlebrook (ed.): Conservative Parties, the Right, and Democracy in Latin America, Johns Hopkins University Press, Baltimore, 2000; y L.A. Payne: Uncivil Movements: The Armed Right Wing and Democracy in Latin America, Johns Hopkins University Press, Baltimore, 2000.
  • 3. J.P. Luna y C. Rovira Kaltwasser (eds.): The Resilience of the Latin American Right, Johns Hopkins University Press, Baltimore, 2014.
  • 4. N. Bobbio: Derecha e izquierda: razones y significados de una distinción política, Taurus, Madrid, 1995. También conviene mencionar dos lecturas complementarias a la perspectiva de Bobbio: Jean A. Laponce: Left and Right: The Topography of Political Perceptions, Toronto University Press, Toronto, 1981; y Alain Noël y Jean-Philippe Thérien: Left and Right in Global Politics, Cambridge University Press, Cambridge, 2008.
  • 5. C. Mudde: Populist Radical Right Parties in Europe, Cambridge University Press, Cambridge, 2007, p. 26.
  • 6. Para poner tan solo un ejemplo, resulta interesante destacar el pensamiento de Jovino Novoa, uno de los fundadores del partido de derecha chileno Unión Demócrata Independiente (udi) y quien fuera senador de la República por la circunscripción de Santiago Poniente por dos periodos consecutivos (1998-2006 y 2006-2014). A su juicio, «[c]omo la evidencia no permite afirmar que el modelo está en crisis, la izquierda esgrime que se trata de un sistema perverso, que genera desigualdad. Esto es una falacia. Primero, porque la desigualdad es una característica propia de la naturaleza humana: las personas nacen distintas en talento, en salud, en características físicas y tienen un determinado potencial de acuerdo con el entorno en el que se desenvuelven. (…) No hay peor error que tratar de forzar la naturaleza de las cosas. En el intento por alcanzar una igualdad imposible de lograr se termina sacrificando la libertad y la dignidad de las personas». J. Novoa: Con la fuerza de la libertad. La batalla por las ideas de centro-derecha en el Chile de hoy, Planeta / La Tercera, Santiago de Chile, 2012, pp. 41-42.