Movimientos-Partidos-Sindicatos

Intransigencia Peronista (Argentina)

La profunda crisis que vive el país, es el dato central de la política. No hay pensamiento ni propuesta que no parta de la crisis, asumiéndola y asumiéndose como parte de ella. Esta dura realidad, nos abarca y nos condiciona. Pero no nos mimetiza ni debe confundir a opresores con oprimidos, a explotadores con explotados y a agresores con agredidos. Desde el peronismo, cuyo contenido revolucionario, nacional y popular reivindicamos firme y serenamente, se ve con toda claridad que el proceso de disolución nacional comenzó después de la muerte del general Perón, se afirmó con el "rodrigazo" en 1975 y se instauró abiertamente en la República el 24 de marzo de 1976. Una disolución que se profundizó hasta límites insospechados gracias al apoyo entusiasta y militante que las fuerzas armadas brindaron al programa de Martínez de Hoz. Una disolución que arrasó con la estructura productiva, que generó miseria, que corrompió el aparato del Estado y que expolió a los argentinos beneficiando a una minoría de especuladores, generando escándalos nunca vistos y sujetando al país, como nunca, a la dictadura de los monopolios y a los esquemas trilateralistas de división internacional del trabajo.

Intransigencia Peronista (Argentina)