Posiciones

Después de la guerra fría. ¿Un nuevo conflicto Norte-Sur?

Faltando pocos años para el fin de nuestro siglo, seguimos sin tener una visión clara del nuevo orden mundial con el que soñamos cuando cayó el comunismo soviético. En vez de esto nos hallamos ahora en un estado de desorden global que ha resultado de una marcada incertidumbre política y en grandes sufrimientos humanos. En el caso de Europa tenemos la trágica paradoja de que han muerto más personas después del fin de la Guerra Fría que durante todo el período de la posguerra. Las masacres en la antigua Yugoslavia y Chechenia echan oscuras sombras sobre el actual debate de política mundial. La economía es otra parte de este cuadro diversificado y complejo. Durante la década del 60 el mundo entero contuvo la respiración mientras Khruschev y Kennedy medían sus fuerzas usando al resto del mundo como prenda en la crisis de las bases de cohetes en Cuba. Hoy en día no son los actos de Yeltsin, Clinton y sus generales los que nos afectan, sea como individuos o como naciones. En muchos casos son actores económicos anónimos, actores que están fuera del control de la democracia, los que nos manejan a través de contactos globales, comunicaciones instantáneas y decisiones invisibles.

Después de la guerra fría. ¿Un nuevo conflicto Norte-Sur?