Entrevista

Agricultura urbana: ¿una innovación social-ecológica?

Entrevista con Nicolas Leschke, fundador y director general de ECF Farmsystems (Berlín, Alemania).

Agricultura urbana: ¿una innovación social-ecológica?

=SERIE ESPECIAL SOBRE AGRICULTURA URBANA=

Ubicada en la capital de Alemania, la EFC Farm Berlin es la mayor granja urbana acuipónica en Europa. El sistema agrario de la acuiponía combina la cría de animales acuáticos y el cultivo de plantas. La mayor ventaja de este sistema es que los peces proporcionan nutrientes al agua, que después es usado para abastecer la producción agrícola, evitando así el desperdicio de los recursos. La EFC Farm Berlin además cuenta con un Farmers Market, en el que se pueden comprar todos los productos provenientes de la granja.

Aunque tal vez el precio de los terrenos en Berlín es más ventajoso que en otras regiones metropolitanas del mundo, la granja utiliza mucho equipamiento técnico e instalaciones altamente desarrolladas, que tienen un costo elevado. ¿Cómo pueden venderse sus productos si compiten con los que se elaboran en masa en el campo?
Para que la producción en la ciudad funcione desde el punto de vista económico, es necesario que exista un modelo de comercialización directa al consumidor final. Debido al encarecimiento de la producción en el área urbana y a la falta de una economía de escala, no hay margen para intermediarios. La gestión de la marca de los productos es otro componente importante para lograr una explotación económica de una granja en el espacio urbano.

¿Es posible masificar a largo plazo la producción de alimentos en el mundo con estos métodos de cultivos urbanos?
Las granjas urbanas se mueven dentro de un nicho del mercado. Aunque este segmento crece de manera constante, la columna vertebral de la producción de alimentos sigue siendo la agricultura tradicional.

Más allá del balance económico, ¿qué consecuencias sociales y ecológicas tiene este tipo de producción de alimentos en el entorno de la ciudad?
A través de la producción transparente frente al consumidor, creamos una relación con los alimentos. Esa relación se ha perdido cada vez más en las últimas décadas. Ahora estamos acostumbrados a comprar todo en un supermercado. Me parece interesante que, como empresa, podamos ayudar a fortalecer nuevamente ese vínculo entre el consumidor y los alimentos.

El sistema desarrollado por ustedes une la piscicultura y la agricultura en un ámbito de aplicación cerrado, dentro de un esquema prácticamente autosuficiente. ¿Cuáles son las ventajas y desventajas ecológicas de este sistema?
La instalación de acuaponía de ECF permite ahorrar hasta un 7% de los costos operativos que demandaría una instalación de igual tamaño con sistemas independientes de acuicultura e hidroponía. Y requiere exactamente la misma inversión. La innovadora combinación de acuicultura e hidroponía reduce mucho los costos asociados al uso de agua y fertilizantes. Se ahorra agua porque la instalación la utiliza de manera simultánea con dos funciones: para la cría de peces y para el cultivo de hierbas y verduras. Además, el agua de los peces ya contiene valiosos fertilizantes naturales, que —según el tipo de planta— cubren hasta el 100% de la necesidad en la hidroponía.
Gracias a un aprovechamiento eficiente de los recursos y a un manejo responsable de agua, fertilizantes y CO2, se protege el medio ambiente y se mejora el resultado de la empresa. En la sección de acuicultura de la instalación acuapónica se producen peces comestibles dentro de un sistema de recirculación de agua. Diariamente se reemplaza entre un 3% y un 5% del agua existente en el circuito, y se utiliza la parte residual rica en nutrientes. De este modo, las granjas de acuaponía de ECF pueden diseñarse con las dimensiones adecuadas para que la cantidad de agua cubra las necesidades de las plantas.
Los peces excretan amonio a través de sus branquias. Mediante un proceso biológico desarrollado en el filtro de lecho móvil, el amonio disuelto en el agua se convierte en nitrato, un componente esencial del fertilizante hidropónico. Esta agua enriquecida con nitrato es conducida por medio de la unidad de control de ECF a los diferentes circuitos hidropónicos y allí compensa —según la variedad— hasta el 100% de la necesidad de abono.

¿Tiene la producción de alimentos una nueva imagen por el uso intensivo de la tecnología? ¿Sería posible atraer así a más jóvenes al sector?
Con la producción en la ciudad, para la gente joven resulta particularmente interesante incorporarse a este sector.

¿Está preparada la sociedad para este tipo de agricultura? ¿Cuenta el sector con instancias de formación técnica y académica, difusión de la información y aceptación general? ¿Qué capacitación académica tiene su personal?
Sí... Hay formación en Jardinería, Maestría en Pesca y Pastoreo Marino, estudios de Horticultura, etc.

Traducción del alemán: Mariano Grynszpan