Autor

Julio Cotler

Publicaciones de Julio Cotler

Posiciones | NUSO Nº 80 / Noviembre - Diciembre 1985

Alan García: Por un cambio histórico y moral

Sorprendentes e importantes medidas anunció Alan García en su primer mensaje como presidente constitucional del Perú, el 28 de julio, durante la transmisión del mando. Al tratar el tema de la deuda externa, ratificó que "no aceptaremos imposiciones de política económica" y que "pondremos en marcha un duro programa económico de gobierno que ordene la economía hacia la transformación revolucionaria...", afirmando luego que "todo puede negociarse, menos la soberanía económica y el destino político de un pueblo". Fue un discurso de marcado acento programático, en el que destacó las agudas carencias que padece el Perú. Puso énfasis en la descentralización del Estado para hacer de él un Estado para todos los peruanos, restituyéndole su carácter nacional, popular y esencialmente antioligárquico y antimperialista. Anunció medidas eficaces para combatir el narcotráfico y la corrupción administrativa y para restablecer el principio de autoridad. En lo internacional, reivindicó la esencia integracionista del aprismo y ratificó "la voluntad política dentro del pluralismo ideológico de solidaridad y apoyo incondicional para los pueblos que en el mundo sufren de amenaza de uno u otro imperialismo". Asimismo, propuso la constitución de un frente de países latinoamericanos que apoye al Grupo Contadora. Por último, invocó la necesidad de un acuerdo regional para la reducción de los gastos de armas y para el congelamiento de sus adquisiciones.

Política-Economía-Cultura | NUSO Nº 80 / Noviembre - Diciembre 1985

¿Nuevos Horizontes para el Perú?

En medio de un cuadro desolador, en el Perú triunfa por mayoría abrumadora un joven dirigente del APRA: Alan García, quien en su campaña demuestra interpretar los intereses e identidades de las masas pobres de la ciudad y el campo, de las etnias más postergadas y discriminadas y de todos los sectores políticos progresistas del país. Desde el inicio de su mandato pone en marcha medidas espectaculares, comunicándose directamente con las masas: acabar con la desarticulación que existe entre los diversos sectores de la producción y de la sociedad, acciones tendientes a una mejor distribución de la riqueza, moralización de la administración pública, abierto combate contra el narcotráfico, control militar en el desempeño de la lucha antisubversiva, y la audaz decisión de afrontar el problema de la deuda externa pagando sólo el equivalente del 10 por ciento del valor de las exportaciones para servirla, y rechazar la intervención del FMI en la definición de la política del Perú. En lo internacional, Alan García relanzó la política tercermundista y de la integración latinoamericana. Por otra parte, su apoyo a Contadora y a Nicaragua permite sostener que el nuevo gobierno busca convertir al Perú en sujeto autónomo en las relaciones con EEUU. El autor analiza los antecedentes y factores que condujeron al triunfo de Alan García, las primeras medidas decretadas y las crecientes expectativas que ha generado esta novedosa experiencia política.