Autor

Carlos Andrés Pérez

  • Nacionalidad: Venezuela

AD, ex-presidente de Venezuela, tercermundista, vive en exilio en República Dominicana

Publicaciones de Carlos Andrés Pérez

Tema central | NUSO Nº 94 / Marzo - Abril 1988

Tenemos la llave del crecimiento

Los latinoamericanos llevamos cinco años discutiendo las condiciones propuestas por los países desarrollados para resolver el problema de la deuda externa, condiciones que están basadas en falsos supuestos, y que, en consecuencia, nos conducen a una falsa estrategia. Debemos tomar una nueva dirección, una orientación nueva, partiendo de un punto establecido por nosotros: la deuda externa no es un problema financiero, es un problema político, y como tal debemos tratarlo. Pero ha llegado la hora de que transformemos este planteamiento, en el que todos coincidimos, en acción común. Si actuamos cada país aisladamente, nada obtendremos de los industrializados. Y no se trata de propiciar un enfrentamiento; por el contrario, se trata de unir a aquellos que son responsables de la deuda, sea como acreedores o como deudores. Pero previamente nuestros gobiernos deben concertarse y presentar propuestas compartidas, en que se ligue la situación de la deuda externa con las vicisitudes del comercio internacional, el financiamiento del desarrollo y la transferencia de tecnología. Debemos tratar con negociadores difíciles, como el FMI y el Banco Mundial, que han fijado condiciones asfixiantes a nuestras economías, pero - aunque no quisiéramos - tenemos que movernos en un marco impuesto por las realidades derivadas de la Segunda Guerra Mundial. Sólo la acción común del Tercer Mundo nos acercará a una solución, con vistas a conseguir un trato mas equitativo dentro de un nuevo orden económico internacional.

Tema central | NUSO Nº 65 / Marzo - Abril 1983

El SELA como instrumento político para sus estados miembros

La aguda crisis de la economía mundial y, de modo particular la crisis de los grandes centros de poder que desde la II Guerra Mundial dictan las normas y señalan los cauces por donde deben andar o no andar las relaciones económicas entre sí, y entre ellos y el resto del mundo en desarrollo, es momento propicio para la reflexión y para el análisis ponderado no sólo sobre el orden económico universal, sino también sobre el destino de todos los pueblos afectados por este sistema mundial de relaciones económicas y políticas. La situación es tan grave que debemos reflexionar con ánimo tranquilo, sin que esto impida reiterar que en múltiples ocasiones - y como una prédica en el desierto de la inflexibilidad y de la incomprensión - muy autorizadas voces de los países en desarrollo han advertido que sin una reforma de este orden mundial no habrá manera racional, ni equilibrada de superar este conflicto que adquiere cada día características más dramáticas. Y lo es tanto más en la medida en que es posible contrastar las advertencias, los reclamos de reforma, las propuestas de revisión, con el curso inmodificable de los hechos y de las decisiones económicas de los grandes países industrializados. Así podríamos intentar, a manera de ensayo ilustrativo, una cronología contrastada de lo que ha venido ocurriendo en la economía mundial y de las reformas propuestas en cada momento por los países en desarrollo. Este contraste sería cuando menos útil. No cometeríamos la impertinencia de sostener que hemos tenido razón siempre o que somos, en el Tercer Mundo o en la América Latina, portadores de una verdad absoluta.

Documentos | NUSO Nº 61 / Julio - Agosto 1982

Cooperación económica Norte-Sur

El documento que aquí presentamos es una reproducción parcial del discurso del expresidente de Venezuela, Carlos Andrés Pérez, pronunciado en Argelia el 22 de mayo de 1982, en la reunión sobre "Los Problemas del Desarrollo y Relaciones Internacionales". En su intervención Carlos Andrés Pérez se refirió primeramente a las dramáticas dificultades que hoy confrontamos y que sitúan la relaciones Norte-Sur en términos de que no hay posibilidades a mediano plazo de acercamientos fructíferos, debido a la ausencia en los países industrializados de una voluntad política que encause afirmativamente el hasta ahora diálogo de sordos. Seguidamente, afirma que el angustioso tema de nuestro tiempo no es el enfrentamiento Este-Oeste, porque en el fondo de todo el conflicto, la controversia Norte-Sur es la determinante de la paz mundial. "Así ha quedado demostrado - dice - con impresionante contundencia, en el enfrentamiento Británico-Argentino en las Malvinas", donde se ha producido "la reacción violenta y colonialista de la Gran Bretaña y la Comunidad Económica Europea, así como la de Estados Unidos al volver la espalda a una nación de la comunidad hemisférica". Esta situación - dice - que "no vacilamos en calificarla como conflicto Norte-Sur", es una agresión para toda la América Latina y el Tercer Mundo, sobre todo en lo que se refiere a las Sanciones económicas de la CEE, porque viola la Carta de los Deberes y Derechos Económicos de los Estados". Posteriormente, el ex-presidente Pérez, se refiere a los intentos por fortalecer el diálogo Sur-Sur "como la única y posible vía para forzar las negociaciones globales", aludiendo primeramente a la Conferencia del Grupo de los 77 realizada en Caracas en mayo de 1981, y su Plan de Acción allí aprobado, lo que constituyó un nuevo y serio comienzo en la cooperación Sur-Sur.